10 signos evidentes de una persona protegida

¿Alguna vez te has preguntado si estás siendo protegido por una fuerza sobrenatural? ¿Crees que tienes un ángel guardián vigilando tus pasos? En este artículo, te mostraremos diez signos evidentes de que una persona está siendo protegida. Desde eventos fortuitos hasta sueños premonitorios, estos signos te ayudarán a entender qué está sucediendo a tu alrededor y si tienes una fuerza protectora a tu lado. ¡No te lo pierdas!

¿Creciste en un ambiente religioso restrictivo donde tuviste poca exposición al mundo exterior?

¿O tal vez tuviste padres sobreprotectores “helicópteros” que controlaban cuidadosamente todo lo que veías, escuchabas y experimentabas?

Si alguno de estos escenarios te suena familiar, es probable que te sientas confundido, en conflicto e incluso francamente ansioso con todo lo que el resto del mundo te pueda estar lanzando.

Esta bien. Todos tenemos que empezar en alguna parte, ¿verdad? Algunas personas aprenden valiosas habilidades para la vida cuando son muy jóvenes, mientras que otras las aprenden cuando son un poco mayores.

A continuación se presentan algunos de los signos de una persona protegida. No todos los que han crecido protegidos exhibirán todo esto, pero es probable que experimenten algunas cosas en la lista.

Afortunadamente, existen formas de reducir, incluso deshacer, algunos de estos comportamientos. Solo requieren un poco de tiempo, esfuerzo y coraje.

10 signos de una persona protegida

1. Son ingenuos.

Ser ingenuo se define como “falta de experiencia, sabiduría o juicio”.

¿Siempre asumes lo mejor de las personas en lugar de prepararte para un posible desastre? ¿O creer lo que otros dicen al pie de la letra? ¿O tal vez piense que las organizaciones gubernamentales tienen en mente sus mejores intereses?

La mejor manera de corregir la ingenuidad es aprender a ver debajo de la superficie.

Por ejemplo, todos tenemos una fachada para el mundo exterior. Aprender a ver más allá de la superficie del «yo público» de alguien le ayudará a comprender cómo son y comprender sus motivaciones. Lo mismo ocurre con los mensajes y narraciones que se dan en las redes sociales.

En lugar de tomar las palabras al pie de la letra, trate de determinar su intención. ¿Por qué están diciendo esas palabras en particular? ¿Cuál es su lenguaje corporal mientras hablan? Si alguien está tratando de tranquilizarte pero su postura parece amenazante, entonces confía en tus instintos: no en lo que sale de sus bocas.

2. Son emocionalmente inmaduros.

Aquellos que han sido protegidos seriamente no necesariamente han desarrollado la capacidad de regular bien sus propias emociones, y es posible que no se comporten de una manera adecuada a su edad.

Por ejemplo, es posible que las personas que han pasado toda su vida con miembros de su familia extendida no sepan cómo comportarse con extraños. Es posible que se sientan demasiado cómodos demasiado pronto (como eructar o expulsar gases en compañía compartida) o discutir temas inapropiados durante las comidas compartidas.

Del mismo modo, pueden mostrar un comportamiento muy juvenil que solo sería aceptable en personas de la mitad de su edad.

3. Pueden tener problemas con la ansiedad.

Los padres que sobreprotegen a sus hijos les dan la sensación de que los peligros horribles acechan en cada esquina. Como resultado, esos niños se convierten en adultos súper ansiosos e inquietos. Se asustarán por el daño potencial que podrían experimentar. Por lo general, se abstendrán de hacer todo tipo de cosas que de otro modo disfrutarían.

Esta sensación de peligro crea una forma de desarrollo detenido en el que el niño nunca llega a la edad adulta real. Pueden comportarse como jóvenes hasta bien entrada la mediana edad en lugar de madurar y lucharán constantemente con temores de «¿qué pasaría si?».

En situaciones graves, incluso pueden volverse agorafóbicos. Es posible que no quieran dejar la «seguridad» implícita del hogar debido a todos los peligros que pueden estar presentes en el mundo grande y aterrador.

4. Tienen habilidades sociales atrofiadas.

Si se ha criado en un entorno muy protegido, es posible que experimente incomodidad social o ansiedad. Es posible que tenga pensamientos predeterminados sobre ciertos estereotipos raciales si conoce a personas fuera de su propia cultura, o es posible que no sepa cómo comportarse con personas de diferentes niveles sociales.

La etiqueta en la mesa que usarías con un duque o un embajador extranjero será muy diferente a la de tus primos.

Otras personas se darán cuenta de esto.

