20 razones por las que no te gustan las personas (+ qué hacer al respecto)

Todos tenemos esos momentos en los que no podemos soportar la gente que nos rodea. Puede ser un compañero de trabajo, un amigo o incluso un familiar cercano. Pero, ¿alguna vez te has preguntado por qué? Hay muchas razones por las que no nos gustan ciertas personas y en este artículo exploraremos las 20 más comunes. Pero no te preocupes, también te daremos consejos sobre qué hacer al respecto para que puedas convivir con ellos de manera más pacífica. ¡Empecemos!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

«¿Odias a la gente?»
“No los odio… simplemente me siento mejor cuando no están cerca”. -Charles Bukowski, Barfly

¿Puede relacionarse con esta cita?

¿Luchas para que realmente te gusten muchas personas?

Si alguna vez te has preguntado por qué, quizás encuentres la respuesta en algunas de las siguientes razones.

Hable con un terapeuta acreditado y experimentado para que lo ayude a encontrar formas de agradar más a las personas y construir relaciones significativas. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

1. Las experiencias que has tenido con personas hasta ahora en la vida han empañado tu visión del mundo.

Nuestras creencias están formadas por nuestras experiencias, y si tuviste una infancia (o algún otro período de tu vida) en el que las personas te trataron mal, es posible que esperes esto de todos.

Tal vez tienes padres tóxicos que no te trataron (y aún no te tratan) bien, o te intimidaron en la escuela.

O tal vez experimentó un evento de vida traumático que involucró a una persona que le infligió daño físico y/o emocional.

Este tipo de cosas pueden haberte hecho poner una marca negra contra toda la humanidad.

Es posible que no le gusten las personas porque ha tenido que tratar con personas muy desagradables en su pasado.

2. Quiere evitar la posibilidad de volver a lastimarse.

Si no te gustan las personas, no las dejas entrar. Y si no las dejas entrar, las posibilidades de que puedan lastimarte son mucho menores.

Si puede relacionarse con el punto anterior, es probable que tenga dificultades para confiar en las personas.

Sin confianza, le resultará difícil llegar a conocer a alguien, y si no puede llegar a conocer a alguien, ¿cómo puede esperar que le gusten?

Su deseo de evitar lastimarse pone barreras entre usted y los demás.

3. Ves a las personas como superficiales.

Tal vez no seas una persona materialista y no anhelas la riqueza o la fama.

Pero ves a otras personas vistiéndose como se visten, tomándose selfies para el ‘Gram (o Facebook o alguna otra red social) y comprando autos llamativos.

Todo el mundo te parece tan vanidoso. Están obsesionados con tener lo último en moda y no puedes evitar sentir desdén por ellos.

Simplemente no puedes relacionarte con nada de eso.

4. Ves a las personas como ensimismadas y egoístas.

¡Yo yo yo! Sientes que todo el mundo solo está interesado en sí mismo.

El narcisismo conversacional abunda y las interacciones sociales no son más que oportunidades para acariciar los egos de los demás.

Ves los problemas más amplios en el mundo y con las comunidades y tienes el deseo de hacer algo al respecto, pero pareces estar solo en una multitud de personas a las que no les importa si la sociedad se está desmoronando a su alrededor.

5. Equiparas los perfiles de las redes sociales con cómo son realmente las personas.

Ves esos selfies y actualizaciones que gritan «¡Dame un poco de atención!» y crees que así son esas personas en la vida real.

No te preguntas quién es la persona detrás de las fotos y qué cosas interesantes puede hacer o pensar.

Y tampoco considera las cosas con las que pueden estar luchando.

No te das cuenta de que las redes sociales son solo una apariencia sobre la vida real. Esconde mucha más profundidad.

6. Esperas que la gente sea perfecta.

Las personas son criaturas desordenadas, llenas de cosas buenas y malas.

Pero no importa cuántas buenas cualidades pueda tener una persona, te obsesionas con sus defectos y ¡bam! ya no valen la pena.

Juzgas a las personas con dureza, probablemente para mantenerlas a distancia para evitar que te lastimen, como se discutió en el punto #2.

Tienes supuestos amigos, pero tampoco te gustan mucho.

Esto a menudo se debe a que has crecido más rápido que ellos y te encuentras «viejo antes de tiempo».

Esto te aleja de ellos, ya que encuentras su charla tonta sobre emborracharse o los reality shows aburridos.

Y no puedes evitar pensar que todos deben ser así, excepto tú.

8. Tampoco te gustas mucho a ti mismo.

A menudo proyectamos sentimientos hacia el mundo que en realidad son un reflejo de cómo nos sentimos internamente.

Esto ciertamente no se aplica a todos, pero si realmente crees que no te gusta la gente, puede ser porque no te gustas mucho a ti mismo.

Y lidias con estos sentimientos internos de autodesprecio insistiendo en que nadie es realmente digno de simpatía, y menos tú.

Esto se relaciona fuertemente con el punto #6 acerca de que las personas son imperfectas. Debido a que te enfocas en tus propios defectos, tiendes a buscar los defectos en los demás también.

