11 síntomas de una mentalidad de autodesprecio (+ cómo superarlo)

¿Te has sentido alguna vez incapaz, inútil o como si no merecieras nada bueno en la vida? Estos son solo algunos de los síntomas de tener una mentalidad de autodesprecio, que puede afectar a nuestra autoestima, salud mental y relaciones interpersonales. En este artículo te presentaremos 11 síntomas de esta mentalidad, y lo más importante, cómo superarla y comenzar a cultivar una mejor relación contigo mismo. ¡No te lo pierdas!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Somos nuestros peores críticos.

En verdad, nos castigamos por cosas en las que otros ni siquiera pensarían, y mucho menos nos regañarían, y a menudo nos mantenemos en estándares casi imposibles.

Todo eso es bastante normal.

Lo que puede ser motivo de preocupación es cuando varios factores contribuyentes se unen para hacer que realmente nos despreciemos a nosotros mismos…

…que puede tener algunas consecuencias bastante devastadoras si no se soluciona lo antes posible.

Puede filtrarse en la vida diaria y causar estragos en nuestras relaciones, trabajo y bienestar general.

Más adelante, exploraremos algunos de los síntomas clave de una mentalidad de autodesprecio, pero antes de hacerlo, preguntémonos de dónde viene.

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude a superar tus sentimientos de autodesprecio. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

Las raíces del autodesprecio

Seamos claros: no existe una causa singular para el desprecio por uno mismo. La mente humana es demasiado compleja para destilarla en una sola razón general.

Pero podemos tratar de identificar algunas de las cosas que pueden contribuir a una imagen menos optimista de uno mismo.

Algunas personas pueden aprender a odiarse a sí mismas después de años de abandono cuando eran niños. Se les puede «enseñar» a tener una baja opinión de sí mismos debido a la forma en que se les trata y se les habla.

Sus cuidadores pueden haber llevado a casa el mensaje de que no valen nada, son inútiles y no merecen amor, y el niño crece creyendo esto.

De manera similar, el abuso emocional y psicológico en la edad adulta puede desmantelar una imagen propia saludable y conducir a una distorsión de las creencias y pensamientos de uno.

El trauma en cualquier etapa de la vida puede causar grandes cambios en la forma en que nos vemos a nosotros mismos y en nuestra autoestima. Los eventos singulares pueden causar ondas que se extienden hacia nuestro futuro y erosionan los cimientos de nuestro concepto de nosotros mismos.

A menudo experimentado como parte de una depresión más amplia, el desprecio por uno mismo también puede tener una causa química. Es posible que los cerebros de los pacientes no funcionen como deberían y esto puede conducir a un desequilibrio de ciertos procesos químicos.

Y algunas personas pueden tener cerebros que están conectados de manera diferente a los demás lo que conduce al odio hacia uno mismo.

Este cableado y los cambios químicos resultantes pueden estar vinculados a las experiencias de una persona y también pueden tener un factor genético.

El autodesprecio a menudo se refuerza a sí mismo

¿Alguna vez has oído hablar del sesgo de confirmación?

Es la tendencia de la mente humana a buscar evidencia que respalde sus creencias. O interpretar la evidencia que podría contradecir sus creencias como falsas.

Entonces, si cree en una idea en particular (que el cambio climático no se debe a las acciones de la humanidad, por ejemplo), no solo busca evidencia que confirme su punto de vista, sino que desacredita todo lo que pueda contradecirlo (mientras que simultáneamente ignora las fallas en el evidencia de apoyo).

¿Qué tiene que ver esto con el autodesprecio?

Bueno, la gente no se odia a sí misma sin razón. Es posible que tengan una larga lista de cosas sobre sí mismos que no les gustan.

Defectos que creen tener.

Aspectos de sus cuerpos o mentes o incluso de sus espíritus que creen que están “equivocados” de una forma u otra.

Y buscan formas de confirmar estos pensamientos y creencias mientras refutan cualquier cosa que pueda sugerir lo contrario.

