9 razones por las que los empáticos aman tanto la naturaleza

Si eres una persona empática, es probable que hayas notado que tu amor por la naturaleza es más profundo que el de la mayoría. La conexión emocional que sientes con los elementos naturales es única y puede brindarte un sentido de paz y equilibrio difícil de encontrar en otros lugares. En este artículo exploraremos las razones por las que los empáticos aman tanto la naturaleza, desde su capacidad para regenerar nuestra energía hasta su capacidad para calmar nuestras mentes. ¡Sigue leyendo para descubrir por qué la naturaleza es un lugar sagrado para los sensibles!

Si eres empático, es probable que estés en modo «abrumador» la mayoría de las veces.

Ser capaz de sentir las emociones de otras personas es excelente cuando se trata de apoyarlas, pero cuando sientes dichas emociones como si fueran las tuyas, la situación es completamente diferente.

…y si estás constantemente en un entorno en el que estás rodeado de mucha gente, sentirás todo lo que ellos sienten y terminarás colapsando por completo.

(Yo también soy empático, así que escribo esto con experiencia de primera mano).

Sabemos que se necesita mucho tiempo a solas y cuidado personal para descomprimir, dejar de lado las emociones de otras personas y conectarnos a tierra.

En realidad, todo eso no solo es necesario: es absolutamente vital.

Estar en la naturaleza es una de las cosas más tranquilizadoras que un empático puede hacer por nuestro propio bienestar: emocional, espiritual e incluso físico.

¿Por qué la naturaleza? Bueno, por varias razones, todas las cuales estamos a punto de profundizar.

1. Sensible a todo: no solo a las emociones

El empático promedio no solo capta (y siente) las emociones de otras personas, la mayoría de nosotros también somos hipersensibles a todo tipo de estímulos físicos.

El ruido, las luces brillantes, los olores fuertes y las texturas son solo algunas de las cosas que pueden abrumarnos.

Muchos de nosotros también tenemos alergias alimentarias o ambientales, y podemos enfermarnos después de haber estado expuestos a ciertos químicos.

Estar en la naturaleza nos reinicia. Dado que no estamos siendo bombardeados por el ruido, la iluminación artificial y el perfume de otras personas desde todas las direcciones, nuestros sentidos pueden volver a su entorno natural y neutral.

Aromas neutros, menos sonidos fuertes y luces desagradables, sin grandes multitudes de personas que nos amurallen… ¡no es de extrañar que muchos de nosotros prefiramos vivir en entornos que sean lo más naturales posible! Cualquier otra cosa es simplemente insoportable.

2. La quietud y el silencio nos permiten sentir nuestras propias emociones: no las de los demás

Muchos empáticos tienen dificultad para discernir si las emociones que sentimos son las nuestras.

Casi cualquier persona empática que conozca experimentará momentos en los que estará llena de ansiedad, estrés o tristeza, pero no podrá decirle por qué.

La mayoría de las veces, es porque nos hemos dado cuenta de lo que sienten las personas que nos rodean y manifestamos esas emociones y tensiones como propias. Literalmente asumimos el sufrimiento de otras personas.

Cuando estamos en la naturaleza, todo eso se detiene.

Podemos disfrutar de toda esa belleza sin ser golpeados por los problemas de otras personas desde todas las direcciones.

Una vez que nos liberamos del aluvión emocional de los demás, tenemos el tiempo y el espacio para pensar y procesar nuestras propias emociones.

Nuestros problemas generalmente pasan a un segundo plano para aquellos que nos importan, ya que tendemos a reservarles espacio y ayudarlos a superar sus problemas en lugar de anteponer nuestras propias necesidades.

Este espacio, este tiempo a solas en paz y tranquilidad que se necesita desesperadamente, nos permite verificar con nosotros mismos.

Podemos llevar un diario, o simplemente sentarnos en silencio y pensar en varios aspectos de nuestras vidas.

Tenemos el espacio para repasar todo, desde la satisfacción con nuestras relaciones personales hasta la satisfacción profesional. Sin interrupciones, sin necesidad.

Solo nosotros, y nuestros propios pensamientos y sentimientos.

