7 barreras para el crecimiento personal que pueden frenarte

¿Alguna vez has sentido que no estás avanzando en la vida y no sabes por qué? A veces, las barreras para el crecimiento personal pueden sorprenderte y frenarte sin que te des cuenta. En este artículo, te presentamos 7 obstáculos comunes que pueden estar limitando tu progreso personal y cómo superarlos para alcanzar tus metas y sueños. ¿Estás listo para identificar y superar estas barreras para el crecimiento personal? ¡Sigue leyendo!

Las palabras “crecimiento personal” pueden aplicarse a un espectro bastante amplio, pero tienden a referirse a la maduración y el desarrollo mental, espiritual y emocional.

Esto puede suceder espontáneamente, como cuando las personas tienen epifanías repentinas durante o después de los eventos de la vida, o puede hacerse con enfoque e intención.

En última instancia, el resultado final de este tipo de crecimiento es una persona más sana, más feliz y más completa.

Entonces, ¿cuáles son algunas de las principales barreras para el crecimiento personal? ¿Qué haría que una persona dude o se avergüence de convertirse en la mejor versión posible de sí misma?

Hay una serie de problemas con los que pueden encontrarse, pero como siempre, hay formas de sortearlos. Echemos un vistazo a ellos y cómo superarlos.

1. Miedo al cambio (o posible fracaso al tratar de cambiar).

El cambio puede dar bastante miedo, especialmente si una persona ha cultivado un fuerte sentido de seguridad y comodidad en su estilo de vida actual.

Además, muchas de estas personas temen fracasar en sus nuevos esfuerzos si intentan lograr un cambio real. A la hora de la verdad, muchas personas temen más al fracaso que a las circunstancias que han superado hace tiempo.

Como resultado, permanecerán en un estado de negación para mantener el statu quo o adoptarán comportamientos de autosabotaje.

Imagínese a un jubilado que pasó muchos años criando a sus hijos y cuidando a sus nietos, mientras soñaba con el increíble jardín que querían cultivar y la obra de arte que querían crear. Durante años, estaban resentidos con su familia por ocupar todo su tiempo potencial en la jardinería y la pintura… pero luego, una vez que los niños crecieron y se fueron, el jubilado no hizo nada.

El jardín se dejó en barbecho y los materiales de arte todavía estaban en sus cajas. Y el jubilado se pasaba días y días bebiendo en el porche, quejándose de todo el tiempo que perdía cuando podía haber estado haciendo sus hobbies, y diciendo que mañana mismo empezaría ese jardín y esos cuadros.

Sus sueños sobre su jardín y obras de arte son más importantes para ellos que hacer realidad esos sueños. Después de todo, no puedes fallar en algo si no lo intentas, ¿verdad? El jardín de sus sueños nunca dejará de prosperar, o se marchitará por negligencia, y sus obras de arte imaginadas serán obras maestras en lugar de mal ejecutadas.

La clave para recordar aquí es que ningún crecimiento real puede ocurrir sin fracaso. Claro, ese jubilado podría hacer un desayuno de perro completo en el lienzo al principio, pero esos pasos en falso iniciales lo ayudarán a mejorar su técnica. Pueden descubrir combinaciones de colores que les encantan y pinceladas que funcionan maravillosamente.

El cambio es necesario para el crecimiento y, en última instancia, la única forma de fracasar de verdad es no molestarse en intentarlo.

2. Cambiar significa admitir que es posible que hayan estado «equivocados» antes.

Otra razón por la que alguien puede dudar en cambiar cosas como su postura sobre ciertos temas, sus sistemas de creencias, incluso su fe religiosa, es porque ese tipo de cambio puede requerir que admita que antes estaba «equivocado».

Un sorprendente número de personas preferiría vivir en la miseria, aparentando ser fieles a sus convicciones, que perder la cara o sentirse avergonzados.

La cuestión es que cambiar de opinión porque ha salido a la luz nueva información, o porque has experimentado algo que ha cambiado tu perspectiva, no es una debilidad. Lo que sentiste antes no estaba “mal” porque era fiel a la versión de ti mismo que eras entonces. Del mismo modo, lo que sientes ahora tampoco es necesariamente «correcto».

Todos estamos en increíbles viajes de crecimiento y autodescubrimiento, y somos personas diferentes literalmente todos los días de nuestras vidas. Como tal, vamos a tener diferentes puntos de vista y preferencias a lo largo de la vida. ¡Esta es una parte vital del crecimiento y el desarrollo!

Observe cómo el paladar de un niño generalmente cambiará a medida que envejece. Piensa en los alimentos que más te gustaban cuando tenías cinco años. Lo más probable es que esos no sean los mismos alimentos que más te gustan ahora. Así como nuestras papilas gustativas y preferencias por ciertas cosas cambian con el tiempo gracias a la experiencia (y cambios neurológicos), también lo hacen nuestras perspectivas.

