8 Consejos sin tonterías si no te sientes escuchado en tu relación

¿Alguna vez has sentido que tus palabras caen en saco roto cuando intentas comunicarte con tu pareja? A veces, puede ser difícil sentir que tu voz es escuchada en una relación. ¡Pero no te preocupes! En este artículo, te ofrecemos 8 consejos sin tonterías para ayudarte a sentirte escuchado y valorado en tu relación. Así que toma nota y ponlos en práctica para mejorar la comunicación con tu pareja.

Si te has encontrado aquí, leyendo esto, entonces probablemente estés luchando en tu relación.

Amas a tu pareja, pero no te sientes escuchada ni respetada por ella.

La comunicación es el núcleo de cualquier relación. Sin una comunicación efectiva, los cimientos de una relación se desgastarán lentamente.

Pero no importa qué tan bien te comuniques con tu pareja si no te está escuchando cuando le hablas.

Tiene que ser una calle de doble sentido, siendo ambos honestos sobre sus sentimientos y escuchándose y entendiéndose mutuamente.

Para comenzar, consideremos algunas de las señales de que tu pareja no te escucha ni te brinda la atención y el respeto que mereces y necesitas.

Luego hablaremos sobre cómo puedes lidiar con este problema en tu relación y asegurarte de que tu pareja te escuche.

Hable con un entrenador de relaciones certificado y con experiencia para que lo ayude a lidiar con una pareja que no lo escucha. Es posible que desee probar hablando con alguien a través de RelationshipHero.com para obtener consejos de relación empáticos, específicos y genuinamente perspicaces en su forma más conveniente.

11 señales de que no te escuchan en tu relación.

1. Dominan todas tus conversaciones.

Tu pareja domina cada conversación que tienen los dos. Ellos son los que guían la conversación y hablan la mayor parte del tiempo.

Ellos son siempre los que establecen el tema de conversación, y las cosas y los problemas que tratas de sacar a colación se descartan como si no fueran importantes.

2. Nunca te hacen preguntas.

Rara vez te hacen preguntas sobre tu día o tu vida o te piden tu opinión sobre algo.

No parecen estar particularmente interesados ​​en lo que tienes que decir o en lo que haces con tu tiempo.

3. Nunca escuchan tus respuestas.

Tal vez te hagan preguntas porque sienten que deberían hacerlo, pero en realidad no escuchan las respuestas que les das.

Ven las preguntas como una especie de ejercicio de marcar casillas y nunca se molestan en profundizar más y preguntarle más sobre sus sentimientos o experiencias.

4. Tus opiniones no parecen contar.

Puede ofrecer su opinión sobre las cosas, pero nunca parece ser tomada en cuenta o tomada en serio. Lo que deciden vale, y no se molestan en consultarte cuando están atascados en algo.

5. Siempre se salen con la suya.

No estás muy seguro de cómo sucede, pero siempre parecen ganar. Siempre pareces terminar haciendo las cosas a tu manera, pase lo que pase.

6. Siempre eres tú quien se compromete.

El compromiso saludable es una gran parte de cualquier relación, pero para ser saludable, debe ir en ambos sentidos.

En tu caso, eres el único que parece ceder en algo. Siempre pareces estar adaptándote a ellos y aceptando alternativas para hacerlos felices. Nunca hacen lo mismo por ti.

7. Siempre eres el problema.

Cuando tratas de discutir un problema con ellos, tienen una extraña habilidad para darle la vuelta y de alguna manera hacer que todo sea culpa tuya.

8. Invalidan tus sentimientos.

Cuando tratas de expresarles tus sentimientos, siempre parecen invalidarlos, haciéndolos parecer triviales. Te dicen que estás sobreactuando o que tus sentimientos no están justificados.

9. Parecen escuchar pero nunca actuar.

Ellos fingen escuchar lo que tienes que decir y considerar tus opiniones, pero nunca actúan en consecuencia. Te dicen que van a cambiar o que entienden, pero su comportamiento siempre parece ser el mismo.

Puede pensar que ha sido escuchado, pero luego descubre que los mismos problemas surgen una y otra vez y no han tenido en cuenta sus palabras en absoluto.

10. Salen de la habitación cuando intentas hablar.

Cuando tratas de sacar a relucir temas serios, en lugar de simplemente verificar mentalmente, es posible que simplemente se vayan físicamente y se nieguen a interactuar contigo.

11. Siempre termina en una pelea.

Cuando intentas hablar con ellos sobre algo serio, siempre se convierte en una pelea en lugar de una conversación civilizada.

¿Por qué se comportan de esta manera?

De acuerdo, esa lista hace que suene como si alguien que es un mal oyente es una persona terrible y un compañero terrible. Y ese no es el caso.

