14 razones por las que te gusta estar solo la mayor parte del tiempo

¿Alguna vez has sentido que estás mejor en soledad que rodeado de gente? Si es así, no te preocupes, no eres la única persona en el mundo que se siente así. En este artículo, te presentaremos 14 razones por las que te gusta estar solo la mayor parte del tiempo, y cómo esto puede ser beneficioso para tu bienestar emocional y mental. ¡Descubre ahora todas las ventajas que brinda la soledad!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

¿Quieres estar solo la mayor parte del tiempo?

¿Prefieres la soledad a la interacción social?

Seguro que no eres el único. Y está totalmente bien sentirse así.

Pero, ¿alguna vez te has preguntado por qué disfrutas tanto de tu tiempo a solas?

Aquí hay algunas razones potenciales.

Hable con un terapeuta acreditado y con experiencia si su deseo de estar solo está afectando su vida, sus relaciones y su salud mental. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

1. Eres introvertido.

Es posible que haya escuchado el término «introvertido» antes, o que ya se identifique como uno, pero es casi seguro que es una persona muy introvertida.

El quid de la cuestión es que encuentras la interacción social mucho menos gratificante que un extrovertido.

Esto se debe a que su cerebro es muy sensible al neurotransmisor dopamina, lo que conduce a una sobreestimulación con una exposición social prolongada.

Al mismo tiempo, encuentra que su tiempo a solas es muy gratificante.

Esto se debe a que su cerebro reacciona positivamente al neurotransmisor acetilcolina, que proporciona un tipo de felicidad calmante.

Hay mucho más que esto, por supuesto, y le recomendamos encarecidamente que lea nuestro artículo completo sobre el tema: Qué significa realmente ser introvertido

2. Eres una persona con poca energía.

Algunas personas parecen tener un suministro interminable de energía.

Otros, como usted, tienen suministros más limitados.

Esto no es lo mismo que ser introvertido versus extrovertido, pero puede haber un vínculo.

No eres una persona demasiado activa y tu lugar favorito en el mundo es la silla o el sofá en el que te sientas.

Esto no tiene por qué significar que no está en forma o no está saludable: aún puede hacer ejercicio regularmente, pero luego debe asegurarse de tener tiempo para descansar y recuperarse.

Mientras que algunas personas parecen sentirse más energizadas por la actividad, su mantra después de cualquier actividad físicamente extenuante es: «Y relájese…».

Por eso terminas pasando, y disfrutando, mucho tiempo a solas.

3. Tienes la oportunidad de hacer las cosas que quieres hacer.

Muchas situaciones sociales requieren un elemento de compromiso.

Con dos o más personas, no siempre podrás ir a tu restaurante favorito o ver la película que quieres ver.

Y por mucho que pueda comprometerse cuando sea necesario, simplemente prefiere no hacerlo cuando se le da la opción.

Estar solo significa que puedes elegir exactamente lo que quieres hacer en un momento dado.

Y así es como te gusta.

4. Prefieres la paz y la tranquilidad.

En parte debido a tu naturaleza introvertida, estás muy feliz de estar en silencio.

Pero el silencio es una cosa rara en estos días. Tan pronto como agregas a otra persona a la mezcla, la paz que disfrutas se hace añicos.

La otra persona ni siquiera tiene que hablar contigo para que su presencia te afecte.

El solo hecho de que estén muy cerca significa que no te sientes capaz de relajarte por completo o sumergirte en una actividad.

Solo cuando estás completamente solo puedes obtener la paz que anhelas.

La paz y la tranquilidad que a menudo buscas te permiten sentarte y pensar realmente en las cosas.

Y esto es algo que realmente disfrutas hacer.

Si bien a muchas personas no les gusta estar solas con sus pensamientos, a ti te resulta bastante relajante un poco de introspección.

Del mismo modo, te emociona un poco tratar de encontrar respuestas a esas preguntas profundas y significativas sobre la vida y el universo.

Eres un pensador filosófico y, como todos los grandes filósofos del pasado, necesitas tu tiempo a solas para pensar lo mejor posible.

Ciertamente no puedes hacerlo alrededor de otros.

