7 consejos altamente efectivos si ya no disfrutas de nada

¿Te sientes apático y desmotivado? ¿Ya no encuentras placer en las cosas que antes te gustaban hacer? No te preocupes, es normal experimentar esta sensación. Pero no te quedes estancado en ella, hay soluciones efectivas para salir de ese estado. En este artículo te presentamos 7 consejos altamente efectivos para recuperar la pasión por la vida y disfrutar de todo lo que te rodea. ¡No te lo pierdas!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Parece que la salud mental de una persona está bajo constante ataque en estos días. Tenemos medios que brindan malas noticias las 24 horas del día, los 7 días de la semana, política tóxica, los desafíos inconmensurables de cosas como el cambio climático… y eso es incluso antes de que lleguemos a las presiones cotidianas de la vida moderna.

Las personas no son malas para vivir bajo ese tipo de estrés regular de manera tan constante. El resultado es un aumento de la depresión, la ansiedad y la anhedonia.

Se suele hablar de depresión y ansiedad, pero ¿qué es la anhedonia? Es una condición en la que los circuitos de recompensa del cerebro no se comunican de manera efectiva entre sí.

Por lo general, el cerebro usa la dopamina para enviar mensajes a lo largo de sus circuitos de recompensa: haga algo que disfrute y el cerebro lo recompensará con un sentimiento positivo.

Una persona que está experimentando anhedonia no sentirá esa recompensa o brillo. Pueden hacer algo que debería traer placer, pero ese sentimiento nunca se materializa.

Es posible que no obtengan el mismo entusiasmo que solían tener con ciertas actividades o pasatiempos, es posible que no saboreen los alimentos como lo hacían antes, es posible que no disfruten o sientan la necesidad de tener relaciones sexuales tanto. Es posible que estar con amigos o familiares ya no genere satisfacción o calidez, y salir a la naturaleza podría no tener el mismo efecto que solía tener. En general, entonces, sus sentidos están embotados y sus emociones disminuyen en intensidad. O es posible que simplemente no experimenten ciertos sentimientos en absoluto.

Pueden caer en un estado de apatía en el que simplemente no les importan las cosas, no tienen motivación y sus relaciones no les importan.

Además, la anhedonia amplifica los circuitos de amenazas del cerebro. Es decir, las partes de tu cerebro que te dicen que tengas miedo o desconfíes de algo.

Entonces, en algunas personas, ha reducido la felicidad y la positividad, ha aumentado el estrés y la cautela, y luego todas las tensiones externas con las que tenemos que lidiar. ¡No es una gran combinación!

Es por eso que debemos tomar algunas medidas proactivas si no puede disfrutar de nada.

Pero, antes de que hagamos eso, hay otra cosa que debe tener en cuenta. La anhedonia puede ser temporal y situacional. También puede ser un síntoma de un problema de salud mental mayor, como el trastorno de depresión mayor, el trastorno de estrés postraumático o el trastorno bipolar.

Entonces, si tiene problemas con la anhedonia, sería una buena idea hablar con un profesional de la salud mental al respecto para que pueda evaluarlo con precisión. Si está luchando con una enfermedad mental, es posible que necesite ayuda profesional para superarla.

Mientras tanto, hay algunas formas en las que puedes intentar recuperar el disfrute de las cosas y mejorar tu felicidad.

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude a encontrar el disfrute de las cosas nuevamente. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

1. Consuma menos medios negativos.

Por medios, no solo nos referimos a las noticias. Hay tanta negatividad por ahí, y nuestros cerebros simplemente no están conectados para lidiar con el flujo constante y continuo de la misma. Es una cuestión de golpearse continuamente con todas las cosas horribles del mundo.

Limite la cantidad de noticias que ve. No hay razón para mantenerse al día con el ciclo de noticias 24/7. Pero también limite lo que mira en las redes sociales, lee en Internet y consume.

Es difícil ser feliz y disfrutar de las cosas cuando estás constantemente viendo cosas tristes o escuchando música deprimente. Sí, se siente catártico en ese momento, pero no te hará ningún favor a largo plazo.

Si desea mantenerse informado, reserve un pequeño período de tiempo en su día para ver las noticias. Después de eso, evítalo por completo.

2. Manténgase activo.

¡Sal y haz ejercicio! El ejercicio proporciona tantos beneficios tangibles para el cuerpo humano y el cerebro. No solo mantiene su cuerpo en buen estado de funcionamiento, sino que también anima a su cerebro a producir más sustancias químicas para sentirse bien que pueden ayudar a fomentar el disfrute y la felicidad.

No tiene que ser mucho. Incluso caminar un par de veces a la semana ayudará a proporcionar un valioso mantenimiento a su cuerpo y mente.