Si no lo hicieran, probablemente serías el único adulto en la mesa mojando nuggets de pollo en ketchup mientras todos a tu alrededor disfrutaban de su padh thai.

No hay absolutamente nada de malo en decir que ha cambiado su postura o sus creencias a medida que ha aprendido más. De hecho, es probable que mucha gente te respete por tener el coraje de admitirlo.

3. La sensación de que necesita adaptarse para cumplir con las expectativas que los demás tienen de usted.

Una de las principales barreras para el crecimiento personal que alguien puede encontrar es la mirada de desaprobación en los ojos de otra persona cuando dice: «has cambiado».

Muchas personas sienten que están atrapadas en ciertos modos de comportamiento y estilo de vida debido a la versión de sí mismos que otros conocen y aman. Esa versión puede ser el polo opuesto de cómo se sienten ahora y en quiénes quieren convertirse, pero cada vez que intentan liberarse y ser la persona que quieren ser, se burlan de ellos o los condenan por querer cambiar.

Como ejemplo, digamos que alguien fue el payaso de la clase durante toda la escuela, y ser un bromista se convirtió en una parte intrínseca de su personalidad. Es posible que se hayan convertido en el «amigo divertido» al que siempre se puede recurrir para reír, y es posible que se hayan ganado una gran reputación por ser un fiestero irresponsable.

Ahora avance rápido de 10 a 20 años. Esta persona ahora tiene entre 20 y 30 años y quiere una vida completamente diferente. Tal vez hayan desarrollado algunas prioridades significativamente diferentes, como querer concentrarse intensamente en su carrera o desarrollar una relación realmente sólida con su pareja.

Si todavía se asocian con los amigos que los conocían como una persona divertida y fiestera, es posible que se sientan en conflicto en varias direcciones diferentes. Es posible que quieran que sus viejos amigos vean que han «crecido» y se han vuelto más serios, y también pueden preocuparse de que dichos amigos saboteen su trabajo o su relación.

Lo mismo puede ocurrir con los miembros de la familia. Es posible que desee ser alguien muy diferente de lo que sus familiares reconocen, o incluso de lo que ellos quieren que sea. Como resultado, es posible que se debata entre no querer decepcionarlos y vivir fiel a su propia naturaleza.

En situaciones como esta, puede tratar de ser honesto con las personas cercanas a usted, con bondad amorosa y compasión. Puedes explicarles a tus amigos y familiares que has cambiado, que quieres vivir una vida más auténtica y que entiendes que pueden sentirse incómodos o alienados por esto porque es muy diferente de lo que les es familiar.

Si tiene suerte, sus esfuerzos hacia un mayor crecimiento personal serán comprendidos y apoyados. Es posible que algunas personas te apoyen y alienten dicho crecimiento, mientras que otras se pongan a la defensiva y se sientan resentidas porque no eres la misma persona que aman. Es posible que intenten sabotear tus esfuerzos o deseen eliminarte de sus vidas.

Si este último es el caso, es importante estar preparado para tomar cierta distancia de ellos. Es posible que no necesite «no contactar» o eliminarlos por completo, pero será importante demostrarles que habla en serio y que tomará las medidas que considere necesarias para seguir este camino de Verdad.

4. Programación cultural o religiosa.

Esto va junto con la nota anterior sobre las expectativas de otras personas.

Algunas personas se resisten a ciertos tipos de crecimiento personal porque sienten que el tipo de madurez emocional, mental o espiritual que desean estará en conflicto con su educación cultural o religiosa.

Por ejemplo, digamos que una persona fue criada en un hogar religioso estricto. Es posible que no hayan tenido ninguna exposición a otras religiones y filosofías del mundo. Es posible que incluso les hayan dicho desde el primer día que esas creencias eran peligrosas e incorrectas. Si llegan a un punto en el que quieren aprender más sobre lo que creen las personas de otras religiones, pueden sentir que están traicionando a su familia y comunidad espiritual al hacer esta investigación.

Lo mismo ocurre con aquellos que se enamoran de personas de otras religiones o que aceptan ser LGBTQ+. Pueden tener un conflicto profundo entre querer crecer y cambiar a una versión de sí mismos que se sienta más auténtica y querer honrar las enseñanzas de su fe, antecedentes culturales/étnicos y valores familiares.

Aquí es donde entra en juego la frase “sé fiel a ti mismo”.

Si estás luchando con lo que percibes como constricciones de la fe, entonces es importante que estudies realmente esa fe. ¿Has profundizado en ello tú mismo? ¿O simplemente se ha ido por las enseñanzas compartidas por los ancianos, sacerdotes y similares? Si es lo último, lo más probable es que solo haya obtenido un fragmento de las diversas enseñanzas que existen, compartidas por aquellos que quieren que las personas piensen y se comporten de cierta manera.

