16 rasgos de alguien que no tiene miedo de correr riesgos

¿Te consideras alguien que no tiene miedo de correr riesgos? Si es así, entonces es probable que tengas algunos de los 16 rasgos que se describen en este artículo. Aprenderás cómo la mentalidad de tomar riesgos puede llevarte a lograr grandes cosas en la vida, desde el éxito empresarial hasta la felicidad personal. ¡Sigue leyendo para descubrir si posees estos rasgos!

¿Qué hace que alguien tome riesgos?

¿Es alguien que escala rascacielos por la adrenalina?

¿O alguien que invierte los ahorros de toda su vida en una nueva empresa comercial?

Ambas personas ciertamente no dejan que el miedo les impida tomar riesgos.

Muchos ven estas cosas como valientes, un rasgo de un individuo ambicioso y de voluntad fuerte. Otros lo ven como impulsivo e imprudente.

Independientemente de cómo se vea, estas son las características que verá en la mayoría de los que toman riesgos. Quién sabe, quizás tú seas uno…

1. Son determinantes.

Tomar riesgos no es para los pusilánimes. Se trata de hacer grandes movimientos, ser audaz y exponerse.

Está acostumbrado a tomar decisiones informadas basadas en el procesamiento de información relevante y sabe dónde buscar más claridad cuando la necesita.

Si le gusta tomar riesgos, es alguien que puede tomar decisiones con facilidad, no se queda parado. ¿Y por qué lo harías cuando hay tanta diversión?

Cuanto más rápido tomes decisiones, antes obtendrás un resultado, sea lo que predijiste o no.

2. Son valientes.

¡Se necesitan agallas para correr riesgos! Es valiente improvisar o esperar un resultado positivo: debe tener mucha confianza para poner todo en juego.

Si usted es un tomador de riesgos, es probable que su miedo al fracaso sea más bajo que el promedio, al igual que su nivel de miedo en general. No le tienes miedo a la vida, y tu coraje probablemente esté relacionado con tu necesidad de dopamina.

Algunos podrían interpretar su valentía como una tontería, o podría basarse en experiencias positivas anteriores.

De cualquier manera, no eres el tipo de persona que espera al margen. En cambio, te lanzas a situaciones de riesgo, ¡a veces literalmente!

3. Son racionales.

Contrariamente a la opinión popular, la toma de riesgos no se trata solo de hacer puenting o andar en bicicleta sin casco.

También se trata de sopesar los pros y los contras de los posibles resultados.

Debe poder pensar lógicamente sobre las posibilidades y tomar decisiones basadas en la probabilidad.

Aquí es donde una mentalidad racional realmente puede ser útil: puede considerar rápidamente diferentes variables y calcular lo que necesita hacer para aumentar la probabilidad de obtener el resultado deseado.

4. Son creativos.

Ser capaz de tomar riesgos requiere un nivel de pensamiento creativo. Si está tomando una decisión que podría ir en cualquier dirección, debe tener la capacidad de imaginar diferentes resultados y posibilidades, ¡y diferentes planes de respaldo, por si acaso!

Tener un enfoque visual puede ser útil cuando se trata de tomar decisiones arriesgadas, ya que te brinda la oportunidad de representar diferentes escenarios en tu mente. Puede trabajar en lo que hará si ocurre X, o cómo se sentirá si ocurre Y.

Esta es una excelente manera de sentirse más seguro en sus decisiones, sabiendo que ha considerado varios resultados y está lo suficientemente feliz como para continuar.

5. Son adaptables.

A veces, los riesgos no dan resultado. Los que toman riesgos lo saben, por lo que deben ser muy flexibles en su enfoque de la vida.

Si las cosas no salen según lo planeado, saben que necesitan poder pivotar rápidamente, tener opciones de respaldo y estar de acuerdo con la resolución de problemas sobre la marcha.

Del mismo modo, incluso si las cosas funcionan, necesita la capacidad de procesar qué funcionó bien y por qué. Esto le ayudará a tomar buenas decisiones en el futuro.

6. Piensan en el panorama general.

La asunción de riesgos no se trata solo de las prisas; a menudo se trata de ver el panorama general.

Los que toman riesgos se dan cuenta de que la vida es mucho más grande que cada pequeña decisión que tomamos. Si nos angustiamos por cada comida que cocinamos o por el par de calcetines que usamos cada día, no nos permitiremos vivir a la altura de nuestro potencial.

Al poder mirar hacia arriba y darse cuenta de cuántas oportunidades y elecciones hay en la vida, los que toman riesgos pueden tomar decisiones que no siempre van según lo planeado.

Saben que si su decisión no resulta como esperaban, tendrán que tomar otra decisión que les abrirá aún más puertas.

Los que toman riesgos saben que la vida está llena de emoción y saben que siempre hay otra ruta hacia la que están tomando.

7. Pueden permanecer separados cuando sea necesario.

Algunas personas que toman riesgos pueden hacerlo fácilmente porque están bastante desapegadas de las cosas con las que la mayoría de nosotros nos sentimos cómodos.

Es posible que ni siquiera piensen que sus elecciones son riesgosas porque no sienten que tengan mucho que perder.