6. Haces tu mejor trabajo solo.

Al igual que con el pensamiento profundo, necesita su tiempo a solas para concentrarse en su trabajo.

Eres mucho más productivo cuando estás encerrado en la oficina de tu casa (o solo en cualquiera que sea tu lugar de trabajo) que cuando hay otras personas cerca.

Le resulta difícil desconectarse de todas las distracciones que lo rodean: las personas que hablan, las preguntas que otros le hacen, los sonidos de las personas que trabajan, el alboroto general que se crea cuando varias personas están juntas en un espacio.

Prefieres estar solo. Puedes concentrarte en lo que estás haciendo y alcanzar ese estado de flujo en el que haces tu mejor trabajo.

7. No haces teatro.

En tu mente, demasiadas personas pasan demasiado tiempo involucradas en dramas innecesarios.

Discuten y chismean sobre quién hizo qué, quién insultó a quién, por qué fulano es una mala persona y cómo son los justos.

Este tipo de cosas simplemente no te interesa… en absoluto.

Aparte de quizás en la escuela, no haces teatro.

Es sólo un desperdicio de energía.

Entonces, para evitar el drama, tiendes a evitar a las personas, al menos a la mayoría de las personas.

8. No te gustan las interacciones superficiales con la gente.

Hay algo muy insatisfactorio para ti en esas interacciones superficiales que otras personas parecen disfrutar.

Pequeñas charlas, conversaciones sobre cosas al azar de aparentemente poca importancia, incluso los chismes y argumentos insignificantes descritos anteriormente.

Simplemente sientes que tu tiempo se gasta mejor en otras cosas.

Sin mencionar lo incómodo que puede sentirse tener que fingir estar interesado.

Cuando las conversaciones ingresan a los reinos de temas más profundos y que invitan a la reflexión, sin duda puede disfrutar de la compañía de los demás, pero descubre que esto es un hecho bastante raro.

9. Eres muy independiente emocionalmente.

No sientes la necesidad de estar rodeado de gente todo el tiempo.

Eres tu propia fuente de felicidad.

No experimentas la salvaje montaña rusa de emociones que experimentan muchos otros. Es más un suave subir y bajar para ti.

Eres bastante capaz de resolver tus propios problemas y salir de un estado de ánimo menos que positivo. No necesitas la ayuda de nadie más.

Te amas a ti mismo y eso es suficiente para ti la mayor parte del tiempo.

10. Te sientes agobiado por el equipaje emocional de los demás.

A pesar de ser tan independiente emocionalmente, en realidad encuentra que las expresiones emocionales negativas de otras personas son bastante desafiantes.

Se siente como si le hubieran puesto un peso sobre los hombros para tratar de ayudarlos a sentirse mejor.

Este es especialmente el caso si eres empático. Entonces, las emociones de los demás se absorben fácilmente y son difíciles de bloquear, por lo que pasar tiempo a solas puede ser la forma más fácil de preservar el equilibrio emocional.

11. Te sientes bastante contento con tu vida.

Simplemente no sientes la necesidad de pasar todo tu tiempo haciendo cosas y viendo gente.

Eres bastante feliz haciendo lo que haces por ti mismo.

Ciertamente no sufres de FOMO (miedo a perderte algo) porque no puedes imaginarte disfrutando de otras cosas tanto como disfrutas estar solo.

Esto le facilita decir que no a las cosas a las que otros lo invitan.

12. Simplemente no te gusta mucha gente.

Pasas mucho tiempo solo porque, al menos para ti, la mayoría de las otras personas no parece que valga la pena conocerlas.

Hay muchas razones por las que es posible que no le guste la mayoría de las personas, pero algunas de las más comunes son:

– una mala experiencia de su pasado.

– Piensas que las personas son superficiales, ensimismadas y egoístas.

– no puedes mirar más allá de sus defectos.

– Ves personas que toman malas decisiones todo el tiempo y eso te frustra.

13. Te sientes más a gusto en tu propia compañía.

Aquí es donde las cosas se mueven ligeramente hacia la ansiedad social en lugar de simplemente disfrutar de tu tiempo a solas.

Estar ‘a gusto’ literalmente significa que es más fácil estar solo que tener interacciones sociales.

¿Por qué?

