14 maneras de lidiar con la frustración de manera positiva

¿Alguna vez te has sentido frustrado al no poder lograr algo? ¿Has experimentado momentos en los que sientes que todo está en contra tuya? Todos hemos estado ahí. La frustración es algo común en la vida diaria, pero lo importante es saber cómo manejarla. En este artículo te presentaremos 14 maneras efectivas y positivas para lidiar con la frustración y superarla con éxito. ¡Ven con nosotros y descubre cómo convertir la frustración en motivación!

Sentirse frustrado no es una sensación que nadie quisiera experimentar.

Claro, es una emoción humana natural que todos sentiremos en un momento u otro, pero no es agradable.

La frustración es algo que experimentamos cuando estamos en una situación que no podemos cambiar o cuando no podemos lograr algo.

También podemos sentir niveles más leves de frustración cuando aún no hemos sido derrotados, pero las cosas se ponen difíciles y parece probable que fracasemos.

Alguien que está frustrado puede parecer molesto, molesto o enojado, enojado contra lo que podría parecer una situación injusta o imposible.

¿Recuerdas ese sentimiento cuando eras un niño y un adulto simplemente no podía creer que no tiraste del pelo a tu hermano o que el perro realmente se comió tu tarea, incluso cuando estabas (por una vez…) diciendo la verdad, y no había absolutamente nada que pudieras hacer para hacerlos cambiar de opinión?

Las situaciones a las que te enfrentas en tu vida adulta pueden ser muy diferentes a estas, pero la frustración que sientes es la misma.

Ya sea en su vida profesional o personal, las cosas rara vez son sencillas y todos nos encontramos con obstáculos en el camino que dificultan el viaje.

Sin embargo, si hay algo que es seguro, es que pasar el tiempo sintiéndose frustrado es una pérdida de tiempo.

Después de todo, te preocupas por algo que no puedes cambiar, o te percibes como incapaz de cambiar, y ninguna cantidad de llanto o rabia hará una diferencia en eso.

Los 2 tipos de frustración

Hay dos tipos diferentes de frustración.

El primero es interno. Como su nombre lo sugiere, la frustración interna viene de adentro.

Es el resultado de los desafíos que puede enfrentar para alcanzar las metas que se ha fijado, cumplir sus deseos, o incluso como resultado de puntos débiles que percibe que tiene, como ansiedad en situaciones sociales o fobia a algo.

Incluso podría experimentar frustración interna si su corazón tiene varios deseos que no encajan entre sí y simplemente no puede decidir cuál priorizar.

También hay frustración externa. Este es el tipo de frustración que sientes si estás conduciendo por una carretera y de repente la encuentras bloqueada.

Pero también es lo que experimentas cuando te enfrentas a una tarea difícil o te ves obligado a esperar a que suceda algo.

Esencialmente, la frustración externa es causada por circunstancias que están fuera de tu control pero que no están relacionadas con el funcionamiento interno de tu mente.

Por supuesto, los dos a menudo van de la mano, si te encuentras con un factor externo que no puedes superar debido a algún tipo de limitación interna que percibes que tienes.

14 maneras de lidiar con la frustración

Todos nos vamos a sentir frustrados en un momento u otro, y estamos obligados a sentirnos enojados o molestos al principio, pero si lo miras de la manera correcta, puedes darle un giro positivo a muchas situaciones frustrantes.

1. Tómese un minuto para respirar.

Cuando pueda sentir que se siente frustrado con una situación, tómese un momento para sentarse y respirar antes de hacer cualquier otra cosa.

No reaccione de inmediato, pero dése la oportunidad de calmarse para que pueda tomar una decisión racional sobre la mejor manera de avanzar.

Probablemente hayas escuchado este consejo un millón de veces, pero no lo descartes. Algunas respiraciones profundas pueden hacer un mundo de diferencia.

2. Hablar de ello.

Mantener tus sentimientos embotellados no va a ayudar. Encuentre un oído comprensivo y expréselo.

Tener que poner tus frustraciones en palabras te ayudará a entender lo que está pasando dentro de tu cabeza.

Hay dos tipos de personas con las que puedes hablar, y ambos tipos podrán darte una perspectiva muy diferente.