Es más, encuentras a otras personas que se sienten bien consigo mismas difíciles de soportar. Para ti, se sienten engreídos y farisaicos y esto te molesta muchísimo.

9. No sientes que puedes ser tú mismo con otras personas.

Hay una parte de ti que cree que si la gente viera tu verdadero yo, no les gustaría.

Para ti, esta es solo otra razón para que no te gusten a cambio.

Después de todo, si no les puede gustar quién eres en realidad, ¿por qué debería gustarte quiénes son en realidad?

Crees que no tiene sentido tratar de vivir con una máscara, por lo que eliges no intentar hacer amigos.

10. Ves gente tomando decisiones estúpidas todo el tiempo.

En tus ojos, ves a todos tomando decisiones extrañas día tras día.

Ves esto como elecciones francamente estúpidas y te molesta muchísimo ver a la gente tomarlas.

Simplemente no puedes ver cómo podría gustarte alguien que hace cosas tan idiotas.

11. Te irritas fácilmente.

Las pequeñas cosas solo te ponen de los nervios y contaminan lo que sientes por las personas.

Tienes una baja tolerancia a los comportamientos que consideras inaceptables o molestos.

Y debido a que permites que las cosas y las personas se metan debajo de tu piel, te resulta difícil que realmente te guste alguien.

12. Odias las conversaciones triviales.

Por Dios, no puedes soportar involucrarte en ninguna forma de charla trivial. Simplemente te parece completamente inútil.

Pero la gente parece insistir en ello, no solo cuando los conoces por primera vez, sino incluso después de años de conocerlos.

Simplemente no quieres saber sobre el kebab poco fiable que comieron el fin de semana o el proyecto de bricolaje que tienen en marcha. Y simplemente te desconectas tan pronto como alguien menciona el clima.

¿Seguro que hay cosas mejores de las que hablar?

13. Odias los chismes.

Si hay algo que te desagrada más que las conversaciones triviales, son los chismes.

En el momento en que alguien comienza a quejarse de un conocido en común, sientes que la rabia burbujea dentro de ti.

Piensas que si tienen un problema con alguien, deberían simplemente confrontar a esa persona y solucionarlo.

Y luego está la confianza: simplemente no puedes poner nada en esta persona nunca más porque tiene los labios muy sueltos.

14. Estás pasando por un momento difícil.

Si estás luchando con algo en este momento, puede manchar toda tu visión de la humanidad.

Y ciertamente te resulta difícil sentirte bien por alguien que no está pasando por lo mismo que tú.

Resientes su alegría e incluso les deseas cosas malas solo para llevarlos a donde estás.

15. Lees las noticias y te deprimen.

El mundo está lleno de gente horrible. O, al menos, esa es la conclusión a la que se llega después de leer malas noticias tras malas noticias.

No se te pasa por la cabeza que las noticias prosperan con el dolor y el dolor y que nadie nunca informa sobre las cosas buenas que la gente buena está haciendo en todo el mundo.

Todo lo que puedes ver es una razón para alejarte de la gente porque de lo contrario te arrepentirás.

16. Eres un cínico.

Simplemente no crees que las personas sean inherentemente amables o agradables o que se pueda confiar en ellas.

Crees que la gente busca el número uno y esperas lo peor de ellos por eso.

Tu cinismo hace que sea difícil que te guste la gente, pero también que le gustes a la gente.

17. Eres introvertido, pero no lo sabes.

No, a los introvertidos no les disgustan inherentemente otras personas.

Pero si no te gusta la gente, lo más probable es que seas introvertido.

Y como introvertido, te sientes agotado por la interacción excesiva con las personas y la estimulación mental que requiere.

Pero es posible que no sepas que eres introvertido, por lo que confundes tu sentimiento de agotamiento con la creencia de que no te gusta una persona en particular, o cualquier otra persona.

Porque si te gustaran, no te sentirías agotado después de interactuar con ellos.

18. Te cuesta encontrar el tiempo y la energía para construir y mantener amistades reales.

Su deseo sería conocer a alguien, ser buenos amigos instantáneos y luego tenerlos en su vida para verlos como y cuando lo desee, pero probablemente con poca frecuencia.

No puedes manejar el trabajo y el esfuerzo que se necesita para construir una amistad, y no puedes cumplir con las demandas que muchas amistades te imponen para mantenerlas.

Así que no haces muchos amigos y tiendes a alejarte de los que haces.

Esto puede estar relacionado con tu naturaleza introvertida y/o la posibilidad de que seas una persona con poca energía.

19. Usas “No me gusta la gente” como mecanismo de defensa.

Te esfuerzas por querer realmente a la gente y parece que a la gente le cuesta gustarle.

Quiere que le gusten las personas (algunas personas), pero parece que no puede encontrar el tipo adecuado de personas con las que ser amigo.

En lugar de admitir esto ante ti mismo y ante los demás, escondes tus verdaderos sentimientos diciendo: “Está bien, de todos modos no me gusta la gente”.

