7 consejos reales para tener suerte en la vida

¿Quieres tener suerte en la vida pero no sabes cómo? No te preocupes, estás en el lugar correcto. En este artículo encontrarás los 7 consejos reales para atraer la buena fortuna y tener éxito en cada uno de tus proyectos. Así que no esperes más y descubre cómo puedes empezar a tener suerte desde hoy mismo.

¿Quién no querría mejor suerte en su vida?

¿Para atraer cosas buenas, para mejorar sus circunstancias, para vivir en términos más favorables?

No hay una persona viva que desee lo contrario.

La buena suerte es algo que todos queremos tener.

La mala suerte es algo que todos queremos evitar.

Pero, ¿cómo, exactamente, haces para tener buena suerte? ¿Cómo te vuelves afortunado?

Este artículo establecerá los principios básicos que puede aplicar en su vida para aumentar su suerte.

No se trata de qué amuletos de la suerte funcionan mejor o cómo colocar los muebles para traer más suerte a tu hogar.

No, se trata de las cosas prácticas y efectivas que puede hacer ahora mismo y todos los días en el futuro.

Pero primero, veamos…

Qué es la suerte en realidad

Para tener suerte, tienes que entender lo que significa suerte.

Más específicamente, debes apreciar la diferencia entre suerte, fortuna y azar.

Abordemos estos uno a la vez, comenzando con…

Fortuna

Ya sea buena o mala, la fortuna se relaciona con cosas que en su mayoría están fuera de nuestro control.

Encontrar un billete de $50 en la calle es buena suerte. No tomaste ninguna acción específica para que eso sucediera. Estabas en el lugar correcto en el momento correcto.

Ser golpeado por un rayo es mala suerte. Simplemente estabas en el lugar equivocado en el momento equivocado.

La razón por la que la palabra «principalmente» está en negrita arriba es porque, por supuesto, tienes un pequeño control sobre la mayoría de las cosas.

Puede que encuentres el dinero en la calle porque estás atento a las cosas que te rodean cuando caminas. No tienes los ojos en la pantalla de un teléfono, por ejemplo.

Es posible que le caiga un rayo porque jugó al golf en medio de una tormenta eléctrica y el palo que sostenía actuó como un pararrayos.

Pero, en general, la fortuna no es algo sobre lo que puedas ejercer mucha influencia. Para bien o para mal, simplemente sucede.

Oportunidad

El azar tiene que ver con las probabilidades de que algo suceda. Cualesquiera que sean esas probabilidades, cuando ocurran suficientes situaciones particulares, deberían ser precisas.

La lotería es un buen ejemplo. Puede pensar que el poseedor del boleto ganador es la persona más afortunada del mundo, pero (eventualmente) tiene que haber un ganador porque millones de personas juegan. No es tanto la suerte como las matemáticas.

Podrías adivinar el resultado de un lanzamiento de moneda y estar a merced del azar. Debe adivinar correctamente aproximadamente el 50% de las veces.

Podrías poner todas tus fichas en rojo en una mesa de ruleta y es el azar, no la suerte o la fortuna, lo que determinará si ganas o pierdes. Las probabilidades esta vez son un poco menos del 50% debido al cero verde en la rueda.

Suerte

Se puede pensar en la suerte como hacer algo (o no hacer algo, según sea el caso) que acumula las probabilidades de suerte a favor o en contra de usted, y hace que la fortuna (buena o mala) sea algo más probable.

La suerte es la intersección del azar y la fortuna. La suerte es algo sobre lo que tienes algo que decir.

Considere una gotera en su techo. ¿Es solo mala suerte? ¿Es el resultado de la casualidad?

Posiblemente. Tal vez algo causó un daño invisible a una loseta o canaleta que luego hizo que entrara agua. Sin saber sobre el daño, no podía hacer mucho para evitar la fuga.

O tal vez la fuga ocurrió porque no se ocupó de una sección del techo en mal estado que sabía que necesitaba reparación. Esto podría considerarse mala suerte.

