10 cosas que la gente educada hace y no hace (es decir, cómo ser educado)

¿Quieres ser una persona educada? Entonces te invito a leer este artículo en el que te presentamos las 10 cosas que la gente educada hace y no hace. Ser educado no solo implica tener buenos modales, sino también ser respetuoso, considerado y tener empatía. Descubre cómo puedes ser una persona educada en todas las situaciones y ¡sé un ejemplo para los demás!

Cortesía (sustantivo): comportamiento respetuoso y considerado con otras personas.

Sinónimos: cortesía, civismo, respeto, deferencia, modales, buenos modales, caballerosidad, galantería, gentileza, cultivo, gracia, tacto, tacto, consideración, consideración, seriedad, discreción, diplomacia.

En nuestra frenética y, a menudo, egoísta existencia del siglo XXI, es fácil pensar que los buenos modales y la cortesía pasados ​​de moda han quedado relegados a la historia.

El concepto de cortesía y comportamiento considerado no recibe mucha atención en un mundo en el que aparentemente todo se trata de «yo» y la carrera hacia la cima.

¡Parece que la gente educada se está convirtiendo en una especie en peligro de extinción!

Sin embargo, irónicamente, todavía tendemos a juzgar a las personas por lo amables (o no) que son con nosotros.

Un encuentro en el que sentimos que nos han hablado con rudeza o que nos han tratado con descortesía puede molestarnos durante algún tiempo.

Incluso puede llegar a afectar nuestro estado de ánimo y la forma en que manejamos otras situaciones a medida que transcurre el día o la semana.

El hecho de que estas experiencias resuenen tan profundamente sugiere que las habilidades sociales «suaves», como la cortesía, son en realidad una necesidad humana fundamental.

Y resulta que son…

Contenido

Todo está enraizado en la evolución humana.

Hay una buena razón por la que estas reglas de interacción social evolucionaron durante los incontables milenios de la existencia humana.

Crean un grupo social cooperativo y cohesionado y contribuyen a la supervivencia de la especie.

Todas las culturas, por remotas y diferentes que sean a la nuestra, tienen modales definidos por sus tradiciones individuales. Las reglas pueden ser diferentes, pero habrá un estricto código de conducta.

Eso dice mucho de lo necesarios que deben ser estos valores para el mantenimiento de la sociedad, ¿no?

Entonces, el hecho es que estés o no de acuerdo con el concepto de ‘modales’ en un nivel superficial, serás juzgado por ellos y juzgarás a los demás de la misma manera.

Nos guste o no, nuestras habilidades sociales, o la falta de ellas, son una gran parte de lo que somos y de cómo somos vistos por los demás.

Diferentes estilos para diferentes personas.

Ya que estamos en el tema de juzgar, una advertencia sobre hacer suposiciones y etiquetar el comportamiento de una persona como grosero o descortés…

No asuma automáticamente, en estos tiempos globalmente interconectados, que otros tienen las mismas normas culturales que usted.

Lo que usted considera cortés, otros pueden encontrarlo confuso, molesto o incluso ofensivo.

He aquí un ejemplo personal: soy profesora de inglés para hablantes de otros idiomas que ha pasado su tiempo en el aula multicultural.

Aprendí que nuestra obsesión cultural de decir ‘por favor’, ‘gracias’ y ‘lo siento’ (a menudo cuando no lo decimos en serio) es vista por los extranjeros con opiniones que van desde la incredulidad hasta la irritación.

Y, sin embargo, su falta de uso de estas palabras ‘mágicas’ cuando hablan inglés se considera grosero.

Entonces, lo correcto cuando se trata de intercambios interculturales es no aplicar nuestros propios criterios de cortesía a personas de diferentes culturas.

RESPETO

La cuestión de los buenos modales se reduce en última instancia a mostrar respeto mutuo.

Si no respetas a los demás, mantener una puerta abierta para alguien o recordar nombres es solo un escaparate y no significa nada. Seguirás siendo visto como descortés.

Si muestras respeto por los demás, es más probable que ellos hagan lo mismo a cambio.

El perfil de una persona educada

El aprendizaje de los buenos modales, la consideración por los demás y la cortesía comienza desde los primeros años de nuestro desarrollo.

Es posible que te hayas encontrado admirando a otros que parecen rezumar cortesía desde su interior con poco esfuerzo aparente.

Tenga la seguridad de que no es fácil. Es un patrón de comportamiento que se ha aprendido a lo largo de la vida y está profundamente arraigado.

Tal vez sientas que tus propios modales podrían mejorar un poco. Para ser honesto, creo que a todos nos vendría bien un pequeño recordatorio de vez en cuando de la forma correcta de comportarse.

Así que echemos un vistazo a algunas de las cosas que la gente educada hace y no hace, sin ningún orden en particular.

1. No juzgan a los demás

Entonces, mencioné la palabra ‘J’ un par de veces en este artículo, pero juzgar es algo que una persona educada nunca haría.