3. Se siente como «hogar»

La naturaleza nos rejuvenece en innumerables niveles, pero para los empáticos en particular, existe una sensación de plenitud; de estar en “casa”.

A diferencia de prácticamente cualquier otro lugar, un entorno natural está desprovisto de todas las cosas que nos golpean a diario. No hay negatividad. No hay desencadenantes emocionales potenciales (incluidos los comentarios de odio en las redes sociales).

Se dice que la persona promedio hoy en día está expuesta a más noticias de las que alguien en la época victoriana habría leído en todo un año…

…considerando cuánto de esa noticia es devastadora y dolorosa, no es de extrañar por qué los empáticos están tan abrumados.

Cuando estás en la naturaleza, no hay nada de eso.

Puede haber ciervos mordisqueando árboles de cedro cerca, o pájaros que se acercarán y comerán semillas de tus manos.

En primavera y verano, abundan las flores silvestres, y hay una sinfonía de tonos de hojas una vez que llega el otoño.

El invierno es aún más tranquilo, cuando la nieve cubre el mundo y todo lo que se puede escuchar es el crujido de los leños en una chimenea y las páginas que se pasan mientras lee.

Hay paz.

Para algunos, estar en un ambiente natural se siente más como un “hogar” que cualquier situación doméstica que hayamos experimentado. No hay necesidad de sacar energía para ser social con los demás: podemos ser completamente auténticos.

4. La mayoría de nosotros nos llevamos muy bien con los animales

Un gran beneficio de pasar tiempo en la naturaleza es pasar el rato con los animales.

Muy pocas personas son realmente capaces de amar incondicionalmente, pero los animales parecen no tener problemas para hacerlo. Si alguna vez has tenido un vínculo increíblemente estrecho con un compañero peludo o emplumado, sabes exactamente a lo que me refiero.

A los animales no les importa cómo nos vemos, qué tan geniales somos (o no) o si somos socialmente incómodos. Su energía interactúa con la nuestra en un nivel profundo del alma, y ​​nos ven como realmente somos… y nos aman por ello.

Así como los amamos.

Hay algo mágico en interactuar con animales salvajes, pero pasar tiempo con animales domésticos en una granja de rescate o en un santuario es igual de maravilloso.

Más lectura esencial para empáticos (el artículo continúa a continuación):

5. Hacer ejercicio en la naturaleza nos cura

El ejercicio es increíblemente importante para los empáticos. Llevar las ansiedades y la negatividad de otras personas puede afectarnos, ya que la energía negativa puede terminar almacenada como toxinas en nuestro cuerpo a menos que aprendamos a liberarlas.

Estar físicamente activo proporciona tal liberación.

Cuando los empáticos caminan (o incluso corren) en una gran ciudad, o van al gimnasio, todavía estamos rodeados de un montón de gente.

Como resultado, es posible que liberemos una buena cantidad de blergh almacenado cuando hacemos ejercicio en ese tipo de entorno, pero rápidamente nos llenamos de nuevo con una nueva andanada de basura.

Piense en ello como alguien que bebe un montón de jugo orgánico para limpiar su cuerpo de toxinas, pero luego lo sigue con una bebida gaseosa y vodka. Básicamente deshace los esfuerzos positivos.

Al caminar, caminar o correr al aire libre en un entorno natural, solo hay bondad para empaparse. Aire fresco, canto de pájaros, el susurro del viento a través de las hojas y el agua corriendo si estamos cerca de un río o lago.

Además, hacer ejercicio en la naturaleza realmente ayuda a mantenernos presentes. Es fácil desconectarse al caminar o correr en un entorno céntrico: solo necesitamos concentrarnos en no chocar con otras personas o ser atropellados por automóviles.

Caminar en el bosque requiere de nuestra atención constante, pero de manera positiva…

Claro, de vez en cuando tendremos que mirar al suelo para asegurarnos de no tropezar con las raíces de los árboles o pisar ranas, pero siempre hay mucho que ver a nuestro alrededor.

Podemos estar atentos a los ciervos o pájaros interesantes, la vida vegetal única o los hongos que se asoman de los troncos podridos. Las únicas cosas que vemos a nuestro alrededor son hermosas e inspiradoras.

