10 lecciones que solo aprenderás al ir más allá de tu zona de confort

¿Estás aburrido de tu vida rutinaria y sientes que estás estancado? ¿Tienes miedo de tomar riesgos y salir de tu zona de confort? ¡No te preocupes más! En este artículo, te mostraremos las 10 lecciones que solo aprenderás al ir más allá de tu zona de confort y cómo puedes aplicarlas en tu vida diaria para lograr tus metas y vivir la vida que deseas. Prepárate para salir de tu zona de comodidad y descubrir un mundo lleno de posibilidades.

Esté dispuesto a salir de su zona de confort de vez en cuando; tomar los riesgos en la vida que parecen valer la pena tomar. Es posible que el viaje no sea tan predecible si simplemente planta los pies y se queda quieto, pero será muchísimo más interesante. –Edward Whitacre, Jr.

¿Alguna vez has visitado el borde de tu zona de confort? ¿Alguna vez has coqueteado con la tentadora perspectiva de aventurarte más allá?

Con suerte, cuando haya terminado de leer este artículo, estará listo para dar un pequeño paso, que se sentirá como un gran salto, a través del límite y hacia los reinos de lo desconocido.

Aquí hay 10 cosas que aprenderás…

1. Qué maravilloso puede ser coquetear.

Nunca aprenderás lo fascinante que eres para los demás, o lo absolutamente, asombrosamente encantador que eres a sus ojos, si no te alejas de la comodidad de vivir en las sombras de la conversación en lugar de permitir que los demás vean quién eres. .

En situaciones sociales, tendemos a aferrarnos a nuestras zonas de confort e interactuar con las personas (incluso con la familia) solo en la medida en que nuestras burbujas protectoras lo permitan, pero ¿qué es lo que estamos protegiendo?

¿Nuestros sentimientos de ser lastimados? ¿O mantener aislado un sentimiento de inadecuación para no tener que pensar en el cambio?

Las verdaderas chispas de interés en alguien ocurren muy raramente. No se pierda de aprender cómo puede despertar el interés de otros.

2. Puede que el lugar en el que te encuentres no sea el lugar en el que deberías crecer.

Muchos de nosotros pensamos que nuestro nirvana está fuera de nuestro alcance… ¡pero a solo diez pies de distancia!

¿Qué pasaría si consideraras la posibilidad de que sea en Australia? ¿O Japón? ¿Nigeria? ¿Islandia? El mundo existe para ser explorado. Es la razón principal por la que el suelo permanece bajo nuestros pies en lugar de saludarnos y saludarnos para ir flotando al espacio.

Lo lejos que viajará para encontrar lo que vale la pena buscar es algo que solo aprenderá a medida que extienda su zona de confort.

3. Puede que tus huesos no estén hechos de metal, pero eres más fuerte de lo que crees.

Hay un nivel de evasión de riesgos integrado en nosotros: no corremos hacia los acantilados, no invitamos a la agitación emocional y ciertamente no saltamos sin mirar.

Pero, al mismo tiempo, hay un nivel de curiosidad innegable.

Tenemos que saber qué pasa si. ¿Qué pasa si subo esa montaña para pedirle al universo un aumento, una respuesta o un consuelo? Si me caigo, ¿me romperé?

No te romperás. Y aquí hay un truco: incluso cuando estás cayendo y rodando, si abres los ojos de vez en cuando te darás cuenta de que estás volando.

4. La gente te da mucho más crédito de lo que crees.

Cuando estás en tu zona de confort, tiendes a ignorar los límites que te pones a ti mismo, lo que, paradójicamente, te lleva a acusar a los demás de no apreciarte.

Solo se necesita una sola instancia de salir de tu zona de confort para ver que las personas piensan que eres más inteligente, más capaz y más tú de lo que crees.

¿En cuanto a tus propios logros? ¡Ellos pulen mucho más lejos del aburrimiento de la zona!

5. Si se les da la oportunidad de ser geniales, las personas serán geniales.

Cuando se trata de pedir ayuda a otros, muchos de nosotros exhibimos el rasgo más reconocible de Gollum (de El Señor de los Anillos): ¡Lo odiamos!

Preferimos sentarnos en zonas de sufrimiento que realmente confiar en que el mundo es un lugar hospitalario y caritativo.

La verdad es que los completos extraños ayudan a los completos extraños todos los días en casi todas las formas imaginables (financiera, emocional, espiritual, compasivamente), y todos nosotros caemos en la categoría de «total extraño» para, literalmente, miles de millones de personas. Ese es un recurso enorme.

Pero si te sientes más cómodo odiando a los Bilbo y Frodo Baggins de este mundo, aquellos que podrían ofrecerte para ayudar a llevar una carga o dos, permanecerás en tu zona de confort y negarás a innumerables personas la oportunidad de ser las luces que la gente quiere. ser.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

6. Estar equivocado no es una marca en tu contra; estar intencionalmente equivocado lo es.

Hay quienes se quedan en zonas de confort específicamente para evitar equivocarse en otra cosa.

Puede ser una zona deportiva, una zona de libros, una zona política o una zona social; tantos tipos diferentes de zonas, pero en este contexto todas caen bajo un nombre común: la Cámara de Eco.

Las cámaras de eco tienen que ver con mantenerse a salvo cuando hay una buena posibilidad de que te equivoques en algo o haya una gran posibilidad de incomodidad, pero nunca aprenderás nada más sobre la vida que lo que suena dentro de las paredes de la cámara.

7. El amor no espera a ser encontrado, ni llama crecimiento al estancamiento.

El amor pide mucho. Para algo que se supone que es tan energizante y edificante, nos pone a través de más pasos que el entrenamiento militar.

