6 razones por las que dejas que la gente te pase por encima (+ cómo detenerlo)

¿Te sientes a menudo como si la gente te estuviera pasando por encima? ¿Te encuentras realizando tareas o asumiendo responsabilidades que realmente no quieres porque no quieres enfrentar a alguien? No estás solo. Muchas personas permiten que los demás los dominen por diferentes razones, como el miedo al conflicto o la necesidad de agradar a los demás. Pero, ¿qué tan saludable es eso para nosotros? En este artículo, descubrirás las seis razones principales por las que permitimos que los demás nos pasen por encima y cómo poner fin a este comportamiento. ¡No te lo pierdas!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

¿Con qué frecuencia te has encontrado en una situación en la que no querías estar, pero con la que tenías que lidiar, no obstante?

O tal vez alguien sobrepasó tus límites y ahora te sientes miserable por eso.

Situaciones como estas pueden hacernos sentir inmensamente irrespetados y sin poder. Pueden inspirar la sensación de que no somos soberanos en nuestras propias vidas y que estamos sujetos a los caprichos y deseos de los demás, mientras que ellos nos tratan como quieren.

Entonces la pregunta es: ¿qué les hizo creer que estaba bien tratarte de esa manera? Y además, ¿por qué les permites hacerlo?

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude a comprender por qué permites que la gente te pisotee y qué puedes hacer para detenerte. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

¿Por qué dejas que la gente te pisotee?

La clave para descubrir cómo evitar que la gente te pisotee es retroceder hasta cuándo y cómo comenzó ese comportamiento. Al comprender cómo y por qué comenzó, puede desentrañar las motivaciones detrás de por qué se comportan de esa manera, así como por qué continúa tolerándolo.

Estas son algunas de las razones por las que puede estar lidiando con este tipo de comportamiento:

1. Experiencias negativas previas al tratar de defenderse.

Si en el pasado, alguien trató de mantener sus límites o evitar que la gente los maltratara, la reacción violenta puede haber sido absolutamente terrible. Como resultado, han aprendido que defenderse a sí mismos tiene consecuencias nefastas y de largo alcance.

Por ejemplo, alguien que le pidió a un padre que llamara antes de entrar a su habitación podría haber hecho que le quitaran la puerta por completo. O resistirse a las demandas irrazonables de un padre puede haber resultado en que el padre retire todo el apoyo financiero en un escenario de «mi manera o la carretera».

Como tal, la lección aprendida es que defenderse terminará haciendo que la situación sea mucho peor que simplemente recostarse y soportar el abuso. Si ha experimentado algo similar, puede sentir que no solo es más fácil simplemente tomarlo, sino que cualquier acción que tome será contraproducente de todos modos.

Cuando las personas crecen en este tipo de ambiente, no aprenden a desarrollar límites personales fuertes. Después de todo, les han enseñado que sus límites no significan absolutamente nada: la gente los pisoteará de todos modos e incluso los castigará por tratar de tener límites para empezar.

2. Miedo a la confrontación.

Muchas personas odian la confrontación y temen incluso la idea de denunciar a alguien por su mal comportamiento. Esto a menudo proviene de una historia pasada de necesidad de “mantener la paz” al permanecer callados sobre las cosas horribles que suceden a su alrededor, especialmente en un entorno familiar abusivo o disfuncional.

Si esto ha sido parte de su experiencia de vida, es posible que no se defienda a sí mismo (ni a nadie más, en realidad) porque tiene miedo de la avalancha que puede surgir.

Por ejemplo, evitar que un padre o un hermano te maltrate puede resultar en que toda tu familia extendida explote tu teléfono con abuso, causándote un estrés intenso.

Así que te muerdes la lengua y lo tomas. Incluso pensar en tomar medidas para detener algo puede causar ansiedad severa o ataques de pánico, por lo que podrías desvincularte y fingir que todo está bien, cuando no es así.

