8 consejos para dominar el arte de las conversaciones triviales (para construir conexiones rápida y fácilmente)

A menudo, las conversaciones triviales pueden parecer tediosas y sin sentido. Sin embargo, si las abordas de la manera correcta, pueden convertirse en una herramienta poderosa para construir conexiones rápidas y fáciles con los demás. En este artículo, te ofrecemos ocho consejos simples pero efectivos para dominar el arte de las conversaciones triviales y mejorar tus habilidades sociales. ¡Prepárate para impresionar a todos con tu capacidad para entablar charlas interesantes y significativas!

Esos silencios tan incómodos.

Esos momentos en los que la planta rodadora metafórica sopla por la habitación.

La comunicación se detiene abruptamente cuando apenas ha comenzado.

Las persianas se abren y está muy claro que la intención de intercambiar unas palabras amables con alguien a quien no conocías ha fracasado.

A todos nos pasa.

Nos deja sintiéndonos inadecuados, incómodos y sin saber cómo recuperar la situación.

A veces existe la tentación de decir algo… cualquier cosa para llenar el vacío.

O por defecto lanzas una andanada de preguntas para cubrir tu incomodidad, haciéndolo sentir más como un interrogatorio que como una charla cortés.

Ya sea en el trabajo, en un entorno social donde los amigos son una minoría o incluso en un bar donde estás rodeado de extraños, todos queremos dar una buena primera impresión.

Es frustrante cuando te encuentras incapaz de mantener una conversación y, por lo tanto, pierdes la oportunidad de brillar.

En una situación profesional, crear la mejor imagen posible de nosotros mismos es una necesidad para ascender en la carrera profesional.

La diferencia entre lograr ese rol largamente buscado con su paquete de beneficios estelares y ser pasado por alto puede reducirse a esa primera impresión tan importante.

La pequeña charla, entonces, es mucho más significativa de lo que su nombre podría sugerir, y está lejos de ser simplemente una cháchara intrascendente.

Entonces, tratemos de engrasar las ruedas de estos encuentros y convertirlos de experiencias dolorosas en experiencias placenteras.

La buena noticia es que el arte de las conversaciones triviales se puede aprender, incluso si la timidez es su configuración predeterminada. No es solo una habilidad con la que estás dotado o no.

Siga leyendo para encontrar las herramientas y los temas que necesita para convertirse en un experto en intercambiar bromas con cualquier persona, en cualquier momento y en cualquier lugar.

1. No se trata solo de lo que dices.

Al iniciar una conversación con un completo extraño, o alguien que conoces pero con quien no puedes relajarte, debes hacer que se sienta cómodo.

En este sentido, el lenguaje corporal es casi tan importante como lo que sale de la boca.

Asegúrese de prestarles toda su atención y no permitir que se distraiga.

Si cruza los brazos o inclina los hombros lejos de ellos, indicará que no está interesado.

Inmiscuirse en su espacio personal es otro no-no.

Asegúrate de mantener una postura abierta y accesible, utilizando el contacto visual (pero no una mirada de miedo total), para demostrar que tiene tu atención.

Muéstrate ansioso, pero no te excedas.

2. Sea amistoso.

En situaciones en las que ya conoces a la otra persona, solo di hola y asegúrate de usar su nombre: «Hola, Diana, es bueno verte de nuevo».

Esto es simple, directo y establece un gran tono para comenzar su conversación.

Al conocer a alguien por primera vez, toma la iniciativa y preséntate primero para aumentar tu propia confianza.

Aproveche la oportunidad para preguntar su nombre. Un buen truco para que la otra persona se sienta relajada es repetirle su nombre.

En ciertos entornos sociales cerrados, como fiestas, seminarios o en el bar de la universidad, intente tomar la iniciativa abriendo los canales de comunicación con un “¡Oye! No creo que te haya conocido todavía.

Este no es un comportamiento extraño ya que se espera que se mezclen en estas situaciones.

Se destacará de inmediato como individuo social porque ha iniciado la conversación.

La respuesta refleja será responder y luego estará haciendo las preguntas de seguimiento adecuadas según el escenario.

3. Mantenlo positivo y alegre.

El efecto subliminal de intercambiar información en una conversación es un intercambio de energía.

Mantener el tono optimista y sonreír rápidamente, o incluso reírse cuando sea apropiado, atraerá a la otra persona y hará que quiera continuar con la conversación.

También lo hará memorable. El tema puede ser algo poco emocionante como el clima, pero aun así puede ser divertido y positivo.

El zumbido negativo es el mayor desvío para cualquier comunicación en ciernes.

4. Hazlo divertido.

En ciertas situaciones sociales (no recomendado para usar con un colega de trabajo senior que acaba de conocer), puede aligerar un encuentro inicial convirtiéndolo en un juego de adivinanzas.