El cuerpo humano no está hecho para un estilo de vida sedentario. Necesita movimiento y ejercicio para mantenerse saludable.

3. Reduzca el consumo de azúcar y cafeína.

El azúcar y la cafeína son dos alimentos básicos de nuestra cultura. Todo parece estar cargado de azúcar para realzar el sabor. Y la cafeína es el elixir milagroso que hace que muchos de nosotros nos pongamos en movimiento por la mañana o en medio de la noche, según tu horario. Ambos no son buenos para el cuerpo y la mente.

El consumo excesivo de azúcar causa inflamación en el cuerpo. La inflamación en el cuerpo tiene un efecto adverso en la forma en que el cerebro produce sustancias químicas y funciona. Crea un estrés constante con el que el cerebro debe lidiar además de todo lo demás que está sucediendo. En algunas personas, reducir el consumo de azúcar y corregir su dieta mejora su estado de ánimo general.

La cafeína es disruptiva en la forma en que dormimos y funcionamos, especialmente si la consume antes de acostarse. Incluso si duerme, es posible que no esté cayendo en un sueño lo suficientemente profundo como para que su cerebro reponga adecuadamente todos los químicos para equilibrar el estado de ánimo y sentirse bien que necesitará para el día siguiente.

Menos cafeína y azúcar pueden ayudar a mejorar su estado de ánimo general y mantenerlo más equilibrado durante todo el día.

4. Mantenga un diario de gratitud.

La gratitud es una sugerencia tan común para mejorar la felicidad y la satisfacción en la vida. Es tan común que la gente lo usa como una sugerencia descartable mucho tiempo. “¿Has intentado practicar la gratitud? ¿Estás agradecido? ¿Por qué no estás más agradecido por lo que tienes? Y luego hacen un mal trabajo al explicar por qué es una herramienta poderosa. Cambiemos eso.

La idea detrás de la gratitud es volver a entrenar tu cerebro para buscar cosas positivas (las cosas que tienes) en lugar de cosas negativas (las cosas que no tienes o no quieres).

La depresión y la anhedonia intentan forzar a tu cerebro a mirar constantemente y detenerse en lo negativo. Muchas veces eso se puede contrarrestar tomando un tiempo para reflexionar sobre cosas positivas.

Esto no quiere decir que el «pensamiento positivo» deshaga la enfermedad mental o las causas más graves de la anhedonia. No, se trata de controlar los síntomas y mejorar la calidad general de sus pensamientos actuales, en lugar de simplemente subirse a la montaña rusa hacia los pozos más oscuros de su cerebro.

Un diario de gratitud ayuda en esto porque es algo tangible a lo que puedes aferrarte, volver atrás y leer para reflexionar, e incluir otras cosas positivas que podrían ayudarte a recuperar tu mente.

5. Identifique experiencias placenteras incluso cuando no sintió placer en ese momento.

El disfrute es algo divertido porque, a diferencia del placer que tiende a ocurrir en el momento, a menudo es después de un evento que nos damos cuenta de que disfrutamos algo.

Y el sentimiento de disfrute tiene un elemento mental racional junto con el elemento emocional. Piensas en el disfrute además de sentirlo.

Si parece que no puede disfrutar nada en este momento, es posible que esté demasiado concentrado en el sentimiento y no lo suficiente en los pensamientos.

Así que la próxima vez que hagas algo que solías disfrutar o que crees que deberías disfrutar, no te preocupes por lo que sientes; solo considere si esa actividad tenía algunos elementos objetivamente agradables.

Digamos que hizo un poco de jardinería, que es algo que alguna vez disfrutó mucho. Tal vez no tuvo la misma sensación esta vez, pero con suerte debería poder verlo desde una perspectiva racional y ver que era algo que no era desagradable. Ayudó a pasar el tiempo, fue productivo, hizo de su jardín un lugar más agradable para estar (o lo hará una vez que las cosas florezcan o crezcan), incluso podría haber sido un buen ejercicio para su cuerpo.

Al igual que el diario de gratitud, es posible que no resuelva las causas subyacentes de su anhedonia, pero este disfrute cognitivo puede ayudarlo a sentirse un poco mejor acerca de su día mientras tanto.

6. Si no puedes ser positivo, trata de no ser negativo.

La gente tiende a tratar de funcionar en blanco y negro, correcto e incorrecto, positivo y negativo. Resulta que hay un término medio masivo donde es mucho más fácil encontrar un poco de tranquilidad e incluso algo de diversión.

Si no puedes ser positivo, al menos trata de no ser negativo. Neutral está bien si eso puede ayudarlo a superar un momento difícil.

