10 reglas que deben seguir las parejas

«El amor no siempre es fácil, pero existen ciertas reglas que pueden hacer que las relaciones sean más saludables y duraderas. En este artículo, te presentamos las 10 reglas que deberían seguir todas las parejas que deseen construir una relación feliz y satisfactoria. Ya sea que estés en una relación estable o buscando amor, estas reglas te ayudarán a cultivar una conexión profunda y significativa con tu pareja.»

Por mucho que intentemos imaginar una versión de cuento de hadas de nuestra pareja romántica, sin problemas por desacuerdos y voces elevadas, la realidad es invariablemente diferente.

Aunque muchos de nosotros nos sentimos incómodos con el conflicto, es una consecuencia inevitable de dos personas que intentan entrelazar dos vidas previamente independientes.

E, incluso cuando te acostumbras a la pareja, es solo la naturaleza humana estar en desacuerdo.

Al negociar estas aguas tormentosas, todos ‘luchamos’ de diferentes maneras.

¿Cuál de estos te suena? Tú:

– ¿Entrar por un golpe bajo y luego arrepentirse?

– ¿Se siente fuera de control cuando las emociones se disparan?

– ¿Se vuelve silencioso y retraído a medida que crece su ira?

– ¿Tomar cualquier crítica o desacuerdo como un ataque personal?

– ¿Usar quejas y agravios del pasado lejano como munición?

– ¿Hacer lo que sea necesario para evitar el conflicto?

O tal vez use varias de estas tácticas, según el problema en cuestión.

Pero la verdad es que, ya sea que el problema sea grande o pequeño, ninguno es particularmente útil o constructivo como método de resolución de conflictos.

Aprender formas de luchar de manera justa le dará las herramientas para manejar los conflictos y los sentimientos que los acompañan de manera efectiva y con beneficios positivos.

Sí, puede haber una conclusión positiva de un desacuerdo bien manejado porque el conflicto en realidad puede fortalecer las relaciones y mejorar la comprensión mutua.

Así que no todo es malo.

Aquí hay 10 sugerencias para ayudarlo en su camino hacia una lucha más justa en su relación:

1. Déjelos hablar y vea su perspectiva.

Cuando estás enojado o irritado por algo, es fácil que seas tú quien hable todo el tiempo, bombardeando a tu pareja con tus pensamientos y sin dejar espacio para escuchar sus puntos de vista.

Claramente, esa no es una pelea justa.

Es posible que no estés de acuerdo con lo que dice, pero debes dejar que hable sin interrupciones.

Si no está seguro de algo, pídales que lo aclaren.

Permitir que tu pareja exprese su punto de vista demuestra respeto.

Además, cuanto mejor entiendas, más fácil te resultará empatizar.

Y si puede tomar la perspectiva de su pareja, es menos probable que se enoje.

A veces, un cambio de perspectiva puede producir una revelación que puede resolver rápidamente la situación.

Solo tienes que quitarte las anteojeras y apreciar una forma alternativa de ver el mismo problema.

2. Usa tus oídos y realmente escucha.

Hay pocas cosas más frustrantes que creer que tu pareja no está prestando atención a lo que dices.

Si tiene tendencia a interrumpir oa hacer grandes suposiciones sobre lo que está pensando su pareja, no le está dando la oportunidad de expresar sus sentimientos reales.

Usar la técnica de la «escucha activa» es una excelente manera de mostrarle a tu pareja que tiene toda tu atención.

Una de las estrategias clave es reformular lo que dice su pareja para mostrar su comprensión.

Si hay una discrepancia entre lo que se dice y su interpretación, entonces ese malentendido se puede aclarar de inmediato en lugar de demorarse y avivar las llamas del desacuerdo.

Otra estrategia útil para verificar que ha entendido correctamente las reacciones de su pareja es la «verificación de percepción».

Una declaración simple como «Pareces molesto por lo que acabo de decir, ¿verdad?» es todo lo que se necesita para demostrar que estás prestando atención y que realmente te preocupas por sus sentimientos.

3. No juegues al juego de la culpa.

Cuando los sentimientos están a flor de piel, es muy fácil recurrir a culpar a la otra persona.