Lo que significa que es mucho más fácil simplemente encogerse de hombros y decir que no hay buenas personas ahí fuera; que estaremos perpetuamente solteros; que nadie ama realmente a nadie más o, peor aún, nadie me amará a “mí”.

Comodidad en la incomodidad. Nos quejamos en nuestras zonas, nos quedamos en nuestras zonas; no salimos de ellos ni dejamos entrar a nadie.

Fuera de estas burbujas: fusiones gloriosas y enredos fortuitos. Al igual que con el coqueteo, nunca sabrás lo maravilloso que es alguien hasta que te permitas ser maravilloso también.

El amor exige una participación activa. Anhela desafíos, exploración y el coraje de fallar a veces en las cosas. En última instancia, el amor debe persuadir a uno a salir de una zona, no a entrar en una.

8. La felicidad no es estasis.

La felicidad nunca está dentro de una zona de confort. La felicidad requiere compromiso. La felicidad es ir a donde nunca has estado, ver a los que nunca has visto, experimentar lo que, hasta ese momento, no habías experimentado antes.

Si no está claro por ahora, aquí está explicado: «zona de confort» es un nombre inapropiado. Muy rara vez el tiempo que se pasa dentro de uno es «feliz», y la comodidad siempre debe implicar felicidad.

9. La vida es maravillosa.

Cuanto más se acerque al borde de una zona de confort, más vibrante será la vista fuera de la neblina. Sí, todavía hay políticos idiotas, reality shows irritantes y desfiles diarios de los peores momentos de la humanidad, pero esos no son la suma del mundo.

Y ves eso. Claramente y por una simple razón: tu mundo se expande.

Su visión de la vida no se limita a las nociones preconcebidas un tanto adictivas y los patrones reforzados inherentes a una zona de confort que se basa en mantenerlo algo silenciado y gris para su supervivencia.

10. El desafío es bueno.

El corazón es un músculo. El cerebro es un músculo. El cuerpo es una red de músculos, y es probable que pronto descubramos que las almas también lo son.

Pero nunca aprenderás esta lección si no te desafías a ti mismo.

Los músculos necesitan ser desafiados, de lo contrario se atrofian. Las zonas de confort deben ser empujadas contra ellas, aumentando así nuestra masa mental. Necesitan ser saltados, dando a nuestros corazones un entrenamiento.

Y siempre, siempre, deben ser cuestionados, porque el cuestionamiento aumenta nuestra autoconciencia, lo que nos permite ver con mayor precisión dónde nos limitamos con límites y restricciones autoimpuestos.

Es en el borde de las zonas donde los límites entre lo que se desea y si estamos dispuestos a alcanzarlo se vuelven cada vez más delgados. Verás que los muros limitadores más gruesos nunca brindan comodidad, brindan inmovilidad para evitar que nos lastimemos, como una especie de yeso invisible.

Excepto que no estamos rotos por dentro. No necesitamos un yeso protector. queremos correr

Haz eso. Correr. Directo a un horizonte, luego al siguiente. Si hay un consuelo primordial en la vida, es este: sentir sin duda que estamos realmente vivos.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

10 lecciones que solo aprenderás al ir más allá de tu zona de confort

1. La verdadera felicidad se encuentra al enfrentar tus miedos

  1. Salir de tu zona de confort te obliga a enfrentar tus miedos y a aprender a lidiar con ellos. Cuando logras superarlos, sientes una gran sensación de logro y felicidad.

2. Aprendes a resolver problemas

  1. Cuando te encuentras en situaciones nuevas, tienes que buscar soluciones creativas e innovadoras para resolver los problemas que surgen. Esto te ayuda a desarrollar tus habilidades cognitivas y mejoras tus estrategias de resolución de problemas.

3. Descubres nuevas habilidades

  1. A medida que te enfrentas a nuevos desafíos, descubres habilidades que no sabías que tenías, lo que te permite ampliar tus relaciones personales y profesionales de una forma significativa.

4. Eres más adaptable al cambio

  1. Cuando te permites experimentar nuevas cosas, te vuelves más flexible y adaptable a los cambios. Esto te hace capaz de lidiar con los desafíos de una manera más efectiva.

5. Te vuelves más independiente

  1. Al salir de tu zona de confort, aprendes a depender menos de los demás para tomar decisiones y resolver problemas, lo que te otorga un sentido de independencia y empoderamiento.

6. Descubres nuevas perspectivas del mundo

  1. Al viajar a nuevos lugares, conocer gente nueva y enfrentar situaciones desafiantes, amplías tu perspectiva del mundo y aprendes nuevos enfoques de abordar situaciones.

7. Aprendes a ser más tolerante

  1. Al interactuar con personas de diferentes culturas y orígenes, aprendes que las diferencias son algo normal y aprecias el valor de la diversidad.

8. Aprendes a tener paciencia y perseverancia

  1. Cuando te enfrentas a situaciones desafiantes, aprendes a ser paciente y perseverante, lo que te ayuda a seguir adelante y a mantener una actitud positiva.

9. Desarrollas una mentalidad de crecimiento

  1. Salir de tu zona de confort te empuja a desafiar tus límites y cada vez te vuelves más valiente, esto te fomenta una mentalidad de crecimiento constante y te hace sentir más seguro para enfrentar nuevos retos.

10. Aprendes a valorar tus logros personales

  1. Cada vez que superas un reto personal o alcanzas una meta en un área fuera de tu zona de confort, te permite valorar tus logros y te otorga una mayor autoconfianza y autoestima.

Finalmente, salir de tu zona de confort te permite crecer como persona y mejora tus habilidades cognitivas, emocionales y sociales. Tienes tanta vida esperándote al otro lado de tu zona de confort, ¡no dudes en cruzarla!

Deja un comentario