16 grandes razones por las que a algunas chicas les gustan los chicos malos

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunas chicas parecen estar atraídas por los chicos malos? Aunque pueda parecer extraño, existe un cierto encanto en alguien que se ha rebelado contra las reglas y desafía la autoridad. En este artículo te presentamos 16 grandes razones por las que a algunas chicas les gustan los chicos malos. Desde su confianza hasta su imprevisibilidad, descubrirás por qué estos «chicos malos» parecen tener un poder especial sobre las mujeres.¿Quieres saber más? Sigue leyendo.

No a todas las chicas les gustan los chicos malos, ¡seamos claros al respecto! Sin embargo, a los que sí tienden a gustarles por una serie de razones clave.

Todo el mundo es diferente y tiene diferentes motivaciones por las personas que les atraen, pero hemos reunido 16 razones clave por las que a algunas mujeres les gustan los chicos malos. De una chica que ama a los chicos malos, aquí está nuestra lista…

1. Seamos honestos: ¡es emocionante!

En primer lugar, los chicos malos son tan atractivos y es emocionante salir con uno. Nos mantienen alerta, nos emociona tomar una ‘mala’ decisión, es apasionante, es salvaje… ¿necesitamos continuar?

Parte del atractivo de los chicos malos es el hecho de que todo se siente tan emocionante. Esto se debe en parte a que la televisión y las películas siempre nos dicen que es algo que debería entusiasmarnos.

2. Nos gusta la reputación que obtenemos por asociación.

Si estás saliendo con un chico malo, también debes ser bastante salvaje, ¿verdad? A algunos de nosotros nos gusta el hecho de que tenemos la reputación de ser una chica mala porque estamos saliendo con un chico malo.

Nos gustan las suposiciones que la gente hace sobre nosotros: somos divertidos, geniales en la cama, sexys, peligrosos.

Salir con chicos que son nerviosos o simplemente malas noticias nos hace parecer así por defecto, y nos da un zumbido extraño saber que todos piensan que somos malos.

3. No sabemos cómo hacer frente a la estabilidad, o incluso si nos la merecemos.

Muchos de nosotros hemos estado en relaciones poco saludables antes, ya sea con nuestros padres o nuestras parejas. Realmente no sabemos cómo sería un apego estable y seguro porque hemos tenido muchas interrupciones o falta de rutina en nuestras vidas.

Como tal, encontramos consuelo en sentirnos inseguros o nerviosos. Tratamos de continuar con esto buscando hombres que no estén emocionalmente disponibles, que sean un poco desagradables o que no puedan comprometerse.

Nos hace sentir seguros porque estamos acostumbrados. De la misma manera, una relación comprometida y estable nos hace sentir extraños y fuera de lugar, porque no sabemos cómo estar en una.

Parte de esto se debe al hecho de que no sabemos si merecemos una relación buena y saludable.

Hemos estado tan condicionados por todas nuestras experiencias previas que no sabemos si valemos todo lo que un ‘buen chico’ puede ofrecer, como disponibilidad emocional, comunicación y afecto.

Nos apegamos a lo que sabemos y a lo que creemos que merecemos, según los hábitos que hemos formado a lo largo de los años. Los chicos malos nos dan lo que estamos acostumbrados y eso nos hace sentir cómodos.

4. Que te jodan con nuestro ex.

De acuerdo, este es un poco mezquino, pero todos hemos estado allí. Acabas de terminar una relación y quieres vengarte de tu ex. ¿La mejor forma de hacer eso? Seguir adelante, con alguien totalmente diferente a ellos.

Si tu ex ve fotos tuyas besándote con un chico con una moto, cubierto de tatuajes y totalmente musculoso, se sentirá intimidado y bastante tonto consigo mismo.

Y, de alguna manera, eso es lo que quieres. Quieres vengarte de ellos y hacerlos sentir insignificantes y olvidados, tal como te hicieron sentir cuando te dejaron.

No estamos recomendando este comportamiento ni diciendo que sea saludable o justo, pero explica por qué a algunas chicas les gustan los chicos malos.

5. Nos encanta el drama.

¿Cómo serían las citas si siempre recibiéramos un mensaje de texto en cuestión de minutos, o si nuestro novio no tuviera amigas súper atractivas?

¡Probablemente sería muy agradable!