El problema de insistir en los pensamientos negativos es que, por lo general, los anima a empeorar. Cuanto más piensas en ello, peor se vuelve, más profundo caes en espiral y más piensas en ello.

Es casi imposible disfrutar de algo cuando te estás ahogando en ese espacio negativo. Y la mejor manera de evitar ahogarse en ese espacio negativo es tratar de mantenerse fuera de esas aguas tanto como pueda.

Siéntese, considere qué tipo de pensamientos negativos tiene regularmente y luego piense en pensamientos neutrales para reemplazarlos. Cuando esos pensamientos negativos aparezcan, oblígalos a salir repitiendo los reemplazos neutrales que encontraste para ellos.

Este tipo de práctica puede ayudar a mejorar el entorno general de su mente y facilitar un mayor disfrute y felicidad.

7. Busque ayuda profesional.

A veces, la anhedonia es temporal; a veces, no lo es. Si descubre que su falta de disfrute está interfiriendo con su capacidad para conducir su vida o ha estado presente durante mucho tiempo, sería una buena idea buscar ayuda profesional.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda.

Y eso está bien. Todo el mundo experimenta depresión y anhedonia en algún momento. La vida es simplemente difícil y estresante, ya veces el cerebro tiene dificultades para lidiar con todo a la vez. No hay vergüenza en admitir que necesitamos un poco de ayuda adicional de vez en cuando.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Y la terapia en línea es en realidad una buena opción para muchas personas. Es más conveniente que la terapia en persona y es más asequible en muchos casos. Y obtienes acceso al mismo nivel de profesionales calificados y experimentados.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

7 Consejos Altamente Efectivos Si Ya No Disfrutas De Nada

1. Haz una lista de tus intereses

¿Cuándo fue la última vez que hiciste algo que realmente te apasiona? Si no lo recuerdas, considera hacer una lista de todas las cosas que alguna vez te han interesado. Luego, reduce la lista a lo que realmente te emociona y comienza a hacerlo. Tal vez sea un deporte, un hobby, o incluso un proyecto que habías postergado hace mucho tiempo. Hazlo poco a poco y observa como así recuperas la emoción por la vida.

2. Encuentra nuevas experiencias

Si sientes que te has estancado, sal de tu zona de confort y trata de hacer cosas nuevas y diferentes. Viaja a un lugar que nunca has visitado antes o asiste a una clase de algo completamente nuevo. Sal y experimenta el mundo que te rodea, esto puede ayudarte a encontrar nuevas pasiones.

3. Haz ejercicio

Sabemos que puede sonar cliché, pero el ejercicio es una excelente manera de liberar endorfinas en tu cuerpo, lo que te hará sentir mejor y más animado. No tienes que hacer ejercicio de alta intensidad, simplemente camina a diario, haz yoga o cualquier tipo de actividad física que disfrutes.

4. Conéctate con otras personas

A veces, simplemente estar con otras personas puede ser una gran ayuda. Habla con un amigo de confianza, deléitate en una cena con tus seres queridos o únete a un club de lectura. La conexión social puede ayudar a restaurar tu entusiasmo por la vida.

5. Aprende algo nuevo

Aprender algo nuevo siempre es gratificante. Cuando adquieres conocimientos sobre algo que te interesa, tu mente se siente más activa y productiva. Puedes aprender de todo, desde cocina hasta política, desde programación hasta arte. ¡Elige algo que siempre te interesó y ponte a estudiar!

6. Haz una rutina diaria

A veces, tener una rutina diaria puede proporcionarte un sentido de estructura y equilibrio. Trata de levantarte a una hora regular, realizar actividades específicas y acostarte temprano. Aunque suena muy básico, tener una rutina puede ayudarte a sentir el control en tu vida.

7. Trata de ser positivo

Finalmente, intenta enfocarte en los aspectos positivos de la vida. Cuando sientes que no disfrutas de nada, parece que no hay nada bueno en el mundo, pero no es verdad. Intenta cada día encontrar algo positivo, por pequeño que sea. Tal vez sea tomarte unos minutos para ver una puesta de sol, o disfrutar de una buena taza de café. Hacer un esfuerzo por ser positivo puede cambiar tu perspectiva de la vida.

  1. Haz una lista de tus intereses
  2. Encuentra nuevas experiencias
  3. Haz ejercicio
  4. Conéctate con otras personas
  5. Aprende algo nuevo
  6. Haz una rutina diaria
  7. Trata de ser positivo

Recuerda que cada persona es diferente y que cada una requiere un enfoque individual para recuperar la pasión por la vida. Si estos consejos no funcionan con usted, pruebe otros métodos, o busque ayuda profesional.

Deja un comentario