19 maneras simples de no tomarte a ti mismo o a la vida tan en serio

¿Te sientes abrumado por la vida y te tomas todo demasiado en serio? ¡No te preocupes más! Aquí te presentamos 19 maneras sencillas de dejar de tomarte a ti mismo y a la vida tan en serio. Desde reírte más hasta hacer algo completamente loco, estas simples estrategias te ayudarán a disfrutar más del momento presente y a dejar atrás la preocupación excesiva. Así que, ¡relájate y disfruta de este artículo lleno de diversión y positividad!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

¿Alguna vez ha estado en una situación en la que está asustado por lo que percibe como un evento catastrófico, pero nadie más parece pensar que es un gran problema?

Por supuesto, les explicas la gravedad de la situación porque claramente no entienden lo que está pasando. Pero cuanto más se lo explicas, más insisten en que estás exagerando.

Situaciones como esta tienden a hacer que te preguntes. Por un lado, podrías asumir que todos los demás están equivocados y que no te estás tomando las cosas demasiado en serio. El problema está en ellos por no entender lo que está en juego.

Por otro lado, tal vez te tomes las cosas demasiado personalmente.

¿Eres demasiado consciente de la forma en que los demás te ven?

¿Te preocupas constantemente de que te avergonzarás?

¿Tu reputación o imagen te impide probar ciertas experiencias por cómo se vería?

¿Le resulta difícil admitir cuando está equivocado o no sabe algo?

Si respondió que sí (o le costó decir que no) a varias de estas preguntas, es probable que se tome a sí mismo o a la vida demasiado en serio. Si bien no debes tratar todo con ligereza, tampoco debes presentarte en una parrillada con traje y corbata, metafóricamente hablando.

Veamos 19 consejos que te ayudarán a relajarte y a tomarte las cosas con calma.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a tomarte a ti mismo y a tu vida con menos seriedad. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

1. Cambia tu mentalidad.

Todo comienza con la mente. Los pensamientos negativos se convierten en acciones. No puedes cambiar tus acciones sin cambiar tus pensamientos. Cualquier meta que quieras lograr, cualquier hábito que debas romper, primero debes hacerlo en tu mente.

Necesitas identificar los ciclos de pensamientos negativos que se repiten en tu cabeza. ¿Siempre estás preocupado por algo? ¿Tu mente está llena de pensamientos catastróficos? ¿Te preocupa lo que los demás puedan pensar de ti?

Cualquiera que sea el caso, confronte los pensamientos negativos. No los ignore ni los deje pasar por alto. Resista los pensamientos negativos con afirmaciones positivas o simplemente alguna buena verdad pasada de moda.

Si cometiste un error en un proyecto en el trabajo, recuerda que, como ser humano imperfecto, a veces te equivocarás. Pero está bien porque todos la cagamos a veces.

Cambia tu mentalidad. No dejes que los pensamientos negativos fluyan sin control en tu mente.

2. Encuentra algo positivo sobre la situación.

Incluso si las cosas son tan malas como las percibes, siempre habrá un resquicio de esperanza escondido en alguna parte. El truco es encontrar lo positivo en una situación negativa. Claro, es posible que hayas cometido un error, pero hay una lección que aprender o una nueva forma de hacer las cosas que descubrir.

Entonces, cuando te sientas abrumado por una situación, pregúntate qué cosa positiva puedo sacar de esta experiencia. ¿Qué puedo aprender de lo que ha sucedido? ¿Qué debo hacer o no hacer si esto vuelve a suceder?

Si lo único que puedes aprender es una lección, entonces todavía estás en una mejor posición que antes.

3. Obtenga terapia.

El cambio es difícil y nos gustaría pensar que podemos hacerlo todo solos. Pero cambiar el comportamiento y los hábitos es realmente difícil. Llega un momento en el que solo tienes que buscar ayuda porque hacer el cambio necesario está más allá de tu capacidad.

No significa que seas débil o estúpido. Más bien, significa que ha evaluado su capacidad para hacer frente y reconoce que necesita ayuda para lidiar con el problema.