Sea cual sea la atmósfera social en la que planees sumergirte, aprende sus complejidades. Esto se aplica a nuevos entornos de trabajo en su propio país y posibles oportunidades en el extranjero. No querrás insultar a tus amigos y colegas comiendo con la mano equivocada o haciendo gestos inapropiados.

5. Carecen de conocimiento de las referencias culturales.

Si ha estado protegido toda su vida, es posible que se pierda ciertas referencias a la cultura pop que otros mencionan con regularidad. Eso no es necesariamente algo malo, ya que muchas de estas referencias suelen ser insulsas.

Nadie ha visto o escuchado todas las películas, programas de televisión o música que existen. Muchas personas estuvieron expuestas a frases pegajosas a medida que maduraban y socializaban con otros. Estas frases se han abierto camino en la lengua vernácula común y se usan con frecuencia en lugares de trabajo o situaciones sociales.

No hay vergüenza en admitir que no entiendes una frase específica si alguien la usa. Puedes aprovechar la oportunidad para bromear sobre haber crecido protegido y pedirles recomendaciones sobre cosas en las que sumergirte para que “entiendas” de lo que están hablando. 99 de cada 100 veces, estarán ansiosos por exponerte a la tonelada de cosas que te has perdido.

6. Carecen de mecanismos de afrontamiento.

Muchas personas que tuvieron una infancia/adolescencia protegida tuvieron una exposición mínima a situaciones desagradables o difíciles. Por ejemplo, es posible que los padres lo hayan mantenido alejado de los funerales familiares, por lo que aún no tuvo que enfrentarse a la realidad de la muerte. O le impidieron ver programas de televisión o películas que tuvieran violencia, sexualidad, etc.

Si bien esto podría haberte permitido mantener una existencia en una burbuja inocente aparentemente “segura”, ciertamente no te permitió desarrollar ningún mecanismo de afrontamiento. La vida puede ser fea, violenta y dura. Si no desarrollamos habilidades de afrontamiento a una edad temprana, puede ser devastador aprender a lidiar con las curvas de la vida en la edad adulta.

Una excelente manera de superar este tipo de refugio es hacer cosas que te hagan sentir incómodo intencionalmente. ¿Conoces el dicho «haz una cosa todos los días que te asuste»? No tienes que seguir esa guía con precisión, pero haz cosas que te saquen de tu zona de confort.

Ve al cine solo o come en un restaurante solo. Lidia con el ratón muerto en la trampa por tu cuenta. Visite a los ancianos en una residencia de cuidado para sentirse más cómodo con el proceso del final de la vida. Estas situaciones serán difíciles pero te permitirán expandir tus zonas de confort.

7. Todos los demás saben mejor.

Muchas personas que han sido protegidas han aprendido a obedecer a sus familiares mayores, maestros y clérigos, a menudo sin dudarlo. Se les enseña a creer que no pueden tomar decisiones de vida por sí mismos simplemente porque aún no han tenido suficiente experiencia de vida para hacerlo.

Es común que aquellos que crecieron en comunidades muy religiosas difieran y se sometan a los ancianos de su comunidad. ¿Cuándo tendrá una persona la oportunidad de desarrollar dicha experiencia de vida? Ciertamente no cuando están obedeciendo constantemente las órdenes de otras personas.

Nueve de cada diez veces, no necesitas recibir críticas de nadie. El hecho de que otros tengan más experiencia con una situación no significa que sepan qué es lo mejor para USTED. Se le permite tener sus propias opiniones.

Siga sus instintos y tome las decisiones que considere adecuadas para sus necesidades. Incluso si tomas la decisión equivocada, esa es una gran oportunidad de aprendizaje.

8. Sienten la necesidad de pedir permiso para vivir su vida.

Esto va junto con el signo anterior. No se trata solo de ceder ante otras personas con respecto a la experiencia de vida, sino de sentir que necesitas tener “permiso” para hacer las cosas que quieres hacer.

Este comportamiento es común cuando las personas tenían padres que los microcontrolaron durante la mayor parte de sus vidas. Sus padres decidían lo que podían o no comer, beber, vestir, mirar o con quién podían pasar el tiempo.

Puede manifestarse en sentimientos de culpa si quiere comer cereal para la cena o usar algo que un miembro de la familia podría desaprobar. Tal vez quieras leer un libro toda la tarde en lugar de hacer las tareas del hogar. O siente una intensa culpa o vergüenza por la intimidad sexual debido a lo que su familia podría pensar.

Tu vida es tuya y solo tú decides qué hacer con ella.

9. Parece que siempre necesitan ayuda.

¿Tratas de hacer cosas nuevas por tu cuenta cuando es necesario? ¿O pides ayuda por defecto antes de intentarlo?