Sin embargo, hemos sido condicionados por programas de televisión y películas para obsesionarnos constantemente con el chico con el que estamos saliendo. Tenemos que llamar a nuestras novias si el chico tarda más de una hora en responder, y deberíamos gastar al menos una botella de vino quejándonos de las amigas de nuestro novio.

Estamos convencidos de que tenemos que encontrar dramatismo en nuestra vida amorosa, por lo que buscamos parejas que ofrezcan el máximo nivel.

Queremos a alguien que sepamos que probablemente nos va a causar mucha ansiedad, que nos haga cuestionar la relación, que nos deje leyendo durante días. Lo hacemos inconscientemente, pero aún lo hacemos, y es por eso que a menudo nos atraen los chicos malos.

6. Son más sexys y mejores en la cama, ¿verdad?

Hay algo en los chicos malos que los hace tan sexys. Tal vez sea todo el drama (mencionado anteriormente) o la ira y la pasión a fuego lento. Sea lo que sea, lo queremos, y estamos bastante seguros de que será muy divertido.

Luego existe el estereotipo de que los chicos malos son geniales en la cama: son más emocionantes, más aventureros y más apasionados que los chicos buenos y normales. Nos atrae eso más que cualquier otra cosa, ¡y queremos una vida sexual apasionante!

7. Estamos en modo de autodestrucción.

De acuerdo, hemos hablado sobre el sexo picante, pero es hora de ponerse serio por un momento. Algunos de nosotros elegimos estar con chicos malos porque estamos pasando por una fase autodestructiva.

Casi queremos pasar por una ruptura, así que buscamos opciones que sabemos que no nos convienen. Nos atraen las cosas que nos harán sentir mal con nosotros mismos, porque queremos experimentar esas emociones negativas. Es raro, lo sabemos, pero no es raro.

8. Tenemos una salida alineada.

Si sabes que las cosas no van a funcionar con este tipo, ya sabes que puedes acabar con él por el hecho de que es un chico malo.

Esto se relaciona con el punto anterior: buscamos que suceda algo malo, pero queremos una excusa para escapar cuando sea necesario.

Al salir con alguien que no es adecuado para nosotros, o que sabemos que es una mala noticia, nos estamos dando una ‘salida automática’. Esto puede ayudarnos a sentirnos más en control y significa que podemos continuar con la autodestrucción antes mencionada en cualquier momento que queramos.

Una de las razones por las que a algunas chicas les gustan los chicos malos es porque nunca tuvieron una buena relación con su padre.

Si no saben cómo tener una relación saludable con un hombre, en cualquier nivel, pueden verse atraídas por malas decisiones porque no saben nada mejor, como discutimos al principio de este artículo.

Sin embargo, algunos de nosotros también tratamos de tomar el control de nuestros problemas de la infancia al recrearlos en nuestros términos. Si tuviste una mala relación con tu padre mientras crecías, probablemente se debió a sus acciones más que a las tuyas, principalmente porque él era el adulto en la situación.

Para superar eso, buscas situaciones en las que puedas ser la causa de que una relación con un hombre no sea saludable. Si es en tus términos, no puedes sentirte tan lastimado por ello.

En lugar de abordar los problemas con tu papá, sigues repitiendo los mismos patrones poco saludables con los hombres con la esperanza de que puedas ‘sobrescribir’ esos problemas con tu papá y tomar el control.

10. Creemos que podemos cambiarlos.

Por supuesto, a algunos de nosotros nos gusta un proyecto. Conocemos a un chico que podría ser increíble, es solo un poco «reparador».

Nos gusta la idea de ser la chica que logró domar al salvaje. Si podemos hacer que el peligroso chico malo se establezca y se comprometa, eso debe significar que somos bastante especiales, ¿verdad?

Nos encanta pensar en ser esa chica en cada película que hace que el chico finalmente cambie su forma de ser: pasa de las drogas y las motos al matrimonio y los niños, todo porque nos quiere mucho. Es una bonita fantasía, y es un gran impulso para el ego…

11. Nos gustan los retos y estamos hartos de los buenos chicos.

Algunas de nosotras queremos salir con chicos malos porque nos gusta el desafío de todo. No se trata de cambiarlos; se trata de mantenerse al día con ellos.