Y la «evidencia» que encuentran para confirmar su autodesprecio es a menudo tenue en el mejor de los casos y, a veces, una pura fabricación de sus propias mentes.

Las fallas de cualquier tipo se ven completamente como negativas y no como las experiencias de aprendizaje que realmente son.

Son simplemente una excusa para que se castiguen aún más. Menospreciar sus habilidades y considerarse incapaces e incompetentes.

Cuando interactúan con otras personas, buscan cualquier respuesta que pueda confirmar sus creencias. Y si estos no se presentan, pueden engañar a las personas o simplemente inventarlos en sus mentes.

Ellos “ven” las cosas en el comportamiento de otras personas como un reflejo de su propia valía.

Reciben críticas mientras ignoran los elogios.

Se enfocan en los detalles más pequeños mientras ignoran el contexto y el sentimiento general.

Quieren creer que su autodesprecio está completamente justificado.

No quieren creer que puede no estar justificado.

Los síntomas del autodesprecio

Cuando alguien se desprecia a sí mismo, influye en su forma de pensar y comportarse.

Estos pensamientos y acciones pueden considerarse síntomas de la creencia general de que la persona no es «buena» o no merece nada.

Hay muchos, pero aquí hay 11 de los más comunes.

1. Comer de más o de menos

Muchas personas que luchan contra el autodesprecio se castigan a sí mismas con la comida: ya sea por no comer lo suficiente o por atracones.

Aquellos que se niegan a sí mismos la comida a menudo sienten que no merecen el alimento, o se negarán a sí mismos todo, excepto los alimentos que no les gustan, como una especie de castigo por existir.

Los que comen en exceso lo hacen para luego sentir vergüenza: es una sólida excusa para despreciarse a sí mismos.

2. Negligencia Física

Las personas pueden dejar de bañarse regularmente, dejar de cepillarse el cabello o los dientes, usar la misma ropa para dormir que usaban durante el día, etc.

Dejan de preocuparse por su apariencia física y descuidan incluso los aspectos básicos de la higiene personal…

…no necesariamente porque realmente no les importe, sino porque pueden sentir que no merecen verse o sentirse “bien”.

Se castigan a sí mismos con negligencia y luego se sienten validados por odiarse a sí mismos cada vez más.

3. Derrotismo

«¿Por qué molestarse en intentarlo? De todos modos, voy a apestar».

“Voy a fallar en esto”.

«Esto no va a funcionar».

El diálogo interno negativo como ese prepara a una persona para el fracaso, lo que refuerza su sentido de autodesprecio y vergüenza.

También les impide participar en cualquier cosa que pueda traerles alegría o satisfacción, ya que se han convencido de antemano de que apestarán en todo lo que intenten.

4. Auto-sacrificio

Ya sea en un intento de castigarse a sí mismos por diversas razones, o en un débil intento de ganar valor a los ojos de otras personas, las personas que sufren de desprecio por sí mismas a menudo se sacrificarán de muchas maneras diferentes.

Como no pueden generar ningún sentimiento de orgullo por sí mismos, intentan parecer nobles en acción para que otros se apiaden de ellos y los valoren por su martirio.

En su sufrimiento, obtienen una medida de autoestima, incluso si las acciones que toman los están destruyendo a ellos y a todos los que los rodean.

5. Aquiescencia

La persona que se desprecia a sí misma y a las circunstancias de su vida puede simplemente “recostarse y tomarlo” en lugar de hacer algo al respecto.

Pueden quejarse amargamente de la mano que les ha tocado, pero si se les da la oportunidad de mejorar sus circunstancias, eligen ser pasivos y seguir tomándola.

Este tipo de comportamiento es comparable a agarrar con fuerza un carbón ardiendo en el puño, llorar por lo mucho que quema, pero negarse a abrir los dedos para soltarlo.

Tan pronto como eso sucediera, comenzarían a sanar… pero en cambio, se aferran.