Porque no hay presión sobre usted para que actúe de cierta manera, se ajuste a la etiqueta social o use una máscara.

Y porque no tienes que preocuparte por lo que otras personas piensen de ti y si se están divirtiendo.

Cuando tienes que interactuar con otros, te sudan las palmas de las manos, tu corazón late un poco más rápido y te sientes tenso.

Estos son signos físicos comunes de ansiedad.

Si esto es algo que experimenta, podría ser una señal de que hay un problema subyacente que le beneficiaría abordar.

14. No te gusta acercarte demasiado a la gente.

Otro aspecto de la ansiedad social es el miedo a volverse demasiado cercano emocionalmente a otra persona y el riesgo que eso representa.

Después de todo, es solo cuando sientes mucho por alguien que realmente puede lastimarte con sus acciones.

Al contrario de un punto anterior, si tienes ansiedad social, es posible que prefieras mantener conversaciones superficiales porque esto te permite mantener la guardia alta y evitar que se forme una verdadera conexión emocional.

Vale la pena repetir que este tipo de sentimiento es algo que le gustaría resolver, probablemente con la ayuda de un consejero.

¿Te preocupa que tu deseo de estar solo raye en lo enfermizo? Hablar con alguien realmente puede ayudarte a manejar cualquier cosa que la vida te depare. Es una gran manera de sacar tus pensamientos y tus sentimientos de tu cabeza para que puedas trabajar con ellos.

Realmente le recomendamos que hable con un terapeuta en lugar de un amigo o familiar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarlo a explorar por qué le gusta estar solo, si es saludable o no, y qué hacer si no lo es.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o su vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Preguntas frecuentes (FAQ)

¿Es normal que te guste estar solo?

Si es normal o no que te guste estar solo realmente depende de la razón por la que eliges estar solo.

¿Estás solo porque disfrutas de tu propia compañía, necesitas tiempo para relajarte o recargar energías? ¿O estás eligiendo estar solo porque te sientes inadecuado o cohibido con los demás? ¿Tienes miedo a los entornos sociales?

Si elige estar solo porque es introvertido y necesita tiempo a solas para recargar energías, o tal vez le gusta estar en su propia compañía, entonces es perfectamente normal disfrutar de ese «tiempo para mí». El cerebro de las personas introvertidas es sensible al neurotransmisor dopamina. Esto hace que se sientan sobre estimulados cuando están en situaciones sociales durante mucho tiempo. Estar en situaciones sociales literalmente les quita energía. Para que se recarguen, necesitan pasar tiempo solos.

Quizás seas una de esas personas que no se identifican como introvertidas, pero has descubierto el placer de pasar tiempo a solas. Tal vez te hayas dado cuenta de que te concentras mejor y alcanzas un estado de flujo, en el que haces parte de tu mejor trabajo, cuando estás solo.

O a medida que envejeces, has aprendido que las personas traen drama. Cuanta más gente te rodees, más probable es que surja el drama. Debido a que odias el drama y tratas de evitarlo a toda costa, te encuentras pasando más tiempo solo.

En estos dos escenarios, es perfectamente normal disfrutar pasando tiempo a solas. Algunos incluso podrían argumentar que lo que no es «normal» es que no le guste pasar tiempo solo. La soledad nos permite reflexionar sobre nuestro día a día e incluso nos ayuda a regular nuestras emociones. Si no tiene tiempo para la retrospección, puede perderse las muchas lecciones que la vida le brinda a lo largo del día.

Sin embargo, si elige estar solo porque se siente cohibido o incómodo con otras personas, entonces eso no es «normal». Puede ser una señal de que sufres de ansiedad social.

¿Está bien no tener amigos?

Según una encuesta realizada por YouGov en 2019, es bastante común no tener amigos. En esa encuesta, el 16% dijo que no tenía conocidos, el 15% no tenía amigos y el 21% no tenía amigos cercanos. No sorprende que los encuestados también se sintieran solos siempre (7 %), a menudo (14 %) oa veces (32 %).