3. Miedo a entrar en tu propio poder.

Algunas personas dejan que otros las pisoteen porque no quieren crecer.

Para ellos, hay un cierto grado de comodidad en permanecer como niños y dejar que otros tomen las decisiones por ellos. Claro, no pueden tomar muchas (¿ninguna?) decisiones por sí mismos, ni tienen ninguna responsabilidad. Algunas personas incluso usan la incompetencia como arma para que otros los cuiden de la misma manera que lo hicieron cuando eran niños.

Por supuesto, al igual que cuando eran niños, sin duda tienen mucho resentimiento por la falta de autonomía, pero no poder tomar las decisiones puede ser un pequeño precio a pagar por ser mimado.

Son alojados y alimentados por otros que tienen control total sobre cuánta libertad se puede tener dentro de su dominio y, como tales, no pueden opinar sobre cómo se desarrollan sus propias vidas.

4. Falta de autoestima/creencia en uno mismo.

Es fácil desgastarse cuando los demás te menosprecian constantemente. Si los que te rodean te insultan y menosprecian repetidamente, es probable que tu autoestima esté en muy mal estado. Como tal, puedes dejar que la gente te pisotee porque, en algún nivel, podrías pensar que te lo mereces.

Si su autoestima ha sido desgastada por personas que lo insultan y lo hacen sentir inútil, es difícil convencerse de que, de hecho, es digno de ser tratado con respeto y cortesía.

Cuando otras personas son horribles contigo, rara vez tiene algo que ver contigo personalmente. Más bien, es una táctica utilizada por aquellos que se sienten débiles e impotentes. Intentan desgastarte y dominarte para que te vuelvas maleable a sus necesidades y demandas.

En realidad, están tan aterrorizados de no tener el control, tanto de usted como de sus propias vidas, que se comportarán de manera atroz solo para mantener la fachada de que las cosas van como quieren.

5. Un hábito de complacer a la gente.

Puede derivar su sentido de autoestima de lo que otros piensan de usted. Como resultado, puede colocar sus propias necesidades y deseos detrás de hacer felices a los demás. Esto puede extenderse a reírse si te maltratan o permitirles que se tomen libertades en tu vida para no decepcionarlos.

Por ejemplo, si tiene una buena situación económica, es posible que sus familiares clamen constantemente por limosnas. Como no quieres que te consideren tacaño, les darás lo que te pidan. De lo contrario, podrían insultarte y empañar tu buena reputación.

Alternativamente, puede hacer todo lo posible para hacer cosas buenas porque es realmente una persona encantadora, pero luego se aprovechan de su buena naturaleza. Oye, ¿recuerdas esa vez que horneaste unos panecillos para la venta de pasteles de la iglesia? Bueno, necesitamos 300 de ellos para este evento: eso no debería ser un problema, ¿verdad?

6. No tienes otra opción.

Dependiendo de la edad que tengas o de las circunstancias de tu vida, es posible que sientas que no tienes otra opción que dejar que la gente te pisotee. Porque, si no lo hace, es posible que no tenga un lugar para vivir, comida para comer, un trabajo, etc.

Por ejemplo, si usted es un adulto joven que vive con padres/cuidadores abusivos y dominantes, es posible que todavía no se le permita legalmente ir a vivir solo. Si no obedece mansamente lo que se le dice que haga, o acepta un comportamiento abusivo, entonces puede enfrentar cualquier cosa, desde un severo castigo hasta la violencia física.

Alternativamente, usted puede estar en una situación en la que otras personas pueden soportar la peor parte de su desafío, como sus hermanos o un padre vulnerable que es abusado porque usted «hizo vibrar el barco».

Este tipo de escenario tampoco se limita a los jóvenes. Aquellos que son discapacitados, ancianos y que dependen de otros también pueden estar sujetos a un trato horrible. Es difícil hacer frente a las personas que lo maltratan cuando depende completamente de ellos para su bienestar y supervivencia continua.