6. Hostilidad hacia las “amenazas” percibidas

Pueden decidir que no les gusta un compañero en el trabajo porque creen que la otra persona es más valorada que ellos o es más probable que reciba la promoción que desean.

Pueden arremeter contra una pareja romántica por hablar con otra persona porque piensan que el otro es «mejor», más atractivo o más exitoso que ellos, y que su pareja los dejará por el otro.

Todo es una amenaza para el pequeño consuelo que pueden haber excavado para sí mismos, y se asustarán si algo los amenaza, incluso en teoría.

7. Gastos innecesarios

Cuando uno se odia a sí mismo por varias razones diferentes, la felicidad y la realización a menudo se obtienen a través de las posesiones materiales.

Una persona puede tener una colección a la que agrega cada vez que tiene dinero en efectivo para jugar, o se va de compras con la esperanza de que tal vez, solo tal vez, estas cosas nuevas sean la clave mágica para que se sienta realizado en lugar de hueco y lleno de vergüenza y odio hacia sí mismo.

Algunas personas incluso eligen gastar grandes cantidades de dinero en otras personas para tratar de demostrar que valen la pena.

Esto puede alienar a las mismas personas a las que intentan acercarse, ya que no hay muchos que se sientan cómodos siendo bombardeados con «cosas», especialmente si son caras.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

8. Aislamiento

Muchas personas que se revuelcan en el desprecio por sí mismas tienden a aislarse.

A veces es porque sienten que realmente no pertenecen a ningún grupo social y todos a su alrededor los odian de todos modos…

…así que en lugar de sentirse como un extraño, alienado y solo incluso en un grupo, se esconderán solos.

Si los invitan a salir, lo considerarán una lástima y pueden convencerse de que nadie más los entiende, y simplemente pasarán tiempo solos, en casa, deseando que las cosas fueran diferentes, pero sin hacer nada para que eso sea una realidad.

9. Abuso de drogas y/o alcohol

Los intoxicantes pueden hacer maravillas para adormecer las emociones incómodas o no deseadas, y tienen el beneficio adicional de hacer que el usuario se sienta absolutamente horrible al día siguiente.

Cuando las personas sufren de autodesprecio, tienden a sentir que se merecen las resacas y las consecuencias de su abuso de drogas.

Se alimentan de su propia vergüenza y terminan emborrachándose o drogándose de nuevo para escapar de los sentimientos vergonzosos y dolorosos.

Es un círculo vicioso del que es difícil salir, especialmente si una persona ha estado atrapada en esa rutina durante muchos años. Hay cierto consuelo en la auto-crueldad, por desgracia.

10. Sabotaje de relaciones

Dado que muchas personas que se odian a sí mismas sienten que no merecen amor, ni belleza, ni amabilidad, ni nada más que una patada en el estómago cuando ya están deprimidos, muchas de ellas sabotean sus relaciones para mantener otros se acerquen demasiado a ellos.

Pueden ser negligentes o abusar físicamente de sus parejas, o engañarlas, o simplemente maltratarlas en general…

…y luego, cuando la pareja se va, se sienten justificados en su comportamiento porque diablos, se fueron, ¿no es así?

Algunos que se odian a sí mismos incluso llegarán a abandonar y hacer fantasmas a sus parejas, incluso si realmente los aman y quieren estar con ellos.

La razón es que prefieren hacerse cargo y lastimar en sus propios términos, que arriesgarse a ser sorprendidos y lastimados cuando sus seres queridos eventualmente los dejen.

Algunos incluso consideran que ese tipo de abandono es un gesto noble: sienten que, dado que inevitablemente terminarán lastimando a sus seres queridos, de alguna manera es mejor para ellos dejar a sus seres queridos “libres”.

Libres del daño que podrían, posiblemente, infligir.

11. Negativa a obtener ayuda

Lamentablemente, una de las mayores características del desprecio por uno mismo es la negativa a recibir cualquier tipo de ayuda.

