10 señales tristes de que eres un triunfador (+ cómo dejar de serlo)

¿Eres considerado por los demás como un triunfador pero sientes un vacío cada vez que lo piensas? Puede ser que estés dando muestras de tristeza en tu camino al éxito y no te has dado cuenta. En este artículo te presentaremos 10 señales tristes de que eres un triunfador, junto con consejos prácticos para dejar de serlo y empezar a disfrutar de tus logros de forma plena y feliz. ¡No te lo pierdas!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Un triunfador es alguien que se desempeña a un nivel más alto o logra un mayor éxito de lo que se espera de él.

Eso suena bien, ¿verdad?

¿Qué tiene de malo ser un triunfador?

¿No es bueno lograr muchas cosas?

Después de todo, ¡hay tantas cosas que hay que hacer! Las buenas calificaciones en la escuela significan mejores oportunidades más adelante.

Terminar con ese proyecto de trabajo después de haber estado despierto toda la noche significa que puedes presentárselo al jefe y tal vez obtener algunos elogios.

Es necesario hacer cosas, es necesario cuidar a las familias, ¡alguien tiene que terminar todas estas cosas y terminar ahora para pasar a las otras cosas que necesitan ser terminadas!

Por desgracia, hay desventajas de tener una personalidad sobresaliente. No menos importante es que el alto nivel con el que trabaja y el éxito que logra a menudo provienen de un esfuerzo ‘excesivo’.

Es más, muchas de las señales que indican que eres un triunfador son vistas como negativas.

Entonces, ¿cuáles son esos signos? ¿Qué rasgos tiene normalmente un triunfador?

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude a dejar de ser un triunfador. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

1. Tienes problemas de ansiedad.

La necesidad de sobresalir a menudo tiene sus raíces en la ansiedad y la necesidad de mantener el control sobre todo lo que está a su alcance.

Cuanto más control pueda ejercer el triunfador sobre esas cosas, menos le preocupará su ansiedad.

2. Tienes baja autoestima y atas tu valor a tus logros.

Un triunfador puede asociar sus logros con su sentido de autoestima. Pueden sentir que no son lo suficientemente buenos si no ganan lo que reciben, incluso si no es relevante.

Eso podría ser trabajar hasta los huesos en el trabajo. Puede ser una sobrecompensación en las relaciones porque sienten que no merecen el amor que están recibiendo a menos que de alguna manera puedan ‘pagar’ a su pareja.

3. Tiene dificultad para aceptar el fracaso.

El fracaso no es una opción para un triunfador.

Sin embargo, la mayoría de las cosas no funcionan bien en el primer intento. Es posible que tenga que fallar varias veces antes de que finalmente marque su proceso para lograr el resultado que desea.

Eso es mucho más difícil de hacer cuando sientes que el fracaso se refleja mal en tu carácter.

Todo el mundo falla en las cosas tarde o temprano. Es lo que haces con ese fracaso lo que determina qué tan exitoso serás después.

4. Asignas valor a los demás en función de sus éxitos o fracasos.

Puede que no tengas la intención de hacerlo, pero es posible que te encuentres mirando a otras personas a través de la lente de sus éxitos y fracasos.

Si fallaron, entonces tal vez no se esforzaron lo suficiente, trabajaron lo suficiente, no hicieron todo lo que estaba a su alcance para tener éxito. ¡Quizás eran flojos!

Seguramente, podrías haber hecho un trabajo mucho mejor si hubieras sido tú quien hiciera el trabajo. Es posible que le cueste aceptar que a veces las cosas simplemente no salen según lo planeado.

5. Estás menos enfocado en el éxito y más enfocado en evitar malos resultados.

El éxito es emocionante. Es divertido y se siente bien. Pero el triunfador no necesariamente ve el éxito como algo para celebrar.

En cambio, el triunfador se centra más en evitar los malos resultados de sus esfuerzos.

Pueden buscar formas de evitar la responsabilidad por el fracaso, negarse a aceptar la culpa por sus responsabilidades o tener una lista de excusas de por qué fracasaron.

El triunfador intentará aterrizar en neutral si corre el riesgo de fallar.

6. Eres un perfeccionista.

El perfeccionismo es a menudo una habilidad de afrontamiento desadaptativa para la baja autoestima o la ansiedad.

