7 cosas de la vida que das por sentado

En la rutina diaria, es fácil para nosotros dar por sentado muchas cosas en la vida. Pero ¿alguna vez te has puesto a reflexionar sobre cuáles son esas cosas? Muchas de las cosas que damos por sentado son en realidad un gran privilegio y bendición, y deberíamos estar agradecidos por ellas en lugar de pasarlas por alto. En este artículo, exploraremos 7 cosas de la vida que damos por sentado y por qué deberíamos valorarlas más.

En un mundo de consumismo y constante superación en las redes sociales, a veces puede ser difícil ponernos a tierra.

Dar las cosas por sentadas es algo de lo que la mayoría de nosotros somos culpables, pero también es algo que es bastante fácil de rectificar.

Pasé 30 días practicando la gratitud diaria, pensando en tres cosas cada día por las que estaba agradecido y realmente meditando sobre ellas.

Estas son las 7 mejores cosas de mi lista…

1. Un lugar seguro para vivir, comer y dormir

La mayoría de los que lean esto lo harán desde la comodidad de su hogar, tal vez sentados en el sofá o apoyados en algunos cojines en la cama.

Tener un lugar para vivir es solo una norma para muchos de nosotros, y definitivamente algo que muchos de nosotros damos por sentado.

¡Llegar a casa puede ser bastante estresante a veces, ya que puede estar temiendo tener que lidiar con la enorme pila de ropa o lavar los platos que dejó atrás!

El hecho de que incluso tengas una casa (o habitación) donde la puerta se cierra, el agua sale del grifo y puedes dormir cómodamente es increíble.

La mayoría de nosotros probablemente también damos por sentadas ciertas utilidades. La electricidad, el agua y un lugar para almacenar alimentos que podamos comer son cosas bastante ‘básicas’, pero sorprendentes de todos modos.

Es muy fácil quejarse de cosas pequeñas, pero tener un hogar donde puedes sentirte seguro, cálido y prepararte una taza de té definitivamente es algo por lo que estar agradecido.

2. Tu viaje

Claro, es un error enorme y el tráfico puede ser terrible, pero su viaje diario no tiene por qué ser una fuente de estrés diario.

Si conduce al trabajo, tiene la capacidad de convertir su automóvil en un salón de clases al descargar podcasts interesantes y educarse sobre un tema aleatorio durante cada viaje.

O use su viaje en tren para abrirse camino a través de un libro, o incluso escriba algo por su cuenta.

Una de las mejores cosas de un viaje al trabajo en su automóvil es pasar tiempo a solas, escuchando la música que le gusta en el volumen que mejor se adapte a su estado de ánimo. Después de todo, ¿con qué frecuencia puedes reproducir la misma canción repetidamente durante horas sin que nadie más se queje?

Cualquier padre puede saber cuán refugio puede convertirse en su automóvil: por mucho que ame a sus hijos, es muy agradable tener un tiempo tranquilo para ‘yo’.

Aproveche al máximo su viaje y esté agradecido de tener tiempo a solas, ¡y un trabajo al que acudir!

Ser aplastado en la axila de un extraño en el metro no es lo ideal, lo admito, pero usa este tiempo para practicar la meditación y la compasión.

Darse tiempo para ser empático con los extraños hace maravillas para su mente y realmente puede ayudarlo a ponerse de buen humor.

¡Chatea con la gente en tu viaje! Puede parecer aterrador y extraño, pero incluso una pequeña interacción con alguien nuevo (o la persona normal que siempre ves camino al trabajo) te hará sentir bien contigo mismo.

No es necesario que tengas una conversación sincera, pero intercambiar sonrisas y disfrutar de una pequeña charla es una excelente manera de prepararte para el día.

Agradece este tiempo para crear nuevas experiencias y potencialmente desafiar tus zonas de confort.

3. Pequeñas indulgencias

Los interminables cafés que compro todos los días mientras trabajo a menudo se sienten como una necesidad, en parte para mantenerme cuerdo, ¡pero también para mantener a salvo a quienes me rodean!

De hecho, estos pequeños cafés deberían sentirse como un placer.

Tengo suficiente dinero para comprarme una bebida agradable y sabrosa (y un trozo de pastel, seamos honestos), y eso debería tener más valor del que tiene.

Tomar una copa de vino después del trabajo, comprar una blusa nueva para salir de noche o poner guacamole extra en tu taco son cosas relativamente pequeñas que fácilmente se dan por sentadas.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

4. Tu rutina

¡Es tan fácil dar por sentado tu rutina y realmente resentirte!

Hacer lo mismo día tras día puede parecer muy aburrido y aburrido, pero tener una rutina tiene algunos aspectos positivos.

Puede que no lo sientas en tu mente, pero tu cuerpo definitivamente estará agradecido por la rutina en la que te encuentras.

Nuestros cuerpos y mentes funcionan mucho mejor cuando están estables: levantarse a la misma hora todos los días, tener horarios establecidos para las comidas y acostarse a una hora regular todas las noches realmente ayuda.

Puede ser tan fácil olvidarse de este tipo de cosas; después de todo, no es frecuente que nos sentemos y pensemos realmente en nuestras vidas. ¡Tener un horario y dejar que tu cuerpo se adapte a él funciona de maravilla!

La próxima vez que te despiertes un minuto antes de que suene la alarma, trata de sentirte agradecido: nuestras mentes y cuerpos son increíbles, y tu rutina los ayuda a funcionar de la mejor manera.