20. Luchas por liberarte de este patrón de pensamiento.

A veces, los pensamientos que pensamos pueden echar raíces en nuestra mente y ser muy difíciles de eliminar.

Como una hierba incesante, no importa cuántas veces desafíes estos patrones de pensamiento, parece que vuelven.

Y así se convierten en su configuración predeterminada, una que finalmente cree que es cierta porque ya no puede luchar contra ellos.

Cómo superar estos pensamientos y volver a querer a la gente

Sería bueno poder decirte que hay una solución simple y rápida para lo que sientes por otras personas.

Pero no lo hay.

Lo más probable es que luches contra sentimientos como este toda tu vida.

Pero puede cambiar sus pensamientos y creencias lo suficiente como para pasar de «No me gusta la gente» a «No me gusta mucha gente».

Puedes encontrar maneras de agradar a ciertas personas. El tipo correcto de personas con las que te puedes sentir cómodo.

Pero en realidad, esto requerirá una seria reflexión de su parte y, muy probablemente, la ayuda de un profesional certificado en salud mental.

Es probable que las formas en que piensas y sientes acerca de las personas estén arraigadas en tu pasado, y es mejor desentrañar ese pasado con la orientación adecuada.

Un profesional también puede brindarle algunas herramientas que puede usar para desafiar algunas de las razones enumeradas anteriormente.

Con estas herramientas, debería poder construir y mantener al menos algunas relaciones con personas cuya presencia en su vida valorará.

Recomendamos encarecidamente el servicio de terapia en línea de BetterHelp.com: podrá hablar con un terapeuta capacitado y experimentado desde la comodidad de su hogar en el momento que más le convenga. Aquí está ese enlace de nuevo si desea obtener más información sobre este proceso.

Sé decidido, da un paso a la vez y espera contratiempos en el camino.

Pero puedes hacer esto. Ya has dado el primer paso.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

20 Razones por las que no te gustan las personas (+ Qué hacer al respecto)

1. Falta de empatía

  • Intenta ponerse en el lugar de los demás y pensar en sus sentimientos antes de actuar o hablar.
  • 2. Arrogancia

  • Trata de ser más humilde y escuchar las opiniones de los demás sin intentar imponer las tuyas.
  • 3. Deshonestidad

  • Practica la transparencia y la honestidad en tus relaciones para generar confianza.
  • 4. Egoísmo

  • Aprende a comprometerte y a pensar en el bienestar de los demás, no sólo en el tuyo.
  • 5. Falta de respeto

  • Respeta a los demás, su opinión, sus diferencias. Trata a los demás con el mismo trato que deseas recibir.
  • 6. Indiferencia

  • Mostrar interés y compromiso es importante para conseguir una buena comunicación en las relaciones.
  • 7. Mal humor crónico

  • Aprende a controlar tus emociones para no afectar la convivencia. Si estás pasando por un mal momento, busca ayuda.
  • 8. Vanidad excesiva

  • No te centres solo en ti mismo, permite que los demás sean también importantes y valiosos.
  • 9. Inseguridad

  • Aprende a aceptarte y quererte tal y como eres, sin compararte constantemente con los demás.
  • 10. Cerrazón a nuevas ideas

  • Escucha y valora diferentes opiniones para expandir tus conocimientos y generar nuevas ideas.
  • 11. Falta de compromiso

  • Se constante y mantén tu palabra, cumple los compromisos que has establecido con los demás.
  • 12. Falta de sinceridad

  • No finjas ser quien no eres, muestra tu verdadero yo y sé auténtico con los demás.
  • 13. Desorganización

  • Trata de ser organizado y planifica tus actividades para mantener el equilibrio y orden en tu vida.
  • 14. Falta de empuje

  • Mantente motivado y establece metas claras y alcanzables para mantenerte enfocado en tus objetivos.
  • 15. Conflictividad

  • Siempre es positivo establecer comunicación para llegar a buenos acuerdos y no fijarte en la parte negativa de los conflictos.
  • 16. Envidia

  • Trata de celebrar los logros y éxitos de los demás. Aprende a ser feliz por los demás, y no solo por ti mismo.
  • 17. Pesimismo

  • Aprende a mirar el lado positivo para disfrutar de la vida. Trata de encontrar la esperanza y la ilusión en todo lo que hagas.
  • 18. Escasez de atención

  • Presta atención a las necesidades de los demás y no solo a las tuyas. Permite que los demás tengan también un tiempo de calidad contigo.
  • 19. Falta de confianza

  • Aprende a construir la confianza propia y en los demás. Confía en ti y en tus habilidades, y se agradecido y positivo con los demás.
  • 20. Irresponsabilidad

  • Toma control de tus responsabilidades y acepta las consecuencias de tus decisiones. No culpes a los demás o a las situaciones por las cosas que haces.
  • Recuerda que todas las personas tienen fortalezas y debilidades, y que todos merecemos respeto y amor. Trata a los demás como quieres ser tratado y seguro que mejorarás tus relaciones.

    Deja un comentario