Una persona que está sumida en este tipo de mentalidad tiende a ignorar cualquier sugerencia de ese tipo, porque «saben» que no ayudará.

Que nada ayudará.

Que cualquier intento que hagan fracasará, y todos los terapeutas y consejeros simplemente les darán medicamentos (que sienten que no ayudarán) o pretenderán escuchar sus problemas, así que simplemente no tiene sentido.

Casi puede parecer que disfrutan de su miseria en algún nivel: encuentran un tipo de consuelo en la autocompasión y el odio a sí mismos, y no sabrían quiénes serían sin toda esa negatividad.

Incluso podrían tener miedo de que si se liberan de él, sería solo una solución temporal y luego regresaría con una venganza…

…así que es mejor seguir avanzando mientras se encuentra en un nivel que consideran manejable, independientemente de lo devastador que sea.

Esta negativa a obtener ayuda es una de las razones por las que las personas cercanas a la persona que se odia a sí misma terminan frustradas y, finalmente, derrotadas por su comportamiento.

No puedes ayudar a una persona que no está dispuesta a ayudarse a sí misma, y ​​ninguna cantidad de consuelo o amor incondicional obligará a una persona a obtener la ayuda que necesita.

Cómo abordar los sentimientos de autodesprecio

Cuando una persona quiere salir de la mentalidad en la que se encuentra, ¿cómo lo hace?

En primer lugar, vale la pena decir que SÍ es posible transformar la forma en que piensas sobre ti mismo. Y tu vida puede ser mejor gracias a ello.

Tienes que mostrar una voluntad de trabajar en ti mismo. Cualquier cambio de esta magnitud requerirá tiempo y esfuerzo.

No existe una cura mágica.

El cambio es un proceso y el camino no siempre es recto. Habrá contratiempos. Es posible que no siempre pueda ver lo que viene en la siguiente curva.

Pero si te apegas a ello, el camino eventualmente te conducirá a una forma nueva y más positiva de pensar en ti mismo.

Los profesionales realmente pueden ayudar

Como se discutió anteriormente, una persona que está sumida en el desprecio por sí misma puede ser escéptica acerca de cuánto puede ayudar un terapeuta o consejero profesional.

Para combatir esto, deben suspender su incredulidad y permanecer abiertos a la posibilidad de que este profesional sepa de lo que están hablando.

Puede que no confíen en sí mismos, pero deben confiar en los consejos que reciben y comprometerse a implementar las sugerencias que se les hagan.

En lugar de resistirse al proceso, podrían tratar de abordarlo con una actitud de «¿qué tengo que perder?»

Deben desafiar su derrotismo. Puede que no crean que va a funcionar, pero no deben poner excusas para no intentarlo.

Esto, en sí mismo, es una batalla, porque es probable que crean que no son dignos de sentirse bien consigo mismos.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Invierta el sesgo de confirmación

Anteriormente, explicamos cómo el sesgo de confirmación de una persona puede reforzar el autodesprecio que siente.

Pero este mismo mecanismo puede usarse para combatir esos mismos sentimientos.

Para que funcione, una persona debe tratar de permanecer consciente de sus propios pensamientos y comportamientos. Y deben guiar esos pensamientos a un lugar diferente al que naturalmente irían.

En un ciclo de retroalimentación negativa, busca información que confirme sus creencias de autodesprecio.

En un ciclo de retroalimentación positiva, puede buscar información que confirme cuán valioso es usted como persona.

Buscas a propósito instancias que muestren tu verdadero valor.

Estas serán a menudo cosas pequeñas, pero tienen un efecto acumulativo.

Tal vez hiciste reír a un colega. Tal vez cocinaste a tu familia una comida deliciosa que rápidamente felicitaron.

¿Ayudaste a un extraño que había tropezado y caído? ¿Te pidieron que jugaras un papel importante en el día de la boda de tu amigo?

Cuando suceda algo así, simplemente pregunte qué significa.

