Acercarse a alguien con problemas de intimidad: ¡10 cosas que funcionan!

Intimidad es una de las necesidades más básicas de los seres humanos, pero para aquellos que tienen problemas en esta área, puede ser un camino difícil de recorrer. Hay muchas razones por las que alguien podría tener problemas de intimidad, desde el trauma hasta la ansiedad, pero lo importante es que sepa que hay formas de superar estos obstáculos. En este artículo, te proporcionamos 10 estrategias efectivas para acercarte a alguien con problemas de intimidad y cómo avanzar juntos hacia una vida más satisfactoria. ¡No te lo pierdas!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

La frase “problemas de intimidad” puede significar varias cosas diferentes.

En las relaciones amorosas, esto puede referirse a una dificultad para sentir o expresar emociones, pero también puede tener que ver con el afecto físico.

Puede ser difícil cultivar una sociedad con alguien que tiene problemas para permitir que otras personas se acerquen. Además, si sus problemas son de naturaleza sexual, eso puede afectar enormemente la relación, ya que la intimidad física es la piedra angular de una pareja fuerte.

La intimidad emocional se puede navegar un poco más fácilmente, especialmente si la relación se basa primero en una fuerte amistad, en lugar de un romance vertiginoso.

Hay maneras de lidiar con estas dificultades, por supuesto, pero requieren tiempo, paciencia y comunicación.

Si a su pareja le gustaría hablar con un terapeuta acreditado y experimentado para ayudarlo a abordar sus problemas de intimidad, le recomendamos el servicio de BetterHelp.com para una atención de calidad en su forma más conveniente.

¿Qué causa los problemas de intimidad para empezar?

Oh chico. Esto podría ser un artículo completo (si no un libro completo) por sí solo.

Los problemas con la intimidad pueden ser causados ​​por una amplia gama de experiencias. Para la mayoría, es porque su confianza fue traicionada en algún momento de sus vidas.

Las personas que crecieron con padres abusivos pueden haber aprendido desde el principio que tenían que enterrar sus emociones para evitar ser gravemente heridos. También podrían haber aprendido la lección de que admitir cualquier cosa que sintieran daría como resultado que esos detalles se usaran para dañarlos más adelante.

Tenían que ser invulnerables para mantenerse a salvo. Como resultado, levantan feroces muros protectores, que protegen ferozmente.

Para otras personas, es posible que hayan experimentado algún tipo de abuso físico o sexual. Como tales, evitan el contacto físico porque no confían (o no pueden confiar) en que otras personas no los lastimen. Si el abuso fue bastante severo, es posible que se estremezcan o se alejen del toque inesperado en caso de que el dolor los sorprenda.

Del mismo modo, si sufrieron abuso sexual, pueden tener dificultad para dormir al lado de otra persona y prefieren estar solos con la puerta cerrada porque es la única forma de dormir seguros.

En última instancia, es importante recordar que las personas no tienen problemas con la intimidad solo porque intentan ser difíciles. Es probable que hayan pasado por varios tipos de infiernos y están saliendo del paso lo mejor que pueden.

Es probable que quieran permitir que alguien más se acerque, pero han pasado tanto tiempo manteniendo esos escudos defensivos que es posible que no sepan cómo bajarlos nuevamente.

¿Tu pareja es consciente de que tiene problemas de intimidad?

Es importante establecer si tu pareja te ha dicho directamente que tiene problemas con la intimidad o si es algo que has notado a medida que se desarrolla la relación.

Es mucho más fácil trabajar con alguien que sabe que tiene aversión que con alguien que no se da cuenta del hecho o que reprime las cosas intencionalmente.

