11 consejos importantes si sientes que tu vida no va a ninguna parte

¿Te sientes atrapado en una rutina aburrida y sin rumbo fijo? A veces puede resultar difícil encontrar la motivación para seguir adelante cuando sientes que tu vida no va a ninguna parte. Pero no te preocupes, estamos aquí para ayudarte. En este artículo te presentamos 11 consejos importantes que te ayudarán a darle un nuevo sentido a tu vida y empezar a vivir plenamente. ¡Sigue leyendo y descubre cómo transformar tu vida!

Consulte a un entrenador de vida para que lo ayude a hacer cambios en su vida para que sienta que va a alguna parte. Simplemente haga clic aquí para encontrar uno ahora.

¿Sientes que tu vida no va a ninguna parte?

¿Parece que todo lo que haces es trabajar, comer, dormir, repetir?

¿Estás aburrido de la monotonía?

No estás solo. Casi todo el mundo se siente así en algún momento; atrapado en una rutina de monotonía y apatía.

Pero lo tienes dentro de ti mismo para cambiar esto. Puedes descubrir una nueva dirección en la vida y tomarla.

Así es como.

1. Aprecia lo lejos que ya has llegado.

El primer paso para combatir la idea de que tu vida no va a ninguna parte es darte cuenta de lo lejos que has llegado.

Mire hacia atrás en su pasado, y no solo el pasado cercano, sino años atrás, y verá que la vida que lleva ahora es diferente de lo que fue una vez.

La única conclusión que posiblemente puedas sacar es que tu vida no ha sido del todo estática, estacionaria, sin cambios. Vas a algún lado. Estás desarrollándote, cambiando, creciendo.

Incluso si tu vida se siente bastante repetitiva en este momento, no será así para siempre.

Verá, la vida tiende a ser una serie de períodos relativamente largos de estabilidad puntuados de vez en cuando por un período más corto de cambio.

De niño, vas a la escuela durante muchos años solo para que esa constancia se acabe de repente. Luego puede ir a la universidad donde las cosas son muy diferentes, o dirigirse directamente al mundo laboral donde la vida es aún más diferente.

Puede permanecer en un trabajo durante mucho tiempo, pero es más probable que tenga varios trabajos a lo largo de los años. Estos cambios de puesto y/o empresa se producen entre períodos en los que no sucede gran cosa en su vida laboral.

Luego están los temas del amor, el romance y la familia. Nuevas parejas, relaciones largas, períodos de soltería, casarse, mudarse juntos, tener hijos… todos estos son signos de que su vida se dirige a alguna parte.

Es solo que pueden pasar años sin que ocurra ninguno de estos cambios importantes en la vida. Es entonces cuando puedes sentir que tu vida no va a ninguna parte.

2. Pregúntate cómo quieres que sea tu vida.

Ahora que ha mirado hacia atrás en el pasado, dirija su atención hacia el futuro e imagine una vida con la que sería feliz y estaría satisfecho en su mayor parte.

¿Dónde estás? ¿Con quién estás? ¿Qué trabajo tienes? ¿En qué gastas tu tiempo? ¿En qué gastas tu dinero?

Tal vez vives en una gran ciudad, estás con una pareja a largo plazo, estás trabajando en un trabajo que disfrutas, pasas los fines de semana practicando deporte o inmerso en el arte y la cultura, ahorras para irte de vacaciones y viajes regulares.

O tal vez tu vida ideal se ve un poco diferente.

Siéntate y piensa detenidamente en la vida que tienes por delante. ¿Cómo quieres que se vea?

Pero no caiga en la trampa de imaginar cómo cree que debería ser la vida en función de las expectativas de los demás o de la sociedad en general. Si quieres hacer algo muy diferente a la ‘norma’, entonces hazlo; después de todo, esta es tu vida.

Y no piense que no puede cambiar esta visión de su futuro a medida que continúa desarrollando una dirección en su vida. Nada permanece igual: ni el mundo, ni la economía, ni usted, ni sus necesidades y deseos.

Manténgase flexible y tenga la mente abierta a las oportunidades que surjan o a las diferentes perspectivas de la vida que encuentre.

3. Pregunte qué le falta a su vida.

Con un futuro en mente, es hora de mirar su situación actual y averiguar qué es lo que le falta actualmente.