Cuanto menos tenga en juego, más fácil será hacer una apuesta salvaje. Muchos de los que toman riesgos están preparados para dejar de lado las cosas que muchos de nosotros no estaríamos dispuestos a comprometer: relaciones, trabajos, control y zonas de confort.

Al eliminar las emociones, tomar decisiones arriesgadas se vuelve mucho más fácil.

8. Son resistentes.

Tomar riesgos significa exactamente eso: estás tomando decisiones que podrían ir en cualquier dirección. Seguir haciendo esto una y otra vez muestra enormes niveles de resiliencia.

La determinación es una característica común entre los que toman riesgos por una razón: deben estar dispuestos a aceptar las cosas que no les gustan y seguir adelante de todos modos.

Es posible que estén acostumbrados a que sus riesgos no valgan la pena, lo que significa que pueden mantenerse enfocados y seguir probando nuevos enfoques.

De cualquier manera, son fuertes y resistentes frente a la adversidad, incluso si esa adversidad es el resultado de sus propias acciones. En el trabajo, son el tipo de persona que sigue adelante y está decidida a tener éxito, incluso si eso significa salirse del camino y hacerlo a su manera.

9. Son optimistas.

Arriesgarse es tener esperanza. Muy pocas personas hacen algo arriesgado y esperan perderlo todo, lo que significa que se necesita una mentalidad positiva para buscar algo que podría no funcionar.

Tienes que creer que va a funcionar, que va a dar sus frutos, para tomar una decisión que realmente podría ir en cualquier dirección.

Al tener una mentalidad optimista, los que toman riesgos pueden seguir tomando decisiones con las que muchos de nosotros tendríamos dificultades. La lógica puede interponerse en el camino del riesgo para muchos de nosotros: nuestro cerebro racional lo apaga para mantenernos a salvo.

Aquellos que están dispuestos a correr riesgos lo hacen con la mentalidad de que todo saldrá bien. Saben que puede haber peligro, pero su esperanza es lo suficientemente fuerte como para que valga la pena intentarlo.

10. Usan sabiamente su intuición.

Tomar riesgos puede ser aterrador, por eso es tan importante poder confiar en tu instinto.

Independientemente de lo que te diga la lógica o la experiencia, tu instinto sabe lo que realmente está pasando.

Tu intuición puede captar las «malas vibraciones» y esencialmente puede traducir tus pensamientos subconscientes en acciones.

Si te cuesta tomar riesgos, puede ser porque no estás acostumbrado a escucharte a ti mismo y te invaden las dudas.

Practique sintonizar y escuchar lo que realmente está pasando en su mente. Puede haber una razón por la que tienes un sentimiento extraño sobre esa experiencia de paracaidismo.

11. Tienen visión de futuro.

Para algunas personas, el riesgo se basa en la lógica. Los que toman riesgos a menudo pueden pensar en el futuro y analizar los resultados potenciales.

Puedes considerar todas las variables involucradas y visualizar un árbol lleno de ramas de posibilidades. Usted sabe que si sucede X, inevitablemente también sucederá Y, ¡y está preparado para ello!

Tener visión de futuro significa que ha tomado todo en consideración y ha pensado en los resultados a largo plazo, no solo en la emoción del futuro inmediato.

Esto también es cierto en el trabajo: puede analizar información comercial clave para asegurarse de que cualquier riesgo que tome tenga probabilidades de dar sus frutos.

12. Pueden ser un poco impulsivos.

En el extremo opuesto del espectro a nuestro punto anterior, ¡muchos de los que toman riesgos son impulsivos y nada progresistas! Todos somos diferentes, por lo que tiene sentido que todos tengamos diferentes enfoques para la toma de decisiones.

A veces, ser impulsivo puede ayudarnos a protegernos de nuestros propios pensamientos negativos. Tomar decisiones rápidas sin considerar detenidamente todos y cada uno de los resultados posibles significa que no gastamos tiempo ni energía pensando en lo mal que podrían salir las cosas.

Ser capaz de seguir un pensamiento o sentimiento, en lugar de analizarlo, abre muchas puertas.

13. Son muy proactivos.

Por lo general, tomar riesgos no se asocia con sentarse y esperar a que le digan qué hacer.

En cambio, se trata de actuar o reaccionar por ti mismo. ¡Tú tomas las decisiones, te levantas y entras en el mundo, y haces lo que quieres!

Tener un enfoque proactivo de la vida puede ser una excelente manera de hacer las cosas, sean las que sean. A veces puede significar que actúa demasiado rápido, que es donde entra la capa adicional de riesgo, pero también significa que no pierde el tiempo.

14. Son insaciablemente curiosos.

¿Qué es lo que hace que la gente se arriesgue? Para algunos, es la emoción; para otros, es una curiosidad natural sobre el mundo que necesita ser satisfecha.

Mucha gente se arriesga porque quiere salir de su zona de confort. Quieren aprender cosas nuevas y tener nuevas experiencias.

Pueden estar inquietos o aburrirse fácilmente, y están buscando tanto un golpe de dopamina como un descubrimiento.

