6 razones por las que las personas carecen de sentido común

¿Alguna vez te ha sorprendido la falta de sentido común en las acciones de alguien? ¿Te has preguntado por qué algunas personas parecen carecer completamente de esta habilidad esencial para la vida cotidiana? En este artículo exploraremos seis razones comunes por las que las personas pueden perder el sentido común y cómo podemos evitar caer en estas trampas. Prepárate para descubrir algunas sorprendentes y reveladoras explicaciones detrás de la carencia de sentido común.

¿Conoces personas que parecen carecer de sentido común?

¿Sus acciones te aturden o te dejan sintiéndote frustrado?

¿Alguna vez te has preguntado cómo han logrado llegar tan lejos en la vida haciendo las cosas que hacen?

Es seguro decir que tú y todos los demás en este planeta se han sentido de esta manera por otra persona en algún momento.

Diablos, alguien probablemente ha pensado lo mismo sobre ti.

Verá, todos carecemos de sentido común hasta cierto punto, incluso si no nos damos cuenta o no queremos admitirlo.

La razón por la que es posible que no podamos aceptar esto sobre nosotros mismos es porque no existe una sola forma en que una persona pueda mostrar su falta de sentido común.

Hay muchos.

Y aunque es posible que algunos no se apliquen a usted, al menos uno de ellos lo hará.

¿Cuáles son esas razones?

Llegaremos a eso, pero primero preguntémonos qué significa realmente tener sentido común.

¿Qué es el sentido común?

Es difícil definir con precisión el sentido común, pero aquí va:

El sentido común es la acción que la mayoría de las personas considera más aceptable y/o con más probabilidades de generar el mejor resultado.

En otras palabras, es hacer algo de una manera particular que es la forma en que la mayoría de la gente lo haría.

O, desde un punto de vista personal, es la acción que tomaría en una situación o el método que usaría para realizar una tarea.

Es importante tener en cuenta que es la acción que se está tomando la que tiene más probabilidades de contar cuando la gente piensa en el sentido común, no en el resultado.

A menudo es posible alcanzar el mismo resultado de varias maneras, pero si ve a alguien haciendo las cosas de manera diferente a como lo haría, es posible que perciba una falta de sentido común… incluso si llegan al mismo punto final.

Ahora que tenemos una definición funcional de sentido común, exploremos las razones por las que se puede percibir que alguien carece de él.

1. No podemos sobresalir en todos los tipos de inteligencia.

La inteligencia no es una sola cosa que poseas o carezcas. Se puede dividir en diferentes áreas.

La mayoría de la gente probablemente piensa que alguien con inteligencia de libros es inteligente, pero se cree que hay 9 tipos de inteligencia y nadie puede sobresalir en todos ellos.

Una persona «inteligente» estereotipada con un expediente académico estelar y un banco de conocimientos y hechos en su cabeza puede carecer de la coordinación ojo-mano necesaria para jugar al tenis.

Del mismo modo, alguien con una alta inteligencia interpersonal puede ser bueno para construir fuertes lazos con los demás, pero eso no significa que pueda leer un mapa.

O la persona que es muy experta en jugar tenis y leer mapas puede ser propensa a decir cosas insensibles a los demás porque carece de razonamiento emocional y empatía.

Esta es probablemente la razón clave por la que percibimos que tantas personas no tienen sentido común: simplemente se destacan en cosas diferentes a las nuestras.

Pero en ese momento, cuando hacen algo de una manera diferente a como lo hubiéramos hecho nosotros, instantáneamente los condenamos por ello. Simplemente no podemos comprender su «estupidez» tal como la vemos.

Esto es a pesar del hecho de que somos ciegos a las formas en que nosotros también podemos ser vistos como faltos de sentido común.

2. No consideramos todas las posibles consecuencias de nuestras acciones.

Vivimos nuestras vidas según la ley de causa y efecto, pero es difícil predecir siempre qué causa conducirá a qué efecto.

Algunas personas simplemente son mejores que otras al considerar la amplia gama de posibilidades y tenerlas en cuenta al elegir la «mejor» manera de hacer algo.

Esto puede ser tanto las consecuencias inmediatas como las de largo plazo.

Por ejemplo, colocar una bebida hirviendo sobre una mesa de café baja mientras hay niños pequeños jugando y corriendo no es nada sensato, pero algunas personas simplemente no consideran el riesgo de que ocurra un accidente horrible.