¿Con qué estás insatisfecho? ¿Qué te ha decepcionado tanto de tu vida en los últimos años? ¿Por qué sientes que tu vida no va a ninguna parte?

¿Estás aburrido con todo?

¿Te resulta demasiado estresante?

¿Se han deteriorado sus relaciones con los demás?

¿Tus pasatiempos ya no te traen alegría?

Este enfoque puede parecer bastante negativo, pero hacer un balance de dónde y quién eres en este momento es importante si deseas mejorar tu situación.

4. Establezca algunas metas.

Con una imagen más clara de dónde se encuentra y dónde desea estar, es hora de cerrar esa brecha.

Y ese puente se construye alrededor de las metas.

Las metas te ayudan a pasar de A a B. Proporcionan el marco para los cambios que deseas hacer en la vida.

Así que tome esa vida futura que imaginó tan claramente en el segundo punto y conviértala en una serie de grandes metas a largo plazo.

Quiere comprar un apartamento en la ciudad. Ese es un objetivo.

Quieres estar en una relación sana y amorosa. Ese es un objetivo.

Cada aspecto importante de esa vida se convierte en una meta a largo plazo.

Pero cuando la brecha entre donde estás ahora y donde quieres estar es grande, no puedes saltarla de una sola vez.

Ahí es donde entran las metas a mediano plazo y las metas a corto plazo.

Piense en estos como peldaños que tiene que caminar, uno por uno, hasta llegar a la gran meta al final del camino.

¿Quieres ese trabajo soñado que disfrutas y que paga bien? Es posible que deba obtener más calificaciones, obtener suficiente experiencia, trabajar en varios trabajos relacionados a lo largo del tiempo para obtener una comprensión completa de la industria. Es posible que incluso deba mudarse a donde se encuentran muchos de esos trabajos.

¿Quieres comprar una casa? Eso implicará ahorrar para un depósito, lo que podría significar volver a vivir con tus padres por un tiempo. Puede comprometerse a ahorrar X cantidad por mes, lo que probablemente implicará algunos sacrificios en términos de su vida social y los gastos relacionados. Es posible que deba comenzar en un peldaño más bajo y más barato de la escalera de la vivienda antes de abrirse camino hasta un lugar que es lo que desea, donde desea.

Sea lo que sea que veas en tu futuro, divídelo en partes más pequeñas, del tamaño de un bocado, en las que puedas trabajar poco a poco.

Las metas son uno de los antídotos clave para una vida que no va a ninguna parte. Literalmente definen hacia dónde va tu vida, o al menos la dirección en la que esperas viajar.

5. Desarrolla hábitos positivos que te ayuden a alcanzar tus metas.

Incluso más pequeños que la más pequeña de las metas son los hábitos. Son las cosas que haces día tras día, a menudo sin ni siquiera ser consciente de ellas.

Y el hecho de que los haga con tanta frecuencia es lo que los convierte en una herramienta tan poderosa para alcanzar sus metas y cambiar su vida. Es el efecto combinado de tantas pequeñas acciones que se convierten en resultados tan grandes.

Digamos que uno de sus objetivos a largo plazo es perder 50 libras porque sabe que tiene sobrepeso y desea estar y sentirse más saludable.

Ahora digamos que uno de sus hábitos actuales es tomar un bocadillo de papas fritas o chocolate cada vez que llena gasolina. Si puede cambiar ese hábito y recoger una manzana, una naranja o un plátano, con el tiempo estará dando muchos pequeños pasos hacia su meta.

Si su objetivo es conocer gente nueva y hacer nuevos amigos, puede desarrollar el hábito de recordar el nombre de una persona y saludarla usándolo. De esa manera, pensarán más positivamente en ti y aumentará la probabilidad de que se conviertan en amigos.

Mire su vida diaria e identifique todos sus hábitos principales. Luego, vea si alguno de estos necesita ser adaptado o eliminado para que tenga una mejor oportunidad de alcanzar sus grandes metas en la vida.

Establecer los hábitos correctos puede ayudarlo a desarrollar y mantener el impulso porque se hace con regularidad. Así que no subestimes su importancia.

6. Sé agradecido por las cosas buenas de tu vida.

Incluso cuando parezca que tu vida no va a ninguna parte, sin duda habrá cosas que disfrutes.