Si su pareja no es consciente de que tiene problemas de intimidad, entonces podría exhibir una variedad de comportamientos diferentes que son pistas sólidas, como:

  • Redirigir la conversación cuando y si se plantean temas cargados de emociones
  • Desconfianza sobre las intenciones (o desconfianza en general)
  • Un historial de alejamiento o incluso de ruptura de relaciones para que no se «atrapen los sentimientos»
  • Abandonar la habitación porque «tienen algo que hacer» si la conversación se presiona en lugar de abandonarla
  • Ponerse a la defensiva sobre un tema y pasar al ataque para desviar
  • Esperar que cualquier cosa sobre la que hablen se usará en su contra más tarde
  • Decir rotundamente que no quieren hablar de eso
  • Quedarse callado y disociarse/negarse a responder
  • Decirles que “no quieren ningún drama” y ser poco comunicativos (quizás no hablen con ustedes durante días si no viven juntos)
  • Congelarse o alejarse de los abrazos y las caricias
  • Insistir en tener las luces apagadas durante las relaciones sexuales y/o mantener la ropa puesta
  • Encontrar excusas para no tener intimidad sexual
  • Solo está interesado en la actividad sexual cuando la inicia/tiene el control de la situación

¿Cómo puedes ayudar a tu pareja a sentirse cómoda con una mayor intimidad?

Echemos un vistazo a algunas cosas que puede hacer para tratar de acercarse a alguien que está lidiando con problemas de intimidad.

1. Aborde el tema con delicadeza.

Lo peor que se puede hacer con una persona que tiene problemas de cercanía es realizar algún tipo de intervención y obligarla a discutir el problema.

De hecho, esa es una forma segura de ahuyentar a esta persona y asegurarse de que «no tenga contacto» contigo.

Piense en esto como tratar a una persona que tiene congelación: necesita calentar la carne poco a poco hasta que vuelva la sensación. Si aplica demasiado calor demasiado rápido, causará dolor y posibles daños irreparables.

Elija tanto su tiempo como sus palabras con mucho cuidado. Por ejemplo, un buen momento para abordar el tema sería siempre y cuando mencionen algo sobre su pasado.

Digamos que estás viendo una película en la que un padre golpea o abusa verbalmente de su hijo, y tu pareja menciona algo sobre cómo pueden relacionarse. Después de que termine la película, puede mencionar suavemente esa escena (y su respuesta a ella), mencionando que no hablan de ese miembro de la familia a menudo, pero que si alguna vez quieren hacerlo, usted está allí para ayudarlos.

Espere que se callen en este punto, posiblemente se alejen o redirijan el tema. No lo presiones. Que reflexionen sobre esto.

2. Dales el tiempo y el espacio para que se abran a ti poco a poco.

¿Alguna vez has visto videos en YouTube o similares donde las personas se hacen amigas de los animales salvajes? Notarás que no solo corren hacia un animal en la naturaleza y lo agarran en un gran abrazo.

Al principio, estos salvajes son asustadizos y huirán tan rápido como puedan. En segundo lugar, moverse demasiado rápido romperá la confianza que la criatura ya tiene en ti, y será mucho menos probable que intente confiar en ti nuevamente en el futuro.

Trata a tu pareja como si fuera un ciervo o un zorro con el que estás tratando de crear una conexión. Espere una reacción del tipo «dos pasos adelante, un paso atrás» de ellos a medida que crezca la confianza.

Recuerde que se trata de alguien que ha sido muy lastimado por una persona (o personas) en las que alguna vez confió. Podría haber sido un padre, un hermano o una pareja anterior quien los lastimó, y ser el receptor del abuso y la traición de alguien que se supone que debe amarte y protegerte puede causar un daño severo.

Como resultado, tu pareja probará el suelo debajo de ellos (por así decirlo) una y otra vez para ver si también los lastimarás. Con el tiempo, se darán cuenta de que es tierra firme bajo sus pies en lugar de arenas que se mueven constantemente. Cuando eso suceda, pueden decidir quedarse quietos o avanzar con más confianza, sabiendo que el suelo no se les va a caer debajo de ellos en ningún momento dado.

Les habrás demostrado que puedes ser una roca para ellos, lo que en muchos casos es algo que nunca antes habían experimentado.

3. No le des mucha importancia cuando se abran un poco más, pero mantén las cosas consistentes.

Una de las mejores formas de ayudar a alguien con problemas de intimidad a que se abra y confíe en ti es mantener la coherencia en la relación. Al igual que hablamos de probar el suelo repetidamente antes, tu pareja descubrirá que eres una base estable en la que, de hecho, puede apoyarse en lugar de huir.

