10 cosas incontrolables con las que debes aprender a fluir

¿Sientes que la vida te está llevando en una dirección diferente a la que planeaste? ¿Te encuentras luchando contra circunstancias que parecen estar fuera de tu control? No te preocupes, no estás solo. La vida puede ser impredecible y avasalladora en ocasiones, pero existen formas de fluir y adaptarse a las situaciones incontrolables. En este artículo, te brindamos 10 consejos para aprender a fluir en situaciones que parecen estar fuera de nuestras manos. ¡Sigue leyendo y descubre cómo tomar el control de tu vida!

Hay un viejo adagio que dice: “Si su problema tiene solución, entonces no hay necesidad de preocuparse. Y si tu problema no tiene solución, tampoco te servirá de nada preocuparte.”

Esto también puede aplicarse a cosas en nuestras vidas sobre las que no tenemos control, y nunca lo tendremos.

Si bien tenemos control sobre algunas de las cosas que experimentaremos, la gran mayoría de ellas simplemente sucederán y debemos aprender a adaptarnos cuando sucedan.

A continuación se presentan algunos de los problemas más comunes e incontrolables que puede encontrar en la vida, y cómo alterar el curso y fluir con ellos en lugar de dejarse arrastrar.

1. El envejecimiento y los factores que lo acompañan.

Podemos usar todas las cremas humectantes del mundo y gastar millones en cirugías estéticas, pero esas cosas no van a detener el proceso de envejecimiento.

Todo se descompone, y eso incluye nuestros cuerpos. Es inevitable, y aunque podemos ralentizar ciertos signos del envejecimiento cuidando nuestra salud, todos perderemos cabello donde queremos, crecerá donde no queremos y aparecerán líneas y arrugas. donde preferimos ser suaves.

No tiene sentido enfadarse por el envejecimiento. Cada línea es un testimonio de las dificultades que has superado o de los momentos maravillosos que te hicieron sonreír.

Además, envejecer puede ser un gran privilegio: innumerables personas que han muerto jóvenes han deseado tener más tiempo, incluso si tuvieran que lidiar con arrugas en los ojos y dolor en las articulaciones como resultado.

Cuídese lo mejor que pueda comiendo bien y haciendo ejercicio regularmente, y debe mantenerse fuerte y saludable hasta bien entrados los años de invierno. Pero acepta que no puedes detener por completo tu inevitable desaparición.

2. Asuntos mundiales.

La persona promedio tiene poco o ningún control sobre las grandes cosas que suceden en todo el mundo.

Nosotros, la “gente pequeña”, que no somos ni multimillonarios ni jefes de estado, no tenemos los recursos para influir en gran parte de lo que sucede allí.

Hay pequeñas cosas que podemos hacer para tratar de marcar la diferencia, como votar o donar a causas y organizaciones benéficas que son importantes para nosotros, pero no podemos terminar personalmente con toda la crueldad, el sufrimiento o la injusticia.

Piensa globalmente, actúa localmente y trata de ser una persona decente. Si todos hiciéramos eso, el mundo sería un lugar mucho mejor.

3. Cosas inesperadas que te pueden molestar.

Muchas personas se levantan en armas cuando se encuentran con problemas que los hacen sentir incómodos. Insistirán en las «advertencias de activación» para protegerlos de tener pensamientos o emociones no deseados, e insistirán en que los demás cambien sus palabras y comportamientos para ayudarlos a permanecer instalados en sus burbujas seguras y acogedoras.

Si eres una de estas personas, lo siento, pero eso es inaceptable.

Depende de cada individuo desarrollar mecanismos de afrontamiento vitales para hacer frente a eventuales tropiezos de la vida. En un momento dado, es posible que veas o escuches cosas que te molesten u ofendan, y no es responsabilidad del mundo evitar que sientas malestar.

Si se encuentra tan paralizado por sucesos inesperados que no puede funcionar, busque un buen terapeuta.