Intente preguntarles de dónde son, pero, antes de que respondan, dígales: “Espera un momento. ¡Déjame adivinar!»

Es poco probable que sus conjeturas descabelladas den en el blanco, pero estimularán la sonrisa/la risa.

Si se siente apropiado, esta puede ser una forma divertida de superar la incomodidad y allanar el camino hacia una conversación más natural.

5. Descubra lo que tienen en común.

Nuestras experiencias de vida e intereses pueden variar mucho, pero todos experimentamos el mismo clima, todos necesitamos comer y todos necesitamos mantenernos ocupados.

No importa lo poco que pueda sentir que tiene en común con otra persona, estos temas son donde encontrará un terreno común.

Usando los siguientes temas sugeridos para una pequeña charla y teniendo cuidado de escuchar las respuestas, es sorprendentemente fácil hacer preguntas de seguimiento que lo lleven mucho más allá del tema inicial.

6. Mantenga las preguntas abiertas.

Puede establecer el terreno común entre ustedes mediante el uso de preguntas abiertas. Quiere saber sobre el ‘cómo’ y el ‘por qué’.

Esto ayudará a dirigir la conversación hacia los sentimientos en lugar de los hechos.

Una vez que haya descubierto que hay algo que comparte, las posibilidades de conversación aumentarán exponencialmente.

7. No se prepare en exceso.

No creas que puedes memorizar un montón de preguntas, porque cualquier cosa que se ensaye siempre sonará forzada e incómoda.

La planificación previa no funciona.

Por ejemplo, si dependes de una línea bien ensayada, puede resultar contraproducente o simplemente dejarte boquiabierto.

Digamos que su abridor estándar es felicitar a alguien por algo que está usando. Eso no te llevará muy lejos si visten una camiseta negra y jeans. Sonará más tonto que un pato con una sola pata.

Si tiene algunos temas bajo la manga como los que se enumeran a continuación, siempre hay algo que comentar o una pregunta pertinente que hacer.

8. Escuche atentamente.

Un error común es estar ocupado planeando tu próxima pregunta mientras la otra persona habla, en lugar de escuchar su respuesta a tu pregunta anterior.

Una vez que se dé cuenta de que no estás escuchando, la conversación pronto se agotará.

En verdad, si presta toda su atención, lo más probable es que sus respuestas generen naturalmente más preguntas para ayudar a que la conversación fluya.

En su búsqueda para hacer que las conversaciones triviales sean un placer en lugar de un dolor, debe aspirar a que el intercambio se sienta natural y sin esfuerzo.

Con eso en mente, es una buena idea tener algunos temas universales bajo la manga para abrir la conversación.

Aquí hay algunas ideas:

8 de los mejores temas para conversaciones triviales

Clima

Es tentador descartar el clima como un tema aburrido y predecible, pero en realidad es una veta potencialmente rica para la conversación.

Por ejemplo, una conversación intrascendente sobre el clima podría conducir fácilmente a una conversación larga sobre un viaje de esquí reciente o la ola de calor pronosticada y sus posibles efectos.

Llueva o haga sol, huracán u ola de calor, siempre hay algo que comentar, ya sea sobre lo que está sucediendo ahora o lo que se pronostica para el futuro cercano.

Y el clima es relevante para todos, por lo que es el tema perfecto para una pequeña charla.

Noticias

Una buena manera de estar preparado para una pequeña charla en cualquier momento es mantenerse al día con las noticias. Hay pocas excusas para estar fuera del circuito cuando es accesible en su teléfono.

Si está al tanto de lo que sucede a nivel local, nacional y mundial, nunca le faltará un iniciador de conversación.

Si tiene poco tiempo, existen excelentes sitios de resumen de noticias. Destilan las historias principales en fragmentos del tamaño de un bocado, haciéndote sonar mucho más informado de lo que realmente eres.

Deportes

Para ser experto en el uso de este tema, deberá realizar un seguimiento de la acción deportiva estacional en todos los ámbitos: fútbol, ​​béisbol, golf, etc.

Tener algún conocimiento de los torneos nacionales e internacionales también es un beneficio.

Esto será algo natural si eres un aficionado a los deportes, pero, incluso si tus intereses se encuentran lejos del ámbito deportivo, simplemente explicar por qué es así puede conducir a una discusión fructífera.

Trabajar

Esto califica como otro de los temas más populares para una pequeña charla.

También es un tema que encaja bien con el ‘juego de adivinanzas’ mencionado anteriormente.

Entonces, si es apropiado en la situación en la que te encuentras, puedes preguntar «¿A qué te dedicas?» pero síguelo inmediatamente con «Espera un momento, déjame adivinar…»

Las posibilidades de que aciertes son pocas, pero todo lo que quieres lograr es un ambiente alegre y divertido para tu conversación, que deje una buena impresión duradera.