¿Cuántas veces ha hecho un juicio rápido sobre la personalidad o las circunstancias de un nuevo conocido y ha tenido que dar un giro en U rápido cuando tiene que conocerlo mejor?

Mucho más simple, y amable, abstenerse de la urgencia de juzgar en primer lugar.

2. No comparten información personal

Una persona con buenos modales resiste el impulso tan humano de compartir los detalles íntimos de su vida, ya sean reales o simplemente problemáticos.

Nunca los sorprenderá hablando de cuánto ganan, por ejemplo, y los detalles de sus hemorroides permanecerán afortunadamente donde pertenecen, ¡escondidos fuera de la vista!

3. No difunden ni escuchan chismes

Ser capaz de revelar alguna pepita jugosa de información sobre un conocido o un colega de trabajo es una forma segura de ser parte de la multitud ‘in’.

Y escuchar con avidez a alguien más contando historias significa que estás en el camino interno, satisfaciendo la necesidad humana de pertenecer…

Pero solo a corto plazo, porque nadie confía en un chisme.

Las personas educadas no tienen ningún interés en este mal comportamiento y siempre harán oídos sordos a los chismes, sin importar cuán intrigantes puedan ser las historias.

Esto los convierte en aliados confiables. Es por eso que tienden a mantener a sus amigos, mientras que otros pagan el precio de los chismes cuando sus amigos los abandonan.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

4. No imponen sus opiniones a los demás.

El bocazas que constantemente promueve sus puntos de vista a menudo controvertidos en cada conversación nunca es popular.

Estas opiniones se entregan ya sea que hayan sido solicitadas o no, por lo general no.

La marca de una persona educada y cortés es abstenerse de imponer sus propios pensamientos a los demás.

Sí, por supuesto, si se les pregunta, compartirán sus opiniones, pero estarán abiertos a diferentes ideas y a tener una discusión equilibrada.

Nunca insistirán en que te conviertas a su forma de pensar.

5. No pasan por alto temas importantes

Algunas personas harán cualquier cosa para evitar la incomodidad de una conversación con alguien que recientemente ha perdido a alguien o cuya relación acaba de implosionar o que ha sufrido algún otro trauma personal.

El bien educado, por otro lado, encontrará la manera de plantear el asunto con sensibilidad lo antes posible para evitar prolongar la vergüenza o el malestar mientras la desafortunada víctima espera ansiosamente que se plantee el tema espinoso o el evento trágico.

Nunca es algo fácil de hacer, pero es mucho más amable reconocer el malestar en la vida de nuestros amigos o colegas en lugar de ignorarlo. La gente educada respeta esto.

6. Siempre expresan su agradecimiento

Mostrar aprecio sincero por un gesto, un obsequio o la hospitalidad está en la parte superior de la lista de cosas que hace la gente educada.

No los encontrará disparando una sola línea por correo electrónico o mensaje de texto para decir ‘gracias’.

Tampoco asumirán que su amigo o pariente simplemente ‘sabrá’ que la pasaron bien o apreciaron el regalo porque murmuraron algunas palabras en ese sentido.

No, una persona educada siempre se tomará el tiempo de escribir unas pocas palabras en una tarjeta y enviarla a la antigua usanza por correo postal. O dirán gracias de alguna otra manera significativa.

En realidad, esto lleva poco tiempo pero es mucho más sincero al mostrar un verdadero aprecio. Su stock aumentará enormemente a los ojos del destinatario, ¡seguro!

7. Tranquilizarán a los demás

Cuando se enfrenta a un momento potencialmente incómodo, una persona educada siempre encontrará una forma amable y adecuada de disipar cualquier rigidez, timidez o preocupación en los demás.

Harán todo lo posible para minimizar cualquier incomodidad que sientan los demás por cualquier motivo.

Debe ser empático para detectar una situación así y esta es otra cualidad común del individuo educado.

8. Son oyentes atentos

No verás a una persona educada mirando su reloj mientras hablas con ella o, peor aún, mirando por encima de tu hombro para ver si alguien más interesante o «útil» ha entrado en la habitación.

Tampoco verás sus ojos vidriosos en medio de una conversación. ¿Y en cuanto a revisar casualmente su teléfono para ver las actualizaciones de las redes sociales mientras hablas? ¡Nunca!

Las personas educadas son expertas en ‘escuchar activamente’.

No solo muestran toda su atención al mantener un contacto visual regular, sino que también asienten o sonríen y pronuncian alguna que otra afirmación, por lo que el hablante tiene confianza para continuar hablando.

Si el tema no les emociona, nunca lo sabrás, ya que también son expertos en redirigir la conversación con tanta sutileza que ni siquiera te darás cuenta.

9. Te dejan hablar de ti

Una extensión de la técnica de escucha activa es la capacidad de la persona educada para hacer preguntas inteligentes y relevantes sobre usted.

Seamos realistas, por lo general es nuestro tema favorito.

Si alguien te deja hablar durante mucho tiempo sobre tus logros o los altibajos de tu vida y realmente parece estar interesado, entonces es una gran conversación, ¿verdad?