Por mucho que nos guste nuestro espacio personal, la mayoría de nosotros anhelamos la conexión con otras personas. Los seres humanos nunca fueron diseñados para ser criaturas solitarias. Funcionamos mejor en grupos, ya sean grupos muy unidos como familias nucleares o grandes grupos unidos por la cultura. Pero a medida que envejecemos, una de las lecciones desafortunadas de la vida que aprendemos es que se vuelve cada vez más difícil hacer nuevos amigos. Se vuelve más difícil establecer conexiones con otras personas a medida que nos apresuramos en nuestras rutinas diarias.

A medida que nos enredamos en la construcción de nuestras carreras, el inicio de nuestras familias y los desafíos generales de la vida, se vuelve más difícil encontrar el tiempo para mantener viejas amistades y desarrollar nuevas. De repente, nos despertamos un día, un adulto de mediana edad sin amigos que lucha contra la soledad.

Si bien es común no tener amigos, no es una situación ideal, como probablemente ya te habrás dado cuenta. Como adulto, debes hacer un esfuerzo concentrado para encontrar y conectarte con tu tribu. Tienes que hacer tiempo para hacer las cosas que disfrutas, ya que esto te colocará en un gran lugar para encontrar personas que compartan tus intereses.

También es necesario que te comuniques con tus amigos regularmente porque lo más probable es que estén tan ocupados como tú. Si ninguna de las partes se mantiene en contacto, la relación eventualmente morirá.

Debes tomar medidas deliberadas para hacer amigos como adulto, como cuando sales y buscas una pareja para toda la vida. Las relaciones necesitan atención para mantenerse y crecer.

¿Qué es la isofilia?

La isofilia simplemente significa un fuerte afecto por la soledad. La palabra es una combinación de dos términos: isolo (aislamiento o soledad) y philia (amor o inclinación).

La isofilia no es un trastorno ni una fobia. De hecho, no tiene una connotación positiva o negativa. La isofilia solo especifica una preferencia o inclinación por la soledad.

Los siguientes son signos de que puede tener isolofilia:

  • No disfrutas de entornos abarrotados y demasiado estimulantes.
  • No te gusta pasar el rato en grandes grupos de personas.
  • La persona promedio no pasa tanto tiempo sola como tú.
  • Te retiras a ambientes tranquilos donde puedes estar solo para descansar y/o ordenar tus pensamientos.
  • Odias las conversaciones triviales, pero disfrutas de las conversaciones que giran en torno a temas profundos.
  • Aunque estés solo, no necesariamente te sientes solo
  • En soledad, descubres que eres más capaz de adaptarte al cambio.
  • Prefieres estar solo
  • Rutinariamente le gusta salir solo para tomar un café, comer o ver una película.
  • Te sientes mucho más cómodo cuando estás solo

Aunque las personas que tienen isofilia tienden a ser introvertidas, una persona puede ser predominantemente extrovertida pero aún así tener isofilia porque le encanta pasar tiempo a solas.

¿La soledad es adictiva?

Con la forma en que nuestra sociedad empuja a las personas a mezclarse e interactuar con los demás, es posible que se pregunte si su amor por la soledad o su propia compañía es normal o si es adicto a estar solo.

El viernes por la noche ha llegado de nuevo y todos en la oficina van al bar local a tomar unas copas. Todos parecen emocionados de comenzar el fin de semana bebiendo y socializando. Después de todo, ha sido una semana estresante. Quieren desahogarse golpeando la pista de baile.

Pero no se te ocurre una forma peor de pasar la noche. Solo quieres ir a casa y vegetar frente al televisor o leer un buen libro frente a la chimenea o perderte en el mundo virtual de los videojuegos. Tu cerebro ha estado sufriendo de sobreestimulación toda la semana y estás operando con humo. Todo lo que necesita en este momento es un momento de tranquilidad para repostar.

Las personas que no entienden la naturaleza de los introvertidos pueden interpretar erróneamente tu necesidad de soledad. Pueden hacer que parezca antinatural como si odiaras a las personas. Algunos incluso intentarán convencerte de que solo eres tímido. Pero en el fondo, sabes que no eres tímido. Ciertamente, no odias a la gente. Las interacciones sociales solo necesitan estar estrictamente reguladas para que las encuentres agradables.