Cómo dejar de dejar que la gente te pisotee.

Si está listo para evitar que la gente lo pisotee, hay algunas medidas firmes que puede tomar.

Muchos de estos pueden ser intimidantes para usted y pueden requerir un nuevo cableado mental para que sucedan. Después de todo, la mayoría de nosotros hemos sido condicionados a creer que ser sumiso significa ser bueno y que confrontar es de alguna manera agresivo e incorrecto.

Realmente le recomendamos que busque la ayuda profesional de uno de los terapeutas de BetterHelp.com, ya que la terapia profesional puede ser muy eficaz para ayudarlo a tomar las medidas necesarias para evitar que otros lo pisoteen.

Déles suficiente cuerda para ahorcarse (especialmente en público).

Una de las mejores maneras de evitar que una persona te maltrate es llamar la atención sobre sus acciones sin ser grosero al respecto.

La mayoría de las personas que maltratan a otros están felices de hacerlo en privado, pero mantienen una fachada pública diferente. O quieren ser percibidos de cierta manera por quienes los rodean y, como tales, se comportarán de una manera que los hará parecer fuertes o poderosos.

Digamos que un colega en el trabajo te está pasando por encima. Si ya confrontaste a esta persona sobre su comportamiento y persiste, llama la atención sobre lo que está haciendo.

Por ejemplo, si hacen una «broma» grosera sobre ti frente a los demás, mantén la compostura y pídeles que te expliquen por qué es gracioso. Implica que no lo entiendes, y se verán obligados a explicar su racismo/sexismo/lo que sea por lo que se burlan de ti, o lo dejarán y se quedarán en silencio.

Esta es una gran estrategia para frenar el comportamiento inapropiado hacia ti sin ser el idiota de la situación. Además, es una buena manera de determinar si este es un ambiente de trabajo saludable o no. Si su jefe y sus colegas lo respaldan, sabe que cuenta con su apoyo. Si no lo hacen, entonces busca otro trabajo.

Cambia tu propio comportamiento para cambiar el de ellos.

La situación en la que te encuentres determinará en parte cómo evitarás que la gente te pisotee. Por ejemplo, muchas veces, especialmente en un entorno de trabajo o de compañeros, las personas se burlan inconscientemente de los demás si se encuentran en un ritmo cómodo.

Tal vez siempre le compras a tu amigo una ronda extra de cerveza o lavas los platos en casa. Con el tiempo, ese amigo puede llegar a esperar que sigas comprando la cerveza, y es posible que tu compañero de cuarto nunca lave los platos porque piensa que tú te encargarás de ello.

Con este tipo de pequeñas transgresiones, lo mejor es no decir nada sino simplemente cambiar tu forma de comportarte. Deja de comprar cervezas o de lavar los platos, luego observa cómo reaccionan los demás a tu cambio de comportamiento. ¿Se intensifican e igualan el campo de juego? ¿O se quejarán de que ya no te comportas como ellos quieren?

Declarar las cosas en voz alta rara vez cambia nada, pero la acción sí lo hará.

Cree límites personales fuertes, con consecuencias por traspasarlos.

La mejor manera de evitar que alguien te pisotee es crear límites personales sólidos como una roca. Luego defina consecuencias claras por romperlas. Defiéndelos con todo lo que tienes, incluso si eso significa molestar a los que te rodean (lo cual harás).

Por ejemplo, supongamos que le ha dicho a su pareja o compañero de casa que la próxima vez que use todo algo (café, leche, papel higiénico), tendrá que reemplazarlo. Has estado comprando esto semanalmente durante mucho tiempo y no han correspondido, así que ahora es su turno.

Es probable que intenten escabullirse la próxima vez que se acabe “olvidándose” de recogerlo cuando estén fuera. Esto es intencional porque quieren que te ocupes de él como de costumbre.

No.