Haga su propia investigación, de varias fuentes diferentes, y no dependa de las enseñanzas de aquellos que tienen sus propios prejuicios y agendas.

Además, recuerde que cuando se trata de religiones mundiales, los libros a los que se hace referencia fueron escritos hace mucho tiempo por seres humanos muy falibles, no por los mismos poderes superiores. Como resultado, habrá aspectos que encajen mucho más con el pasado que con el presente, y otros que quizás ni siquiera tengan cabida en el futuro.

Apunte a la esencia de su fe en lugar de las palabras que se han escrito en papel.

Si todavía está en confusión, atrapado entre lo que le han enseñado y lo que siente, vaya con lo que se siente «bien» en su corazón. Ese será el camino correcto para ti.

5. Autocrítica/diálogo interno negativo.

¿Eres el tipo de persona que tiene un diálogo mental continuo de crueldad y crítica dirigida hacia ti mismo? Si es así, tómate un momento y date un gran abrazo a ti mismo.

Este tipo de charla mental negativa es común entre las personas que han experimentado una gran cantidad de abuso mental y emocional, especialmente por parte de los padres y cuidadores. Las constantes críticas e insultos recibidos por parte de los mayores se convierten en una especie de banda sonora de fondo, minando cualquier esfuerzo por cambiar o crecer.

¿Quieres cambiar tu guardarropa y estética personal? Entonces es probable que tengas un montón de charla mental sobre eso. “Te ves ridículo, esa ropa no te queda bien, no tienes el cuerpo para ese look, y todos se van a reír de ti”.

¿Quieres cambiar de carrera o carrera universitaria? “¿Por qué molestarse cuando simplemente vas a fallar? No eres lo suficientemente inteligente para aprobar esas clases, nadie querrá contratarte y quedarás expuesto como el impostor que eres si consigues el trabajo”.

^ Así.

Para superar esto, debe sumergirse en las razones por las que tiene este tipo de diálogo interno negativo. Una vez que reconozca eso, y los desencadenantes que lo desencadenan, puede trabajar para reemplazar la negatividad con palabras más positivas y alentadoras.

Cada vez que escuches un poco de negatividad en tu mente, visualiza la parte herida de ti mismo como cuando eras un niño. Luego abraza a ese niño pequeño con tu yo adulto actual y sobrescribe la negatividad. Dile a ese niño interior que es valiente, amable, fuerte y capaz de mucho más de lo que cree.

Es posible que se sorprenda al ver lo rápido que desaparecen esas críticas, dejándolo libre para volar hacia un mayor crecimiento personal.

6. No saber por dónde empezar.

Los primeros pasos a dar en cuanto a tu crecimiento personal dependerán totalmente de los cambios que quieras ver. O, como dirían otros: “crear objetivos claros”.

Por ejemplo, supongamos que desea cambiar su forma de pensar personal. Tal vez te has vuelto bastante amargado y enojado y ya no quieres ser esa persona. No podrá cambiar su mentalidad de inmediato, pero puede comenzar a hacer cambios muy pequeños todos los días.

Para empezar, puede empezar a llevar un diario de gratitud. Llévalo contigo y anota cada vez que te sientas enojado o irritado por algo. Luego, al lado o debajo de esas entradas, oblígate a escribir también algo positivo sobre la situación. Algo como esto:

“Estoy enojado y frustrado porque mi teléfono no funciona y no puedo enviar mensajes a mis amigos en las redes sociales hasta que lo arreglen”.

“El lado bueno de esto es que en lugar de pasar varias horas desplazándome, pasé una hora haciendo yoga esta mañana y me sentí increíble. También pasé más tiempo hablando con mi familia cara a cara”.

Si el crecimiento personal que desea tomar implica cambiar su sistema de creencias, perspectivas personales o conjuntos de habilidades, entonces el primer paso requerirá educación. No tienes que inscribirte en cursos universitarios para ampliar tus horizontes, aunque puedes hacerlo si te sientes inclinado académicamente. En cambio, una gran cantidad de información está disponible al alcance de su mano.

Lea libros o artículos publicados en sitios como Scribd o Academia.edu. Programe tiempo para hablar con profesionales a quienes admire y respete, si le gusta ese tipo de interacción. Llama a los lugares de culto si quieres aprender más sobre una fe diferente.

Cada viaje comienza con un solo paso, y no tiene que ser uno grande. Un pequeño movimiento de los pies en la dirección que le interesa es suficiente para obtener ese impulso. Solo asegúrese de tener algunos objetivos claros en mente y tome los pasos que considere necesarios para alcanzarlos.

7. Aversión a asumir la responsabilidad de donde estás ahora.

Un aspecto clave del crecimiento personal es ser muy honesto acerca de cómo llegaste a tus circunstancias actuales. Ser dueño de sus propias contribuciones a quién y dónde se encuentra en este momento le permitirá cambiar de dirección hacia lo que quiere llegar a ser.