¿Qué tiene esto que ver con tomarte a ti mismo demasiado en serio?, te preguntarás. Bueno, es posible que te enfrentes a este desafío porque hay un problema más importante a la mano.

Tal vez sufres de ansiedad social o estás en el espectro del autismo. Pero sin la ayuda de un profesional con licencia, no obtendrá el diagnóstico correcto ni aprenderá a manejar las interacciones sociales.

Continuarás culpándote a ti mismo y sintiéndote frustrado por situaciones debido a una condición que está fuera de tu control. Incluso si no hay nada más serio en juego, aún se beneficiará de hablar con un tercero que no juzgue y que pueda enseñarle cómo tomar las cosas con calma.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o su vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

4. Aplica la regla de 5 x 5.

Su corazón late más rápido, la presión arterial aumenta y el pánico se arrastra por su columna vertebral. Estás a segundos de volver a sacar las cosas de proporción. Antes de perder el control, intente aplicar la regla 5 x 5 al evento catastrófico inminente.

Al aplicar la regla 5 x 5, pregúntese si este problema importará en 5 años.

En caso afirmativo, hable con alguien que pueda ayudarlo a encontrar una solución en lugar de reflexionar sobre la crisis no resuelta. Ocúpese de encontrar una solución.

Si no, tienes 5 minutos para preocuparte y luego seguir adelante.

La regla 5 x 5 te ayuda a poner las cosas en perspectiva. Te permite sentir tus emociones, pero también te empuja a seguir adelante, ya sea enfocándote en la resolución o dejándote llevar.

5. Pasa más tiempo con los niños.

¿Alguna vez has notado lo rápido que los niños superan las cosas? Un minuto se están riendo, al siguiente tienen la cara roja, llorando. Un minuto no quieren ser tus amigos, al siguiente dicen que eres su mejor amigo en todo el mundo.

Con los niños, nada es nunca un gran problema. Perdonan y olvidan fácilmente. ¿Y sabes qué? Son mejores para ello como resultado. ¿Alguna vez has visto a un bebé deprimido o ansioso? Incluso cuando se caen mientras aprenden a caminar, se levantan y vuelven a caminar.

Pasar más tiempo con los niños puede enseñarte cómo soltarte fácilmente, cómo divertirte en el momento y cómo amar sin miedo.

6. No te compares con los demás.

Vivimos en una sociedad competitiva. Desde la infancia, nos comparan con otras personas para que nos comportemos o lo hagamos mejor. Esa comparación hace que cambiemos nuestro comportamiento o nos cerremos porque sentimos que nunca podremos estar a la altura.

Como adultos, continuamos comparándonos con otras personas y compitiendo contra personas que están ocupadas viviendo sus vidas. Subestimamos nuestros logros porque sentimos que no están a la altura de lo que está haciendo fulano de tal. Debido a que sentimos que nuestras vidas no se comparan con las de los demás, no podemos apreciar lo que tenemos.

La comparación te ocupa persiguiendo cosas, personas y experiencias que realmente no quieres. Mira tu vida objetivamente. ¿Quieres siquiera la mitad de las cosas que tienes? ¿Estás contento con la vida que estás construyendo?

Todos son diferentes. Todos tenemos habilidades únicas y estamos en un camino diferente en la vida. Averigua cuáles son tus habilidades y cuál es tu camino. Concéntrate en eso en lugar de dejar que la comparación te robe la alegría y la confianza en ti mismo.

7. Deja de preguntarte qué piensan los demás.

¿Alguna vez has estado seguro de que todos hablaban de ti? Tal vez estabas en una fiesta y sabías que eras el tema de discusión.

Era bastante obvio. Entraste en la habitación y la música se detuvo de inmediato. Todos dejaron de hablar de repente y, como al unísono, se giraron para mirarte mientras te miraban y susurraban.

Dicho así, suena bastante tonto, ¿no? Sin embargo, muchos de nosotros tenemos la idea de que todos hablan de nosotros.