Alguien que no tiene conexión con la situación y tiene poco conocimiento de ella puede ser excelente, ya que puede mirar la imagen que pintas de manera más subjetiva y encontrar un nuevo ángulo que quizás nunca se te haya ocurrido.

Por otro lado, también puede ser bueno hablar con alguien que sabe exactamente lo que está pasando y tiene mucho conocimiento sobre lo que sea que estés enfrentando, ya que entenderá las complejidades y puede tener conocimiento o experiencia que puede ser de utilidad. uso para ti

En caso de duda, intente hablar con alguien de cada categoría.

Si realmente no te sientes cómodo hablando de ello con nadie, trata de escribirlo, de modo que al menos estés expresando cómo te sientes en palabras.

3. Siente curiosidad al respecto.

Cuando surjan esos sentimientos de frustración, pregúntese por qué esta situación en particular lo hace sentir de esa manera.

Trate de rastrear la causa de la frustración hasta su raíz, y es posible que se sorprenda con lo que descubra.

Por ejemplo, quizás esté sentado en un atasco de tráfico de camino a casa desde el trabajo. ¿Frustrante? Por supuesto. Pero, ¿su frustración está realmente relacionada con el hecho de que extrañará la hora de acostarse de su hijo… otra vez?

O quizás esté luchando por aprender un instrumento musical que le gustaría poder tocar. ¿Es una percepción de falta de habilidad musical lo que te tiene enojado, o estás molesto contigo mismo por no practicar tanto como sabes que necesitas?

Cuanto mejor pueda comprender su frustración, más podrá abordarla y sobrellevarla.

Sea honesto consigo mismo acerca de si la forma en que lo está abordando realmente es la mejor manera.

4. Suéltelo.

A veces hay que dejar salir la frustración.

Encuentra un lugar apartado y grita y grita al contenido de tu corazón. O haz ejercicio hasta que creas que tu corazón va a estallar. Libera toda esa energía acumulada.

Si quieres, llora. Te sentirás mucho mejor después, te lo prometo.

Una vez que se haya desahogado, estará mejor posicionado para manejar la frustración causada por la situación y pasar a un estado mental más positivo o empoderado.

5. Cambia tu perspectiva al respecto.

Puedes darle un giro diferente a casi cualquier cosa en esta vida si lo miras desde un ángulo diferente.

Es más fácil decirlo que hacerlo, pero puede decidir ver su situación frustrante como una oportunidad para crecer y aprender, o como un desafío para disfrutar.

Identifique lo que salió bien y lo que salió mal y concéntrese en las partes buenas, viendo los errores como lecciones esenciales y útiles que tuvo que aprender en el camino.

6. Medita en ello.

La meditación puede ayudar de dos maneras. En primer lugar, una práctica muy breve de unos pocos minutos realmente puede ayudarte a calmarte en el momento.

Pero el verdadero poder proviene de una meditación más profunda en algún momento posterior. Al pasar un tiempo reflexionando en silencio sobre lo que sucedió y por qué se sintió de la manera que lo hizo, puede evitar que se enfade tanto con tanta facilidad en caso de que vuelva a ocurrir una situación similar.

Es bueno realizar esta meditación el mismo día que lo que te frustró, ya que podrás sintonizarte mejor con los sentimientos que experimentaste.

7. Distráigase de ello.

Si la fuente de su enojo y molestia continúa, querrá dejar de pensar en eso si es posible. Cuanta menos energía mental le des a algo, menos te afectará.

Así que pregúntate si hay algo que puedas hacer que te distraiga de lo que sea que esté pasando.

¿Podrías escuchar algo de música a un volumen alto? ¿Podrías leer un libro? ¿Podrías ver algo de comedia stand-up? ¿Podrías salir y hacer algo de jardinería?

Por supuesto, todo esto depende de dónde se encuentre en ese momento. Es mucho más fácil distraerse en casa que, por ejemplo, en el trabajo o mientras conduce.

8. Maneja tus expectativas.

Es fácil frustrarse cuando su realidad no coincide con sus expectativas. Si tienes una visión de cómo son o se suponía que iban a ser las cosas, y en realidad son muy diferentes, puede hacer que tus emociones se disparen.

Entonces, para empezar a dejar de sentirte frustrado, puedes tratar de tener expectativas más realistas. Eso se aplica tanto a las personas como a los eventos. No puedes dictar cómo actuará alguien o cómo resultará algo.