Les dijiste que no harías esto, y ahora les toca a ellos. Si no lo compran, no habrá ninguno en la casa hasta que lo hagan. Espere enfurruñarse y comentarios sobre lo poco razonable que es, especialmente si siguen prometiendo que lo entenderán «la próxima vez» y usted se mantiene firme.

No están contentos de que hayas señalado su comportamiento de mierda y ahora necesitan cumplir promesas pasadas. No les gusta que los hagan sentir mal por lo que han hecho; estaban disfrutando el statu quo muy bien y ahora has ido y cambiado eso.

Cambia los entornos que puedas cambiar y deja los que no.

Esto va junto con la defensa de los límites como se mencionó anteriormente.

Si no vive con la persona o personas que caminan sobre usted, entonces la mejor opción es crear y mantener la distancia. Por lo general, las personas más problemáticas tienen períodos de atención cortos. Como tal, retirarse de su círculo y rechazar cortésmente todas las futuras invitaciones es la forma más efectiva de prevenir futuras transgresiones.

Independientemente de si vives con alguien o no, puedes crear consecuencias (como se mencionó).

Digamos que un miembro de la familia tiene un tipo de comportamiento hacia ti que desprecias. Les has pedido que se detengan y no lo hacen. Por lo tanto, déjele en claro que si lo vuelve a hacer, no le hablará durante dos semanas.

Después de esas dos semanas, espere que lo hagan nuevamente para probar el límite. Entonces, esta vez, la consecuencia es cero comunicación durante cuatro semanas. Si vuelve a suceder, aumenta eso a dos meses. Siga agregando tiempo según sea necesario hasta que el mensaje finalmente llegue a casa.

Esté preparado para repetir este proceso cuando inevitablemente intenten salirse con la suya en algún momento. A las personas no les gusta frenar su comportamiento de mierda y se excederán cada vez que crean que pueden salirse con la suya.

No los dejes.

Si estás en una situación en la que sabes que no puedes cambiar a los que te rodean, entonces vete. Muévete por la ciudad (o el país). Pon distancia entre tú y aquellos que están caminando sobre ti. Si lo desea, incluso puede decirles a estas personas por qué se va.

Diles que hacen X, Y y Z y que no lo vas a tolerar. Puede comunicarse con ellos en algún momento en el futuro si hacen un esfuerzo sólido para tratarlo adecuadamente. Entregue esta información bruscamente y sin emoción. Cuando comiencen a balbucear, no se deje arrastrar por ninguna discusión. Termina la conversación con calma.

Puedes esperar que chismes negativos sobre ti y que divulguen los secretos que les contaste en confianza como una forma de represalia. Muestre poco interés cuando esto le responda, mostrando a todos lo poco que le importan. Esto mostrará a todos los involucrados que actúas con gracia y que no se debe jugar con él.

Aprende a decir “no” y en serio.

¿Tu compañero de cuarto tiene munchies, por lo que busca en los armarios y te pregunta si puede comer algunas de tus galletas? Estás en todo tu derecho de decir «no» si no quieres compartirlos.

Intentarán convencerte de lo contrario y te llamarán idiota codicioso si no los compartes, pero te mantienes firme. No significa no. De hecho, dígales por qué están tratando de pasarse de la raya. ¿No entienden el significado de la palabra “no”?

El humor a menudo también hace maravillas, como decir «¿De verdad estás pidiendo comer algunas de mis galletas después de que literalmente te comiste todas mis compras la semana pasada y no las reemplazaste?»

Esto les da la oportunidad de mostrar sus intenciones sin dejar de llamarlos por sus acciones y reforzar el hecho de que ya dijiste «NO».

Es posible que se pongan a la defensiva y digan que los reemplazarán, así que una vez más les recuerdas sus comportamientos pasados ​​y reiteras que dijiste «NO». Si se vuelven agresivos e insultantes, manténgase severo. No estás siendo malo en absoluto; están transgrediendo y tratando de desviar la atención de su mal comportamiento. Has llamado la atención sobre su avaricia y falta de respeto hacia ti y que no vas a permitirlo. Eso es todo al respecto.