En realidad, los seres humanos son criaturas bastante egoístas. Sólo nos preocupamos por nosotros mismos y por las cosas que nos afectan. Si usted o sus problemas no nos afectan de ninguna manera, es probable que no nos preocupemos más allá de unos minutos, si es que lo hacemos. Para decirlo sin rodeos, nadie está comprobando por ti.

Cuando lo piensas, es bastante arrogante suponer que todos se preocupan por ti, hablan de ti o te miran.

El mundo no gira a tu alrededor, ranúnculo. Deja de preguntarte qué piensan los demás porque probablemente no estén pensando en ti en absoluto.

8. Acepta que la gente te amará o te odiará.

No se puede complacer a todo el mundo todo el tiempo. No importa cuán increíble seas, a algunos simplemente no les gustarás, tal vez incluso te odien. Y eso está bien.

Está bien no ser la taza de té de todos.

Tratar de agradar a todos es una forma segura de hacer exactamente lo contrario. No solo desperdiciará su tiempo y energía, sino que también puede encontrar que aleja a las personas con sus travesuras para complacer a las personas, aumentando así el grupo de personas a las que no les agrada.

La peor parte es que terminarás sin gustarte a ti mismo. Así que ahorre su tiempo, su energía y su salud mental al gustarle primero y rodearse de otros que también lo hacen.

9. Encuentre mejores formas de lidiar con el estrés.

Nos ponemos de mal humor cuando estamos estresados. Cuando aumenta la presión, es difícil no tomarse demasiado en serio. No siempre puede deshacerse de las personas o las circunstancias que lo estresan, pero puede aprender habilidades de afrontamiento saludables que le permitirán manejarlo mejor.

Algo tan simple como salir a caminar, hacer ejercicios de respiración profunda o escribir en un diario puede ayudarlo a desestresarse. No tiene que ser una actividad que requiera mucho tiempo o dinero.

Pero debe encontrar una manera de lidiar con el estrés porque la exposición prolongada a él puede provocar problemas de salud mental como depresión, ansiedad y trastornos de personalidad. También puede provocar presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares y ritmos cardíacos anormales.

Si sabe que la razón por la que está más sensible últimamente y está sacando de proporción los problemas normales es que está bajo mucho estrés, busque formas de desestresarse. El estrés no solo afecta su salud mental y física, sino que también tiene un impacto negativo en sus relaciones.

10. Dale a la gente el beneficio de la duda.

Sí, podría haber sido deliberado. Es muy posible que la persona sea solo un idiota y dijo lo que dijo o hizo lo que hizo solo para herir tus sentimientos. Pero también es posible que la persona no haya pensado en su comentario y no haya tenido la intención de ofenderte.

Una perspectiva lo mantendrá cavilando sobre el insulto y los sentimientos heridos, mientras que la otra le permitirá seguir adelante.

No se apresure a ofenderse. Dale a la gente el beneficio de la duda, incluso cuando toda la evidencia parece mostrar que no deberías hacerlo.

Pero seamos claros, darle a la gente el beneficio de la duda no significa permitirles abusar de ti o darte por sentado. Una vez es un accidente, dos veces es un mal juicio o un lapsus de memoria, tres veces es un hábito que necesita ser eliminado.

11. Cambia tu rutina.

¿Eres un fanático de la rutina? ¿Tu día se va al infierno si una pequeña cosa no sale según lo planeado? Se supone que una rutina ayuda a aumentar la productividad. Pero la vida es tal que es imposible planificarlo todo. Intentar hacerlo solo terminará en frustración. Tiene que haber espacio para lo inesperado.

Si se ha convertido en un sirviente de su rutina, en lugar de ayudarlo a ser más efectivo en el manejo de su horario, es hora de cambiar las cosas.

Intenta salir de tu rutina periódicamente y sigue la corriente. Trate de sentirse cómodo con lo impredecible. Dependiendo de qué tan fanático del control seas, es posible que debas comenzar poco a poco. Una revisión masiva será más perjudicial que útil.