No hizo algo que debería haber hecho y esto significó que la posibilidad de que ocurriera una fuga aumentó con el tiempo. Luego, la mala fortuna de una fuerte lluvia, quizás más extrema de lo que normalmente se esperaría, inclinó las probabilidades hacia una certeza.

O imaginemos que te encuentras con un viejo amigo en el autobús al trabajo. En parte es buena suerte porque no tienes control sobre si suben al autobús y cuándo lo hacen.

También es una cuestión de azar porque si hacen ese viaje cada cierto tiempo y te subes a este autobús todos los días, eventualmente estarías en el mismo autobús a la misma hora.

Pero también puede considerarse buena suerte porque ha elegido tomar un autobús para ir al trabajo en lugar de conducir un automóvil o andar en bicicleta. Esa elección significó que la fortuna y el azar pudieran unirse para provocar el encuentro con su amigo.

7 formas de tener buena suerte

Ahora que hemos discutido qué es realmente la suerte, dirijamos nuestra atención a algunas de las cosas que puede hacer para aumentar y mejorar la suya.

1. Sea proactivo.

Sabiendo que la suerte es el resultado de una acción, no debería sorprendernos saber que ser proactivo es un factor importante para ser una persona afortunada.

Las personas proactivas hacen que las cosas sucedan. Las personas pasivas esperan que las cosas sucedan.

Cuando agarras la vida con ambas manos y la doblegas a tu voluntad, te sorprendería la cantidad de influencia que puedes tener.

Las personas proactivas detectan oportunidades cuando se presentan y crean oportunidades a partir de su propio trabajo duro.

Asimismo, ser proactivo significa identificar los problemas potenciales con anticipación y hacer algo para prevenirlos, evitando así la mala suerte.

Se cita al general de cinco estrellas del ejército de los EE. UU. Douglas MacArthur diciendo:

“La mejor suerte de todas es la suerte que te haces a ti mismo”.

Esto resume perfectamente el enfoque proactivo que puede adoptar para tener suerte en su vida.

Parte de ser proactivo implica, por supuesto, asumir riesgos. No cualquier riesgo, sino lo que podría llamarse ‘buenos riesgos’ o ‘riesgos calculados’. Estos son riesgos con una ventaja mucho mayor que su posible desventaja.

Por ejemplo, supongamos que deja su trabajo para iniciar su propio negocio. Si ese negocio involucra algo en lo que tiene conocimiento, experiencia y calificaciones, entonces podría considerarse un riesgo razonable.

Si intenta saltar a una industria en la que no tiene ningún conocimiento o experiencia, es un riesgo mucho mayor y menos calculado.

Es por eso que, como parte de su enfoque proactivo de la vida y los riesgos que esto implicará, es beneficioso tener al menos algún plan en marcha.

¿Cómo llegarás desde donde estás ahora hasta donde quieres estar? ¿Cuáles son los pasos que debe tomar para inclinar las probabilidades de suerte a su favor y mejorar su suerte?

Sí, puedes planear para la suerte. O más bien, puedes planear crear suerte.

2. Sea resistente.

Siempre enfrentarás alguna adversidad en la vida. La fortuna irá en tu contra y sucederán cosas malas. Así es como funciona la fortuna.

Pero cómo respondes a estas dificultades es importante cuando se trata de atraer la buena suerte.

Si te rindes ante un desafío, dejas de ser proactivo y pasas a ser un pasajero pasivo en tu vida.

En cambio, tienes que ver la adversidad por lo que es: temporal. Por muy mal que se pongan las cosas, todavía tienes un futuro por delante; un futuro en el que tienes algo que decir.

Si puede superar los momentos difíciles usando pura persistencia y fuerza de voluntad, emergerá más fuerte y más capaz de hacer frente a situaciones similares en el futuro.

Independientemente del dolor que haya sufrido, de la pérdida, del fracaso o del revés, debe permanecer disciplinado y centrado en sus objetivos a largo plazo.

Si todo lo que puede hacer es dar un paso cada día, dé ese paso. Continúe y mantenga el impulso que pueda hacia tiempos mejores.

Recuerde siempre que, si bien es posible que no tenga ningún control sobre la mala fortuna que le sucede, sí tiene algo que decir sobre la buena suerte que crea.

