13 maneras de ser más proactivo en la vida (+ ejemplos)

¿Te has sentido alguna vez atrapado en la rutina y con la sensación de que no avanzas en la vida? Ser proactivo puede ser la clave para cambiar esto. En este artículo encontrarás 13 formas de ser más proactivo en todos los aspectos de tu vida, desde tus relaciones hasta tu carrera profesional. Además, cada una de estas ideas viene acompañada de un ejemplo para que puedas ver cómo ponerla en práctica en tu día a día. ¡Toma el control de tu vida e incorpórate a la mentalidad proactiva a partir de hoy mismo!

Consulte a un entrenador de vida para que lo ayude a ser más proactivo en su vida. Simplemente haga clic aquí para encontrar uno ahora.

Proactivo (adj): actuar provocando el cambio y no solo reaccionando al cambio cuando sucede.

A menudo se nos dice que ser proactivo es el mejor enfoque de la vida.

Que debemos tomar el toro por los cuernos y de esa manera elevarnos por encima de la mediocridad a un nuevo nivel de éxito, tanto en nuestra carrera como en nuestra vida personal.

Si alguna vez ha leído el influyente éxito de ventas de Stephen Covey Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas, sabrá que el primer ‘hábito’ es ser proactivo, no reactivo.

Es interesante que el concepto de proactividad haya dado lugar a otra palabra de moda de nuestra era: empoderamiento.

Esto tiene mucho sentido porque es imposible sentirse empoderado si simplemente está reaccionando a los eventos.

Debe estar firmemente en el asiento del conductor para asegurarse de que tiene el poder de influir en su vida.

Como Steve Backley, autor de The Champion in all of Us: 12 Rules for Success, escribió:

Hay tres tipos de personas en este mundo. En primer lugar, hay personas que hacen que las cosas sucedan. Luego están las personas que ven cómo suceden las cosas. Por último, hay personas que preguntan qué pasó. ¿Cuál quieres ser?

Claramente, es el primer tipo de persona que muestra un comportamiento proactivo.

Y el mero hecho de que haya hecho clic en este artículo indica que desea aprender más sobre esta cualidad que puede cambiarle la vida.

Te gustaría ser alguien que hace que las cosas sucedan.

¿Y por qué no? Ser proactivo es, sin duda, una cualidad atractiva para tener.

Seamos realistas, si piensas en las personas que más admiras, lo más probable es que no sean aquellas que reaccionan al cambio cuando sucede, o aquellas que simplemente aguantan los golpes mientras se preguntan qué pasó…

…son aquellos que toman el control y hacen las cosas activamente los que se destacan.

¿Qué tal convertirse en una de esas personas?

Con un poco de orientación útil, no es tan difícil cambiar de mentalidad.

En lugar de ser una persona pasiva que toma cualquier cosa que la vida le presente, puede convertirse en un participante activo en los altibajos, potencialmente con el poder de controlarlos y dirigirlos de una manera que sea favorable para usted.

Pero, ¿y si ese no es tu tipo de personalidad preprogramado?

¿Qué pasa si crees que te faltan las ideas o la iniciativa para ser esa persona proactiva que tanto se busca, especialmente en el mundo de los negocios?

¿Y si sientes que tu vida fuera del trabajo podría funcionar con un poco más de proactividad?

¿Qué pasa si su configuración predeterminada es la aceptación pasiva del status quo, simplemente reaccionando a los estímulos cuando las necesidades deben hacerlo?

Bueno, si ahora está listo para salir del ciclo de ser un receptor pasivo, hay buenas noticias: la proactividad no es un don misterioso que poseemos o no.

Todo el mundo tiene el potencial de ser el tipo de persona que hace que las cosas sucedan.

En realidad, es una mentalidad habitual que podemos desarrollar y fortalecer con el tiempo.

Pero primero, aclaremos algo…

¿Qué es el comportamiento proactivo?