Es posible que no ignoren intencionalmente sus opiniones y no lo escuchen, y es importante abordar este problema desde un lugar de compasión si desea resolverlo.

Podría ser su mecanismo de defensa, y podría deberse a que les cuesta manejar las emociones en general.

Es posible que esté eligiendo sus momentos para hablar mal con ellos sobre cosas importantes, cuando están ocupados, apurados o estresados.

Es posible que hayan crecido con padres demasiado complacientes que siempre les permitieron salirse con la suya y esto ha guiado su enfoque de las relaciones.

Tal vez, lamentablemente, ya no te aman y no ven el sentido de esforzarse por escucharte a ti y a tus sentimientos.

O tal vez se sienten heridos por algo que has hecho (o dejado de hacer) y te están castigando al no prestarte atención. Es un enfoque pasivo-agresivo clásico de los problemas de relación: en lugar de hablar de las cosas, simplemente te dan la espalda y toman las decisiones que quieren o favorecen en lugar de consultarte.

8 formas de hacerte oír en una relación.

La falta de comunicación en una relación puede salirse fácilmente de control, así que es genial que estés leyendo esto. Eres consciente del problema y ese es el primer paso para resolverlo.

1. Hable con un terapeuta.

Un terapeuta de pareja podría ser la respuesta para ayudarlos a escucharse correctamente y entenderse sin enfadarse.

Pueden proporcionar un espacio seguro para que ambos se comuniquen y ayuden a guiar la conversación para que se aborden los problemas más importantes.

La comunicación es muy importante en una relación, pero también es una habilidad con la que muchas personas luchan, especialmente cuando las emociones están muy altas.

Si usted y su pareja no son buenos para expresar sus pensamientos o preocupaciones, no abandonen la relación sin buscar apoyo profesional primero.

Recomendamos ir a Héroe de las relaciones y conectarse con uno de sus expertos en relaciones. Tiene un gran valor y todo se hace desde la comodidad de su hogar a través de una videollamada o una llamada telefónica.

2. Pregúntale a tu pareja si es un buen momento para hablar.

En lugar de simplemente mencionar las cosas de la nada, pregúntale a tu pareja si es un buen momento para que ustedes dos hablen. De esa manera sabrán que necesitan prestarte toda su atención.

Si no es un buen momento, ten paciencia y déjalo para más adelante, programando un buen horario y ciñéndote a él.

Cuando vengas a hablar, presta atención a tu entorno. ¿Está encendida la televisión? ¿Están en su teléfono? ¿Comiendo? ¿Hambriento? ¿Cansado? ¿Hay otras personas alrededor?

Las distracciones restarán valor a la conversación que estás a punto de tener, por lo que debes minimizarlas y, si no es un buen momento, sé paciente.

3. Sea conciso.

Cuando te sientes a hablar, no te andes con rodeos. Si tienen dificultades para escuchar, entonces debes comunicar bien lo que tienes que decir.

Sea conciso y concéntrese en las cosas más importantes en lugar de distraerse y salirse del tema.

Si te ayuda, anota algunas viñetas antes de tener la conversación y aborda cada una de ellas con la menor cantidad de palabras posible.

Pero no olvide hacer una pausa de vez en cuando, posiblemente entre puntos, para darles la oportunidad de hablar. Esta tiene que ser una conversación bidireccional si se quiere lograr lo que usted quiere que se logre.

4. Use declaraciones con “yo”.

Si desea que su pareja lo escuche, es importante que exprese sus puntos de vista o inquietudes de una manera que se centre en usted y no en ellos.

Si están haciendo algo que te molesta, es tentador enfocarte en todo lo que están haciendo mal. En su lugar, intente seguir repitiendo lo que le gustaría que hicieran.

En lugar de, «Nunca me muestras ningún afecto», deja claro qué tipo de afecto te gustaría que muestren: «Me gustaría que nos tomáramos de la mano cuando caminemos juntos».

Lo primero realmente no les ayuda a ajustar su comportamiento, dejándote sintiéndote ignorado. Pero este último es muy claro y es algo que pueden asumir más fácilmente.

Cuando se trata de decisiones conjuntas, las declaraciones «I» pueden evitar cualquier confusión.

Si está discutiendo los planes de la cena para su aniversario, por ejemplo, diga «¿Qué tal ese pequeño lugar italiano?» da la impresión de que no está seguro y que podrían tener una mejor sugerencia.

En cambio, sé claro y di: “Creo que deberíamos ir al restaurante italiano de la esquina, es mi favorito”.

Esto hace que sus deseos sean claros y que su pareja sea más probable que lo escuche.

5. Concéntrese en sus habilidades para escuchar.

¿Te enfadas, te pones resentido o te pones a la defensiva cuando hablas con tu pareja? Todo eso afectará su capacidad de escuchar y significará que tendrá dificultades para recordar lo que se dice.