La necesidad de perfección en los esfuerzos o el trabajo de uno ofrece una escotilla de escape conveniente para aceptar la responsabilidad o el juicio.

Nadie puede decirte que tu trabajo es malo si trabajas constantemente en él, por lo que nunca se termina. Un triunfador puede ser un perfeccionista, esforzándose sin cesar en su trabajo para que nunca se enfrente a la posibilidad de críticas o fracasos. Todo debe ser perfecto, y las condiciones deben ser ideales.

7. Generalmente vives en el futuro.

El triunfador espera continuamente los posibles problemas y proyectos que se le presenten.

Tienen dificultades para estar en el momento presente y disfrutar de lo que tienen.

El éxito no ofrece mucha felicidad, sino que brinda alivio porque las cosas no salieron mal. Y ahora, es el momento de comenzar a planificar el próximo proyecto o promoción.

El triunfador busca continuamente oportunidades para avanzar, incluso a costa de otros aspectos de su vida o su salud.

8. Tus acciones y elecciones se basan en el temor de ser inadecuado o no lo suficientemente bueno.

Muchas de sus acciones y elecciones con respecto a la realización provienen de un lugar de miedo.

Es posible que trabaje mucho y muchas horas en el trabajo para mantener a sus hijos, no porque quiera que sean felices, sino porque tiene miedo de ser un mal padre.

El jefe sabe que siempre puede pedirte que hagas las tareas desagradables en el trabajo, y estarás de acuerdo porque tienes miedo de ser un pésimo empleado.

A menudo les dices que sí a tus amigos o tienes límites emocionales débiles porque no quieres ser un mal amigo.

El triunfador puede trabajar fuera del reloj o tratar de hacer tareas en secreto para dar la impresión de que puede manejar todo.

9. Puede que le resulte difícil ser mediocre en cualquier cosa.

El triunfador siente la necesidad de ser juzgado y clasificado. Es posible que no hagan las cosas por el placer de hacerlas o si no son buenos en eso.

Los que tienen un gran rendimiento también tienden a sentirse atraídos por actividades en las que se les puede juzgar para satisfacer esa necesidad.

El arte es un excelente ejemplo. Cualquier actividad artística puede traer alegría, nutrir la creatividad y dejarte con algo que creaste con tus propias manos.

Pero el triunfador no está interesado en esas cosas. Quieren crear algo grande. Algo que es mejor que lo que hacen otras personas. No pueden ser promedio o mediocres en su arte. De lo contrario, es una acusación de su autoestima.

10. Puede vigilar de cerca quién hace qué en su relación.

Las relaciones requieren trabajo para tener éxito. Ese trabajo abarca desde la gestión emocional, cómo lidiar con las dificultades de la vida, hacer las tareas del hogar y mucho más.

El triunfador puede encontrarse regularmente llevando la cuenta con su pareja sobre quién hace qué.

También pueden sentir que están en competencia directa con su pareja para asegurarse de que son una «buena» pareja.

El triunfador puede tener dificultades para quedarse quieto, descansar cuando está enfermo o dejar que su pareja se encargue de la responsabilidad. Necesitan mantenerse al día, necesitan lograr y demostrarle a su pareja que vale la pena amarlos haciendo cosas.

Cómo dejar de ser un triunfador.

Realmente le recomendamos que busque la ayuda profesional de uno de los terapeutas de BetterHelp.com, ya que la terapia profesional puede ser muy efectiva para ayudarlo a alejarse de sus formas de rendimiento excesivo para que pueda sentirse más contento y en paz.

La versión saludable de ser un triunfador es ser un triunfador de alto rendimiento.

Puedes ser alguien que hace las cosas, muchas cosas, sin socavar tus relaciones o arruinar tu salud.

La clave para hacer el cambio es entender por qué sientes que necesitas sobresalir en primer lugar.

Eso puede estar relacionado con algo como una relación abusiva anterior, una crianza abusiva u otros problemas no resueltos relacionados con su sentido de autoestima y bienestar. Es muy posible que necesite explorar ese ángulo con un terapeuta de salud mental certificado para desentrañar mejor su historia.