Se podría decir que ser proactivo significa tener la capacidad de mirar hacia atrás desde el futuro con el ojo de la mente, viendo cómo un paso activo ahora afectará los resultados futuros.

La psicóloga Sharon K Parker desglosa cuidadosamente el características clave de la proactividad:

1. Es anticipatorio: implica actuar antes de una situación futura, en lugar de simplemente reaccionar.

Por ejemplo, el dueño de una fábrica puede contratar personal nuevo y comprar maquinaria nueva en previsión de un aumento en el negocio nuevo.

2. Está orientado al cambio: significa tomar el control y hacer que suceda algo, en lugar de simplemente adaptarse a una situación o esperar a que suceda algo.

Por ejemplo, un analista de marketing puede trabajar con el personal de TI para automatizar un informe diario importante pero lento.

3. Es por iniciativa propia: no es necesario pedirle a la persona que actúe, ni requiere instrucciones detalladas.

Por ejemplo, un nuevo empleado no espera a recibir comentarios sobre su desempeño, sino que los busca de manera proactiva.

13 maneras de ser más proactivo

Con este conocimiento en mente, consideremos ahora cómo podría cambiar su propia mentalidad de ser reactivo a proactivo:

1. Recuperar el control.

El primer paso es asumir la responsabilidad de su propia vida. Eso comienza haciéndose algunas preguntas de búsqueda:

¿Qué es lo que realmente quieres en la vida? ¿Qué sueñas que está lejos de tu realidad actual? ¿Cómo ves que se perfila tu propia vida ‘perfecta’?

¿Dónde están los agujeros evidentes en tu vida? ¿Necesitas más dinero? ¿O es la alegría y la risa lo que está ausente? ¿Estás en un trabajo en el que no eres apreciado?

Nuestras vidas están llenas de opciones. Y es hora de retomar las riendas tomando decisiones activas para eliminar las cosas que te deprimen y nutren más cosas de las que te levantan.

Establece metas que te gustaría alcanzar. Comience con los objetivos más grandes, luego divídalos en objetivos más pequeños y luego divídalos en acciones específicas que puede tomar una a la vez. Permita que esos objetivos sean su hoja de ruta desde su vida reactiva actual hacia una vida en la que proactivamente haga que sucedan las cosas que desea que sucedan.

No te dejes llevar por los golpes que da el Destino. Toma el control de tu vida y comenzarás a saborear la sensación de empoderamiento que trae.

2. Aumente la confianza en sí mismo, la confianza en sí mismo y la autoestima.

Tendrá dificultades para ser proactivo si la forma en que se ve a sí mismo no coincide con el tipo de persona orientada a la acción que desea ser.

Hay tres elementos esenciales para esto: confianza en uno mismo, confianza en uno mismo y autoestima.

La confianza en uno mismo es lo que te hará actuar en lugar de no actuar. Te empujará más allá de tus miedos. Cuando se sienta seguro, hablará o tomará medidas sin preocuparse por lo que los demás puedan pensar. No se sentirá intimidado por la tarea que tiene por delante ni por la posibilidad de fracaso o rechazo.

La confianza en uno mismo es lo que te convencerá de que eres capaz de hacer las cosas que necesitas hacer. Eliminará tus dudas o las suprimirá el tiempo suficiente para que des un salto de fe y hagas lo que sea necesario.

La autoestima es lo que te hará creer que los resultados potencialmente positivos de tomar acción son cosas que mereces tener. Verás las recompensas y estarás dispuesto a buscarlas por ti mismo en función de tus propios méritos.

Debe trabajar en estas tres cosas porque forjarán de manera más efectiva la mentalidad proactiva que necesita cuando se combinan.

3. Acepta que los errores son inevitables.

Una de las cosas que nos impide a muchos de nosotros tomar la iniciativa es el miedo a cometer errores.

Antes de que realmente pueda aceptar ser proactivo, se requiere un cambio de mentalidad. Es necesario aceptar la idea de que está bien cometer errores. Los errores son un hecho de la vida y representan una oportunidad realmente positiva para aprender y crecer.