6. El contacto con la tierra es inmensamente cimentador y sanador

Los estudios científicos muestran que conectarse con la tierra físicamente, conocido como «conexión a tierra» o «conexión a tierra», tiene efectos positivos sorprendentes en nuestro bienestar.

Estamos hechos de átomos. Cada célula de nuestro cuerpo está hecha de átomos, y están llenos de montones de cosas como protones positivos y electrones negativos.

Cuando tenemos una exposición prolongada a ambientes tóxicos, traumas, estrés e inflamación, muchos de nuestros átomos pierden electrones, que luego se convierten en radicales libres.

Estos son extremadamente dañinos y pueden contribuir a todo tipo de problemas de salud desagradables.

La buena noticia es que se pueden contrarrestar con antioxidantes, que tienen efectos neutralizantes.

¿Sabes cuál es uno de los antioxidantes más efectivos que existen? Sencillamente, el campo electromagnético de la Tierra.

Cuando nuestra piel entra en contacto con la Tierra, absorbemos los electrones cargados negativamente que nuestro planeta exuda naturalmente.

Estos electrones calman esos radicales libres, calmando nuestro sistema inmunológico estresado y curándonos a nivel celular.

Si está interesado en obtener más información, profundice en la investigación realizada por el físico ganador del Premio Nobel. ricardo feynman.

7. Podemos centrarnos en reponer nuestra propia energía

Lo que pasa con los empáticos es que damos, y damos, y damos: no solo porque queremos, sino porque necesitamos hacerlo. Así es como estamos conectados.

Los empáticos quieren hacer del mundo un lugar mejor y, a menudo, terminamos agotándonos hasta el punto de casi colapsar antes de darnos cuenta de lo agotados que estamos. Estar ahí para los amigos, ofrecerse como voluntario para organizaciones benéficas, ayudar en todo lo que podamos…

El egoísmo es anatema para el empático promedio, y muchos de nosotros nos sentimos culpables si no trabajamos incansablemente al servicio de los demás.

Cuando estamos en la naturaleza, es casi como si nos hubieran dado “permiso” para concentrar nuestro tiempo y energía en nosotros mismos.

Sencillamente, ¡no hay nadie más alrededor! Estamos aquí solos (o tal vez con un compañero o un querido amigo), pero podemos ponernos en modo de recarga sin sentir culpa por hacerlo.

8. Los sonidos relajantes de la naturaleza son inmensamente relajantes

Hay una razón por la que tanta gente medita con el sonido de las olas del mar, el susurro del viento entre las hojas de los árboles, el canto de los pájaros y el crepitar del fuego…

…estos sonidos inspiran una increíble cantidad de calma, ya que son relajantes y suaves, en lugar de discordantes.

Cuando vives en una ciudad, te asaltan todo tipo de ruidos cada hora de cada día.

Después de un tiempo, la mayoría de las personas aprenden a desconectarse: pueden dormir mientras suenan las sirenas de las ambulancias y de la policía, y no se distraen de sus pensamientos con el timbre de los teléfonos móviles y los gritos al azar.

Los empáticos que viven en las ciudades existen en un estado de hipervigilancia y excitación hipersensorial constante.

No podemos desconectarnos de nada: simplemente no somos capaces de hacerlo a menos que tomemos medicamentos que nos adormezcan lo suficiente como para seguir adelante sin que la ansiedad nos supere por completo.

Estar en un bosque, o pasar tiempo sentado junto al océano (o lago o río) nos calma en un nivel fundamental.

9. El mundo moderno puede ser desgarrador

¿Conoces esas maravillosas historias sobre personas que renunciaron a sus trabajos, se mudaron a cabañas en medio de la nada y se convirtieron en granjeros, herbolarios o artesanos?

Lo más probable es que sean empáticos que ya no podrían soportar el mundo moderno.

Muchas personas empáticas (incluido yo mismo) simplemente no se sienten como en casa en este siglo.

Es frenético, exigente y completamente agotador, y no es raro que los empáticos anhelen vidas más simples asociadas con épocas pasadas.

…siempre y cuando tengamos agua caliente, buen café y una marcada falta de septicemia.