Como tal, es de vital importancia mantener las cosas consistentes. Si te has estado comportando de cierta manera para que confíen en ti y luego cambias dramáticamente, entonces entrarán en pánico y retrocederán. Lo mismo ocurre si han estado avanzando con mayor confianza y de repente te das la vuelta y saltas hacia ellos con un gran abrazo y muestras de apoyo para su progreso.

Lo mejor que puedes hacer es seguir manteniendo un ritmo constante y constante. Cuando y si se abren contigo sobre cosas o logran quedarse dormidos en tus brazos en lugar de entrar en pánico por la proximidad, simplemente tómalo con calma. Darle mucha importancia a esto los hará cohibidos y retrocederán.

En su lugar, trate lo que diga o haga de la misma manera que lo haría con cualquier otro tema de conversación. Si estás untando mermelada en tu tostada y sueltan que sus padres una vez los golpearon con una tostadora por derramar leche, no dejes todo y actúes horrorizado. Reconoce lo que ha dicho en un tono uniforme y pregúntale si quiere hablar sobre ello. Si lo hacen, que hablen. Si dice «no hay nada más de qué hablar», asiente con la cabeza y cómete la tostada.

4. Comunique de dónde vienen los problemas de intimidad.

Como cualquier otro problema personal, habrá una fuente para descubrir y aprender.

Esto es como saber que el dolor de rodilla de alguien proviene de una antigua lesión de gimnasia o algo similar. De esa manera, en lugar de que se lo considere psicosomático o sugiera lugares comunes para calmarlo (por ejemplo, «tómese una aspirina y siga caminando»), sabrá que requiere ciertos tipos de TLC para mantenerlo saludable y sin dolor.

Lo mismo ocurre con los problemas de intimidad.

La forma en que se comunique sobre la fuente de sus problemas dependerá completamente de qué tipo de persona sea, dónde se encuentre emocionalmente en este momento y la naturaleza del bloqueo de intimidad.

Por ejemplo, alguien que tiene problemas para confiar en los demás porque un padre narcisista le mintió y traicionó constantemente puede tener más facilidad para abrirse que alguien que tiene problemas con la intimidad física porque un hermanastro lo agredió sexualmente cuando era niño.

5. Trate de aprender sus factores desencadenantes y señales físicas.

Por supuesto, la comunicación se vuelve mucho más difícil si alguien no es realmente consciente de sus problemas (todavía) o si no quiere hablar de ellos verbalmente. Esto se debe a que tendrás que seguir las señales físicas y energéticas en lugar de las palabras que están dispuestos a compartir contigo.

A menudo es más difícil resolver los factores desencadenantes de alguien de esta manera si tiene dificultades con la intimidad emocional frente a la física. Esto se debe a que pueden tener muchos problemas para abrirse sobre qué frases, expresiones, movimientos físicos, etc. pueden desencadenar sus instintos de autoconservación.

Como resultado, no sabrás si dijiste o hiciste algo para provocarlos hasta que se congelen de repente y pongan excusas para salir de la habitación.

6. Tomen pequeños pasos, juntos.

Los ejemplos que vamos a usar aquí se enfocan en personas que tienen problemas con la intimidad física.

Digamos que su pareja experimentó una gran cantidad de violencia física cuando era más joven y, como tal, se encoge o se estremece al tocarlo. Lo que puede hacer es hacerles saber con anticipación que los va a tocar para que no los sorprenda ni los asuste. Algo así como llamar a un caballo asustadizo antes de acercarse para que no se asuste o patee.

Del mismo modo, puede consultar con ellos regularmente a medida que las cosas se vuelven más íntimas para asegurarse de que estén bien. Las personas que han sufrido violencia sexual a menudo se desvinculan y “se dan cuenta” durante las relaciones sexuales, de modo que simplemente soportan lo que sucede en lugar de estar presentes y disfrutar.