Comprender este concepto evitará que se quede atrapado en una rutina, incapaz de avanzar por temor a fallar de alguna manera.

Como dice el autor, consejero y entrenador de vida Craig D Lounsbrough:

Caer no es fracasar. Fallar es nunca caer porque nunca me levanté en primer lugar.

Claro, es posible que deba dedicar tiempo a resolver el error, pero una vez que haya pasado ese tiempo y haya vuelto a la normalidad, es importante preguntarse qué puede aprender de los contratiempos.

Considere cómo podría haber hecho las cosas de manera diferente y cómo podría abordar esa situación en el futuro con un resultado más positivo.

Utilice la experiencia como una oportunidad para crecer y aprender.

13 maneras de ser más proactivo en la vida (+ ejemplos)

4. Estar orientado a la solución y la oportunidad.

Otra parte vital de cambiar su mentalidad para ser proactivo implica cambiar la forma en que ve los problemas.

Si te permites poner los problemas en el centro de la escena, inevitablemente los verás como obstáculos negativos e insuperables. Cambia eso, sin embargo, centrándote en las posibles soluciones, y es más probable que las respuestas se presenten por sí solas.

Pero no son solo las soluciones a los problemas en las que debe concentrarse. Ser proactivo también significa reconocer oportunidades potenciales y aprovecharlas con ambas manos en lugar de dejar que se te escapen de los dedos.

Puede detectar oportunidades buscando las opciones de sí/no que encuentre. Cuando su jefe le pregunte si le gustaría asistir a una conferencia con él, diga que sí: creará conexiones invaluables con otras personas en la industria. Si su amigo lo invita a una fiesta en la que no conocerá a nadie más, dígale que sí; es posible que la pase muy bien mientras conoce gente nueva.

Estas pueden parecer situaciones en las que está reaccionando a algo, pero en realidad está tomando decisiones positivas basadas en las ganancias potenciales que podrían derivarse de decir que sí. Esto lo convierte en una elección proactiva.

5. No se quede al margen.

Basta de sentarse y ser simplemente un observador. Adopte su nuevo enfoque proactivo participando activamente donde y cuando pueda.

En el trabajo, no se limite a escuchar las ideas generadas por otros, intente contribuir con sus propias sugerencias. Trate de tomar medidas activas para involucrarse en el proceso de toma de decisiones en lugar de sentarse y esperar que le digan qué hacer.

La forma de impresionar no es solo completar una tarea de manera eficiente cuando se le pide que lo haga, sino presentar sugerencias creativas para hacerlo aún mejor. Y pedir más trabajo o más responsabilidad definitivamente te hará notar.

Sea el empleado que aborde primero las tareas más difíciles, más grandes y más importantes en lugar de retrasar lo inevitable ocupándose de las cosas menos importantes.

En casa, trata de idear tus propios planes para actividades familiares o hermosas escapadas románticas con tu mejor amado. Asumir más tareas, como la planificación de comidas y la compra de comestibles, o hacer las pequeñas tareas de bricolaje que deben hacerse en su hogar en lugar de simplemente soportar que las cosas estén un poco rotas o sin terminar.

¿Ves un problema? Encuentra una solución. ¿Ves una mejor manera de hacer algo? Ponlo en acción. ¿Tienes una gran idea? Compártelo con aquellos que necesitan escucharlo.

6. Busque personas proactivas.

Aunque solo tú puedes dar los pasos necesarios para ser más proactivo, es importante rodearte de personas que estén motivadas de manera similar.

Mira a tu alrededor. Si sus amigos o colegas son perezosos, negativos o derrotistas, hágase un favor alejándose de esas relaciones.

Eso no es tan fácil con la familia, pero aún puede tomar medidas positivas. Puede identificar a aquellos con una actitud pesimista y comprometerse a no dejarse influir por su negatividad.