También es de sentido común decir que una dieta de comida para llevar y comida rápida poco saludables tiene muchas probabilidades de tener consecuencias negativas para su salud más adelante en la vida, pero algunas personas lo hacen.

Por supuesto, hay momentos en que la «mejor» acción a tomar es una cuestión de elección personal.

Una persona joven que pasa los fines de semana de fiesta y bebiendo puede ser vista como imprudente por los demás.

Las consecuencias inmediatas del comportamiento ebrio y las resacas, y las consecuencias a más largo plazo de no ahorrar nada de sus ingresos disponibles pueden hacer que otros los juzguen por no tener sentido común.

Pero el joven puede considerar de sentido común salir y disfrutar los años en los que ambos son más capaces de sobrellevar los efectos (es decir, ninguna resaca o una resaca menos severa al día siguiente) y cuando tienen menos responsabilidades con los demás.

Por lo tanto, no siempre se trata de estar distraídos de los posibles resultados de nuestras acciones, sino de considerarlas de manera diferente a los demás.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

3. Somos mejores dando consejos que siguiéndolos.

A menudo sabemos que el sentido común sugiere que hagamos una cosa y, sin embargo, hacemos lo contrario de todos modos.

Tomamos malas decisiones que van en contra de todo razonamiento sólido y, a menudo, lo hacemos en función de nuestras emociones, nuestros instintos o nuestra incapacidad para resistir la tentación.

Mientras tanto, les decimos a otras personas que no hagan exactamente lo que estamos haciendo, porque sabemos que no es lo mejor para ellos.

Damos consejos, pero no seguimos nuestros propios consejos. Y fallamos en tomar el consejo de otros.

Tome a la persona que le dice a su amigo que termine una relación insatisfactoria mientras se queda con una pareja que nunca le muestra ni una pizca de amor o cuidado.

A menudo es más fácil saber qué hacer que hacerlo.

Eso es porque somos falibles. Todos lo somos. Simplemente somos incapaces de actuar en lo que la mayoría de la gente consideraría la forma ideal todo el tiempo.

Así que todos carecemos de sentido común de vez en cuando, algunos más a menudo que otros.

No es porque seamos estúpidos o un fracaso, sino porque somos humanos.

4. Somos tercos ante la información nueva o contradictoria.

Se puede considerar que una persona carece de sentido común si continúa creyendo o haciendo algo cuando hay evidencia que sugiere que estaría mejor pensando/actuando de manera diferente.

A menudo decimos que esa persona está “fijada en sus caminos” y es incapaz de cambiar.

Por otro lado, una persona que se fija en sus formas puede considerar que los demás no tienen sentido común porque no pueden entender nuevas formas de hacer las cosas o nuevas ideas.

Esto nos lleva de vuelta al punto importante de que el sentido común es algo subjetivo.

Considere a un abuelo que le dice a su hijo que acueste a su bebé boca abajo porque dormirá por más tiempo.

Cuando el padre le dice al abuelo que esto aumenta el riesgo de SMSL, el abuelo podría decir: «Bueno, lo hice contigo y tus hermanos y nunca te pasó nada malo».

Esta es una forma de terquedad y negación de los consejos más recientes de la comunidad científica.

Es difícil para los abuelos escuchar porque podría interpretarse como una crítica de cómo criaron a sus hijos, por lo que continúan insistiendo en que está bien incluso cuando escuchan o leen las pautas actuales.

Algo similar sucede cuando escuchamos noticias falsas y optamos por creerlas sin verificar la información.

Cuando sale a la luz que la noticia en realidad era incorrecta, eso no nos hace automáticamente dejar de creer en ella.

Es por eso que la desinformación se propaga con tanta rapidez y es tan difícil de combatir. No solo tiene que probar que la información original es falsa, tiene que luchar contra la falta de voluntad de una persona para admitir que se equivocó al creerla.

5. Somos egoístas.

Hay momentos en los que ser egoísta es algo bueno, pero hay muchos otros en los que puede hacer que una persona parezca que no tiene ningún sentido común.

Recuerde nuestra definición de sentido común como la acción que es aceptable para la mayoría de las personas.

Debería quedar claro cómo actuar de manera egoísta a menudo está en desacuerdo con lo que la mayoría de los demás encuentran aceptable.