Es su acción continua a pesar de la agitación por la que está pasando lo que ayudará a que su vida regrese a condiciones más favorables más rápidamente.

3. Sea optimista.

Para tener suerte, ayuda sentirse afortunado. Tener un poco de fe en que tu futuro va a ser bueno hace maravillas para la mente y el espíritu.

El optimismo te ayuda a ver las oportunidades que se cruzan en tu camino, incluso cuando no sean inmediatamente obvias.

Te ayuda a conectar los puntos y descubrir formas en las que X o Y pueden beneficiarte, formas que no notarías si tu mente estuviera sumida en la negatividad y el pesimismo.

El optimismo te ayuda a ser audaz y a asumir los riesgos necesarios para prosperar en tu vida y obtener la buena suerte que buscas. Sin esa perspectiva esperanzadora, todos los riesgos parecerán demasiado grandes y todas las recompensas potenciales parecerán inadecuadas.

El optimismo también es un ingrediente esencial en la resiliencia de la que acabamos de hablar. Cuando crees que tiempos mejores están a la vuelta de la esquina, es más probable que sigas adelante y triunfes sobre cualquier adversidad que te haya sucedido.

Ser optimista no es lo mismo que ser delirante. No tienes que ignorar todo lo malo que está pasando (eso es positivismo tóxico) o tener expectativas o ambiciones poco realistas para el futuro.

Se trata de conocer tus capacidades y creer en ti mismo para que puedas tomar las medidas necesarias para cambiar tu suerte a mejor.

4. Escucha tu intuición.

¿Cómo sabes que la acción que estás tomando es la acción correcta para aumentar tu suerte?

Bueno, una manera fácil de saberlo es consultar con tu instinto. Su intuición es un motor de toma de decisiones muy poderoso que funciona por debajo del nivel de su mente consciente.

Procesa toda la información relevante sobre la situación, tus sentimientos, tu moral, tus recuerdos y el resultado deseado, y luego te dice cuál es el mejor curso de acción.

Su intuición siempre tiene sus mejores intereses en el corazón. Te guiará bien y te ayudará a recorrer un camino en la vida que atrae la mejor suerte posible.

Con demasiada frecuencia, las personas ignoran lo que les dice su intuición porque creen que saben más o porque tienen miedo de seguirlo.

Y ciertamente no tienes que ignorar tu proceso de pensamiento consciente. Puede funcionar en conjunto con su intuición para dirigirlo hacia el mejor resultado final.

Su intuición es adecuada para hacer juicios instantáneos sobre lo que es y no es una buena oportunidad, ideal cuando pueden revelarse en cualquier momento.

Tu intuición también hace un buen trabajo al mostrarte caminos que quizás no hayas considerado, pero que te llevarán a una mayor paz y satisfacción en tu vida, cosas que tú y los demás podrían no relacionar inmediatamente con la suerte.

Cambiar de carrera puede, por ejemplo, parecer una elección demasiado arriesgada y que conducirá a menores ingresos y menos libertad financiera. Pero también podría significar una mayor libertad y flexibilidad y un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida.

Si puede pasar tiempo de calidad con su familia mientras otros están atrapados en una oficina o se enfrentan a un largo viaje diario, es posible que se considere muy afortunado.

5. Construir relaciones.

Pocas cosas logramos en la vida por nosotros mismos. La mayoría de las veces, nuestros éxitos provienen de trabajar junto con otros.

Es mucho más fácil superar los obstáculos y lograr las metas que te propongas cuando tienes personas en las que puedes confiar y que pueden confiar en ti.

Las relaciones sólidas seguirán brindando beneficios y seguirán influyendo positivamente en su suerte año tras año.

Las relaciones traen oportunidades de muchas maneras. Ya sea que se trate de un trabajo por el que te pueden pagar o de entradas sueltas para un concierto o un evento deportivo, las personas que te conocen y se preocupan por ti son fuentes de suerte potencial.