Si va a volverse más proactivo, necesita un círculo de personas a su alrededor que lo animen a sobresalir.

Comprenderás cómo funciona esto si alguna vez has jugado al tenis, por ejemplo, con alguien que es mejor jugador que tú. Habrás notado cómo instintivamente subiste tu juego. Y, por supuesto, sucede lo contrario cuando juegas con alguien de menor habilidad: tu propio juego tiende a empeorar.

Lo mismo es cierto en la vida. Ahora que tiene la misión de adoptar la proactividad, haga un esfuerzo por rodearse de personas motivadas y motivadas, y será más probable que también se mantenga motivado.

7. Entiende tus motivaciones.

Para vivir de manera proactiva, necesitará saber por qué quiere hacerlo. Esto vuelve a las preguntas que hizo y los objetivos que estableció en el primer consejo.

Su ‘por qué’ es algo que debe tener en cuenta a lo largo de su vida porque le dará la energía que necesitará para tomar decisiones positivas. A menudo, la opción fácil es la opción reactiva y la eliges por defecto porque no tienes una buena razón para no hacerlo. Tu ‘por qué’ infundirá pasión dentro de ti y tu pasión te proporcionará la motivación para tomar las decisiones más difíciles, pero en última instancia, más beneficiosas.

Las cosas que te motivan pueden ser internas, como el orgullo que sientes cuando logras algo. Pueden ser externos, como tener más dinero para tener un mejor nivel de vida. Tal vez desee construir nuevas relaciones de manera proactiva haciendo nuevos amigos o encontrando una pareja romántica.

Mire las metas que se fijó o la vida que desea llevar e identifique por qué esas cosas son importantes para usted. Use eso como una fuente de motivación y energía para avanzar de manera positiva en lugar de permitir que continúe el statu quo.

Recuerda: tienes que querer aquello por lo que estás trabajando. Si en algún momento no te sientes así, es muy probable que tus acciones no se alineen con tu por qué. Haga una pausa y vuelva a evaluar lo que está haciendo, ya sea para dejar de hacerlo o para encontrar una forma diferente de hacerlo que se ajuste a sus motivaciones subyacentes.

8. Fomente su propia independencia.

Es difícil adoptar un estilo de vida proactivo si otras personas o instituciones hacen las cosas por ti. Cuando sabes que algo se hará de una manera u otra sin tu aporte, no hay nada que te obligue a tomar acción. Incluso si el resultado no siempre es el que usted preferiría, es fácil aceptar lo que suceda porque sabe que puede hacerlo.

Es hora de cortar los hilos que te mantienen dependiente de los demás.

Esos podrían ser los hilos de la bolsa si tus padres aún te ayudan económicamente. Al hacerlo, le permiten estancarse en su carrera. Al saber que debe pagar el alquiler y las facturas y comprar sus alimentos con su salario, estará motivado para desempeñarse mejor en su trabajo y se esforzará por causar una buena impresión a su jefe con la esperanza de que lo lleve a un aumento salarial.

También podría significar las cuerdas del delantal si todavía vives con tus padres o tienes una pareja que atiende todas tus necesidades. Al asumir la responsabilidad de una mayor parte de las tareas diarias que se requieren para administrar una casa, aprenderá habilidades y mejorará en la resolución de problemas, lo que alimentará una mentalidad más proactiva.

Aprovecha las oportunidades para hacer cosas por ti mismo que normalmente se harían por ti, sea lo que sea en tu vida. Desarrollará su confianza en sí mismo y su confianza en sí mismo, que son tan importantes como se destacó anteriormente en este artículo.

9. Deseo de ser mejor.

Una mentalidad proactiva está íntimamente ligada a una mentalidad de crecimiento. Una mentalidad de crecimiento es la creencia de que puedes aprender cosas nuevas, encontrar mejores formas de hacer algo y desarrollar tus talentos a través del trabajo duro y el esfuerzo.

