8 características de una persona privada

A lo largo de nuestros días, nos encontramos con personas que expresan su vida de manera abierta y se desenvuelven sin problema en público. Mientras tanto, algunas personas prefieren mantener una vida más recatada y privada. ¿Eres de los que consideran que tu privacidad es sagrada? En este artículo encontrarás 8 características que definen a una persona privada. Descubre si te identificas con alguna de ellas.

El concepto de privacidad en nuestro mundo interconectado, o debería ser ‘sobreconectado’, puede parecer algo obsoleto.

Nuestra creciente obsesión cultural por mostrar todos los aspectos de nuestras vidas desde el amanecer hasta el anochecer y más allá en una gran variedad de diferentes plataformas de redes sociales es claramente la antítesis de la privacidad.

Pero, por todo eso, hay muchos que optarían por definirse como personas ‘privadas’.

¿Entonces, qué significa eso exactamente?

Una persona privada, como era de esperar, prefiere mantener las cosas en un nivel bajo y no le resulta fácil abrirse a otras personas.

La mayoría de las personas para quienes la privacidad es una configuración predeterminada tienen una tendencia a la introversión; nunca podrían describirse como mariposas sociales y, en general, no revelan mucho sobre su existencia cotidiana.

Transmitir los giros y vueltas de sus vidas en las redes sociales no es para ellos. El objetivo principal de la persona privada es permanecer bajo el radar, siendo hiperconsciente de que, una vez que ingresa a la órbita social, puede ser difícil retirarse a la existencia cómodamente anónima donde es más feliz.

Las personas privadas pueden ser malinterpretadas.

Hasta ahora, todo bien, para la persona que elige mantener su vida privada en privado.

El hecho desafortunado es que otras personas más extrovertidas, sí, las que se consideran ‘normales’, pueden tener un problema con esa elección.

El comportamiento habitualmente reservado, que parece tan poco natural para los demás, puede causar malentendidos y confundirse con arrogancia o incluso malevolencia.

La renuencia a revelar la historia de su vida o negarse a relacionarse socialmente con los vecinos puede llevar a suponer que algo se está ocultando, lo que a su vez despierta sospechas y desconfianza.

Esta ha sido una rica veta para los escritores de ficción a lo largo de las décadas; Boo Radley en To Kill a Mockingbird de Harper Lee es un caso clásico, aunque algo extremo.

Entonces, no es fácil ser una persona reservada donde la norma cultural es diametralmente opuesta.

¿Una persona privada tiene algo que ocultar?

Bueno, aunque esta puede ser la suposición más amplia, rara vez es el caso.

Una persona que elige mantener su vida privada en privado puede parecer distante y antisocial para los demás, pero es poco probable que las razones detrás de su elección de permanecer fuera del radar se deban a que están tratando de ocultar algo.

Lo más probable es que tengan problemas con la confianza, a menudo debido a que fueron defraudados o traicionados en el pasado; son solitarios naturales; consideran su hogar como un santuario de paz; y sienten que tienen derecho a disfrutar de su tranquila existencia.

Y no hay absolutamente nada de malo en ninguna de esas razones.

Pero, con esos puntos en mente, tal vez sea posible decir que las personas privadas tienen algo que ocultar después de todo: su personalidad.

Y es que su paz interior es sacrosanta y se han dado cuenta de que sólo unas pocas personas son dignas de su confianza. Su verdadero yo permanece cuidadosamente oculto para todos, excepto para esos pocos y preciosos individuos de confianza.

Las personas privadas han cambiado el mundo.

Curiosamente, algunos de los más grandes pensadores del mundo, que han hecho enormes contribuciones a la existencia humana, eran personas intensamente reservadas.

Albert Einstein es un buen ejemplo, a quien se le cita diciendo: “La monotonía y la soledad de una vida tranquila estimula la mente creativa”.

Asimismo, el genio de la física, Sir Isaac Newton, fue famoso por ser ferozmente protector de su privacidad, a pesar de ser uno de los científicos más célebres de todos los tiempos. Alejarse del centro de atención le dio el espacio y el tiempo que necesitaba para concentrarse en su investigación.