Familia

Es algo que todos compartimos, grande o pequeño, y un inicio de conversación muy común.

Esté preparado para preguntar a otros acerca de su familia y corresponder respondiendo preguntas sobre la suya.

Puedes aprender bastante sobre alguien con bastante rapidez averiguando si está casado y cuánto tiempo, si tiene hermanos, etc.

Viajar

Uno de los mayores placeres para muchas personas son sus vacaciones. Les encanta hablar sobre dónde han estado y también sobre lo que hay en su lista de deseos.

Hacer preguntas sobre sus experiencias de viaje y recomendaciones de lugares interesantes y/o hermosos para visitar puede conducir a un intercambio de ideas muy satisfactorio e incluso memorable.

Aficiones

Te sorprendería saber qué pasatiempos inusuales tienen algunas personas y, aunque te suenen bastante aburridos, un entusiasta nunca se cansa de hablar sobre su pasatiempo favorito.

Ya sea que se trate de ganchillo o de coleccionar cactus, les encantará tener la oportunidad de hablar sobre ello, lo que hace que esta sea una veta potencialmente rica en la que profundizar.

Ciudad natal

Todo el mundo viene de alguna parte, lo que hace de este otro tema accesible.

Ya sea que se tratara de la comunidad más cálida y acogedora, generando solo los mejores recuerdos, o que fuera un lugar del que simplemente no podían esperar para irse, hacer preguntas sobre dónde crecieron puede ayudar a que la conversación fluya.

Temas a evitar

Un recordatorio oportuno de que ciertos temas son tabú, siendo culturalmente inaceptables para discutir con extraños.

Los temas a evitar a toda costa son las finanzas, la política y la religión.

Del mismo modo, cualquier mención de edad o apariencia, sexo, chismes personales y relaciones pasadas es un fracaso seguro.

Del mismo modo, los chistes ofensivos son absolutamente prohibidos.

No hay premios por adivinar por qué estos temas están fuera de los límites de las conversaciones triviales.

Pequeña charla, gran impresión.

Recuerda que una pequeña charla se trata de construir un puente entre tú y otra persona.

No es un interrogatorio.

No importa tanto de qué hables, sino que abras los canales de comunicación.

Estos intercambios, aunque a menudo breves, pueden ser muy valiosos en términos de crear una primera impresión positiva.

No pierda de vista el hecho de que una pequeña charla puede abrir puertas a trabajos, a ascensos, a nuevas amistades y, sí, incluso al amor eterno.

De hecho, puede ser la charla más grande que puedas hacer.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

8 Consejos para Dominar el Arte de las Conversaciones Triviales

¿Por qué son importantes las conversaciones triviales?

Las conversaciones triviales son esenciales para establecer conexiones rápidas y fáciles. No sólo te permiten conocer a alguien en un nivel más superficial, sino que también pueden ser la puerta de entrada a discusiones más profundas.

Consejos para tener conversaciones triviales exitosas:

  1. No te tomes demasiado en serio: Las conversaciones triviales no son el momento para discutir temas profundos y complejos. Debes ser capaz de bajar la guardia y disfrutar de la conversación ligera.
  2. Escucha activamente: Presta atención a lo que la otra persona está diciendo y responde con preguntas relevantes y comentarios. No sólo te ayudará a mantener la conversación fluyendo, sino que también muestra interés en la otra persona.
  3. Busca temas comunes: Encuentra temas que puedan ser de interés mutuo, como programas de televisión, comida, música o hobbies. Esto te ayudará a iniciar una conversación y establecer una conexión más rápida.
  4. Comparte tus propias experiencias: Si tienes algo en común con la otra persona, no dudes en compartir tus propias experiencias. Esto puede ayudar a establecer una conexión más fuerte y a profundizar en la conversación.
  5. No te sientas presionado: No existe una fórmula mágica para las conversaciones triviales. Simplemente sé tú mismo y deja que la conversación fluya naturalmente.
  6. Se humilde: Si no sabes mucho sobre un tema en particular, no tengas miedo de admitirlo y pedir más información. Esto puede ayudar a iniciar una conversación y a aprender algo nuevo al mismo tiempo.
  7. Disfruta el momento: Las conversaciones triviales pueden ser divertidas y relajantes si las abordas con la actitud correcta. No te preocupes demasiado por decir siempre las cosas correctas y simplemente disfruta del momento.
  8. Finaliza la conversación con una nota positiva: Cuando la conversación llegue a su fin, asegúrate de finalizarla con una nota positiva, como ofrecer tu número de teléfono o correo electrónico para mantener el contacto.

Con estos consejos, estás listo para dominar el arte de las conversaciones triviales. Recuerda, nunca se sabe cuándo una conversación aparentemente trivial puede llevar a una relación duradera.

Deja un comentario