Entonces, si desea que lo escuchen más, debe concentrarse en escuchar a su pareja, no solo en transmitir su punto de vista o en lo que sucede dentro de su cabeza.

Presta atención a su postura y lenguaje corporal y observa cómo reaccionan a lo que dices. Note lo que dicen y lo que no dicen.

Trate de estar totalmente presente y mantenga la calma para que pueda comunicarse de manera efectiva.

6. Pídales que repitan los puntos más importantes.

Una buena táctica para asegurarte de que te han escuchado con precisión es hacer que repitan lo que les has dicho cuando tengas una conversación importante. Así te habrás asegurado de que te han escuchado y entendido.

Luego puede invitarlos a expresar sus sentimientos sobre el tema y repetirles lo que tienen que decirles.

Esto puede ser complicado de hacer sin ponerse a la defensiva, así que si no funciona, entonces no continúe. Pero puede ser una excelente forma de asegurarte de que la otra persona esté prestando la debida atención a lo que dices.

7. Tenga cuidado con los signos de resistencia.

Si notas que se resisten a lo que dices, entonces tu conversación es inútil, ya que se convierte en una lucha de poder.

Los signos de esto incluyen discutir, desestimar, estar a la defensiva, interrumpir, negar, culpar, minimizar, no responderle, no prestar atención o tratar de desviar la situación.

Cuando notes estas señales, arma tu paciencia y no te levantes ante ellas. Siempre lleva la conversación al punto y no dejes que te irriten.

8. Sea firme en las cosas que importan.

Si realmente quieres que se escuche tu voz y tu opinión cuando se trata de tomar decisiones importantes, debes mantenerte firme y asegurarte de que tomen en cuenta lo que dices.

Es posible que aún tenga que encontrar un término medio porque a menudo es una forma justa de hacer las cosas.

Pero no permitas que te convenzan de su forma de pensar mediante el uso de sentimientos de culpa o pura terquedad. Puedes pensar que la armonía es mejor que ser escuchado, pero no lo es. A veces es necesario un pequeño conflicto para asegurar una relación más equilibrada.

La única pequeña advertencia aquí es si cree que hablar lo pondría en riesgo de abuso verbal o físico. En tal caso, es mejor buscar tranquilamente la ayuda de un profesional para salir de esa situación y relación para siempre.

¿Aún no sabes qué hacer para no sentirte escuchado en tu relación? Si desea ayuda externa para tratar de comunicarse con su pareja, vale la pena consultar a un consejero de relaciones. Ellos pueden ayudar a cerrar la brecha y asegurarse de que ambos sean escuchados. Entonces por qué no chatee en línea con un experto en relaciones de Relationship Hero que puede ayudarte a trabajar en tu comunicación.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

8 Consejos sin tonterías si no te sientes escuchado en tu relación

  1. Comunícate claramente: Asegúrate de que tu pareja comprenda lo que estás diciendo. Habla con claridad, en voz baja y siéntete cómodo al expresar tus pensamientos y sentimientos.
  2. No te sientas culpable: Si no te sientes escuchado, no es tu culpa. No te culpes por no poder hacer que tu pareja te escuche. Recuerda que la comunicación es una calle de doble dirección.
  3. No asumas lo peor: No te metas en tu cabeza que tu pareja no te escucha porque no le importas. A veces la falta de comunicación puede ser simplemente una falta de entendimiento o una mala interpretación del mensaje.
  4. Trabaja en la relación: Si quieres que tu pareja te escuche, tienes que trabajar en la relación. Tienes que demostrarle que te importa y que estás dispuesto a hacer un esfuerzo para mejorar la comunicación, la confianza y el respeto mutuo.
  5. Practica la escucha activa: No solo quieres ser escuchado, sino también aprender a escuchar. Practica la escucha activa: presta atención, haz preguntas y muestra que estás interesado en lo que tu pareja está diciendo.
  6. Aprende a escoger tus batallas: No todo vale la pena discutir. Elige tus batallas sabiamente y no pierdas tiempo y energía en discutir sobre cosas sin importancia.
  7. Aprende a perdonar: Si ha habido un problema en la relación, no lo guardes y aprende a perdonar. Todos cometemos errores y aprender a perdonar es una parte importante de la comunicación saludable.
  8. Busca ayuda externa: Si ya lo has intentado todo y aún no te sientes escuchado, busca ayuda externa. Puedes acudir a un consejero, terapeuta o incluso a un amigo de confianza para que te ayude a mejorar la comunicación en tu relación.

Conclusión

No tener tu voz escuchada en una relación es una experiencia frustrante y alienante. Pero siguiendo estos consejos podrás mejorar la comunicación con tu pareja y encontrar un camino para construir una relación más saludable y amorosa.

Deja un comentario