Dejando de lado la ayuda profesional, aquí hay algunos consejos que pueden ayudarlo a llevar sus acciones a un lugar más saludable.

1. Aprende a decir no.

Los triunfadores a menudo tienen el problema de decir «sí» a todos y cada uno de los proyectos que se les presentan. Su inclinación natural es que pueden y lo manejarán totalmente.

Eso es un problema porque no todos los proyectos son adecuados para ti y tu vida. Tienes un número limitado de horas en el día y no quieres desperdiciarlas en hacer proyectos y responsabilidades de otros cuando no tienes que hacerlo.

Es muy probable que otras personas hayan explotado su voluntad de decir «sí» cuando necesitan que se haga algo. No se sorprenda si algunas personas a su alrededor tienen una actitud o se enojan cuando comienza a decir que no.

2. Centrarse en el trabajo significativo.

Un triunfador busca asegurarse de que es bueno o digno. Lo hacen logrando cosas.

A veces, el triunfador asumirá un trabajo pequeño o sin sentido solo para proporcionarse ese impulso adicional. Es posible que busquen un trabajo intrascendente para poder hacer algo y lograrlo, ya sea que sea su responsabilidad o no.

Tome decisiones significativas sobre lo que hace y por qué lo hace; pregúntese por qué decide elegir un trabajo adicional.

3. Acepta que la perfección es una mentira.

La necesidad de perfección a menudo proviene de lugares oscuros y dolorosos. Pero no eres perfecto. Nadie es. Es imposible ser.

Nunca harás todo tu trabajo, arte o amor a la perfección. Nunca lograrás perfectamente todo lo que quieres lograr. Es una mentira que te impide lograr algo significativo.

Y tenga cuidado con las personas que esperan la perfección porque es muy probable que la estén usando como un medio para controlar, encubrir sus propios problemas o evitar la responsabilidad.

4. Tráete al presente.

Tómese unos minutos aquí y allá para meditar. Pruebe las meditaciones guiadas para tratar de traer su mente más al presente. Tómese el tiempo para disfrutar de sus victorias y lamentar sus pérdidas en este momento. Diviértete cuando puedas y no te dejes llevar por la siguiente tarea o responsabilidad.

El trabajo siempre estará ahí. Es bastante eterno. Solo tú puedes sacar tiempo de tu apretada agenda para descansar y encontrar algo de paz y felicidad en el momento presente. Está ahí esperándote.

5. Sea el auténtico usted.

El auténtico tú no es perfecto y no siempre lo lograrás. El auténtico te equivocarás de vez en cuando y puede ser un poco raro.

Pero al ser auténtico y honesto acerca de sus luchas en lugar de encubrirlas o evitar el fracaso, crea una gran oportunidad para conectarse significativamente con otras personas.

Las relaciones que surgen de ser honesto y auténtico serán mucho más profundas y genuinas que las superficiales que has desarrollado jugando con las expectativas de los demás.

Eres lo suficientemente bueno y eres digno, ya sea que experimentes un gran éxito o un gran fracaso.

¿Aún no sabes cómo dejar de ser un triunfador? Hablar con alguien realmente puede ayudarte a manejar cualquier cosa que la vida te depare. Es una excelente manera de sacar sus pensamientos y preocupaciones de su cabeza para que pueda resolverlos.

Realmente le recomendamos que hable con un terapeuta en lugar de un amigo o familiar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarlo a identificar qué está impulsando sus pensamientos y comportamientos de superación, trabajar para abordar esas cosas y ayudarlo a crear un estilo de vida más equilibrado y saludable.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o su vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Ya has dado el primer paso con solo buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer ahora mismo es nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es implementar todo lo que ha aprendido en este artículo usted mismo. La decisión es tuya.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

10 Señales tristes de que eres un triunfador (+ cómo dejar de serlo)

Si te consideras un triunfador pero has notado que tu felicidad y bienestar están en juego, es posible que necesites ajustar tu enfoque y seguir adelante. Aquí están algunas señales tristes de que eres un triunfador y cómo dejar de serlo.

1. Siempre te enfocas en ganar en lugar de disfrutar del proceso

Si tu mayor enfoque es ganar, es posible que te pierdas lo mejor de cada situación. Establecer metas es importante, pero no a expensas de perder la experiencia completa.