No es razonable exigir que los demás regulen tus emociones por ti y, además, esa expectativa destruye tu soberanía. Esencialmente, estás regalando tu fuerza y ​​poniendo tu bienestar en manos de otros.

Cuando aprendas a entrar en tu poder, las cosas que te activan ahora simplemente te abandonarán en el futuro.

4. Cambio.

Todo cambia, a menudo cuando menos te lo esperas.

Cuando estamos en medio de algo maravilloso, a menudo queremos que dure para siempre. Esto se aplica tanto a las relaciones increíbles como a las excursiones divertidas y las comidas deliciosas.

Pero esas cosas suelen ser maravillosas *porque* son efímeras. Al reconocer su naturaleza temporal, los apreciamos más auténticamente.

A veces, no queremos enfrentar cambios porque son desagradables o no deseados. Nuestra salud se deteriorará con el tiempo, al igual que la de nuestros seres queridos. No queremos pensar en este tipo de cambio porque dolerá, pero es importante ser realista acerca de su inevitabilidad.

La mejor manera de evitar la ansiedad o la frustración por el cambio inevitable es vivir el momento presente. Disfrute de lo que está pasando mientras está pasando, y fluya con el cambio en lugar de clavar sus talones y luchar contra él.

Nunca se sabe: lo que sucederá a continuación podría ser más fácil de lo que espera. Al combatirlo, hará que la transición sea innecesariamente estresante cuando podría ser tan fácil como respirar.

5. Las decisiones de vida de otras personas.

La mayoría de las tensiones más grandes que he experimentado en mi vida hasta ahora provienen de personas que desean controlar mis decisiones personales.

Del mismo modo, en ocasiones he molestado a otros animándolos a aprovechar oportunidades que no querían.

La clave es comprender que el viaje de la vida de todos es propio. Puede pensar que sabe lo que es mejor para sus seres queridos, y es muy posible que tenga razón. Pero tienen todo el derecho de hacer su propio camino en la vida, y si los amas, lo aceptarás, incluso si sus intereses no se parecen a lo que preferirías tener para ellos.

No es necesario que estés de acuerdo con sus decisiones ni que las apoyes, pero puedes abstenerte de insultarlos o desearles lo peor. En cambio, simplemente deséeles felicidad y mantenga sus ojos en su propio camino.

La excepción a esta situación es si su vida está inextricablemente conectada con la tuya. Un ejemplo sería si estás casado con alguien que toma decisiones cuestionables que afectan tu estabilidad financiera. Por eso es importante tener sus propias finanzas separadas, pertenencias, etc. en caso de que alguna vez necesite recurrir a ellas.

6. Tus emociones.

La gente a menudo habla de controlar las propias emociones, pero este es un nombre inapropiado. Nuestras emociones surgen y bailan, queramos o no, y no podemos controlar eso.

Sin embargo, lo que podemos controlar es cómo respondemos a ellos. No necesitamos actuar sobre todo lo que sentimos, ni siquiera necesitamos concentrarnos en estas emociones a medida que surgen.

En cambio, podemos simplemente reconocer que están ahí y dejarlos ir.

Considere parte de la letanía Bene Gesserit contra el miedo del libro «Dune» de Frank Herbert:

Me enfrentaré a mi miedo.

Permitiré que pase sobre mí y a través de mí.

Y cuando haya pasado, volveré el ojo interior para ver su camino.

Donde el miedo se ha ido no habrá nada.

Solo yo me quedaré.

Esto puede pertenecer a cualquier emoción que sentimos. No tenemos que ceder a cada emoción que surja: podemos simplemente dejarlas pasar.

7. Cómo se sienten o piensan otras personas acerca de usted.

Es una simple verdad que no gustaremos a todas las personas que conozcamos. Algunos estarán en desacuerdo con nuestras elecciones de vida y apariencia, mientras que otros simplemente no encajarán con nuestras personalidades.