Pueden estar aburridos de una vida mundana y predecible y anhelar lo desconocido. ¿Y qué mejor manera de explorar algo nuevo que desviándose del camino trillado?

15. Son innovadores.

Si bien la palabra ‘riesgo’ a menudo evoca imágenes de deportes extremos o mensajes de texto que tienes demasiado miedo de enviar a la persona que te gusta, va más allá de eso…

Los riesgos pueden estar en cualquier parte de la vida, ¡y pueden ser un signo de innovación!

En lugar de salto base, ¿qué tal un escenario más corporativo? Correr el riesgo de hacer algo de una manera nueva en el trabajo puede no parecer el sueño de un adicto a la adrenalina, ¡pero definitivamente puede hacer que tu sangre bombee!

No tener miedo de hablar y ofrecer una nueva solución puede ser arriesgado, pero es lo que impulsa a las empresas a avanzar. Los que toman riesgos son a menudo los que rechazan el statu quo y sugieren formas nuevas, a veces más arriesgadas, de hacer el trabajo.

16. Son competitivos.

No hay nada como una sana competencia para que te arriesgues, incluso si estás compitiendo contigo mismo.

Si te gusta ganar o ser el Alfa o el jefe de la manada, es más probable que también disfrutes tomando riesgos. Estás acostumbrado a tomar las decisiones y hacer las cosas a tu manera, entonces, ¿por qué detenerte ahora?

Su optimismo está alimentado por un historial de victorias, y eso solo aumenta su ambición mientras reduce sus inhibiciones.

Es probable que se incline cada vez más a correr riesgos una vez que vea que vale la pena. Alto riesgo, alta recompensa, ¿verdad?

——

Ya sea que esté tomando riesgos en la sala de juntas o al borde del precipicio, es probable que posea una multitud de los rasgos de personalidad que hemos identificado.

Tomar riesgos puede ser muy divertido y puede llenar su vida con nuevas experiencias, nuevas personas y nuevos desafíos. Si bien es posible que no siempre valga la pena, si te inclinas a tomar riesgos, ¡podrías ver que toda tu forma de pensar y tu estilo de vida cambian para mejor!

La autoconciencia es clave para todos los aspectos de su vida, por lo que siempre vale la pena verificar con usted mismo para asegurarse de que los riesgos que está tomando sean seguros y saludables.

Hable con sus seres queridos en los que confía si está preocupado por su comportamiento o siente que podría necesitar apoyo adicional. Podrán guiarlo, sin juzgarlo, hacia una mentalidad mejor y más estable si necesita ayuda.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




16 rasgos de alguien que no tiene miedo de correr riesgos

16 rasgos de alguien que no tiene miedo de correr riesgos

1. Independiente

Una persona que no tiene miedo de correr riesgos tiende a ser independiente y no depende de otros para tomar decisiones.

2. Innovador

Estas personas tienen una mente innovadora y siempre buscan formas de hacer las cosas de manera más eficiente y efectiva.

3. Persuasivo

Las personas que no tienen miedo de correr riesgos suelen ser muy persuasivas y tienen la habilidad de convencer a otros de seguir su visión.

4. Enfocado

Estas personas suelen estar enfocadas en sus objetivos y no se desvían fácilmente de su camino hacia el éxito.

5. Aventurero

Los que no temen correr riesgos son aventureros por naturaleza y buscan experiencias nuevas y emocionantes para enriquecer sus vidas.

6. Determinado

Tienen una gran determinación y perseverancia que les permite superar cualquier obstáculo.

7. Flexibilidad

Estas personas son muy flexibles y se adaptan fácilmente a situaciones cambiantes.

8. Toma de decisiones

Los que no tienen miedo a correr riesgos son buenos tomando decisiones y no dudan en hacerlo.

9. Líderes

Suelen ser muy buenos líderes y tienen la habilidad de motivar y guiar a su equipo hacia el éxito.

10. Confiados

Estas personas tienen confianza en sí mismas y en su capacidad para alcanzar sus metas.

11. Creativos

Tienen una mente creativa y piensan fuera de la caja para encontrar soluciones innovadoras a los problemas.

12. Curiosos

Son curiosos por naturaleza y buscan constantemente aprender y mejorar.

13. Energéticos

Suelen estar llenos de energía y no tienen miedo de trabajar duro para alcanzar sus metas.

14. Visionarios

Tienen una visión clara de lo que quieren lograr en la vida y están dispuestos a correr riesgos para lograrlo.

15. Persiguen la excelencia

Siempre buscan la excelencia en todo lo que hacen y no se conforman con menos de lo mejor.

16. No se asustan fácilmente

Por último, las personas que no tienen miedo de correr riesgos no se asustan fácilmente y están dispuestas a enfrentar cualquier desafío que se les presente.

  1. Independiente
  2. Innovador
  3. Persuasivo
  4. Enfocado
  5. Aventurero
  6. Determinado
  7. Flexibilidad
  8. Toma de decisiones
  9. Líderes
  10. Confiados
  11. Creativos
  12. Curiosos
  13. Energéticos
  14. Visionarios
  15. Persiguen la excelencia
  16. No se asustan fácilmente


Deja un comentario