Sea crítico en su pensamiento y póngase en el lugar de un observador. ¿Qué pensarían si vieran estas cosas? ¿Qué impresión se llevarían de esa persona?

La respuesta cada vez debe ser, con suerte, que se están sumando al mundo en el que se encuentran y las vidas que comparten con los demás.

Son un contribuyente neto. La sociedad se beneficia de su presencia. Importan a los demás.

Estos son los tipos de pensamientos y creencias que necesitan ser confirmados por el sesgo de buscar las cosas positivas que haces o de las que eres parte.

Cuanto más buscas estas cosas, más tu mente puede formar un sesgo positivo que puede confirmar cada vez.

Pero hay otra parte de la ecuación.

Cada vez que tu mente vuelve a su tendencia actual de buscar lo negativo, debes tomar el pensamiento y ser tan crítico como puedas con él.

Esto significa realmente inspeccionar si su interpretación de los hechos es correcta o no.

Entonces, si crees que no le agradas a alguien por lo que dijo o hizo, pregúntate si este es realmente el caso o si tu mente simplemente ha insinuado esta razón en base a evidencia espuria.

Y si piensas que eres estúpido, trata de considerar los momentos en los que tu conocimiento y experiencia han contado. Momentos en los que alguien ha confiado en ti porque sabías algo que ellos no sabían.

Básicamente, debe rechazar su respuesta negativa inicial y cuestionar su validez.

Y cuanto más a menudo pueda hacer esto, mientras prepara la bomba de sesgo positivo al mismo tiempo, más podrá cambiar su forma de pensar.

¡A la autoaceptación y más allá!

No, no es el nuevo eslogan de Buzz Lightyear. Es el viaje que estás a punto de emprender.

Verás, los sentimientos que tienes por ti mismo se encuentran en algún lugar a lo largo de un espectro que va desde el odio hacia ti mismo hasta el amor propio. La autoaceptación se encuentra en algún lugar en el medio como este:

11 síntomas de una mentalidad de autodesprecio (+ cómo superarlo)

En este momento, puede ubicarse en el extremo izquierdo de esta línea, y su desafío es moverse lentamente a lo largo de ella hacia el centro.

La autoaceptación es suficiente para aspirar en este momento. El amor propio es algo por lo que casi todo el mundo se esfuerza. Pero la verdad es que la mayoría de la gente lucha con eso.

Si puede mantener el sesgo de confirmación positivo y detener el sesgo de confirmación negativo, eventualmente se encontrará moviéndose en una dirección positiva a lo largo de la línea:

11 síntomas de una mentalidad de autodesprecio (+ cómo superarlo)

Experimentará contratiempos en el camino. Habrá cierta resistencia a este cambio desde lo más profundo de su psique inconsciente.

No debería desanimarte saber que habrá luchas. Todos enfrentamos luchas. Superarlos puede ser uno de los momentos más enriquecedores de su vida.

Pero lo mejor es estar mentalmente preparado para ellos.

La clave es la persistencia y la constancia.

Y no debe volverse complaciente cuando se encuentra moviéndose en la dirección correcta.

La buena salud mental se parece mucho a la buena salud física: requiere que mantenga buenos hábitos de por vida.

Así como las personas que hacen dieta pueden ver su peso yo-yo, es posible experimentar un vaivén de su autoestima.

Pero, ¿qué es exactamente esta autoaceptación a la que aspiras?

Es una mentalidad que te permite ver quién eres aquí y ahora y aceptarlo, lo bueno y lo malo.

No es un sentimiento de impotencia. No eres tú quien dice: «No puedo cambiar quién soy».

Eres tú diciendo “Esto es lo que soy hoy y acepto esta realidad. Pero sé que lo tengo dentro para cambiar y crecer como persona”.

Se necesita mucha energía mental para NO aceptar quién eres en el momento presente. Es una forma de negación.

Y tan pronto como te liberas a la realidad de lo que es, esa energía puede usarse para otras cosas.