Dado que queremos tener intimidad real con nuestras parejas y no sentir que simplemente toleran el sexo con nosotros, es muy importante trabajar con ellas para determinar:

  • lo que disfrutan
  • Con qué se sienten cómodos
  • Lo que definitivamente está fuera de la mesa

Lamentablemente, es posible que algunas personas que han tenido traumas sexuales en el pasado ni siquiera sepan lo que les gusta. Se han acostumbrado tanto a disociarse que no se les ocurre que esto puede ser una experiencia positiva y placentera para ellos. Puede tratarse de mostrarles poco a poco que pueden abrazar este aspecto vital de sí mismos en un entorno seguro y apoyado, y que no volverán a lastimarse bajando un poco sus escudos.

*Solo una nota final sobre este tema: recuerda que el espectáculo de terror de una persona puede ser la idea de otra de una noche de sábado divertida. Todos tienen preferencias y predilecciones individuales en lo que respecta a la intimidad sexual, y es importante establecer desde el principio si realmente son compatibles en la cama o no.

Por ejemplo, supongamos que una persona prefiere el sexo rudo y juguetón que involucra ataduras con cuerdas y paletas, y la otra solo se siente cómoda con un toque suave y amoroso y una intimidad lenta. Eso va a ser una receta para el desastre. Te encontrarás en una situación en la que tu pareja estará aburrida o traumatizada, y ninguna de las dos se sentirá satisfecha sexualmente.

A pesar de que las personas pueden amarse mucho, eso no significa que sean necesariamente adecuados sexualmente el uno para el otro.

7. Deja que ellos tomen la iniciativa.

Esto se aplica tanto a la intimidad emocional como a la sexual.

Anime a su pareja a tener intimidad en sus propios términos y déle la oportunidad de llenar ese espacio e iniciarlo/acercarse a usted cuando se sienta cómodo y confiado para hacerlo.

Solo tenga en cuenta sus comportamientos para que cuando y si ellos (tímidamente, quizás con torpeza) inicien algo sexual, o intenten iniciar una conversación difícil con usted sobre temas emocionales, no lo ignore simplemente porque está absorto en algo demás.

Dar las victorias al compañero.

Sí, esto puede requerir un poco más de cuidado y diligencia de su parte, pero los beneficios a largo plazo de estar un poco más alerta para apoyarlos en este momento valdrán la pena.

Por supuesto, esto también puede requerir un poco de paciencia y sacrificio de su parte. Es posible que no te sientas particularmente juguetón, pero si rechazas a tu pareja para tener relaciones sexuales la primera vez que intenta iniciarlo, entonces la probabilidad de que lo inicie de nuevo se desplomará significativamente.

Esto es especialmente cierto si dicha pareja tiene problemas de intimidad debido a problemas pasados ​​o fallas con otros. Por ejemplo, supongamos que su pareja masculina ha experimentado mucha vergüenza debido a la disfunción eréctil en el pasado. Tal vez un ex suyo se burló de él por eso, o se sintió humillado cuando no pudo actuar con alguien que le importaba y que le atraía.

Si finalmente se siente lo suficientemente cómodo y confiado para tratar de tener intimidad contigo y lo derribas, podría quedar absolutamente devastado.

Lo mismo ocurre con una pareja que puede haber sido rechazada por otro amante por algún aspecto de su apariencia física. Si ha desarrollado un grado de confianza contigo y se siente lo suficientemente cómodo consigo mismo como para iniciar la intimidad, solo para que rechacen sus avances, es probable que reabra las viejas heridas que has estado tratando de sanar con tanto esfuerzo.

Sí, es posible que no te interese en este momento, pero si puedes tomar uno para el equipo y aceptarlo de todos modos, eso podría hacer más por sus problemas de intimidad de lo que puedes imaginar. Una pequeña acción puede reparar años de daño o deshacer años de crecimiento positivo, así que tenga cuidado con sus respuestas.

Puede que esto no parezca justo, pero lo más probable es que si tienes una relación a largo plazo con esta persona, tus roles se invertirán en algún momento en el futuro. Vea esto como otro bloque amoroso en la base del futuro que están construyendo juntos.