Por ejemplo, la autovictimización es increíblemente común en estos días y, a menudo, es fomentada por quienes nos rodean. Las personas que han experimentado eventos difíciles o traumáticos terminan identificándose con su dolor y construyen su personalidad (y su vida en general) en torno a él.

Esto también les da un arsenal de excusas de por qué no pueden (o no quieren) hacer varias cosas. Culpan a quienes los lastiman de todo lo malo que les ha pasado, y luego usan su dolor para excusar sus propios malos comportamientos, falta de responsabilidad, etc.

En términos más simples, han renunciado a su poder personal y han optado por estancarse en un estado de dolor y victimización. Claro, obtendrán mucha simpatía y apoyo emocional de quienes los rodean, pero luego terminarán atrapados en esa rutina. Algunos crean tanto drama sobre su victimización y sufrimiento que desarrollan seguidores leales que se sienten defraudados y traicionados si su gurú del dolor decide dejar atrás su propia miseria.

Si te sientes atascado y culpas a innumerables personas por tus circunstancias actuales, entonces tendrás que retroceder para tener una perspectiva real y honesta.

Tome un diario, prepare una bebida sabrosa y tenga algunos pañuelos cerca. Vas a echar un vistazo bueno y honesto a dónde estás ahora y cómo llegaste allí.

Cada vez que empieces a culpar a alguien más por tu situación actual, sé muy honesto contigo mismo acerca de cómo tus propias acciones también contribuyeron a la situación. Pregúntate si las cosas podrían ser diferentes si te hubieras comportado o elegido diferente. Luego pregúntese qué le impide actuar ahora para mejorar las cosas.

Si una vez más vuelves a caer en todas las cosas horribles que otros están haciendo, entonces elige UNA cosa que puedas cambiar AHORA MISMO para cambiar de dirección a una pista diferente.

En términos más simples, recupera tu poder.

Cuando alguien está en modo víctima, ha cedido todo su poder personal y se ha permitido ser el pasajero de su propia vida; arrastrados a un viaje en el que realmente no quieren estar.

Así que toma la iniciativa, abre la puerta del pasajero y sal de este viaje.

Pensamientos finales

Si ha estado pensando en trabajar para el crecimiento personal y se siente estancado, aquí hay una buena noticia para usted: ya ha dado un gran primer paso.

El hecho de que haya buscado este artículo significa que ya está en camino. Has reconocido que quieres experimentar el crecimiento y el cambio, y has puesto la pelota en marcha. Puedes cambiar de dirección cuando quieras, pero la parte más difícil ya la has conseguido.

Plantéate algunas metas claras, identifica las barreras para el crecimiento personal a las que te enfrentas y decide qué pequeños pasos quieres dar a continuación. Todos estos pequeños pasos se acumularán y te empujarán hacia adelante hasta que un día te despiertes y te des cuenta de que estás en el buen camino para convertirte en la persona que siempre has soñado ser.

Recuerda que las montañas más altas de este planeta están formadas por múltiples capas de partículas diminutas. Alguna vez fueron motas de polvo: solo tomó tiempo para que esas capas se unieran y crecieran hasta convertirse en Everest, Annapurna, etc.

Solo date tiempo, espacio y paciencia, y lo lograrás también.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

7 Barreras para el crecimiento personal que pueden frenarte

1. Miedo al fracaso

El miedo al fracaso puede impedir que te arriesgues y pruebes cosas nuevas.

2. Falta de confianza

La falta de confianza en uno mismo puede hacer que te sientas incapaz de alcanzar tus metas y sueños.

3. Perfeccionismo

El perfeccionismo puede impedir que tomes acción, ya que siempre estás esperando el momento «perfecto».

4. Pensamiento negativo

El pensamiento negativo puede limitar tus posibilidades y hacerte sentir impotente ante los desafíos.

5. Falta de compromiso

La falta de compromiso puede hacerte renunciar fácilmente a tus metas y sueños cuando enfrentas obstáculos.

6. Procrastinación

La procrastinación puede hacer que pospongas tus tareas y proyectos importantes, lo que limita tu progreso personal.

7. Malos hábitos

Los malos hábitos pueden limitar tu capacidad para crecer personal y profesionalmente y dificultar alcanzar tus objetivos.

  1. Miedo al fracaso
  2. Falta de confianza
  3. Perfeccionismo
  4. Pensamiento negativo
  5. Falta de compromiso
  6. Procrastinación
  7. Malos hábitos

En conclusión, superar estas barreras es esencial para un verdadero crecimiento personal. Al reconocer y abordar estas barreras, puedes liberarte de la autolimitación y permitirte alcanzar tus objetivos y sueños.

Deja un comentario