Este comportamiento a menudo ocurre cuando las personas temen cometer errores, por temor al castigo o la burla. ¿Tus padres te molestaban si sacabas malas notas en la escuela? ¿O te impidieron aprender habilidades para la vida como cocinar porque no querían que estropearas nada?

Si es así, es posible que deje que otra persona tome la iniciativa incluso en asuntos básicos porque tiene aversión a los comentarios negativos.

La única manera de superar esto es haciendo las cosas tú mismo. ¿Necesitas colgar algo en la pared y no sabes cómo? Busque un tutorial en línea e intente hacerlo usted mismo. Lo mismo ocurre con la cocina, la carpintería, coser un botón en los pantalones; casi cualquier cosa que necesites aprender a hacer como adulto tiene un práctico video de instrucciones en YouTube que puedes seguir.

10. Su enfoque del riesgo está polarizado.

Las personas protegidas pueden ir en cualquier dirección cuando se trata de riesgos. Aquellos que temen el juicio negativo (como se mencionó anteriormente) a menudo tratan de evitar el riesgo siempre que sea posible. Por el contrario, aquellos que quieren «pegarse a» quien los asfixió en su infancia o adolescencia pueden tomar riesgos innecesarios como una forma de desafío.

Ambos pueden ser buenos en las circunstancias adecuadas y ambos pueden ser perjudiciales. La clave es determinar cuál de estos hacer en qué momento.

Si eres evasivo, trata de tomar pequeños riesgos que no te devastarán por completo si fallas. Por ejemplo, arriésgate e invita a alguien a tomar un café. El riesgo de rechazo existe, pero no es tan dañino como agarrar una serpiente de cascabel con las manos desnudas.

Por el contrario, si descubre que está tomando riesgos significativos por la emoción de hacerlo, intente hacerlo de una manera más productiva. Ponte a prueba para asumir riesgos que serán de beneficio para ti o para los demás.

Haz paracaidismo para recaudar dinero para obras de caridad. Obtenga un permiso para conducir autos de carreras en una pista. Trate de caminar por el sendero de los Apalaches con amigos o rafting en aguas bravas solo por la exaltación de sentirse vivo y libre.

Cómo “desprotegerse” usted mismo

Haber vivido una vida protegida no debería desanimarte de buscar otra forma de vida. Puedes hacer muchas cosas diferentes para ampliar tus horizontes, tanto en sentido figurado como literal.

Viajar.

Si nunca se ha aventurado más allá de su condado o estado, entonces expanda un poco su mundo. Comience cerca de casa; tal vez la siguiente ciudad si te sientes nervioso, o el siguiente estado si te sientes un poco más aventurero.

Una vez que te hayas dado cuenta de que sobrevivirás a tales aventuras, amplía tu círculo un poco más. Tome un tren al otro lado del país o asista a un festival u otra reunión divertida.

Siga ampliando su círculo a medida que se sienta más cómodo y confiado al viajar. Antes de que te des cuenta, es posible que estés viajando por todo el mundo con regularidad.

Viajar no solo te hace darte cuenta de lo autosuficiente que puedes ser, sino que también te expone a personas de todas las diferentes castas y culturas. Viajar puede mejorar tu confianza en ti mismo cuando interactúas con nuevas personas que conoces.

Vuélvete más sobreviviente.

Algunas personas que se mudan de un entorno rural muy protegido a una gran ciudad pueden sentir que están en una desventaja significativa. Los atracos, las agresiones, los allanamientos y el acoso pueden formar parte de la vida cotidiana en muchas ciudades.

La clave en estas situaciones es tomar medidas de precaución y saber hacer frente a estas situaciones cuando se produzcan.

No te conviertas en un objetivo caminando con la billetera en la mano o yendo solo a áreas sórdidas por la noche. Mejore su estado físico, no solo haciendo pesas en el banco para verse bien en la playa, sino también su resistencia para que pueda correr durante más de un minuto si lo necesita.

Obtenga algunas técnicas de defensa personal en su haber. Te sentirás más seguro para manejar cualquier situación en la que te encuentres.

Aprende a hacer cosas nuevas.

El conocimiento trae seguridad y confianza.

Aprende a hacer tantas cosas diferentes como sea posible, desde cocinar hasta cambiar neumáticos. La plomería básica, la carpintería, la costura y el cultivo de alimentos son solo algunas de las áreas en las que es vital aprender los conceptos básicos.

Tome posesión de sus habilidades únicas favoritas y hágalas parte de su identidad.

¿Creciste en una granja Amish? En lugar de intentar adaptarte a un mundo moderno que no te gusta especialmente, hazte un hueco con tus habilidades.