Es posible que no aprecies completamente esas cosas en este momento, pero si puedes aprender a estar realmente agradecido por ellas, te ayudará a sentirte más positivamente acerca de tu vida.

Como se mencionó anteriormente, habrá largos períodos en los que nada cambie mucho en su vida, y aunque el cambio puede ser emocionante y refrescante, es importante no pasar por alto las cosas simples de la vida.

Bebidas con amigos, un día en familia en el zoológico, disfrutar de las flores de primavera en su jardín, incluso las alegrías de ver una serie en Netflix: claro, es posible que no coincidan con los momentos más importantes de la vida, pero aún así son importantes.

La gratitud regular mantiene a raya los sentimientos de escasez y anhelo. En lugar de ver todo lo que no tienes y una vida que no va a ninguna parte, ves todas las cosas maravillosas que tienes en una vida que te llena a su manera.

Así que mire cuidadosamente y sienta y muestre gratitud en cada oportunidad.

7. Vive la vida en el momento presente.

En este momento, es posible que esté obsesionado con vivir una vida diferente, una que sea más emocionante y agradable que la que lleva ahora.

Pero esta fijación significa que no aceptas por completo todo lo que está sucediendo en este momento, a tu alrededor.

Esta mentalidad y enfoque roba la vitalidad del momento presente. Embota tus sentidos y hace que todo parezca un poco menos increíble y un poco más… ¡meh!

La verdad es que una vida que se vive en el momento presente no necesita ir a ninguna parte. Es suficiente.

Ya no te preocupas por lo que ‘deberías’ hacer con tu vida porque estás totalmente envuelto en vivirla.

Para saber cómo, consulta nuestro artículo sobre este tema: Cómo vivir el momento presente

8. Deja de comparar tu vida con la vida de los demás.

Puede sentir que está parado y que su vida no va a ninguna parte porque hay personas a su alrededor cuyas vidas parecen moverse muy rápido.

Pueden estar emparejados, comenzar nuevos trabajos, mudarse de casa, casarse, tener hijos o algo completamente diferente, todo mientras su vida apenas cambia.

Puede sentir que se está quedando atrás.

Pero vale la pena recordar que los grandes cambios se producen entre períodos más largos de estabilidad. Entonces, si alguien está pasando por muchos eventos que cambian la vida en este momento, es probable que las cosas se calmen en el futuro cercano.

Y el hecho de que su vida esté resuelta ahora no significa que no se avecinan grandes cambios, especialmente ahora que se ha fijado metas firmes.

Así que, por favor, deja de comparar tu vida con la vida de los demás.

La vida no es una carrera; la vida es un viaje. Y su viaje lo llevará a lugares diferentes a los viajes de su amigo, su hermano, su colega y todos los demás.

Esos viajes a veces son rápidos y otras veces lentos, pero la velocidad es irrelevante. Algunas cosas son urgentes, pero la mayoría de las cosas no lo son, y aún más se disfrutan mejor a un ritmo más pausado de todos modos.

9. Deja de presionarte.

Puede sentir que su vida no va a ninguna parte porque cree que debe tener un propósito claro y obvio; un sentido de lo que deberías estar haciendo y cómo deberías estar viviendo.

Usted, como muchas otras personas, puede incluso pasar mucho tiempo contemplando cuál es el propósito de la vida.

Pero el gran problema con esta búsqueda constante de algún principio rector es que te pone bajo mucha presión.

Si crees que la vida tiene un punto particular, seguramente sentirás que a tu vida le falta el punto que sea.

¿Quién dice que tienes que lograr X, Y o Z para que tu vida signifique algo?

¿Quién dice que tienes que ser cierta persona y vivir de cierta manera?

La respuesta: nadie.

Si sientes que tu vida es un poco igual y no es realmente lo que esperabas, eso es una cosa. Otra cosa es tener grandes expectativas de una vida cambiante llena de algún elemento místico llamado propósito.

Como hemos descubierto, no es así como funciona la vida.

Así que relájese y deje de exigir vivir una vida que sea siempre satisfactoria y nunca aburrida.

10. Asuma la responsabilidad de su vida.

Por otro lado, para no presionarse a sí mismo, está la importancia de asumir la responsabilidad de su vida.

Si bien no puedes controlar toda tu vida, puedes controlar mucho.