Después de todo, es difícil ser productivo cuando estás rodeado por el clamor incesante que normalmente crean los humanos que se dedican a sus asuntos.

Apagar el bullicio y tener tiempo para reflexionar y pensar sin ser molestados, es quizás lo que ayudó a los pensadores más profundos del mundo a cambiar el mundo.

¿Quizás esto le da a la gente privada una ventaja?

8 características de las personas privadas

Entonces, si eres alguien que se considera privado, ¿qué características tienes?

1. Evitas ser el centro de atención.

El concepto mismo de ser el foco de atención es anatema para alguien con una personalidad privada.

Esto puede ser lo opuesto a la norma actual, donde todos pregonan sus éxitos en las redes sociales y comparten las minucias de su existencia con el mundo, buscando atención y aprobación como una forma de autovalidación.

Pero, si eres una persona privada, no es difícil nadar contra la corriente de compartir demasiado, con el objetivo de minimizar tu imagen pública. Este es un comportamiento bastante natural para alguien que es reservado y prefiere una existencia discreta.

Mientras que otros se nutren de los elogios de sus colegas, recibiendo ‘attaboys’ con gran orgullo y en medio de vítores de admiración, una persona privada retrocede ante tal adulación pública.

Para ti es suficiente saber que lo has hecho bien y que tu esfuerzo ha sido reconocido, sin sentir la necesidad de gritar tus éxitos a los cuatro vientos o recibir la aprobación de las masas.

2. Piensas antes de hablar.

Otros pueden sentir que la única forma de tener una ‘presencia’ en un mundo competitivo y de validar su propia existencia es compartir cada pensamiento despierto, vertiendo un torrente de información sobre sí mismos, ya sea relevante o no, solo para ser escuchado.

Una persona privada como usted, por otro lado, sopesa sus palabras con mucho cuidado y no revela nada excepto los detalles más básicos.

Solo cuando se haya establecido la confianza, revelará algo más sobre su vida privada, y solo a unos pocos.

3. Cultivas una personalidad aburrida.

Has descubierto que la mejor manera de cerrar el interés de las personas en tu vida personal y, por lo tanto, privada, es proyectar una imagen tan aburrida de ti mismo que simplemente se aburran hasta la muerte.

Si sus preguntas intrusivas sobre tu vida en general, y más aún sobre detalles específicos, se encuentran con respuestas monosilábicas o ambiguas, muy pronto dejarán de preguntar porque no eres digno de su tiempo.

Las celebridades que valoran su privacidad utilizan la misma táctica con gran éxito: unas pocas rondas de «sin comentarios» o «no sé» cierran el interrogatorio inquisitivo en un tiempo doblemente rápido.

Si bien su vida puede estar lejos de ser aburrida, el hecho es que si su familia y amigos no obtienen la información que desean, pronto dejarán de hacer preguntas y lo dejarán continuar con su existencia privada preferida.

4. Confías solo en unas pocas personas.

Ningún hombre (o mujer) es una isla, como dice el viejo refrán, e incluso la persona más privada normalmente tiene un número muy pequeño de personas confiables en las que confía implícitamente.

Esta confianza no surge fácilmente, ya que la mayoría de las veces son casos de traiciones pasadas las que te han llevado a guardar tan de cerca la información privada sobre tu propia vida.

5. Evitas responder preguntas indiscretas.

De hecho, has convertido esto en un arte. Tan experto eres en desviar las preguntas intrusivas que la persona con la que estás hablando ni siquiera se da cuenta de que no has respondido satisfactoriamente a su consulta.

Sabes por amarga experiencia que revelar demasiado sobre tu vida a menudo termina con personas que critican tus decisiones.

Peor aún, incluso si ha solicitado específicamente que se mantenga la confidencialidad de algún detalle, sabe que existe una buena posibilidad de que esta persona comparta su secreto con otros.

Ha aprendido que es mejor mantener su propio consejo para evitar ser decepcionado o defraudado por personas que no son de confianza.