Solo cuando estés disfrutando del brillo de haber disfrutado de la interacción con esa persona súper agradable, te darás cuenta de que no sabes casi nada sobre ellos mientras han escuchado la historia de tu vida.

10. No olvidarán tu nombre

Esta es una obvia. Todos sabemos que es de buena educación dirigirse a los demás por su nombre (¡el correcto!).

Algunos de nosotros culpamos a la mala memoria por no haberlo hecho, pero, en verdad, no es tan difícil prestar atención cuando se hacen las presentaciones.

También está bien volver a preguntar si no entendiste bien el nombre la primera vez. Es mejor eso que quedar atrapado cuando tienes que presentarle a esa persona a otra persona y no tienes ni idea.

Probablemente habrás notado que la persona siempre educada te repetirá tu nombre en el curso de la conversación.

No es una táctica para usar en exceso, ya que puede ser irritante, pero es una herramienta útil para perforar un nombre en tu memoria.

Las mejores cosas de la vida son gratis.

Hay un proverbio esloveno muy apropiado que dice «la cortesía no cuesta nada pero rinde mucho».

Tan verdadero.

Aunque los buenos modales no cuestan nada, pueden marcar una gran diferencia en lo que otras personas sienten por ti.

En un contexto empresarial, eso también se aplica a la organización que representa, por lo que las recompensas que se derivan de ser cortés pueden ser tanto profesionales como personales.

Lejos de ser un concepto obsoleto.

En estos tiempos divisivos, cortesía, cortesía y todos esos otros sinónimos anteriores nunca han sido más importantes.

Mencioné anteriormente cómo un encuentro con alguien que es grosero y descortés puede dejarte sintiéndote magullado.

¿Qué tal considerar lo que hace que un intercambio con un ser humano sea memorable en el buen sentido?

Sí, casi siempre cortesía, consideración, respeto mutuo, amabilidad, podría seguir…

Aprovecha los beneficios de la cortesía.

Todo se reduce a seguir el consejo eterno de “hacer a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti”.

Y lo bueno de ser educado y cortés es que es más probable que los demás sean amables y corteses a cambio, por lo que realmente cosechas lo que siembras.

Dejaré la palabra final a Roy T. Bennett, autor motivacional de The Light in the Heart:

Trata a todos con cortesía y amabilidad, no porque sean amables, sino porque tú lo eres.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




10 cosas que la gente educada hace y no hace

Introducción

La educación es un valor que debe ser cultivado en todas las personas. Ser educado no solo se trata de tener modales refinados y hablar correctamente, también significa saber cómo comportarse en diferentes situaciones sociales y respetar a los demás. En este artículo, te presentamos 10 cosas que la gente educada hace y no hace.

Comportamiento en público

No hablar en voz alta en lugares públicos

La gente educada sabe que hablar en voz alta en lugares públicos puede molestar a los demás. Por eso, habla en un tono moderado para no interrumpir el ambiente tranquilo.

No comer con la boca abierta

Además de ser una mala costumbre, comer con la boca abierta puede resultar repulsivo y desagradable para los demás. La gente educada sabe que debe mantener su boca cerrada mientras come.

Saber cómo responder a un cumplido

Cuando alguien te da un cumplido, no te quedes callado o te pongas incómodo. La gente educada sabe cómo responder a un cumplido con un agradecimiento sincero y modesto.

Comportamiento en relaciones sociales

No interrumpir a otros mientras hablan

Es importante demostrar respeto y escuchar atentamente a los demás durante una conversación. La gente educada espera su turno para hablar y no interrumpe mientras los demás hablan.

No juzgar sin haber escuchado la otra versión

La gente educada sabe que es importante tener una mente abierta y escuchar a todas las partes en una situación antes de emitir un juicio. De esta manera, se evitan conflictos innecesarios y se muestra respeto hacia los demás.

Ser empático y compasivo

La gente educada sabe ponerse en los zapatos de los demás y mostrar compasión. Esta habilidad ayuda a construir relaciones más fuertes y significativas.

Comportamiento en el trabajo

Ser puntual

La gente educada sabe que su tiempo es tan valioso como el de los demás y se presenta a tiempo a reuniones, citas y eventos laborales. Esto es una muestra de respeto hacia compañeros de trabajo y superiores.

No hablar mal de otros en el trabajo

La gente educada no habla mal de sus compañeros de trabajo o superiores. Saben que esto solo crea un ambiente negativo y desmotivador en el lugar de trabajo. En cambio, se enfocan en trabajar en equipo para lograr objetivos.

Ser profesional en todo momento

La gente educada sabe que ser profesional en todo momento es importante en el lugar de trabajo. Esto incluye vestir apropiadamente, hablar con respeto, mantener la calma en situaciones difíciles y respetar la privacidad de otros compañeros.

Conclusión

En resumen, ser educado es más que solo tener buenos modales. Muestra cómo se comporta una persona en diferentes situaciones sociales y cómo trata a los demás. La gente educada demuestra respeto, empatía, compasión y profesionalismo en todo lo que hace.


Deja un comentario