En primer lugar, tiene cierto control sobre su reacción emocional a las situaciones en las que se encuentra, incluida la situación de sentir que su vida no va a ninguna parte.

Esa es una emoción que se puede desafiar, y algunos de los otros puntos de este artículo deberían ayudarlo a hacerlo.

También puede ser responsable de esforzarse para lograr los objetivos de los que hablamos anteriormente.

La responsabilidad es importante y da poder. Cuando te das cuenta de que tienes una gran influencia en el resultado de una situación y en tu vida en general, tienes una idea del poder que está en tus manos.

Inicialmente, eso puede ser un poco desalentador, pero también es motivador porque te das cuenta de que ya no eres un pasajero en tu vida.

Responsabilidad significa mostrarse en la vida y ser un actor dentro de ella, no un mero espectador que mira desde lejos. Tienes un papel, tienes algo que decir, tienes una influencia que se extiende más allá de tu propia burbuja.

Tu importas. Tu vida y cómo la llevas es importante. Entiende esto y encontrarás la manera de hacer los cambios en tu vida que te llevarán a donde deseas estar.

11. Trabaja con un entrenador de vida.

Hay mucho que digerir en este artículo y muchos pasos a seguir. Puede parecer un poco desalentador comenzar el viaje.

Pero no tienes que hacerlo solo. Es posible que desee considerar un socio responsable: un amigo o familiar que también tiene una meta por la que están trabajando en la que pueden ayudarse y apoyarse mutuamente si uno o ambos se desvían de la pelota.

Alternativamente, puede buscar conectarse con un entrenador de vida que tenga los conocimientos y la experiencia para ayudarlo a descubrir qué camino desea tomar y luego guiarlo a lo largo de él.

Lo harán responsable y al mismo tiempo se asegurarán de que se mueva a un ritmo que le convenga y en una dirección con la que se sienta cómodo.

Si cree que esto es algo que le gustaría seguir, haga clic aquí para ubicar un entrenador de vida cerca de usted, o uno que pueda trabajar virtualmente con usted desde la comodidad de su hogar.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

11 Consejos Importantes si sientes que tu vida no va a ninguna parte

  1. Identifica el problema: Tómate el tiempo para reflexionar y analizar por qué sientes que tu vida no está avanzando. Una vez que tengas claro cuál es el problema, podrás buscar soluciones efectivas.
  2. Aprende algo nuevo: No importa cuánto sepas. Siempre hay algo nuevo por aprender. Empieza por un tema que te apasione y sigue avanzando a partir de ahí.
  3. Define tus metas: Si no sabes hacia dónde vas, difícilmente conseguirás llegar. Define tus metas a corto, mediano y largo plazo. Esto te ayudará a darle un sentido a tu vida.
  4. Rodéate de personas positivas: No te nos hagas que no te ha pasado que cuando has estado rodeado de personas negativas, te sientes que tu mundo se pone gris y te sientes inferior. Busca personas con las que puedas pasar tiempo y que motiven tu crecimiento personal y profesional.
  5. Aprende a decir «No»: Es importante aprender a decir «no» a tareas, trabajos, y personas que no te aportan nada o que te restan energía.
  6. Encuentra tu propósito: A veces, nuestra sensación de estancamiento se debe a que no estamos haciendo algo que realmente amamos. Encuentra aquello que te apasiona y trabaja en ello.
  7. Vive en el presente: En ocasiones, nos preocupamos tanto por el futuro que dejamos de disfrutar del presente. Recuerda que el momento es ahora, no mañana ni ayer.
  8. No te compares con los demás: Cada persona tiene su propio camino y sus propios ritmos. Es importante valorar y respetar nuestros propios logros y no compararnos con los demás.
  9. Sal de tu zona de confort: El crecimiento personal viene cuando nos enfrentamos a nuevos retos y salimos de nuestra zona de confort. Atrévete a hacer algo diferente.
  10. Cuida tu salud: Una mente y cuerpo saludables son fundamentales para tener una vida plena. Haz ejercicio, come bien y duerme suficiente.
  11. Practica la gratitud: Agradecer por lo que tenemos nos ayuda a valorar lo que somos y lo que tenemos. Practica la gratitud diariamente para tener una perspectiva más positiva de tu vida.

Deja un comentario