Ya sea que desee ser un mejor socio, un mejor empleado o simplemente una mejor persona en todos los aspectos, deberá ser proactivo para realizar los cambios necesarios. No puedes pensar en ser mejor porque para ser mejor debes actuar mejor. Sí, requerirá pensar un poco para empezar en términos de averiguar qué tipo de persona quieres ser, pero luego debes hacer las cosas en las que has pensado para convertir tu visión en una realidad.

Esto, nuevamente, se relaciona con su ‘por qué’ porque el motivo por el que desea hacer algo se basa en gran medida en quién desea ser.

10. Haz las cosas por ti, no porque alguien más te lo diga.

Cuando tienes una mentalidad reactiva, es probable que esperes hasta que alguien te diga que hagas algo antes de hacerlo. Puede esperar a que otras personas tomen una decisión y luego seguir su ejemplo en lugar de verse obligado a tomar una decisión por sí mismo. O incluso puede ignorar sus propios deseos y pedirle a otra persona que tome las decisiones por usted. Una persona proactiva no hace ninguna de estas cosas.

Digamos que quieres convertirte en veterinario porque te preocupas profundamente por el bienestar de los animales. Pero tus padres quieren que sigas una carrera en derecho porque paga mejor. Ser proactivo significa hacer lo que quieres hacer, no lo que alguien más dice que debes hacer.

O tal vez sepa que debe hacer que un profesional de la salud revise ese lunar porque es nuevo y parece sospechoso. Pero espera y espera y espera hasta que, finalmente, alguien más dice que debe revisarlo, luego reserva una cita. Eso es reactivo. Lo más proactivo que debe hacer sería hacerse ver tan pronto como note el lunar.

Al tratar de elegir a qué universidades postularse, ¿espera a ver dónde postulan sus amigos y simplemente postula a esas universidades también? Eso es reactivo. Lo más proactivo sería seleccionar las universidades que mejor se adapten a sus preferencias en términos del curso que desea tomar, la calidad de la enseñanza, los requisitos de ingreso y qué tan lejos de su hogar estaría dispuesto a ir. .

11. No te preocupes por las cosas que no puedes controlar.

Es fácil sentirse abrumado ante las cosas que están fuera de su control. Pero, la realidad es que siempre habrá cosas que no podrá cambiar activamente, sin importar cuánto le gustaría.

No desperdicien sus energías en tales asuntos; solo te dejarán sintiéndote frustrado. En su lugar, aborde las tareas que sabe que puede hacer con éxito.

Si tu pareja, por ejemplo, tiene sobrepeso y no está en forma, no puedes hacer que pierda peso. Sin embargo, puede tomar el control de las compras de comestibles, seleccionar opciones más saludables y sugerir actividades divertidas para el fin de semana que impliquen hacer un poco de ejercicio.

12. No te rindas ante los gremlins negativos.

Habrá momentos en los que te sientas abrumado o ansioso, especialmente como un recién llegado al juego de ser proactivo.

Es importante no dejarse atascar en un ciclo negativo con tendencia a pensar demasiado las cosas.

En su lugar, intente cambiar su enfoque lejos del problema más grande y canalice su energía a corto plazo para asumir tareas más pequeñas y menos abrumadoras.

Incluso las actividades mundanas como barrer el jardín o ordenar una habitación muy desordenada, donde hay una clara evidencia visual de tu arduo trabajo y proactividad, pueden darte una sensación de logro.

Estas actividades ayudarán a desterrar las preocupaciones, haciéndote sentir productivo y positivo.

Una vez que haya restablecido su brújula emocional, podrá volver al asiento del conductor y continuar con la tarea original.

13. Celebra tus éxitos.

Asegúrese de tomarse el tiempo para recompensarse por un trabajo bien hecho cuando tomó la iniciativa, aprovechó el momento e hizo que sucediera algo positivo.

Si bien es importante aprender de esos inevitables baches en el camino, también es vital celebrar sus éxitos, tanto grandes como pequeños, a medida que toma el control de su vida siendo más proactivo.