Intente cambiar su ruta al trabajo. Ir a un nuevo lugar para almorzar. Cambia tu estilo de cabello. Haz algo que te saque de tu zona de confort por un tiempo.

12. Encuentra oportunidades para reír.

De acuerdo con la Clínica Mayo, hay muchos beneficios a corto y largo plazo de la risa, como aliviar el dolor y mejorar el sistema inmunológico. También te pone en un estado de ánimo más positivo, donde eres más capaz de ver el humor en situaciones y no tomar la vida tan en serio.

Aumenta el tiempo que dedicas a reír rodeándote de personas divertidas que no se tomen a sí mismas ni a la vida demasiado en serio. Apague las noticias y deje de ver programas y películas violentos. En su lugar, mira comedias y programas que te hagan reír.

Cuando pasas más tiempo riéndote, no solo estás aliviando el estrés, sino que también puedes ver mejor el humor en situaciones que antes habrían sido abrumadoras.

13. Deja de perseguir la perfección.

Te estás midiendo frente a un listón bastante alto, uno que probablemente no alcanzarás. Esto te pone bajo una presión innecesaria. Debido a que no puede cumplir con sus estándares imposibles, pasa la mayor parte de su vida sintiéndose inadecuado.

Deja de perseguir la perfección y acepta tus imperfecciones. En tu imperfección reside la oportunidad de crecimiento. La mejor parte es que nadie más es perfecto tampoco.

Todos luchamos por ser mejores versiones de nosotros mismos.

14. Confronta tu miedo a la vergüenza.

Tu miedo a avergonzarte a ti mismo te está desesperando por obtener la aprobación de los demás. Te preocupa parecer estúpido frente a la gente, a menudo extraños, por lo que te apegas a lo que crees que es un comportamiento aceptable o censuras tu personalidad para no atraer la atención positiva o negativa hacia ti.

El miedo a la vergüenza y la vergüenza mata nuestro impulso. Nos cerramos e ignoramos nuestros deseos para evitar que se rían de nosotros o que nos lastimen. Como resultado, nos quedamos estancados porque este miedo nos impide probar cosas nuevas y salir de nuestra zona de confort. Este miedo nos impide avanzar.

Deja de ser menos de lo que eres para ganarte la aprobación de los demás. No silencie su voz para que los demás se sientan cómodos. Si no pueden con todos ustedes, entonces no se merecen ninguno de ustedes.

Enfrente su miedo a la vergüenza y su necesidad desesperada de aprobación saliendo de la persona que ha creado para sí mismo.

¿Hay cosas que siempre quisiste probar pero te resistías? Pruébalos. ¿Algunas personas se reirán? Posiblemente. ¿Importará? De nada.

Cuando te sientes cómodo siendo tu yo auténtico, animas a otros a que también lo hagan.

15. Trabaja en tus inseguridades.

Tus inseguridades juegan un papel muy importante en la seriedad con la que te tomas a ti mismo y a la vida. Cuanto más inseguro se sienta acerca de sus habilidades y de quién es usted, es más probable que reaccione de forma exagerada en situaciones que aparentemente expongan sus vulnerabilidades. En áreas o situaciones en las que se sienta más seguro, probablemente podrá manejar mejor los problemas que surjan.

Trabaja en superar tus inseguridades.

Si te sientes incómodo con tu apariencia, haz algo al respecto. Si se siente inadecuado en el trabajo, busque maneras de mejorar. Si te sientes inseguro en tu relación romántica, trabaja en ello con tu pareja.

Usa tus inseguridades como una oportunidad de crecimiento.

16. Dejar caer la pelota a propósito.

Un error no te matará. El mundo no se acabará si todo no sale según lo planeado. Pero para aquellos de nosotros que somos fanáticos del control, estos conceptos son difíciles de entender. Odiamos parecer cualquier cosa menos preparados y en control.

Hay tantas cosas en la vida que están fuera de nuestro control. Necesitamos aprender a lidiar con situaciones que surgen inesperadamente. Una forma de hacerlo es dentro de un entorno contenido. Dejar caer la pelota a propósito.