8. Sugiera terapia, pero no fuerce el asunto.

La mayoría de las personas que han experimentado un trauma pueden beneficiarse mucho de la terapia, pero debe ser su decisión buscar ayuda cuando estén listos para ello.

Incluso si tiene en mente sus mejores intereses, tratar de empujarlos hacia la terapia puede reabrir viejas heridas, recordándoles cuando se vieron obligados a hacer otras cosas en contra de su voluntad.

Como tal, puede ser completamente contraproducente. Instintivamente, pondrán sus escudos al máximo y atacarán lo que más podría ayudarlos, simplemente porque sienten que se les está imponiendo en contra de su voluntad.

Si siente que son reacios a recibir terapia porque están nerviosos por estar a solas con un consejero, entonces puede ofrecerles terapia de pareja en su lugar (todavía con un terapeuta certificado). Nuevamente, deje la pelota en su cancha en cuanto a si quieren hacer esto. Es solo que a veces las personas están más dispuestas a abrirse sobre lo que les sucede si tienen a alguien en quien confían tomándoles la mano mientras sucede.

Si están abiertos a su sugerencia de terapia, ya sea solos o con usted a su lado, le recomendamos que consulte la terapia en línea que ofrece el sitio web BetterHelp.com. Tu pareja puede obtener la ayuda que necesita desde cualquier lugar que desee, por lo que puede sentirse más cómodo estando en un entorno familiar, como su hogar.

Si bien pueden tratar de resolver esto por sí mismos, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o la vida de ambos en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% la mejor manera de avanzar. Simplemente plantee el problema con delicadeza y con el máximo respeto.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

9. Reconoce los traumas del pasado, pero no los conviertas en el centro de atención.

Muy a menudo, las personas se quedan atrapadas en las páginas pasadas de su historia al concentrarse demasiado en sus traumas.

Muchos de ellos hacen de sus experiencias traumáticas aspectos vitales de sus personalidades, en lugar de verlas como experiencias que tuvieron, pero en las que ya no están sumidos. Como tales, en lugar de hacer todo lo posible para tratar de curarse de ellas, se aferran a su victimización.

Esto no pretende ser un desaire, sino más bien un comentario sobre cómo algunos aspectos de la cultura moderna promueven la autovictimización en lugar de la curación real.

Si alguien basa la mayor parte de su personalidad en ser “un sobreviviente de abuso”, es probable que no quiera superarlo. Sencillamente, no sabrían quiénes son sin esa etiqueta. Como resultado, lo mantienen como parte integral de su identidad, en lugar de arriesgarse a sentirse perdidos sin él.

Dado que sus traumas están tan al frente y en el centro de sus mentes, es posible que no quieran seguir adelante. Si la intimidad real con una pareja puede curar lo que han pasado, es posible que la eviten para no correr el riesgo de perder quiénes son y qué son.

A veces, el mejor enfoque es no centrarse tanto en el pasado y centrarse en disfrutar el uno del otro y pasar un buen rato en el momento. Estás aquí ahora.

Solo asegúrese de actuar siempre con amor e integridad entre sí, y respete los límites de cada uno.

10. Tenga en cuenta que algunas heridas nunca sanarán por completo.

En algunos casos, donde ha habido un trauma severo o estrés intenso durante un largo período de tiempo, la persona que experimentó estas dificultades nunca podrá sanar por completo de lo que ha pasado.

Muchos de ellos habrán tenido que apagar partes de sí mismos para superar todo. Aunque se puede acceder a estas partes hasta cierto punto, nunca serán las mismas que podrían haber sido si no hubieran ocurrido los traumas.

Piense en esto como un árbol que creció de lado en lugar de vertical porque ha sido azotado por fuertes vientos durante años. Ese árbol todavía está creciendo, todavía tiene hojas y está bastante saludable en general, pero nunca podrá mantenerse erguido. Su forma ha sido alterada en un nivel fundamental, y no importa cuántos puntales y soportes se coloquen debajo para tratar de remodelarlo, nunca crecerá derecho como otros en su especie.