Practica mantener la compostura mientras te mantienes firme.

Muchas personas evitan las confrontaciones porque saben lo nerviosas que se ponen en estas situaciones y no quieren que se burlen de ellas ni las avergüencen. Si se sonrojan, tartamudean y no pueden pronunciar sus palabras con claridad, sienten que no serán escuchados ni respetados.

La mejor manera de superar esto es a través de la práctica.

Eso no significa que debas buscar peleas con la gente para que puedas trabajar en formas de defenderte. Más bien, trata de potenciar las emociones que enfrentarás durante las confrontaciones para que sepas cómo controlarlas.

La forma más fácil es imaginarse a sí mismo permaneciendo calmado y sereno mientras alguien más se enfurece con usted. Mantén la calma y concéntrate en mantener la respiración y la voz medidas y uniformes. Si su ritmo cardíaco comienza a subir y siente que se está poniendo ansioso, practique empaquetar sus emociones y dejarlas de lado temporalmente. Esto te ayudará a enfrentar cualquier situación desafiante con gracia y fuerza.

Si tienes un amigo cercano que maneja muy bien su temperamento y una constitución emocional decente, puedes practicar esto con algunos juegos de rol. Cada uno de ustedes puede intentar ser el calmado y el otro el abusador, luego cambiar. ¡Toma descansos regulares durante la práctica y espera que surjan muchas emociones diferentes!

Solía ​​hacer esto con amigos cuando entrenábamos en artes marciales. Hubo muchas risas, algunas lágrimas y terminas acercándote a tu amigo. Es posible que tengas algunas epifanías, como darte cuenta de que temes que te reprendan o te peguen porque eso es lo que hacían tus padres cuando eras más joven, de ahí la ansiedad por la confrontación.

Es por esto que la niñez y la adolescencia se denominan “años formativos”; estamos literalmente formateados de cierta manera durante este período. Y al hacer este ejercicio, está reformateando su programa.

El objetivo del ejercicio no es ganar. Más bien, el punto es aprender a mantenerte firme y demostrar que no eres un pusilánime. A través del ensayo y la repetición, lo que una vez fue insoportable y aterrador se vuelve más una lucha para no reírse de su ridícula rabieta.

Deja de ser el pacificador.

Si otros están sacudiendo el bote (o amenazando con hacerlo), déjalos. O desafiarlos.

Probablemente sentirás tensión en el aire, pero está bien. Que sea tenso. Muchas personas retroceden en este punto para evitar sentir esa tensión, o no quieren “provocar una escena”, pero eso permitirá que las cosas continúen como siempre lo han hecho.

Esta situación no tiene que ser acalorada o incluso tensa (bueno para ti de todos modos). Simplemente llámalos por su mierda. Pídeles que expliquen sus acciones de forma sencilla, con un tono neutro. Es decir, por qué lo están haciendo y si creen que está bien.

No hay necesidad de sentirse tenso o agitado; manténgase suelto y relajado con una respiración uniforme. Después de saber por qué, puede hacerles saber que si esto continúa, habrá una consecuencia o, si ya ha tenido «la conversación», entonces inicie la consecuencia.

Habrá mentiras, actitud defensiva y desorientación cuando traten de justificar su comportamiento. Algunos incluso podrían quejarse de que «solo están tratando de ayudar». Escuche lo que tiene que decir y luego déjele en claro que su comportamiento es inapropiado y debe detenerse.

Espere una respuesta infantil, como histeria, gritos o gritos dramáticos, amenazas, sentimientos de culpabilidad o salir corriendo, pisoteando y golpeando. Luego, es probable que intente poner de su lado a varios amigos y familiares para que lo ayuden a castigarlo.