Cuando dejas caer la pelota a propósito, puedes limitar el caos resultante en gran medida, mientras aprendes a manejar mejor los «errores inesperados». Al igual que los simulacros de incendio y tornado, lo ayuda a prepararse para una emergencia.

17. Piensa en lo peor que podría pasar.

Cuando se está agotando por la preocupación de un problema que podría surgir, tómese unos minutos para preguntarse: «¿Qué es lo peor que podría pasar?»

Se avecina un desastre inminente. Existe la posibilidad de que ocurra o no. Si sucede, ¿qué es lo peor que podría pasar?

Por ejemplo, tal vez te preocupe arruinar una gran presentación en el trabajo. ¿Qué es lo peor que podría pasar si lo haces? ¿Todos se echarán a reír? ¿Quizás su jefe estará tan enojado que lo despedirá en el acto? ¿El cliente llevará su negocio a otra parte porque estaba tan disgustado con su presentación?

Este ejercicio le ayudará a reflexionar sobre la situación ya separar la preocupación de los hechos. En el ejemplo anterior, no es probable que ocurra ninguno de los escenarios. Lo que probablemente sucederá es que la gente notará que está nervioso o puede parecer que no está preparado.

Algunas personas serán amables al respecto, otras no. Para evitar eso, practica una y otra vez, tal vez frente a otras personas, para ayudarte a prepararte tanto como sea posible.

18. Plantéate pequeños desafíos.

Convierte en un hábito regular salir de tu zona de confort. Haz cosas que te parezcan desafiantes o incómodas. Haz actividades que extiendan tus habilidades y te obliguen a crecer.

Al darte pequeños desafíos constantemente, te obligas a sentirte cómodo estando en espacios donde no puedes predecir tu reacción ni la de las personas que te rodean.

Si no se siente cómodo con las interacciones sociales, desafíese a salir a cenar con un amigo al menos una vez al mes. Te gusta comer y te gusta tu amigo. Pero el ambiente es nuevo y diferente, uno en el que no te sientes muy cómodo.

Estos desafíos te permiten involucrarte en comportamientos que te fortalecen. En lugar de centrarte en tus defectos, estás trabajando para superarlos.

19. Sé tú mismo.

Suena engañosamente simple, pero todos luchamos con él en diferentes etapas. Luchamos por sentirnos cómodos en nuestra piel. A veces nos preocupamos de que nuestros seres queridos no nos quieran realmente por lo que somos. Muchas veces, ni siquiera nos amamos a nosotros mismos.

Así que nos convertimos en otra persona.

Si hay algo que debes recordar, es esto: no tienes que luchar para recordar la verdad. Cuando eres tu auténtico yo, no luchas por mantener las apariencias. Es posible que a algunas personas no les guste tu verdadero yo. Otros lo harán.

Pero lo más importante, te gustarás más a ti mismo.

Cuando nos tomamos a nosotros mismos demasiado en serio, también nos tomamos a los demás demasiado en serio. Por eso nos hieren sus opiniones y luchamos por su aprobación. Dejamos que su juicio defina nuestra identidad y aceptamos las etiquetas que nos dan.

Para dejar de tomarnos tan en serio, debemos dejar de lado nuestro ego, dejar de lado nuestra «reputación», dejar de buscar la aprobación de los demás y volvernos resistentes a la vergüenza.

Debemos aceptarnos y amarnos a nosotros mismos.

¿Todavía no estás seguro de cómo ser menos serio con todo? Hable hoy con un terapeuta que pueda guiarlo a través del proceso. Simplemente conéctese con uno de los terapeutas experimentados en BetterHelp.com.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



19 maneras simples de no tomarte a ti mismo o a la vida tan en serio

1. ¡Ríete de ti mismo!

Seguro que has hecho alguna tontería o has metido la pata en alguna ocasión. En lugar de sentirte mal por ello, ¡ríete de ti mismo! El sentido del humor te ayudará a no tomarte las cosas tan en serio.