No tenemos absolutamente ningún control sobre lo que otros piensan o sienten sobre nosotros: todo lo que podemos hacer es controlar cómo nos comportamos con ellos.

No tiene sentido enfadarse si la gente no nos quiere o no aprueba nuestras elecciones de vida. No tienen que respaldar nuestras creencias, y no importa si validan cualquier cosa que sintamos, pensemos o hagamos.

Puedes pensar que eres el mejor en lo que haces, pero si los demás no están de acuerdo contigo, eso no significa que estén equivocados: simplemente tienen sus propias opiniones.

No estar de acuerdo contigo no los convierte en «enemigos» porque cada individuo tiene derecho a sus propias creencias, y eso incluye cómo piensan y sienten acerca de los demás.

Si no te gusta lo que alguien siente por ti, entonces tienes la opción de dejar de interactuar con ellos en cualquier momento. O simplemente deja de preocuparte por sus opiniones sobre ti.

8. Clima intenso/desastres naturales.

Las cosas pueden salir mal cuando menos lo sospechamos, y eso incluye situaciones climáticas intensas.

Hasta ahora, me he encontrado con incendios forestales, tornados, huracanes e inundaciones repentinas, y esos son solo algunos de los problemas que la Madre Naturaleza puede lanzar en nuestro camino.

Cuando SHTF, debe poder mantener su ingenio sobre usted y adaptarse rápidamente.

Aunque no puedes controlar el clima intenso, tienes la capacidad de controlar tus propias acciones. La mayoría de las personas entrarán en pánico y comenzarán a dar vueltas en círculos, por lo que su mejor opción es permanecer en el ojo de la tormenta y ser la piedra angular para quienes lo rodean. Mantenga la calma y arregle las cosas.

Una excelente manera de asegurarse de que puede fluir con lo inesperado es estar siempre preparado. Mantenga sus dispositivos electrónicos completamente cargados y manténgalos siempre en el mismo lugar. Por ejemplo, asegúrese de que su encendedor esté siempre en su bolsillo izquierdo, mientras que su teléfono y el cable de carga se guardan en el bolsillo superior de su bolsa hermética con cremallera.

Puede pensar que esto suena un poco exagerado, pero la preparación evitará que corra como un pollo decapitado cuando reciba una advertencia de huracán.

Todos tenemos ese amigo que va al parque en un día de calor abrasador y no trae una botella de agua: se han acostumbrado tanto a que otras personas los cuiden que no lo hacen, o incluso se niegan a hacerlo. cuidar de sí mismos. Esta es una señal segura de alguien que se derrumbará rápidamente en un evento apocalíptico.

No seas esa persona.

9. El futuro.

Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes.

En serio, es inútil apegarse demasiado a las ideas sobre cómo se desarrollará una situación determinada, porque nunca nada saldrá según lo planeado.

Eso no significa que no tenga sentido hacer ningún plan, sino que es mejor no apegarse a que se desarrollen de una manera específica.

Deje espacio para cambiar de dirección si lo necesita y cuando lo necesite, y trate de no preocuparse demasiado si sus planes se descarrilan por completo. Muy a menudo, las situaciones cambian de manera que finalmente nos sirven mejor, incluso si no lo parecen en el momento.

Muchas personas se apegan increíblemente a sus sueños sobre cómo quieren que las cosas salgan bien. Visualizan su trabajo o relación perfecta de cierta manera y se hacen añicos si esos sueños despiertos se aplastan.

Si las cosas no salen como las planeaste, entonces hay una razón para ello. Puede que no consigas lo que quieres, pero obtendrás lo que necesitas, y podrías evitar la miseria que de otro modo te habría acosado.