Sin embargo, la culpa es una forma segura de poner a tu pareja a la defensiva, lo que lleva a una escalada en el conflicto o a cerrar por completo la discusión.

Trate de evitar declaraciones acusatorias como: «‘Siempre’ pasas tanto tiempo en tu teléfono» o «Tú ‘nunca’ lavas los platos».

Aleja el dedo de la culpa de tu pareja usando la palabra «yo» en su lugar, poniendo el foco en cómo te sientes en lugar de lo que hizo o dejó de hacer.

“No me siento apreciado cuando pareces encontrar tu teléfono más interesante que yo” o “Me canso de ser el que saca la basura”.

4. Esté preparado para encontrarse a mitad de camino.

Una pelea no puede ser justa si tú (o tu pareja) siempre se salen con la suya.

Clavar los talones e insistir en que es mi camino o la carretera no es ni justa ni sostenible.

Tampoco está emitiendo ultimátums, que fácilmente pueden resultar contraproducentes.

El delicado arte del compromiso es un elemento esencial de una relación saludable, pero debe ser una calle de doble sentido para ser justo.

Si ambos están dispuestos a comprometerse, los conflictos se pueden resolver fácilmente.

Por ejemplo, decidir hacer algo a tu manera en una ocasión y a la manera de ellos en la próxima es seguramente la resolución justa definitiva.

5. Elige tus batallas.

Cuando las emociones están muy altas, es muy fácil encontrar que el problema original se une a una mezcla de otras quejas, algunas de las cuales se remontan a la noche de los tiempos y lejos de ser relevantes en el ahora.

Si desea mantener las cosas constructivas, asegúrese de limitar la discusión a un tema.

Evite a toda costa lo que John Gottman, un destacado investigador en el área de los conflictos de pareja, llama ‘fregadero de cocina.’

¿Recuerdas el viejo dicho «todo menos el fregadero de la cocina» que significa que no se ha dejado nada fuera?

Resiste la tentación de bombardear a tu pareja con múltiples quejas.

Al ceñirse a un solo problema, es más probable que se concentre y tenga más posibilidades de progresar.

6. No apunte por debajo del cinturón.

Es importante evitar el daño intencional al atacar el carácter de tu pareja de una manera que sepas que causará dolor.

En el calor del momento, es muy fácil recurrir a comentarios acusadores agresivos, insultos o palabrotas.

Abstente de hacer comentarios despectivos o sarcásticos que menosprecien o avergüencen a tu pareja.

Las declaraciones deliberadamente perturbadoras sobre fallas en su personalidad o su peso o sus hábitos son inaceptables.

Al recurrir a estas tácticas bajas, todo lo que logrará es echar leña al fuego.

Por muy satisfactorias que parezcan en ese momento, las cosas hirientes no se pueden dejar de decir y pueden ser muy dañinas.

Pero no es sólo la agresión verbal lo que debe evitarse. Dar golpecitos con los pies, poner los ojos en blanco o sonreír son igualmente inaceptables porque indican falta de respeto y antipatía.

Cualquier tipo de comportamiento despectivo hace imposible una discusión significativa.

Es probable que su único efecto sea la ira, lo que hace que las posibilidades de resolución sean más remotas.

7. Dile cómo es.

No es de extrañar que el conflicto surja cuando hay renuencia a salir y exponer claramente el origen del problema.

Si muestra su descontento lamentándose, mostrándose malhumorado y poco comunicativo, el resultado probable no será más que confusión y, en última instancia, irritación.

El uso de la técnica pasivo-agresiva de enmascarar la hostilidad con condescendencia tampoco va a lograr nada.

O tal vez su táctica favorita es evitar discutir el problema por completo y desviar la conversación hacia otros temas cuando surge el tema espinoso.

En última instancia, ninguno de estos comportamientos es constructivo; tampoco son justos.

Su pareja difícilmente puede dejar de leer los signos de su irritación, pero es incapaz de responder ya que no tiene idea de cuál es el problema real.

No espere que su pareja lea su mente y luego se moleste cuando no entienda el mensaje.