Lo mismo ocurre con las personas que han sufrido violencia sexual. Incluso si han logrado «superar» lo peor de sus recuerdos, siempre puede haber algunos actos en los que simplemente no son capaces de participar.

Ninguno de nosotros está libre de problemas, y es inevitable que cada uno de nosotros termine molesto o incómodo en ciertas situaciones. Lo importante es ser honesto con uno mismo acerca de lo que está pasando y discutir las cosas con nuestros socios como podamos.

Si eres la pareja que está lidiando con problemas de intimidad, entonces está bien decirle a la otra persona que has pasado por muchas cosas que te han dejado una marca, y aunque no estás listo para hablar sobre por el momento, le gustaría hacerlo una vez que se sienta más cómodo para abrirse a ellos al respecto. El simple hecho de saber que no son la causa de su angustia puede ser suficiente para cambiar su estado emocional de sentirse culpable y a la defensiva a ser compasivo y comprensivo.

Lo contrario es cierto si es su pareja quien está lidiando con la vacilación de la intimidad. El hecho de que no estén listos para hablar o resolver lo que está sucediendo en este momento no significa que ese siempre será el caso.

Las personas tienden a abrirse una vez que se sienten seguras con otra persona. De hecho, pueden sorprenderte dando grandes pasos una vez que se den cuenta de que eres alguien en quien realmente pueden confiar.

Simplemente nunca rompas la confianza que tienen en ti. Las personas que han sido traicionadas gravemente en el pasado tienden a volverse «tierra arrasada» cuando la traición vuelve a ocurrir. Los pasos en falso accidentales son una cosa, pero si tratas de ir más allá de lo que se sienten cómodos, o dices o haces cosas que te han pedido específicamente que no hagas porque crees que es por su propio bien, entonces es probable que los pierdas. para siempre.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Acercarse a alguien con problemas de intimidad: ¡10 cosas que funcionan!

Acercarse a alguien con problemas de intimidad: ¡10 cosas que funcionan!

  1. Comprende su situación: Antes de acercarte a alguien con problemas de intimidad, es importante que entiendas su situación y cómo se siente. Sé empático y muestra tu apoyo.
  2. Comunica tus intenciones: Debes dejar claro cuáles son tus intenciones y que solo quieres ayudarle. Mantén una actitud amable y sin juzgar.
  3. Asegúrate del momento adecuado: Es importante que escojas un momento adecuado y privado para hablar con esta persona. Evita hacerlo en situaciones incómodas o en público.
  4. Hazle saber que la confianza es importante: Debe saber que cualquier información que comparta contigo se mantendrá en confidencialidad y que no lo usará en su contra. Esto puede ayudar a que se sienta más cómodo hablando contigo.
  5. Escucha activamente: Cuando esté hablando contigo, evita dar tu opinion o juzgarlo. Escucha activamente, haz preguntas relevantes y muestra tu interés por lo que está diciendo.
  6. No subestimes su situación: No minimices la importancia de sus problemas ni le digas cosas como «no es para tanto» o «supera eso». Esto solo puede empeorar la situación.
  7. Sé tolerante: Es importante que seas tolerante y paciente si esta persona necesita tiempo para hablar o procesar sus dificultades.
  8. Ofrece tu ayuda: Hazle saber que estás dispuesto a ayudarlo y sugiere opciones que pueden ser de ayuda, como hablar con un profesional.
  9. Muestra tu apoyo: Una vez que hayas hablado con esta persona, muestra tu apoyo y asegúrate de que se siente respaldado y acompañado.
  10. Hazle saber que no está solo: Antes de irte, hazle saber que estás aquí para él y que tiene tu apoyo. Esto puede ayudar a que se sienta menos solo y más tranquilo.

Acercarse a alguien con problemas de intimidad puede ser difícil, pero estas 10 cosas pueden ayudar a hacerlo de una manera empática y efectiva. Recuerda siempre ser honesto, tolerante y apoyar a esta persona sin juzgarla.

Deja un comentario