Estamos hartos de tipos que nos quieren tanto que aceptan todo lo que queremos. Es agradable ser adorado por un chico hasta cierto punto, pero puede volverse muy aburrido y predecible.

Queremos un desafío y queremos sentirnos desafiados. Queremos sentir que estamos fuera de nuestro alcance y que estamos obligados a trabajar para ello. Si las cosas son demasiado fáciles, a menudo hay una razón para ello, ¿verdad?

12. Los chicos buenos también nos joden, así que también podemos ir a por un chico malo…

Nunca hemos estado con un chico malo porque nos dicen que nos engañarán, que nos harán sentir mal, que nos dejarán… así que ignoramos lo atraídos que nos sentimos por él y vamos a por un apuesta ‘más segura’.

Un tipo que es más probable que juegue juegos de mesa que esté drogándose en un club un viernes por la noche, por ejemplo.

Pero, cuando el chico agradable y seguro te engaña o te lastima de alguna otra manera, te hace pensar: ¿por qué no salir con el chico que realmente me atrae si me van a lastimar de todos modos?

Si el resultado probablemente va a ser el mismo, basado en el hecho de que los chicos buenos con los que has salido resultaron ser malos de todos modos, también puedes encontrarte con alguien que realmente te guste.

13. También nos dejan ser malos. Además, los opuestos se atraen, ¿verdad?

Una de las razones por las que muchas chicas aman a los chicos malos es porque ellos también nos dejan ser malos.

Si estás con un buen chico, te sientes obligado a ser amable. Es posible que no quiera hacer nada salvaje, así que te domesticas para que coincida con su ambiente. Es posible que a él no le interese nada emocionante en la cama, así que finges que tú tampoco. Usted se aburre para adaptarse a él, para que puedan ser una pareja agradable y encantadora juntos.

Sin embargo, cuando estás con un chico malo, de repente estás libre de esas expectativas y puedes liberarte haciendo todas las cosas extravagantes y emocionantes que has estado reteniendo.

Ya no estarás bajo la presión de encajar en el estereotipo de «buena chica» y no te sentirás avergonzado o culpable por querer explorar cosas que a tu última pareja no le gustaban.

Estar con un chico malo nos permite ser la versión más mala de nosotros mismos, y eso no tiene nada de malo…

El dicho ‘los opuestos se atraen’ puede ser muy válido cuando se trata de con quién queremos salir. Entonces, si eres una buena chica, hay una gran posibilidad de que quieras un chico malo, al menos en algún momento.

A menudo nos gustan las cosas que son diferentes a nosotros, esto a veces se debe a que queremos estar expuestos a ‘el otro’, pero también porque nos gusta la variedad y queremos experimentar una amplia gama de cosas y personas.

14. Nos gusta lo que nos hace mal.

Chocolate, vino, comida para llevar. ¡Las cosas que están etiquetadas como «malas» para nosotros son mucho más tentadoras!

Es lo mismo cuando se trata de chicos. Nos gusta lo prohibido, o tabú, y queremos complacernos tanto como sea posible.

Sabemos que es ‘malo’ para nosotros, pero eso solo hace que lo deseemos más. Hay algo de ciencia en esto: cuanto más nos restringimos y etiquetamos las cosas como ‘buenas’ o ‘malas’, más limitados nos sentimos y más queremos liberarnos y tener lo que queramos.

Con una dieta, por ejemplo, si te dicen que no puedes comer pan, pensarás en el pan constantemente hasta que llegues a un punto en el que lo desees tanto que te comas una hogaza entera de una sola vez. simplemente porque estaba prohibido.

Es lo mismo con los hombres. Restringirás y restringirás y te dirás a ti mismo que no vayas por los chicos malos, hasta que cedas y busques uno solo porque es lo que no has podido tener.

15. Son dominantes y nos protegerán.

A algunos de nosotros nos encanta el estereotipo de un chico malo. Son grandes y fuertes, y nos protegerán. Puede que no nos acaricien el pelo ni nos compren flores, pero se pelearán con cualquiera que nos falte al respeto.

Una vez más, no aprobamos nada de esto, pero admitimos que es atractivo.

Muchas de nosotras también queremos un novio más dominante. Nos gusta la idea de un tipo que no tiene miedo de expresar su opinión, y alguien que tomará las decisiones por nosotros.

