8 cosas que simplemente no son tan importantes como crees que son

¿Eres de esas personas que le da mucha importancia a cada detalle de su vida? Si es así, ¡este artículo es para ti! A continuación, te presentamos 8 cosas que quizás consideras esenciales, pero que en realidad no lo son tanto como piensas. Descubre cómo liberar tu mente de preocupaciones innecesarias y disfrutar de lo que realmente importa en este mundo. ¡No te lo pierdas!

Es importante tener cosas en la vida que signifiquen algo para ti y tener la libertad de elegir lo que tiene valor.

Muchos de nosotros podríamos fácilmente hacer una lista de lo que nos importa: familia, amigos, trabajo, salud, etc.

Pero, ¿qué pasa con las otras cosas que consumen nuestro tiempo y energía sin que realmente nos demos cuenta?

Aquí hay 8 cosas que debes dejar de lado porque simplemente no son tan importantes…

1. Éxito

El éxito significa algo diferente para todos, pero también existe una construcción social general del éxito a la que todos nos aferramos.

La imagen de una persona exitosa tiende a ser alguien atractivo y saludable con un trabajo bien pagado y un buen auto. Le damos tanta importancia a este ideal que nos olvidamos de nuestros propios éxitos.

Para algunos, tener éxito es un salario de 6 cifras y vacaciones extravagantes; para otros, es criar niños felices.

La comparación tiene demasiado valor en esta sociedad y es un hábito en su mayoría poco saludable. Las redes sociales proyectan imágenes y estándares falsos a los que nos sometemos, lo que nos lleva a sentirnos insatisfechos o inadecuados en nuestras vidas.

2. Hacerlo por el bien de hacerlo

Muchos de nosotros nos sentimos obligados a hacer cosas por razones equivocadas, a menudo porque les damos demasiado valor.

Hacer las cosas porque sí es inevitable en ciertos momentos, como cuando se trata de ganarse la vida para pagar la hipoteca, pero puede ser una pérdida de energía en otros momentos.

Le damos tanta importancia a rituales o actividades específicas que en realidad no nos preocupamos demasiado. En lugar de hacer las cosas porque sí, debemos hacer las cosas porque disfrutamos haciéndolas o porque nos sirven de alguna manera.

Muchos de nosotros pensamos que ciertas cosas son más importantes de lo que realmente son, simplemente porque estamos acostumbrados a hacerlas. Nos atascamos en hábitos o ciclos de comportamiento y dejamos de preguntarnos por qué estamos haciendo lo que estamos haciendo.

3. Validación de redes sociales

Estamos tan obsesionados con la forma en que nos encontramos en las redes sociales, hasta el punto de que la cantidad de ‘me gusta’ que recibimos en las fotos o publicaciones nos domina.

La forma en que nos sentimos con nosotros mismos se ve muy afectada por las redes sociales, y le damos demasiado valor a la imagen que proyectamos de nosotros mismos.

Muchos de nosotros nos encontramos ‘haciéndolo por el ‘gramo’: hacemos todo lo posible para hacer cosas para poder tomar fotos o ‘boomerangs’. Sea honesto: ¿reorganiza su taza de café antes de publicar una instantánea mientras se registra en un café de moda?

Mire a su alrededor en una salida nocturna: ¿cuántas personas se divierten y cuántas personas se toman fotos ‘divirtiéndose’?

Si te encuentras forzando ciertas situaciones para poder documentarlas en línea, piensa por qué realmente lo estás haciendo.

Las redes sociales pueden ser una gran herramienta, pero conducen a una falsa sensación de validación y le damos demasiada importancia a cómo nos presentamos en ellas.

La vida real crea recuerdos reales, y eso es lo que todos deberíamos aspirar.

4. Nuestras apariencias

¡Todos sabíamos que éste se venía! Por supuesto, muchos de nosotros le damos demasiada importancia a cómo nos vemos.

Enorgullecerse de su apariencia es perfectamente saludable y normal; es bueno sentir que se ve bien y que a veces se ha esforzado.

Los problemas surgen cuando nuestras apariencias se vuelven un poco fijas y nos volvemos demasiado críticos con nosotros mismos.

Asumimos que, debido a que pensamos en nuestros cuerpos, cabello y maquillaje con tanta frecuencia, todos los demás también piensan en ellos. De hecho, la mayoría de las demás personas están ocupadas pensando en su propia apariencia.

Como un pequeño recordatorio básico: ¿con cuántos extraños pasaste hoy y en cuántos de ellos sigues pensando?

Es posible que haya tenido juicios instantáneos, por ejemplo, «su pelo es bonito», «ella es atractiva» o «su abrigo es feo», pero ¿realmente dedicó más tiempo o esfuerzo a pensar en esas personas?

¡Recuerda que la mayoría de la gente tampoco dedicaría tiempo a pensar en ti!

La forma en que nos vemos y las etiquetas en nuestra ropa y otros aspectos superficiales de nuestras vidas no son tan importantes como creemos que son. La mayoría de las personas piensan en sí mismas más de lo que los demás piensan en ellas.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

5. Opiniones

Algunas opiniones importan. Tus seres queridos se preocupan por lo mejor para ti, por lo que tiene sentido que escuches sus consejos y tomes en cuenta sus opiniones.