10. Muerte.

Mucha gente teme a la muerte, y ese miedo ejerce una influencia indebida sobre su vida diaria. Pueden quedar tan paralizados por «¿qué pasaría si?» pensamientos que se encuentran incapaces de funcionar. La hipocondría puede establecerse, y cada una de sus acciones se calcula para garantizar que estén lo más seguros posible todo el tiempo.

Lo que pasa con la muerte es que puede ocurrir en cualquier momento. Supongo que a todos nos ha sorprendido perder a alguien cercano inesperadamente, y muchos de nosotros hemos tenido al menos un roce con la muerte cuando llegamos a los 30 o así.

Temer a la muerte solo te robará la paz y la felicidad del día. Todos vamos a morir algún día, y hacer las paces con eso es la mejor manera de asegurarse de que el miedo que lo rodea no tenga control sobre usted.

Vive tu vida de una manera que te asegure que tendrás pocos remordimientos cuando llegue tu momento, y aprecia cada momento que tengas. Al hacerlo, podrá cruzar el último umbral con gracia, e incluso con alegría, tal vez, cuando llegue el momento.

——

Como puede ver, no hay necesidad de luchar contra ninguna de estas inevitables experiencias de vida. Cuanto menos te estreses por ellos, menos te afectarán cuando surjan. Mantente presente, bebe mucha agua, estírate a diario y disfruta cada momento que tengas. Todo estará bien.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

10 Cosas Incontrolables con las que Debes Aprender a Fluir

  1. El cambio: Aprende a aceptar los cambios en tu vida, éstos son inevitables y forman parte del proceso natural del universo. Si te resistes al cambio, solo lograrás aumentar tu sufrimiento y estrés.
  2. La muerte: La muerte es un proceso natural y todos los seres vivos estamos destinados a ello. Aprende a honrar y apreciar la vida de las personas que han fallecido, y encuentra maneras de recordarlas con amor y gratitud.
  3. El tiempo: El tiempo es un recurso no renovable y es importante aprender a utilizarlo de manera sabia. No puedes controlar el tiempo, pero sí puedes controlar cómo lo utilizas.
  4. El clima: El clima es una fuerza de la naturaleza y no puedes controlarlo. Lo mejor que puedes hacer es prepararte para las condiciones climáticas, planear actividades en consecuencia y estar siempre preparado.
  5. La economía: La economía es otro factor que no puedes controlar. Sin embargo, puedes tomar medidas para mejorar tu situación financiera, como ahorrar dinero y buscar oportunidades para generar ingresos adicionales.
  6. El pasado: Lo que ha sucedido en el pasado ya no puede cambiar. Aprende a dejar atrás tus errores y lecciones del pasado, y enfócate en el presente y el futuro.
  7. Los demás: No puedes controlar a las personas a tu alrededor. Sin embargo, sí puedes controlar tus propias reacciones y decisiones frente a ellas.
  8. La tecnología: La tecnología está en constante evolución y puede ser difícil mantenerse al día con las últimas innovaciones. Pero no puedes controlar la velocidad a la que avanza la tecnología, así que lo mejor que puedes hacer es aprender y adaptarte a ella.
  9. La salud: La salud es un factor incontrolable, pero puedes tomar medidas para cuidar tu cuerpo y mente. Prioriza una dieta saludable, el ejercicio físico, el sueño reparador y busca apoyo médico cuando lo necesites.
  10. La vida: Por último, la vida en sí misma es incontrolable. No puedes garantizar que todo será perfecto en ella. Pero lo que sí puedes controlar es cómo te enfrentas a las circunstancias de la vida. Aprende a fluir con los altibajos y disfruta del camino lo mejor que puedas.

En conclusión, existen muchas cosas en la vida que simplemente no están bajo nuestro control. Pero si aprendes a fluir con ellas, en lugar de resistirte, puedes lograr una mayor tranquilidad y serenidad en tu vida. Cultiva una mente abierta y flexible, y siempre recuerda que puedes controlar cómo respondes a lo que sucede a tu alrededor.

Deja un comentario