6. Los secretos de las personas están a salvo contigo.

No solo eres un experto en mantener a salvo tus propios secretos más íntimos, sino que también usas esta habilidad perfeccionada para mantener en secreto información privilegiada sobre otros.

Esto te convierte en un amigo leal y de confianza porque nunca traicionarás la confianza de alguien ni empezarás a chismear sobre ellos a sus espaldas.

Respetas la privacidad de otras personas y, a cambio, esperas que traten la tuya con la misma consideración.

7. Tus límites personales son fuertes.

Hay pocas cosas que te hacen sentir más vulnerable que tener gente fisgoneando en tu vida.

Cuando se sienta atacado de esta manera, hará todo lo posible para proteger sus límites personales.

Las personas entrometidas y las preguntas intrusivas pueden ser intolerables para usted pero, de la misma manera, nunca se entrometerá en los asuntos de otras personas. Tú, sobre todo, entiendes el derecho de otras personas a mantener su privacidad.

Tienes ciertos elementos de tu vida que puedes estar dispuesto a compartir con otros, pero muchos más que prefieres mantener en privado.

Al establecer sus propios límites de esta manera, no se verá engañado para dar accidentalmente más información sobre usted de lo que originalmente planeó, ya sea a un amigo, familiar, compañero de trabajo o cualquier otra persona con la que entre en contacto. .

Usted tiene el control de los temas sobre los que se siente cómodo hablando y es un maestro en la elección cuidadosa de las palabras que usa y con quién habla.

8. Te desconectas de las redes sociales.

Esto no quiere decir que no uses las redes sociales en absoluto, pero no vas a sucumbir a la epidemia de compartir demasiado.

Las actualizaciones constantes de estado personal y la publicación de cientos de selfies que muestran toda su vida en Insta, Twitter o Facebook no son para usted.

Es probable que cualquier presencia en línea que tenga haya sido seleccionada cuidadosamente, asegurándose de que revele lo mínimo sobre su vida privada.

Si su profesión requiere interacción en línea, y hay muy pocos que no la requieran en este mundo interconectado digitalmente, entonces mantenga un control cuidadoso sobre lo que revela sobre usted solo en función de lo que necesite saber. Después de todo, es estrictamente un negocio.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

8 Características de una Persona Privada

1. Reservada

Una persona privada tiende a ser reservada con sus pensamientos, sentimientos y vida personal. No comparte demasiado con los demás y prefiere mantener su privacidad.

2. Pocos amigos cercanos

A diferencia de las personas extrovertidas, las personas privadas tienden a tener un círculo pequeño de amigos cercanos en los que confían. No se sienten cómodos compartiendo su vida con muchos.

3. Valoran su tiempo a solas

Aunque las personas privadas tienen buenos amigos y familiares, disfrutan mucho de su tiempo a solas. Les gusta estar en su propia cabeza y reflexionar sobre su vida y metas.

4. No les gusta ser el centro de atención

Las personas privadas tienden a evitar ser el centro de atención. No les gusta ser el foco de las luces y prefieren pasar desapercibidos.

5. Altamente reflexivas

Las personas privadas son altamente reflexivas y piensan mucho en las cosas antes de tomar una decisión. Son muy conscientes al tomar decisiones que podrían afectar su privacidad.

6. Independientes

Una persona privada tiende a ser más independiente que otras personas. No dependen tanto de otras personas para hacer las cosas y prefieren hacer las cosas por sí mismas.

7. Pensamiento profundo

Las personas privadas tienden a tener una mente muy profunda y pensativa. Se toman el tiempo para procesar problemas complejos y encontrar las mejores soluciones.

8. Meticulosas con la planificación

Por último, las personas privadas tienden a ser meticulosas con su planificación. A menudo piensan en muchos detalles y consideran todos los aspectos de un problema antes de tomar una decisión final.

En conclusión, las personas privadas son altamente reflexivas, independientes, meticulosas, reservadas y valoran su tiempo a solas. No les gusta ser el centro de atención y tienden a tener un círculo pequeño de amigos cercanos en los que confían.

Deja un comentario