De hecho, a menudo es mejor abordar la vida con la menor cantidad de expectativas posible. Rara vez son útiles de alguna manera y, a menudo, pueden ser perjudiciales para nuestro bienestar emocional cuando no son razonables.

9. Acepta tus limitaciones.

Si su frustración es interna, puede estar relacionada con su incapacidad para hacer algo. Esto se relaciona con las expectativas de las que acabamos de hablar en el sentido de que estás enfurecido contra la expectativa poco realista de que podrías hacer una cosa en particular.

Puede que lo veas como un fracaso, o que te falta algo. Pero tienes que darte un respiro. Nadie puede hacerlo todo y nadie tiene todas las respuestas.

Si no quieres frustrarte contigo mismo, debes aceptar que tus habilidades son limitadas. No ayuda golpearse la cabeza contra la pared tratando de encontrar una manera de hacer algo que está más allá de su experiencia.

Si te está irritando tanto, será mejor que contrates a otra persona para que lo haga por ti. De esa manera, se hace, y se hace bien.

Incluso cuando se trata de sus pasatiempos o sus capacidades físicas, necesita saber dónde trazar la línea en términos de lo que puede hacer. Tal vez haya alcanzado su punto máximo en términos de rendimiento. Tal vez necesite dar un paso atrás y tratar de simplemente disfrutar de algo por lo que es en lugar de ser demasiado competitivo con los demás o con usted mismo.

10. Escribe sobre ello.

Puede ser difícil dejar ir algo que te tiene alterado. La ira y la frustración tienen una forma de alimentar los pensamientos para que den vueltas y más vueltas en tu mente, en lugar de dejar que se vayan a la deriva.

Esta rumiación se puede prevenir sacando todos sus pensamientos y sentimientos de su cabeza. Y una buena manera de hacerlo es escribiéndolos en un papel.

Muy a menudo no podemos dejar de lado un pensamiento porque pensamos que lo olvidaremos, ya sea una posible solución futura a nuestros problemas o una opinión que le gustaría expresar a alguien. Pero una vez que has escrito esas cosas, le das permiso a tu mente para olvidarlas.

Realizar un volcado de cerebro también es una buena forma de organizar tus pensamientos. Si hay muchas piezas en movimiento en la situación irritante, es posible que no puedas dejar de pensar en ello porque tus pensamientos son un revoltijo. Si puede escribir todo, puede vincular mejor las cosas y obtener claridad mental, sin mencionar la paz mental.

11. Suelta el control.

Tu esfera de influencia, las cosas sobre las que tienes cierto nivel de control, es mucho más pequeña de lo que crees. Palidece en comparación con todo lo que se encuentra fuera de esa esfera.

Esto es importante porque puedes enfurecerte contra el mundo todo lo que quieras, pero no te va a importar una mierda. No se doblega a tu voluntad ni juega tu juego. La mayoría de las veces, las cosas simplemente nos suceden a nosotros y a nuestro alrededor, y tenemos que reaccionar ante ellas. No podemos decidir cómo va.

Si hay algo que no puede cambiar, debe tomar una decisión consciente para aceptarlo, al menos en el momento actual. Tal vez puedas hacer algo en el futuro, pero puedes pensar en eso en el futuro.

En este momento, tienes que soltar el agarre que tienes sobre él, o más bien, el agarre que crees que tienes sobre él.

En japonés, existe la frase «Shouganai» que se traduce como «No se puede evitar». Es una linda frase que vale la pena recordar en esos momentos en los que no tienes poder para cambiar las cosas.

12. Concéntrese en el panorama general.

A veces, nos resulta difícil no sentirnos frustrados porque nuestra mente es inflexible en el momento en que surge ese sentimiento. Estamos obstinadamente atrapados en una forma de pensar muy específica. Podríamos tratar de forzar algo que no tiene posibilidades reales de suceder.

En cambio, debemos dar un paso atrás y encontrar una forma diferente de hacer o ver las cosas.

¿Cuál era el objetivo original que tenía en mente cuando emprendió el viaje que lo llevó a este obstáculo o callejón sin salida?

Reenfoca tus energías en llegar allí de una manera diferente, en lugar de seguir golpeándote la cabeza contra una pared de ladrillos.