¿Tienes habilidades como herrador o herrero? Si solo hay un par de otros en toda su región, eso puede abrir algunas oportunidades de empleo sustanciales para usted.

¿Puedes hornear pan y pasteles realmente increíbles? Obtenga un préstamo y abra una auténtica panadería Amish en su vecindario. Es posible que haya crecido protegido, pero probablemente también tenga algunas técnicas espectacularmente geniales en su haber.

Crea una esfera en la que te sientas cómodo.

Parte de «desprotegerse» a sí mismo significa aceptar las realidades a menudo duras de la vida.

Ser más conocedor del mundo y menos protegido no significa que deba ser dañado o deprimido por esta realidad. La vida puede ser más fácil para aquellos que no son conscientes de la dureza del mundo, pero es más probable que esas personas den por sentadas la belleza y la comodidad como resultado.

La clave es encontrar un equilibrio saludable entre las dos polaridades.

Si encuentra que la sobreexposición a las crueldades del mundo lo deprime, limite la cantidad de información sobre el mundo que permite en su esfera. Limite las redes sociales y no lea las noticias; solo enfócate en tu comunidad. No hay nada de malo en mantener tu esfera relativamente pequeña siempre y cuando no te cierres por completo.

“Piense globalmente, actúe localmente” es una frase clave que funciona para otros y es notablemente autoafirmante. Incluso si no puedes alimentar y vestir al mundo, puedes hacer algo para mejorar tu comunidad.

No es necesario que seas “consciente” de todo: terminarás con fatiga por compasión. Cuando estás inundado de cosas horribles día tras día, tu propia vida puede comenzar a sentirse sin sentido. Incluso puede comenzar a sentirse culpable por ser feliz o disfrutar cualquier cosa cuando otros están experimentando tanto sufrimiento.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

10 Signos Evidentes de una Persona Protegida

Introducción

Cuando se trata de la seguridad personal, es importante estar consciente de los signos que indican que una persona está protegida. La seguridad es algo que todas las personas deben tomar en serio, ya que protege tanto a la persona como a sus bienes.

¿Cómo Detectar a una Persona Protegida?

Estos son los 10 signos evidentes de una persona protegida:

  1. Cámara de seguridad: Siempre es una buena señal observar que la persona tiene cámaras de seguridad en su propiedad. Esto indica que está preocupada por su seguridad y que está dispuesta a tomar medidas para protegerse.
  2. Alarma: La presencia de una alarma en la casa, edificio o coche también indica que la persona está protegida. Las alarmas son una medida efectiva para prevenir robos y proteger los bienes.
  3. Amigos y familiares: Una persona protegida generalmente tiene un grupo sólido de amigos y familiares que la apoyan en tiempos de necesidad. Tener este tipo de apoyo es importante en caso de emergencias.
  4. Auto-defensa: Si la persona está capacitada en técnicas de lucha o tiene una formación en artes marciales, es un signo de que está interesada en protegerse a sí misma.
  5. Seguro: Una persona que está protegida también tiene seguro. Ya sea un seguro de salud, de hogar, de auto o cualquier otro tipo, tener uno indica que la persona se preocupa por su bienestar financiero y por proteger los bienes que posee.
  6. Servicio de emergencia: Si la persona tiene acceso a un servicio de emergencia, tal como una línea directa a la policía o una ambulancia, esto significa que está consciente de los posibles peligros y quiere estar preparada para cualquier eventualidad.
  7. Dispositivos de bloqueo: Tener cerraduras de seguridad y dispositivos de bloqueo en las puertas y ventanas es un signo evidente de que la persona está protegida. Estos dispositivos previenen la entrada de intrusos no deseados.
  8. Plan de contingencia: Una persona protegida también tiene un plan de contingencia en caso de emergencia. Tener un plan en su lugar indica que está preparada para enfrentar situaciones de riesgo y sabe cómo reaccionar en caso de emergencia.
  9. Signos de precaución: Los signos de precaución en la propiedad, tales como las señales de «Cuidado con el perro» o «Propiedad bajo vigilancia», son signos visibles que la persona está preocupada por su seguridad e intenta disuadir a los posibles intrusos.
  10. Entorno seguro: La presencia de guardias de seguridad, cámaras de vigilancia o patrullas de policía en la localidad también son signos de que la persona vive en un entorno seguro.

Conclusión

Conocer los signos evidentes de una persona protegida puede ayudarte a evaluar la seguridad de tu entorno y a tomar medidas para mejorar la protección de tu persona y de tus bienes. Recuerda que la seguridad personal es importante y nunca está de más ser precavido.

Deja un comentario