Practique la gratitud hacia la comodidad de su rutina y aprecie el hecho de que tiene ciertos pequeños hábitos que están arraigados en usted ahora.

Sabes qué lado del sofá es el tuyo, tu estómago ruge si llegas cinco minutos tarde al almuerzo y tu ritual matutino te ayuda a prepararte para el día.

5. Tu salud

Por supuesto, ¡esto estaba obligado a hacer la lista!

Habrá algunas personas leyendo esto que pueden estar sufriendo de una enfermedad crónica o potencialmente mortal.

Para aquellos que no lo son, su salud es algo que probablemente se da por sentado. Nos olvidamos de lo maravillosos que son nuestros cuerpos, y el hecho de que, por lo general, solo se mueven en el fondo sin siquiera un descanso es una verdadera maravilla de la vida.

A menudo solo nos damos cuenta de lo bien que lo tenemos cuando de repente no lo tenemos tan bien. Intentar respirar por la nariz con un resfriado te hace recordar lo increíble que es respirar libremente.

Trate de aplicar esa analogía a su cuerpo y mente en general. La salud mental es muy importante y cualquiera que tenga problemas sabrá lo increíble que es ‘resurgir’ después de un mal episodio.

Esté presente y agradecido por su salud, y recuerde lo afortunado que es por tenerla.

6. Amistades y relaciones

Puede ser realmente útil y beneficioso sentarse y pensar en todas las personas importantes en su vida.

Mira tu teléfono y la cantidad de veces que llamas a tu mamá, cuántos mensajes le envías a tu pareja y cuántos memes te ha etiquetado tu mejor amigo hoy.

A menudo damos por sentado a estas personas y, aunque eso es bastante normal, vale la pena tomarse un tiempo para considerar lo afortunado que eres.

Ser una persona feliz y saludable se reduce a varias cosas, pero estar rodeado de personas que te apoyan y que están comprometidas con tu vida juega un papel muy importante en ello.

Es increíble poder nombrar a las personas que amas y por las que te preocupas, y también es maravilloso poder sentir y expresar eso.

Preguntar «¿Cómo estás?» es tan natural para nosotros, pero piensa en las personas cuya respuesta realmente te importa.

El hecho de que tengamos personas en esa lista es maravilloso, y definitivamente es algo que debemos apreciar más tiempo.

7. Tiempo

Imagina los minutos como dinero: es una forma bastante clásica de ver las cosas, pero por una razón.

Hay 1440 minutos en cada día, lo que puede no parecer mucho tiempo, ¡pero definitivamente es mucho dinero! Como dice la vieja analogía, imagine tener $ 1440 y tener que gastarlo todo en un día: no puede ahorrarlo y no puede regalarlo.

Suena bastante divertido, ¿verdad?

Ahora recuerda que esos dólares son en realidad minutos, y que también tienes que aprovecharlos al máximo en un día.

El tiempo es finito y precioso, y puede ser muy beneficioso tomarse un momento para apreciar realmente el hecho de que estamos vivos.

Puede sonar un poco ‘hippy dippy’, pero hay tantas oportunidades y experiencias a las que tenemos acceso, así como tiempo para pasar en nuestras zonas de confort.

Ya sea que desee establecer una rutina o dejar todo y viajar, tiene tiempo para hacerlo, y eso es bastante sorprendente.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

7 cosas de la vida que solemos dar por sentado

  1. La salud

    “La salud es lo primero” es un dicho popular que, aunque no siempre valoramos, debería ser una prioridad en nuestra vida. Cuando gozamos de buena salud, no le prestamos la atención suficiente, pero al enfermarnos, la echamos de menos.

  2. La familia

    “La sangre tira” es otra frase muy utilizada y que, aunque no siempre es cierta, la mayoría de nosotros valoramos a nuestra familia. El amor, el apoyo y la unión que nos brindan son valores incalculables que muchas veces damos por sentado.

  3. Los amigos

    Al igual que nuestra familia, nuestros amigos son un tesoro invaluable. Nos brindan su compañía, nos hacen reír y nos acompañan en los buenos y malos momentos. Sin embargo, no siempre valoramos su presencia y no les dedicamos el tiempo necesario.

  4. La naturaleza

    La belleza de la naturaleza es impresionante y muchas veces la damos por sentado. Simplemente el hecho de poder disfrutar del sol, la lluvia, las puestas de sol, los árboles, flores y montañas, ya es motivo suficiente para apreciarla y protegerla.

  5. La libertad

    Vivimos en un mundo donde la libertad es uno de los derechos fundamentales más importantes que tenemos. Sin embargo, no valoramos este derecho ni la lucha que muchas personas han tenido que dar para conseguirla. Es importante no perderla y luchar por ella todos los días.

  6. La seguridad

    La sensación de seguridad es algo que damos por hecho, sobre todo en países donde hay un bajo índice de delincuencia. Sin embargo, la seguridad no es algo que pueda garantizarse al 100% y debemos valorarla y cuidarla para mantener una convivencia armoniosa.

  7. El tiempo

    El tiempo es un recurso finito e irrecuperable que muchas veces damos por sentado. El hecho de poder hacer lo que queramos, cuando queramos, es un lujo que no todos tienen. Es importante valorar el tiempo que tenemos y aprovecharlo al máximo.

En conclusión, aunque a veces no les prestemos la debida atención, la salud, la familia, los amigos, la naturaleza, la libertad, la seguridad y el tiempo son valores que deben ser apreciados y cuidados. No esperemos a perderlos para valorarlos.

Deja un comentario