Mantén la calma. Su terrible comportamiento no es su problema para arreglarlo, así que manténgase firme y siga adelante con lo que dijo que haría. Habrá lágrimas o berrinches, así como detractores que intentarán decirle que alivie el castigo del transgresor.

No.

¿Cuánta amabilidad o respeto se te estaba brindando? Probablemente ninguno. Lamentablemente, generalmente es a través de las consecuencias que la mayoría de las personas aprenden sus lecciones.

Dicho esto, habrá algunos que sean genuinamente sinceros una vez que se den cuenta de que sus acciones están causando dolor. Si son geniales, se detendrán, se disculparán y tratarán de hacer las paces. Si te encuentras con esta situación, definitivamente recompensa el comportamiento positivo. Si sus acciones de disculpa son sinceras, sé generoso con el perdón.

Cuando llegue el momento adecuado, sé feroz.

Es mucho menos probable que las personas tomen de ti y te pisoteen si saben que no tolerarás ninguna de sus BS.

Eso no significa que debas ser un «lobo feroz» y aterrorizar a los que te rodean, sino encontrar un término medio entre eso y ser un felpudo. Puedes ser amable, elegante y noble, pero resuena fuertemente con la energía de «no me jodas».

Esto se puede lograr cultivando esa reputación a través de medidas pequeñas pero consistentes. Cuando las personas se excedan, llámelos y déjeles en claro que su comportamiento no será tolerado. No gritando, sino respondiendo con claridad y firmeza.

Puedes mostrar tu poder con una postura erguida y una mirada dura y nivelada. También conocido como «mirar hacia abajo».

Tenga en cuenta que la mayoría de las personas son cobardes. La mayoría de las personas que chismean sobre ti o te critican pasivamente quieren dominarte, pero tienen demasiado miedo de tu fuerza para hacerlo directamente.

Muy a menudo, las personas que se dan por sentadas o son pisoteadas son físicamente más pequeñas o más débiles que aquellas que las maltratan. Eso no está bien, y es una mala conducta grave por parte de quienes deberían defenderlos y protegerlos.

Afortunadamente, no tienes que ser grande y musculoso para ser una persona fuerte. Claro, mantener su cuerpo en forma y saludable es útil, pero la inteligencia, el ingenio rápido y la integridad férrea también serán de gran ayuda. Piensa en Tyrion Lannister de Game of Thrones contra su hermano Jamie.

La pluma puede ser más poderosa que la espada, pero la mente es más aguda que ambas.

Ser un buen modelo a seguir es mucho mejor que ser un confidente constante.

En otras palabras, predique con el ejemplo y no tolere situaciones que le resulten insoportables.

Aquellos que te pisotean generalmente no son felices en sus propias vidas y, por lo tanto, necesitan tu energía para sentirse mejor. Necesitan denigrar tus elecciones de vida para sentirse más cómodos con su estado actual.

Puede que seas el consejero por defecto de tu grupo y pases incontables horas escuchando tristes historias sobre la miseria de la gente. Muy rara vez el simple hecho de hablar logra un cambio significativo duradero. De hecho, la mayoría de las personas regurgitan sin cesar la misma información y no hacen nada para cambiar.

¿Cuántos minutos te quedan de vida? ¿Y quieres pasarlos escuchando a Jay quejarse sobre el mismo problema de novia que ha tenido durante tres años? ¿Qué hay de escuchar a Rebecca quejarse de que no puede ponerse en forma a pesar de beber vino todas las noches y comer cómodamente durante sus resacas?

Predique con el ejemplo viviendo su mejor vida. Si la gente quiere que seas un consejero para su miseria, entonces deja en claro que los has estado escuchando batir récords durante X cantidad de tiempo, y que deberían cagar o irse del bote. Haz algo, o no hagas nada, pero no pierdas tu tiempo en el proceso.

Obtenga ayuda si la necesita.