Cuanta más gente te obliga a socializar, más te retiras para pasar tiempo a solas, recuperándote de la sobreestimulación. Entonces, debido a que sale más, también pasa más tiempo recargando. Es posible que no seas adicto a la soledad, solo la usas con más frecuencia para reabastecerte de energía porque estás siendo sobreestimulado socialmente con mayor frecuencia.

Si bien existe una fuerte correlación entre el aislamiento, la soledad y la adicción, eso se refiere a las personas que sufren adicciones a sustancias, como las drogas y el alcohol. Recurren a las drogas o al alcohol porque se sienten solos y necesitan algo que los ayude a conectarse con otras personas. O su adicción hace que se aíslen.

Pero como saben los introvertidos, estar solo no significa que te sientas solo. Si alguna vez has experimentado la soledad, sabes que puedes estar en medio de un grupo de personas y aun así sentirte así. Disfrutar de tu propia compañía no es un rasgo bueno o malo. Simplemente es diferente de lo que la sociedad considera normal o aceptable.

Antes de que te convenzas de que eres adicto a la soledad, comprueba si has pasado mucho tiempo en situaciones sociales. ¿Estás rodeado de personas que no entienden el encanto de la soledad y te hacen sentir culpable por disfrutarla?

¿Qué pasa cuando estás solo por mucho tiempo?

Los seres humanos somos criaturas sociales y largos períodos de aislamiento pueden tener efectos negativos en nuestras mentes y cuerpos. Como la mayoría de los animales, no nos va bien solos, especialmente durante mucho tiempo.

Las personas que están socialmente aisladas pueden tener dificultades para manejar situaciones estresantes. Tienden a deprimirse más fácilmente e incluso pueden experimentar problemas con el procesamiento de la información. Esto puede llevarlos a tener dificultades con la toma de decisiones y el almacenamiento y recuperación de la memoria.

Las personas que se encuentran en entornos de aislamiento físico, como el confinamiento solitario, pueden experimentar aumentos significativos de ansiedad y ataques de pánico, mayores niveles de paranoia y disminución de la capacidad para pensar con claridad.

Es cierto que los psicólogos sugieren que vivir la soledad nos permite ordenar nuestras propias emociones, adaptarnos a los cambios y ser más creativos. Pero demasiado de algo bueno, como dicen, también es malo. Las investigaciones muestran que cuando no se satisface nuestra necesidad de relaciones sociales, la soledad puede convertirse rápidamente en soledad. Según el psicólogo John Cacioppo de la Universidad de Chicago, pasar demasiado tiempo solo aumenta el riesgo de suicidio de jóvenes y mayores.

Debemos mantener un equilibrio que nos permita disfrutar de los beneficios de la soledad (tiempo para descansar, física y emocionalmente) mientras disfrutamos las alegrías de conectarnos con las personas de manera significativa.

Realmente recomendamos que busque la ayuda profesional de uno de los terapeutas de BetterHelp.com, ya que la terapia profesional puede ser muy eficaz para ayudarlo a abordar cualquier cosa que pueda estar causando que se aleje de las personas y del mundo en general.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

14 razones por las que me gusta estar solo la mayor parte del tiempo

  1. Me permite concentrarme en mis tareas sin distracciones.
  2. Tengo más libertad para hacer lo que quiero.
  3. No tengo que hacer compromisos con nadie más.
  4. Puedo relajarme y disfrutar del silencio sin interrupciones.
  5. No tengo que preocuparme por complacer a nadie más que a mí mismo.
  6. No me siento presionado para socializar constantemente.
  7. Puedo descubrir nuevas cosas de mí mismo.
  8. Me ayuda a reflexionar y encontrar soluciones a problemas personales.
  9. No tengo que esperar a nadie para hacer planes de viaje.
  10. Puedo leer, escribir o ver una película sin interrupciones.
  11. Es una forma de encontrar la paz interior.
  12. Puedo dormir sin distracciones ni culpabilidad.
  13. No tengo que explicar mis decisiones o acciones a nadie más.
  14. Puedo escapar un poco del mundo y de sus problemas.

Conclusión

Cada uno tiene sus preferencias y formas de disfrutar la vida. Estar solo no significa estar solitario, sino que hay beneficios en tomarse un tiempo para uno mismo y conectarse con nuestras necesidades y deseos.

Deja un comentario