Otras opiniones realmente no importan tanto como creemos que importan, o tanto como les permitimos. Es fácil obsesionarse con lo que los demás piensan de ti, pero muchos de nosotros debemos aprender a dejar de preocuparnos tanto.

Agonizar sin cesar por las opiniones de otras personas no es saludable y conduce a muchos problemas relacionados con la confianza y la salud mental.

Claro, piensa en las opiniones que realmente importan, pero no dejes que las que no arruinen tu forma de pensar.

Si bien es importante ser consciente de sí mismo, muchas personas necesitan aprender a dejar ir lo que ya no nos sirve y seguir adelante con nuestras vidas.

¿Es más fácil decirlo que hacerlo? Claro, pero es algo a lo que apuntar.

6. Primeras impresiones

Muchos de nosotros nos preocupamos demasiado por las primeras impresiones, lo cual tiene sentido, pero es algo que debemos dejar de lado.

La forma en que inicialmente vemos a otras personas puede ser importante a veces, y confiar en su instinto es algo que puede ser realmente útil.

Dicho esto, a menudo juzgamos a otras personas en función de su apariencia y rápidamente tomamos una decisión sobre lo que sentimos por ellos.

Siendo honestos, probablemente todos nos hemos perdido amistades o relaciones potenciales porque asumimos que no nos llevaremos bien con alguien basándonos en su apariencia.

“Esa chica no se parece a mis amigos” es un juicio rápido que puede impedir que hables con alguien con quien realmente te llevas muy bien.

«Es demasiado bajito» es algo que muchas personas probablemente hayan dicho cuando se les acercó en una salida nocturna; por lo que sabes, ese hombre podría tener mucho en común contigo.

Damos demasiada importancia a estas primeras impresiones y, a menudo, perdemos oportunidades porque no estamos dispuestos a tener la mente abierta.

7. Conexiones en línea

Internet es una herramienta maravillosa cuando se trata de hacer y mantener conexiones. ¿De qué otra forma te mantendrías en contacto con tus amigos de todo el mundo?

Por otro lado, las líneas a menudo son borrosas cuando se trata de conexiones, ya que puede ser muy fácil forjar ‘amistades’ en línea que no son genuinas.

La forma en que nos presentamos y el énfasis que ponemos en nuestras relaciones en línea pueden ser muy poco saludables.

Internet a menudo representa una experiencia muy diferente a la realidad, y es muy fácil dejarse llevar por la creencia de que ciertas cosas realmente deberían importarte.

Si bien es bueno tener gente con quien chatear en línea, e Internet puede ser una gran herramienta de comunicación, no todas las relaciones en línea son tan importantes como a veces pensamos.

8. ¡Quiero, quiero, quiero!

En la nota de superficialidad, mucha gente le da demasiada importancia a los bienes materiales.

Vivimos en una sociedad de consumo y esencialmente solo vivimos en busca de la próxima ‘cosa’. Eso puede ser un auto nuevo o un par de jeans nuevos, pero sigue siendo un aspecto de muchas de nuestras vidas.

Ya sea por esta comparación de las redes sociales, la sociedad en general o los medios de comunicación, estamos «entrenados» para pensar que las posesiones son mucho más importantes de lo que realmente son.

Algunos compran cosas para llenar el ‘vacío’ en nuestras vidas, lo cual es un tema completamente diferente, ya otros simplemente les gusta tener cosas nuevas. De cualquier manera, damos demasiado valor a las posesiones materiales.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

8 cosas que simplemente no son tan importantes como crees que son

1. La opinión de los demás

No permitas que la opinión de los demás te defina. Creer en ti mismo y seguir adelante con tus metas es mucho más importante que buscar la aprobación de los demás.

2. La perfección

La perfección es inalcanzable. En lugar de buscar la perfección, haz lo mejor que puedas y disfruta del proceso de mejora constante.

3. El pasado

El pasado no se puede cambiar. Enfócate en el presente y en el futuro, y aprende de tus errores para no cometerlos de nuevo.

4. La comparación con los demás

La comparación con los demás solo te llevará a sentirte inferior. En lugar de compararte con los demás, compárate contigo mismo y trabaja para superarte cada día.

5. El dinero

El dinero no puede comprar la felicidad ni la satisfacción. Enfócate en las cosas que realmente importan en la vida, como las relaciones interpersonales, la salud y el bienestar.

6. La fama y la popularidad

La fama y la popularidad no son tan importantes como muchas personas creen. En lugar de buscar la atención de los demás, enfócate en ser auténtico y hacer una diferencia positiva en el mundo.

7. Las posesiones materiales

Las posesiones materiales no son un indicador de tu valor o importancia como persona. Enfócate en construir relaciones significativas y enriquecedoras en lugar de acumular posesiones materiales.

8. El éxito

El éxito es relativo y subjetivo. En lugar de buscar el éxito a toda costa, enfócate en vivir una vida significativa y hacer una diferencia positiva en el mundo.

No permitas que estas cosas te distraigan de las cosas verdaderamente importantes en la vida.

  1. No te compares con los demás.
  2. No busques la perfección.
  3. No te preocupes por el pasado.
  4. No dejes que la opinión de los demás te defina.
  5. No te obsesiones con el dinero.
  6. No busques la fama o popularidad.
  7. No valores las posesiones materiales por encima de todo.
  8. No te obsesiones con el éxito.

Recuerda, lo importante es lo que haces con tu vida y cómo afectas al mundo que te rodea.

Deja un comentario