Cómo dejar de serlo: Intenta disfrutar del proceso de crecimiento, en lugar de enloquecerte con los resultados. Tómate el tiempo para saborear, apreciar y celebrar cada victoria, sin importar cuán pequeña.

2. Estableces estándares poco realistas

Establecer metas ambiciosas es bueno, pero establecer estándares poco realistas para ti mismo es perjudicial. No puedes ser perfecto, y ponerse metas inalcanzables sólo te llevará a la decepción y la frustración.

Cómo dejar de serlo: Aprende a ser compasivo contigo mismo. En lugar de establecer estándares poco realistas, establece metas alcanzables que te permitan crecer y disfrutar del proceso.

3. Te comparas con los demás

Es fácil compararse con los demás y sentir que no estás a la altura. Pero cuando te comparas con los demás, te pierdes la oportunidad de reconocer tu propia grandeza y de trabajar en tus fortalezas.

Cómo dejar de serlo: Aprende a enfocarte en ti mismo. Recuerda que cada uno tiene su propia trayectoria y su propio camino. No te compares con los demás, en su lugar, trabaja para ser la mejor versión de ti mismo.

4. No disfrutas de tus logros

Si no puedes disfrutar de tus logros, siempre te sentirás insatisfecho y sin éxito. Deja de centrarte en lo que falta y aprende a apreciar lo que ya has logrado.

Cómo dejar de serlo: Toma tiempo para celebrar tus logros. Aprende a reconocer el trabajo que pusiste para llegar allí. Tómate un momento para apreciar lo que has logrado y disfruta del éxito que has tenido.

5. Estás constantemente en un estado de estrés

El éxito no debería ser algo que te cause estrés. Si te sientes abrumado y estresado todo el tiempo, es posible que esté enfocando demasiado en el éxito.

Cómo dejar de serlo: Tómate un tiempo de descanso para ti mismo. Aprende técnicas de relajación para aliviar el estrés y enfócate en llevar una vida equilibrada.

6. No sabes cómo disfrutar de tu tiempo libre

Si siempre te encuentras pensando en el trabajo, incluso cuando estás fuera de él, es posible que no estés aprovechando tu tiempo libre.

Cómo dejar de serlo: Tómate un tiempo para hacer cosas que te interesan y disfrutas. Aprende a desconectar del trabajo y enfocarte en ti mismo.

7. Te sientes vacío por dentro

Si te encuentras buscando siempre el éxito sin sentirte satisfecho por dentro, es posible que no estás enfocado en las cosas correctas.

Cómo dejar de serlo: Encuentra un propósito más profundo. Investiga tus valores y lo que es importante para ti. Aprende a encontrar el éxito en cosas que te llenen emocional y espiritualmente.

8. Te sientes solo

Si estás pasando todo tu tiempo de éxito trabajando y no cultivando relaciones significativas, es posible que te sientas solo.

Cómo dejar de serlo: Dedica tiempo para cultivar nuevas relaciones. Participa en actividades y eventos que sean importantes para ti. Aprende a priorizar las relaciones en tu vida para disfrutar de ellas.

9. Tu ego controla tus acciones

Si siempre actúas por tu ego, no estarás disfrutando verdaderamente del éxito. Deja de buscar validación externa y trabaja para encontrar la felicidad interna.

Cómo dejar de serlo: Aprende a controlar tu ego. Pon tus acciones en alineación con tus valores y vive una vida que te haga feliz, independientemente de lo que los demás piensen de ti.

10. Nunca estás satisfecho con tus logros

Si nunca estás satisfecho con tus logros, siempre estarás persiguiendo el éxito y nunca lo alcanzarás.

Cómo dejar de serlo: Celebra tus logros y aprende a estar agradecido por lo que tienes. Aprende a disfrutar del proceso y a encontrar satisfacción en la vida diaria, en lugar de buscar la felicidad en el futuro.

  1. En conclusión, ser un triunfador no siempre lleva a la felicidad y la satisfacción.
  2. Aprender a apreciar el proceso, centrarse en la vida diaria y ser feliz desde adentro hacia afuera es la clave para encontrar la verdadera satisfacción.

Deja un comentario