Hay algo increíblemente pacífico en una vida sencilla sin redes sociales ni notificaciones telefónicas. Trabajar con las manos es inmensamente satisfactorio, como lo es cultivar los propios alimentos o preparar medicinas a partir de plantas recolectadas en el bosque.

Interactuar con el mundo natural es una forma mucho más humana de vivir, ya que podemos trabajar junto a otros mientras les hablamos, en lugar de enviar mensajes de texto desde el otro lado de la habitación.

Podemos pasar tiempo con animales e insectos, respirar aire fresco y comer alimentos sanos que hemos cultivado nosotros mismos.

Puede que no sea tan «genial» como ser considerado un súper influenciador de Instagram, pero ciertamente inspira mucho menos estrés.

Si eres un empático, ¿cuál crees que sería una forma de vida más satisfactoria e inspiradora de alegría: viajes diarios en transporte público lleno de gente y días interminables mirando una pantalla?

¿O pasar ese tiempo dedicado a un oficio que te apasiona, especialmente si te permite disfrutar del sol y la canción del bosque?

Las personas no estaban destinadas a estar en el interior día y noche, encadenadas a computadoras, teléfonos móviles, tabletas y televisores. Necesitamos reconectarnos con la Tierra, y los empáticos necesitan este tipo de reconexión y rejuvenecimiento más que la mayoría.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

9 razones por las que los empáticos aman tanto la naturaleza

1. Conexión con la tierra y el medio ambiente

Los empáticos sienten una fuerte conexión con la tierra y el medio ambiente, y por lo tanto se sienten cómodos y tranquilos cuando están en contacto con la naturaleza. Les encanta pasear por el bosque, bañarse en un río cristalino, disfrutar de un atardecer en la playa, entre otras actividades.

2. Paz y tranquilidad

La naturaleza es un lugar pacífico y tranquilo para los empáticos. Los sonidos suaves y apacibles del viento, el agua y los animales promueven una sensación de relajación que es difícil de encontrar en cualquier otro lugar.

3. Aprendizaje y descubrimiento

La naturaleza ofrece una gran cantidad de aprendizaje y descubrimientos para los empáticos. Cada planta, animal, mineral y lugar tiene su propia historia y belleza que los empáticos disfrutan descubrir y aprender.

4. Regeneración y renovación

La naturaleza es una fuente de regeneración y renovación tanto para el cuerpo como para el espíritu. Los empáticos a menudo buscan la naturaleza para recargar sus energías y encontrar un sentido renovado de propósito y significado.

5. Inspiración y creatividad

La belleza natural de la tierra es una fuente constante de inspiración y creatividad para los empáticos. Desde la pintura y la fotografía hasta la escritura y la música, los empáticos encuentran inspiración en todo lo que veen y experimentan en la naturaleza.

6. Apreciación de la vida

La naturaleza es una fuente constante de asombro para los empáticos. La belleza y la complejidad de la vida silvestre son una constante recordatorio de la maravilla y belleza de la vida en todas sus formas.

7. Compasión y empatía por todas las criaturas

Con su fuerte sentido de conexión, los empáticos a menudo experimentan una fuerte compasión y empatía por todas las criaturas, grandes y pequeñas. La naturaleza ofrece una oportunidad para conectarse con los animales y sentir una profunda compasión por ellos.

8. Fomento del bienestar mental y emocional

La naturaleza es un entorno calmante que puede promover una sensación de bienestar mental y emocional para los empáticos. La luz solar, los sonidos serenos y la vista de hermosos paisajes pueden ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad.

9. Conexión con lo Divino

La naturaleza es a menudo vista como una fuente de lo divino para los empáticos. Su belleza y complejidad pueden crear una sensación de conexión con lo sagrado y lo espiritual.

  1. Conexión con la tierra y el medio ambiente
  2. Paz y tranquilidad
  3. Aprendizaje y descubrimiento
  4. Regeneración y renovación
  5. Inspiración y creatividad
  6. Apreciación de la vida
  7. Compasión y empatía por todas las criaturas
  8. Fomento del bienestar mental y emocional
  9. Conexión con lo Divino

Deja un comentario