No todas las chicas quieren esto, por supuesto, pero existe un estereotipo de que las chicas a las que les gustan los chicos malos son indecisas y más pasivas. Prefieren que otra persona tome las decisiones y quieren a alguien que tome el control.

16. Todo se trata de hormonas.

Nuestras hormonas cambian muchas cosas a lo largo del mes, pero es posible que no sepas que también cambian el tipo de chico que nos atrae.

En diferentes momentos de cada mes, ciertos niveles hormonales fluctúan y pueden hacer que nos atraigan diferentes tipos de hombres durante las diferentes fases de nuestro ciclo.

En algún momento de nuestro ciclo menstrual, nos atraen los chicos agradables con rostros simétricos, por ejemplo, que emiten feromonas agradables y parecen ser buenos padres.

En otras etapas de nuestro ciclo, queremos peligro y emoción, y científicamente es más probable que nos atraigan los tipos rudos, o los tipos con tatuajes, piercings faciales y poca capacidad de comunicación, por ejemplo.

Las feromonas también son importantes y los científicos creen que juegan un papel importante en la atracción. Ahora, los chicos malos no siempre tienen feromonas más ‘atractivas’, ¡pero podría haber algunas coincidencias que aún no se han descubierto!

No vale nada que algunas preferencias no tengan ciencia o razonamiento detrás de ellas. A veces, simplemente nos gusta quien nos gusta, ¡esa es la belleza de la atracción!

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

16 Grandes razones por las que a algunas chicas les gustan los chicos malos

  1. Emoción y adrenalina: Los chicos malos suelen estar involucrados en actividades emocionantes y arriesgadas, lo que puede ser adrenalina pura para algunas chicas.
  2. Independencia y seguridad: Los chicos malos suelen ser muy independientes y seguros de sí mismos, lo que puede ser atractivo para algunas chicas.
  3. Misterio y desafío: Los chicos malos suelen ser un desafío para conquistar debido a su actitud misteriosa y enigmática.
  4. Rebelión y desobediencia: Chicas que sienten que llevan una vida limitada pueden sentirse atraídas por los chicos malos que se rebelan contra la autoridad y las normas.
  5. Confianza y audacia: Los chicos malos suelen tener una actitud de confianza y audacia que les permite enfrentar los retos sin temor.
  6. Fascinación con el peligro: Algunas chicas se sienten fascinadas por el aspecto peligroso de los chicos malos y quieren experimentar esa misma emoción.
  7. Protección y seguridad: A pesar de su actitud ruda, los chicos malos suelen proteger a su pareja en situaciones de peligro.
  8. Los límites son tentaciones: La idea de infringir las normas con alguien rebelde puede ser demasiado tentadora para algunas chicas.
  9. Discreción y privacidad: Los chicos malos suelen ser muy discretos y privados, lo que puede ser atractivo para algunas chicas que valoran la privacidad en una relación.
  10. Inteligencia y manipulación: Los chicos malos suelen poseer un alto grado de inteligencia que les permite manipular a su alrededor y manejar situaciones difíciles.
  11. Atrevimiento y determinación: Los chicos malos suelen ser muy atrevidos y decididos, lo que puede ser atractivo para chicas que valoran estas cualidades.
  12. Creatividad y originalidad: Los chicos malos suelen ser creativos y originales, lo que puede ser atractivo para las chicas que buscan a alguien con una personalidad única.
  13. Autenticidad y honestidad: Aunque suelen ser rudos, los chicos malos suelen ser auténticos y honestos en todo momento, lo que puede ser atractivo para algunas chicas.
  14. Gozar de la vida: Los chicos malos no se toman la vida demasiado en serio y prefieren disfrutarla al máximo.
  15. Dejar atrás el pasado: Algunas chicas pueden sentirse atraídas por los chicos malos porque sienten que pueden ayudarles a dejar atrás su pasado y comenzar de nuevo.
  16. La imagen: A veces, la imagen que proyectan los chicos malos es simplemente demasiado atractiva para resistir.

En definitiva, aunque no todas las chicas se sienten atraídas por los chicos malos, algunas pueden encontrar en ellos cualidades que encuentran irresistibles. Sin embargo, es importante recordar que una persona no puede ser reducida a una sola cualidad o característica y que en una relación lo más importante es la compatibilidad y el respeto mutuo.

Deja un comentario