Las personas en un vagón de metro pueden hacer la vista gorda ante la mujer embarazada que acaba de subir porque no quieren ceder su asiento, aunque la mayoría consideraría que es lo que se debe hacer con sentido común (y lo correcto). ).

Y luego están los problemas como el cambio climático, donde incluso aquellos que aceptan que lo que debe hacer el sentido común es cambiar sus hábitos para reducir su impacto ambiental, encuentran difícil hacerlo porque a) es difícil, y b) otras personas no lo son. no lo estoy haciendo

¿O qué tal el conductor ebrio que arriesga la vida de otras personas porque es más conveniente que tener que organizar un transporte alternativo a casa (o no beber)?

No hay sentido común en ninguna de estas cosas y, sin embargo, todas suceden con regularidad.

6. Nuestras personalidades son diferentes.

Recordemos una vez más que el sentido común no es algo en lo que todos siempre estén de acuerdo.

Lo que una persona ve como sentido común a veces puede parecer irrazonable para otra persona.

Esto puede reducirse a dos personas que tienen tipos de personalidad opuestos.

Tomemos, por ejemplo, el espíritu libre que disfruta haciendo viajes espontáneos de última hora con nada más que un boleto de avión.

Ese espíritu libre puede parecer que no tiene sentido común a los ojos de una persona que planifica meticulosamente sus vacaciones con un itinerario de hora por hora.

O qué tal la personalidad tipo A que pasa su viaje diario al trabajo poniendo horas extra de trabajo en su teléfono o computadora portátil. Lo ven como algo de sentido común: maximizar el tiempo que tienen disponible.

Otra persona puede considerar de sentido común leer un libro o ver un programa, sabiendo que no se les paga más por ningún trabajo adicional que realicen.

Mirándose unos a otros a través del tren o del autobús, pueden sacudir la cabeza con incredulidad, pero ninguno de los dos está bien o mal. El sentido común puede ser una cuestión de perspectiva.

Entonces, verá, a todos nos falta sentido común a los ojos de algunas personas, algunas veces.

Puede pensar que está exento de esta regla, pero no lo está.

Entonces, tal vez sea hora de dejar de juzgar a las personas cuando hacen algo de una manera que lo confunde o lo frustra y comience a aceptar que usted también puede exhibir una verdadera falta de sentido común a veces.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

6 Razones por las que las personas carecen de sentido común

1. Falta de educación

La educación es un factor crucial en el desarrollo del sentido común. Si una persona no ha recibido una buena educación, es posible que carezca de la capacidad para pensar de manera crítica y racional en situaciones cotidianas.

2. Miedo al rechazo social

Muchas personas carecen de sentido común debido a que tienen miedo de ser juzgadas por los demás. En estas situaciones, suelen seguir el comportamiento de la mayoría, aunque este no tenga sentido.

3. Ausencia de experiencias de vida relevantes

Si una persona no ha tenido la oportunidad de experimentar situaciones y problemas similares a los que le rodean cotidianamente, es posible que no sepa qué hacer en estas situaciones.

4. Perspectivas limitadas

Aquellas personas que tienen una perspectiva limitada del mundo y de las situaciones con las que se enfrentan pueden carecer de sentido común para resolver problemas complejos.

5. Ausencia de auto-reflexión

La auto-reflexión es una habilidad crítica para desarrollar el sentido común, ya que permite a una persona analizar sus acciones y decisiones para mejorarlas. Sin la auto-reflexión, es difícil para alguien desarrollar un sentido crítico y reflexivo.

6. Sensación de omnipotencia

Las personas que se sienten invencibles o demasiado seguras de sí mismas pueden carecer de sentido común debido a que subestiman el riesgo y toman decisiones irracionales sin tener en cuenta las consecuencias.

  1. Falta de educación
  2. Miedo al rechazo social
  3. Ausencia de experiencias de vida relevantes
  4. Perspectivas limitadas
  5. Ausencia de auto-reflexión
  6. Sensación de omnipotencia

En conclusión, muchas razones pueden explicar la carencia de sentido común en individuos. La falta de educación, el miedo al rechazo social, la ausencia de experiencias de vida relevantes, la perspectiva limitada, la ausencia de auto-reflexión y la sensación de omnipotencia son solo algunas de las razones más comunes. Sin embargo, con la práctica y la reflexión, cualquiera puede desarrollar el sentido crítico y racional necesario para enfrentar cualquier situación con confianza y éxito.

Deja un comentario