2. Haz actividades que te gusten

Elige alguna actividad que te guste hacer y dedica tiempo a realizarla. De esta forma, evadirás tu mente y te divertirás, lo que te ayudará a no preocuparte tanto por las cosas del día a día.

3. Sal a caminar al aire libre

Pasar tiempo en la naturaleza te ayudará a relajarte y a no preocuparte tanto por las cosas del día a día. Además, te dará la oportunidad de disfrutar del sol y del aire fresco.

4. Aprende algo nuevo

Aprender una nueva habilidad o actividad puede ser una gran forma de desconectar de la vida cotidiana y de no tomarte las cosas tan en serio. Además, te mantendrá ocupado y te dará un sentido de logro al alcanzar tus objetivos.

5. No te tomes las críticas de forma personal

Evita tomar las críticas como algo personal. A veces, las personas solo están expresando sus opiniones y no se trata de un ataque personal hacia ti. Mantén una mente abierta y toma las críticas de forma constructiva.

6. Rodéate de gente positiva

Las personas negativas y pesimistas pueden afectar tu forma de pensar y hacerte sentir mal. Por eso, es importante rodearte de personas positivas que te apoyen y te hagan sentir bien contigo mismo.

7. No te compares con los demás

Cada persona es única y tiene diferentes habilidades y capacidades. No te compares con los demás y aprende a apreciar tus propias fortalezas y debilidades.

8. Haz una lista de cosas por las que estás agradecido

A veces, nos enfocamos demasiado en lo negativo y no apreciamos lo bueno que tenemos en nuestras vidas. Haz una lista de cosas por las que estás agradecido y lee esa lista cuando te sientas abrumado.

9. Dale importancia a las cosas que realmente importan

A veces, nos preocupamos demasiado por cosas que no tienen importancia en el gran esquema de las cosas. Dale importancia a las cosas que realmente importan, como tu familia, amigos y salud.

10. No te rindas

La vida no siempre es fácil, pero no te rindas. Aprende a enfrentar los desafíos con valentía y a perseverar hasta alcanzar tus metas y objetivos.

11. Haz algo bueno por los demás

Ayudar a otras personas puede ser una gran forma de sentirte bien contigo mismo y de desconectar de tus propios problemas. Busca oportunidades para hacer algo bueno por los demás.

12. No te preocupes por las cosas que no puedes cambiar

A veces, nos preocupamos demasiado por cosas que no podemos cambiar. En lugar de preocuparte, enfoca tu energía en cosas que sí puedes controlar y cambia lo que esté en tus manos.

13. Aprende a reírte de las cosas malas

A veces, las cosas no salen como esperamos y podemos sentirnos frustrados o tristes. Aprende a reírte de las cosas malas y a tomarlas con un poco de humor.

14. No te tomes el trabajo a casa

Es importante separar el trabajo de la vida personal. No te lleves el trabajo a casa y dedica tiempo a tus hobbies, amigos y familiares.

15. Descansa y relájate

Tener momentos de descanso y relajación es importante para tu bienestar mental y físico. Dedica tiempo a actividades que te ayuden a relajarte y a liberar el estrés.

16. Celebra tus éxitos

Cada vez que logres algo importante, celebra tus éxitos. No importa cuán pequeño sea el logro, reconocerlo te ayudará a sentirte bien contigo mismo y a mantener una actitud positiva.

17. No te tomes las cosas tan en serio

Recuerda que la vida es corta y que no debes tomarte todo tan en serio. Aprende a disfrutar y a divertirte en cada momento.

18. Rodéate de cosas que te hagan feliz

Pon en tu espacio cosas que te hagan feliz, como fotos de amigos y familiares, plantas o objetos que te gusten. Esto te ayudará a mantenerte positivo y alegre en todo momento.

19. Sonríe

Finalmente, recuerda siempre sonreír. Una sonrisa puede cambiar tu estado de ánimo y el de las personas que te rodean. Disfruta de la vida y sonríe en cada oportunidad.


Deja un comentario