Pregúntese qué necesita que suceda de manera diferente para alcanzar esa meta esta vez, y haga un nuevo plan para llegar allí.

O, si no fue una meta perdida lo que lo llevó a su frustración, sino una situación que no salió como esperaba, pregúntese si realmente importará en 1 hora, 1 día, 1 semana o 1 mes.

Lo más probable es que, en algún momento pronto, mires hacia atrás y te preguntes por qué te enojaste tanto en primer lugar.

13. Toma acción.

Si hay una cosa que es segura, no tiene absolutamente ningún sentido posponer las cosas, ya que solo te hará sentir peor.

Una vez que te hayas calmado y tengas la cabeza racional sobre los hombros, asegúrate de dar el primer paso en el nuevo camino que has planeado lo antes posible para no estancarte.

Cuanto más lo pospongas, más desalentador parecerá.

Pasar el tiempo preocupándose es esencialmente otra forma de procrastinación. No puedes dar ningún paso adelante mientras te preocupas por los pasos que has dado que te han llevado a ese punto.

Hay un viejo proverbio irlandés que dice: «Nunca ararás un campo dándole vueltas en tu mente», y nunca se pronunció una palabra más verdadera.

Tome las lecciones que ha aprendido y avance como una persona más sabia.

14. Evite arremeter contra los demás.

Cuando estás frustrado o enojado, puede desactivar tanto tu razonamiento como tu compasión. Esto hace que sea más probable que dirija esos sentimientos hacia las personas que lo rodean.

Así que debes intentar con todas tus fuerzas evitar que tu temperamento te supere.

Incluso si son otras personas con las que estás molesto porque han hecho algo (o no han hecho algo) que te han causado problemas, debes tratar de calmarte antes de acercarte a ellos.

Si no lo hace, corre el riesgo de un conflicto acalorado y sentimientos molestos, los cuales probablemente prolongarán la situación que lo frustra.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

14 maneras de lidiar con la frustración de manera positiva

1. Respira profundamente

Cuando te enfrentes a una situación frustrante, dedica un momento a respirar profundamente para calmar tu mente y cuerpo.

2. Acepta tus emociones

Reconoce tus emociones y no las reprimas. Aceptarlas te ayudará a controlarlas mejor.

3. Reflexiona sobre la situación

Tómate el tiempo para reflexionar sobre lo que sucedió y por qué te frustró. Esto te ayudará a encontrar una solución.

4. Cambia tu perspectiva

Intenta ver la situación desde otro ángulo. Pregunta a otras personas su opinión para tener diferentes puntos de vista.

5. Encuentra una solución

Una vez que hayas reflexionado sobre la situación, busca una solución práctica.

6. Haz ejercicio

El ejercicio es una excelente manera de liberar el estrés y la tensión en el cuerpo.

7. Haz algo que te guste

Haz algo que disfrutes y que te haga sentir bien. Esto te ayudará a calmar tu mente y a distraerte.

8. Habla con alguien

Hablar con alguien de confianza te ayudará a desahogarte y a encontrar una perspectiva diferente.

9. Escribe tus sentimientos

Escribir tus sentimientos puede ayudarte a procesar tus emociones y a encontrar una perspectiva diferente.

10. Prueba algo nuevo

Hacer algo nuevo te ayudará a tener una perspectiva diferente y a distraerte.

11. Tómate un tiempo para ti

Tómate un tiempo para ti mismo y haz algo que te guste o que te relaje.

12. Rodéate de personas positivas

Las personas positivas te ayudarán a tener una actitud positiva y a encontrar soluciones creativas.

13. Aprende de la situación

Usa la experiencia como un aprendizaje positivo para mejorar en el futuro.

14. No te rindas

No te rindas y sigue luchando por tus objetivos. A veces las situaciones frustrantes hacen parte del proceso hacia el éxito.

  1. Respira profundamente
  2. Acepta tus emociones
  3. Reflexiona sobre la situación
  4. Cambia tu perspectiva
  5. Encuentra una solución
  6. Haz ejercicio
  7. Haz algo que te guste
  8. Habla con alguien
  9. Escribe tus sentimientos
  10. Prueba algo nuevo
  11. Tómate un tiempo para ti
  12. Rodéate de personas positivas
  13. Aprende de la situación
  14. No te rindas

Deja un comentario