Es justo que expreses tus sentimientos de manera honesta, abierta y clara, ya que esa es la única forma en que tu pareja realmente comprenderá tus sentimientos.

Hablar claro les dará la oportunidad de cambiar su comportamiento.

8. No combatas el fuego con fuego.

Esto puede sonar como una obviedad si está tratando de calmar las cosas, pero a nuestro niño interior a veces le resulta difícil resistirse a responder al mal comportamiento lanzando un ataque de silbido por nuestra cuenta.

No hace falta decir que ceder a ese impulso solo intensificará el conflicto, con discusiones cada vez más acaloradas, comentarios denigrantes y una negatividad cada vez mayor.

Claramente, si puede cerrar los labios y abstenerse de intercambiar insultos y comentarios despectivos de los que luego se arrepentirá, la situación permanecerá más tranquila.

Por lo tanto, es mucho más probable que una resolución satisfactoria esté al alcance de la mano.

9. Evite callarse.

Cuando sentimos que estamos bajo ataque, una reacción natural puede ser retirarnos y usar el tratamiento silencioso como medio de defensa.

Sin embargo, la investigación ha sugerido que existe un vínculo directo entre tal retraimiento y las dificultades en la relación.

Después de todo, la frustración y la ira son la respuesta probable al silencio y al desapego.

En última instancia, los resultados positivos solo se pueden lograr mediante una comunicación bidireccional, por lo que es importante mantener los canales abiertos.

10. Tómese un descanso.

Puede haber momentos en los que se sienta tan abrumado por la discusión que tomarse un descanso sea un curso de acción inteligente.

Esto le dará tanto el espacio como el tiempo para recuperarse y reflexionar.

Pero, dado que el tema en discusión es claramente importante, es esencial estar de acuerdo en que volverás a tratar el tema tan pronto como puedas.

Sin embargo, asegúrese de cumplir con esa promesa, o es probable que el problema siga siendo un obstáculo en su relación.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

10 Reglas que Deben Seguir las Parejas

1. Comunicación

La comunicación es clave en una relación. Deben hablar abiertamente sobre sus sentimientos, necesidades y problemas. Escuchen activamente y respóndanse de manera honesta y respetuosa.

2. Respeto

Deben tratar al otro con respeto en todo momento. Eviten insultos, el sarcasmo y la beligerancia. Valoren las opiniones del otro y sus diferencias.

3. Confianza

La confianza debe ser algo fundamental en la relación. No se puede tener una relación saludable sin confianza. Muéstrese honestos el uno al otro y manténganse fieles.

4. Espacio personal

Es importante que mantengan un equilibrio entre el tiempo que pasan juntos y su tiempo personal. Permitan que el otro disfrute de sus propias actividades individuales sin invadir su espacio personal.

5. Apoyo mutuo

Apóyense mutuamente en todas las facetas de la vida. Celebren los logros del otro y estén presentes cuando el otro necesite ayuda.

6. Compatibilidad sexual

La compatibilidad sexual es importante en una relación. Asegúrense de que sus deseos y necesidades sexuales estén en sintonía y trabajen juntos para mantener la chispa viva.

7. Humor

El humor es fundamental en cualquier relación saludable. Encuentren maneras de hacerse reír y disfrutar de los buenos momentos juntos.

8. Solución de conflictos

Siempre van a tener diferencias o conflictos. En vez de dejar que las cosas se pongan tensas o se salgan de control, aprendan a resolverlos juntos de manera efectiva y positiva.

9. Compromiso

Las relaciones requieren de compromiso para que funcionen. Asegúrense de que ambos estén dispuestos a trabajar en la relación y hagan compromisos para beneficio mutuo.

10. Aprecio

Por último, recuerden apreciar a su pareja. Expresen su amor y gratitud regularmente y hagan saber al otro cuánto lo valoran y lo especial que es para ustedes.

  1. Comunicación
  2. Respeto
  3. Confianza
  4. Espacio personal
  5. Apoyo mutuo
  6. Compatibilidad sexual
  7. Humor
  8. Solución de conflictos
  9. Compromiso
  10. Aprecio

Deja un comentario