Entonces, ¿estás listo para ser proactivo, no reactivo?

Piense en esta cita de Craig D Lounsbrough antes de responder a esa pregunta:

Puedo esperar a que la vida me moldee de la manera que elija. O puedo moldearme para hacer de la vida lo que yo elija.

La conclusión es que es tu vida.

Solo tú tienes el poder de convertirla en una gran vida.

Nadie más lo hará por ti.

Pero para ser proactivo, tendrás que estar organizado y motivado, y eso requiere autodisciplina.

Sin embargo, las recompensas valdrán la pena, ya que llevar una vida más proactiva transformará su hogar, su vida social y profesional para mejor.

Tu confianza crecerá y te sentirás empoderado, más feliz y más realizado.

¿Todavía no estás seguro de cómo tomar el control de tu vida y ser proactivo? Hable hoy con un entrenador de vida que pueda guiarlo a través del proceso. Simplemente haga clic aquí para conectarse con uno.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




13 maneras de ser más proactivo en la vida

13 maneras de ser más proactivo en la vida

1. Haz una lista de tus metas

Define lo que quieres lograr a corto, mediano y largo plazo. Prioriza y establece un plan de acción para lograr cada meta.

2. Enfócate en lo que puedes controlar

No gastes tiempo ni energía en cosas que no puedes cambiar. Enfócate en las situaciones en las que tienes influencia y trabaja para mejorarlas.

3. Sé proactivo en lugar de reactivo

Anticípate a los problemas y trabaja para prevenirlos en lugar de simplemente reaccionar ante ellos. Sé proactivo en la toma de decisiones importantes para tu vida.

4. Toma la iniciativa

No esperes a que otros te den la oportunidad de hacer algo importante. Toma la iniciativa y ofrece tus ideas y soluciones.

5. Aprende de tus errores

No te rindas ante el primer error. Aprende de tus fracasos y utiliza esa información para mejorar en tus futuros proyectos.

6. Mantén una actitud positiva

No te dejes llevar por pensamientos negativos. Mantén una mente positiva y enfócate en las oportunidades y soluciones en lugar de los problemas.

7. Establece límites claros

No te dejes manipular ni controlar por otros. Establece límites claros en tus relaciones y aprende a decir «no» cuando sea necesario.

8. Comunica tus necesidades y expectativas

No asumas que los demás pueden leer tu mente. Comunica claramente tus necesidades y expectativas a las personas que te rodean.

9. Busca soluciones creativas

No te conformes con soluciones simples y obvias. Utiliza tu creatividad para encontrar soluciones innovadoras a los problemas.

10. Fomenta el aprendizaje constante

No te quedes estancado en lo que ya sabes. Busca constantemente oportunidades para aprender y crecer, ya sea a través de la lectura, cursos o experiencias nuevas.

11. Asume la responsabilidad de tus decisiones

No culpes a otros por tus decisiones y resultados. Asume la responsabilidad de tu vida y trabaja para lograr tus metas.

12. Mantén el enfoque en tus objetivos

No te distraigas con cosas que no son importantes para tus metas. Mantén el enfoque en lo que quieres lograr y trabaja para alcanzarlo.

13. Sé persistente

No te rindas ante los obstáculos y fracasos. Sé persistente y trabaja con dedicación y esfuerzo para lograr tus objetivos.

  1. Haz una lista de tus metas
  2. Enfócate en lo que puedes controlar
  3. Sé proactivo en lugar de reactivo
  4. Toma la iniciativa
  5. Aprende de tus errores
  6. Mantén una actitud positiva
  7. Establece límites claros
  8. Comunica tus necesidades y expectativas
  9. Busca soluciones creativas
  10. Fomenta el aprendizaje constante
  11. Asume la responsabilidad de tus decisiones
  12. Mantén el enfoque en tus objetivos
  13. Sé persistente


Deja un comentario