Así que sea amable con los demás, ayúdelos, dedique tiempo a construir una conexión genuina con ellos. Incluso el hecho de conocer mejor a alguien puede descubrir formas de trabajar juntos o pasar tiempo juntos que beneficien a todos.

Cuando los demás te ven de manera positiva, serás el primero en la fila cuando tengan algo que ofrecer.

6. Sigue aprendiendo.

La suerte se amplifica por la capacidad de aprovechar al máximo una situación u oportunidad. No puedes tomar acción sobre algo si no sabes cómo.

Puede llevar tiempo adquirir habilidades y conocimientos, pero nunca se sabe cuándo pueden ser útiles para generar resultados positivos.

Así que no te duermas en los laureles. Siga avanzando, lo más importante en su carrera o negocio elegido.

Las cosas pueden cambiar rápidamente; industrias enteras pueden ponerse patas arriba. Cuando esto sucede, son aquellos que tienen el dedo en el pulso los que tienen más probabilidades no solo de sobrevivir, sino de prosperar a medida que ocurre el cambio.

Solo mire lo que les sucede a las empresas que no se adaptan a las condiciones cambiantes del mercado: fracasan. Lo mismo puede decirse de las personas.

Y no descarte de inmediato las ideas que pueden sonar descabelladas. Ten la mente abierta a las cosas y aprende más sobre ellas antes de decidir qué hacer con ese conocimiento.

Naturalmente, no se puede saber todo. No se pueden tener todas las habilidades y talentos del mundo. Pero puedes esforzarte por seguir creciendo y mejorando en lo que haces.

A la larga, esto aumentará tu suerte y cosecharás las recompensas del arduo trabajo que realizaste.

7. Reconoce la buena suerte cuando sucede.

Cuando las cosas van bien y te beneficias de la buena suerte, trata de verlo y apreciarlo.

Es más, fíjate bien en lo que te trajo esa suerte. Luego, intente crear esas mismas condiciones nuevamente para atraer suerte futura de un tipo similar.

¿Asistió a una conferencia de la industria y obtuvo algunos contactos útiles que se convirtieron en negocios rentables? Siga yendo a conferencias y construyendo esas relaciones.

¿Te acercaste a alguien en un bar y conseguiste una cita? Suponiendo que eso no conduzca a una relación, acérquese a otras personas y vea a dónde conducen esas conversaciones.

¿Un ajetreo secundario le enseñó nuevas habilidades que lo pusieron en el radar de la alta gerencia debido a su mejor desempeño laboral? Seguir empujando ese sobre para mejorar sus posibilidades de promoción.

Cualquiera que sea la forma que tome la buena suerte, aprenda a replicarla siguiéndola hasta la fuente raíz. Pregunte qué inclinó la fortuna y el azar a su favor, luego haga más.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



7 consejos reales para tener suerte en la vida

Consejos para tener suerte en la vida

  1. Mantén una actitud positiva

    Una actitud positiva es clave para atraer la suerte. Piensa en positivo y verás cómo las cosas empiezan a ir mejor.

  2. Visualiza tus objetivos

    Visualiza lo que quieres conseguir en la vida y trabaja duro para alcanzarlo. Esta técnica te ayudará a manifestar tus deseos en la realidad.

  3. Sé persistente

    La suerte no llega de un día para otro, es importante ser constante y perseverar en tus metas hasta que se cumplan.

  4. Sé amable y ayuda a los demás

    Se amable y ayuda a los demás, esto es un efecto boomerang que te devolverá la suerte y la felicidad multiplicadas.

  5. Sé agradecido

    Ser agradecido con lo que tienes en la vida te ayudará a mantener una actitud positiva y atraerás la buena suerte.

  6. Crea oportunidades

    Toma la iniciativa de crear oportunidades para ti mismo, busca nuevos desafíos y no te conformes con lo que tienes.

  7. Confía en ti mismo

    La confianza en ti mismo te ayudará a superar los obstáculos y atraer la suerte. Cree en ti mismo y en tus capacidades.

Recuerda que la suerte es el resultado de la perseverancia, el trabajo duro y la actitud positiva. Sigue estos consejos y la suerte estará de tu lado.


Deja un comentario