La mayoría de las sugerencias aquí sobre cómo evitar que la gente te pisotee asumen que eres sano, independiente y que tienes la capacidad de reunir la fuerza que necesitarás para detenerlo.

Puede que ese no sea el caso, especialmente si eres menor de edad o si dependes de quienes te maltratan. Si estás viviendo en una situación abusiva que no puedes cambiar o dejar, entonces busca ayuda. Hay líneas de ayuda de emergencia a las que puede llamar si se encuentra en circunstancias insoportables, y las redes sociales pueden ayudarlo a escapar de ellas.

Del mismo modo, si parece que no puede aumentar su autoestima lo suficiente como para evitar que las personas lo traten mal, busque un gran terapeuta que pueda ayudarlo a lograrlo. Es probable que necesite ayuda para deshacer años de programación negativa para que pueda hacer cambios reales y positivos en su vida. Un consejero de apoyo que puede ser su roca y su animador puede ayudar a que esto sea una realidad, pero debe tomar las medidas necesarias para llegar a ellos.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o su vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Eres el autor de tu propia historia y solo tú puedes decidir cómo te tratará la gente. Si permites que te pisoteen, lo harán.

Así que si quieres que se detengan, tienes que detenerlos.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

6 Razones por las que dejas que la gente te pase por encima (+ Cómo detenerlo)

Razón 1: Baja autoestima

Cuando tienes una baja autoestima, es más probable que permitas que otras personas te traten mal, te critiquen o abusen de ti. Es importante trabajar en tu autoestima y aprender a valorarte para que puedas establecer límites adecuados.

Razón 2: Miedo al rechazo

Si tienes miedo de ser rechazado o de no ser aceptado por los demás, puede que te resulte difícil decir “no” o establecer límites. Esto puede llevarte a permitir que otros te manipulen o te traten mal. Trata de trabajar en tus miedos para que puedas sentirte más seguro y poder decir “no” cuando sea necesario.

Razón 3: Falta de habilidades sociales

Tener habilidades sociales adecuadas significa poder expresarte de manera efectiva, escuchar activamente y ser asertivo cuando sea necesario. Si te cuesta hablar en público o decir lo que piensas sin temor a represalias, entonces puede ser que necesites trabajar en tus habilidades sociales para poder establecer mejores límites.

Razón 4: Falta de límites claros

Si nunca has establecido límites claros con las personas en tu vida, entonces es probable que te pasen por encima sin siquiera darse cuenta de que lo están haciendo. Es importante establecer límites claros para que los demás sepan qué esperar y cómo pueden ayudarte.

Razón 5: Demasiada empatía

Ser empático es una gran cualidad, pero puede hacer que te sientas obligado a ayudar a los demás incluso si eso significa que te alojarán en el camino. Es importante tener límites incluso con las personas que amamos y aprender a decir “no” cuando sea necesario.

Razón 6: Falta de confianza en ti mismo

Si no confías en tus propias habilidades o decisiones, es posible que te sientas más cómodo dejando que otros tomen el control. Aprender a confiar en ti mismo y en tus decisiones te ayudará a establecer mejores límites y a no dejar que otros te paseen por encima.

Cómo detener que la gente te pase por encima

  1. Trabaja en tu autoestima y aprende a valorarte.
  2. Afronta tus miedos para poder establecer límites.
  3. Mejora tus habilidades sociales.
  4. Establece límites claros con la gente en tu vida.
  5. Aprenda a decir «no» incluso a las personas que ame.
  6. Confía en ti mismo y en tus decisiones.

En resumen, dejar que la gente te pase por encima puede ser resultado de una baja autoestima, miedo al rechazo, falta de habilidades sociales, falta de límites claros, demasiada empatía o falta de confianza en ti mismo. Aprender a establecer mejores límites y trabajar en tus fortalezas te ayudará a poner fin al comportamiento de la gente que te pasa por encima.

Deja un comentario