Así que mantén la autoaceptación mientras apuntas.

En este artículo, hemos hablado sobre las raíces del odio hacia uno mismo, hemos analizado algunos de sus síntomas y hemos explorado formas de superar esta mentalidad y avanzar hacia un lugar más pacífico y feliz.

El odio hacia uno mismo es una prisión dentro de la mente. Puede que te resulte familiar y seguro y que no quieras probar la libertad que existe en el exterior, pero una vez que lo hagas, te darás cuenta de lo restringido que estabas en realidad.

Sé bueno contigo mismo. Sepa que usted es digno de sentirse bien.

¿Aún no estás seguro de cómo resolver y superar tu autodesprecio? Hable hoy con un terapeuta que pueda guiarlo a través del proceso. Simplemente conéctese con uno de los terapeutas experimentados en BetterHelp.com.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Síntomas de una mentalidad de autodesprecio

1. Pensamientos negativos recurrentes

Los pensamientos negativos son un indicador de que deberíamos prestar atención a nuestra forma de pensar. Si tus pensamientos siempre son negativos, es muy probable que tengas una mentalidad de autodesprecio.

2. No te concedes méritos

Si nunca te concedes méritos o reconoces tus logros, es un signo de que no te aprecias a ti mismo lo suficiente.

3. Falta de confianza en ti mismo

Cuando no confías en ti mismo, puede ser difícil creer que puedes lograr algo. Esto puede ser un claro indicador de una mentalidad de autodesprecio.

4. Te sientes incómodo al recibir cumplidos

Si te sientes incómodo o incluso avergonzado cuando alguien te felicita o te da un cumplido, es probable que tengas una mentalidad de autodesprecio.

5. Tendencia a la autocrítica

Si tiendes a criticarte a ti mismo de forma constante hasta el punto de ser cruel o destructivo, es un signo claro de una mentalidad de autodesprecio.

6. No pides lo que necesitas

Cuando no pides lo que necesitas o mereces, es probable que tengas una mentalidad de autodesprecio. Aprende a pedir lo que necesitas y sé valiente al hacerlo.

7. Te sientes incapaz de enfrentar desafíos

Una mentalidad de autodesprecio puede hacerte sentir que no eres lo suficientemente bueno o que no puedes enfrentar los desafíos. Toma pequeños pasos y demuéstrate a ti mismo que puedes enfrentar cualquier obstáculo.

8. Te comparas con los demás de manera negativa

La comparación con los demás es natural, pero si te comparas de manera negativa y siempre te sientes inferior, es probable que estés experimentando una mentalidad de autodesprecio.

9. No te permites fallar

Todos cometemos errores. Si eres demasiado duro contigo mismo y no te permites fallar, es un signo claro de una mentalidad de autodesprecio.

10. No te permites el descanso necesario

El cuidado personal y el descanso son importantes. Si no te permites el descanso necesario, es probable que tengas una mentalidad de autodesprecio. Permítete el tiempo para cuidarte.

11. Piensas que no mereces amor o felicidad

Si sientes que no mereces amor, felicidad o algo bueno en general, es probable que tengas una mentalidad de autodesprecio.

  1. Identifica los pensamientos negativos y conviértelos en positivos.
  2. Recuerda tus logros y celebra tus éxitos.
  3. Practica la gratitud y enfócate en lo positivo.
  4. Habla contigo mismo de manera amable y compasiva.
  5. Aprende a pedir lo que necesitas.
  6. Practica el cuidado personal y permítete el descanso necesario.
  7. Rodéate de personas positivas y de apoyo.
  8. Busca ayuda de un terapeuta o consejero si es necesario.

Conclusión

La mentalidad de autodesprecio puede ser difícil de superar, pero es posible. Aprende a identificar los síntomas y trabaja en ellos para mejorar tu autoestima y tu bienestar emocional. Recuerda, eres valioso y mereces amor y felicidad.

Deja un comentario