Causas, signos y cómo superarlo

«¿Te sientes agotado, sin energía y sin inspiración? Podrías estar sufriendo de un bloqueo creativo. En este artículo, te explicamos todas las causas y signos de este problema común, así como tips prácticos para superarlo. ¡Sigue leyendo y comienza a desbloquear tu potencial creativo hoy mismo!»

El miedo a la intimidad interrumpe una capacidad importante para forjar relaciones cercanas y amistades con otras personas.

La intimidad es el acto de compartir la vulnerabilidad y los estrechos lazos físicos y emocionales con otra persona.

Las personas que experimentan este miedo a menudo sabotean sus propias relaciones o alejan a las personas antes de que puedan acercarse demasiado.

Anhelan la intimidad, pero tienen dificultades para alcanzarla y mantenerla cuando esa cercanía comienza a tocar sus ansiedades.

Enfrentar y superar el miedo a la intimidad es una meta difícil pero alcanzable con una superación personal enfocada y probablemente algo de asesoramiento.

¿Qué es la intimidad?

Para comprender mejor cómo se ve el miedo a la intimidad, debe comprender cuán compleja puede ser la intimidad.

Hay cuatro tipos de relaciones íntimas.

1. Intelectual

La vinculación se realiza a través de profundas discusiones personales y un intercambio de ideas.

Para compartir verdaderamente sus ideas más crudas y puras con otra persona, se requiere valentía y voluntad para enfrentar el juicio sobre su visión del mundo y sus creencias.

Eso no es algo que solemos dar a una persona al azar. Por lo general, esa persona es alguien con quien estamos cerca, queremos estar cerca o respetamos lo suficiente como para tener esa conversación.

2. Emocional

La intimidad emocional es lo que la gente tiende a imaginar cuando piensa en la intimidad.

Es tener una conexión emocional cercana con otra persona en la que te permites ser vulnerable a ella.

Esto incluye a las personas que sienten que tienen conexiones espirituales con otras personas.

3. Experiencial

Las personas pueden vincularse a través de actividades, intereses o experiencias compartidas.

Esto puede incluir algo así como un grupo de apoyo, donde los asistentes son todas las personas que tienen una enfermedad o experiencia compartida.

También pueden ser experiencias neutrales, como sentirse cerca de otras personas en un club de pasatiempos donde las personas comparten una pasión.

4. sexuales

La sexualidad se explica por sí misma. La intimidad física es otra forma común en que las personas piensan sobre la intimidad.

Entonces, en esencia, tener intimidad con otra persona o personas es ser vulnerable a ellas, incluso si no es en el contexto de una relación profundamente personal.

Diferentes tipos de miedo a la intimidad

Los diferentes tipos de miedos realmente se reducen a un miedo a la pérdida.

El miedo al abandono a menudo tiene sus raíces en el miedo a perder a los demás, a perder a su pareja.

A menudo se debe a la pérdida de una figura adulta importante en su infancia. El abandono que experimentaron de niños puede ser físico o emocional.

El abandono físico es cuando una figura paterna ya no está físicamente presente en la vida del niño.

El abandono emocional es cuando la figura adulta no puede o no quiere dar el tipo de apoyo emocional que un niño necesita en su desarrollo. Eso puede suceder debido a experiencias traumáticas, abuso de sustancias o enfermedad mental.

El miedo a sumergirse es el miedo a perderse en una relación.

Es posible que la persona no se dé cuenta de que se le permite tener límites o piense que necesita renunciar a gran parte de sí misma, cambiar su vida drásticamente o cambiar quién es en una relación.

Ninguna de estas cosas es cierta en una relación sana. Sí, la forma en que llevas la vida cambia, pero no tiene que cambiar por completo.

El miedo a la intimidad también puede manifestarse en personas con trastorno de ansiedad social o fobia social.

Las personas que experimentan estos problemas sociales tienen dificultades para enfrentar el juicio y la evaluación, lo que les dificulta forjar amistades, relaciones o conexiones íntimas profundas.

El juicio y la evaluación son partes importantes de formar una amistad, porque así es como elegimos a quién queremos dedicar nuestro tiempo y atención.

Algunas personas pueden enmascarar su miedo a la intimidad detrás del uso de las redes sociales, donde puede parecer que tienen cientos de «amigos» sin tener conexiones profundas o personales con nadie.

También pueden tener muchos amigos superficiales donde hay bajas expectativas sobre cualquier tipo de compromiso o trabajo emocional.

Factores de riesgo para desarrollar un miedo a la intimidad

La mayoría de los factores de riesgo apuntan a la infancia con figuras paternas poco confiables que conducen a problemas de apego y vinculación en la edad adulta. Estos factores de riesgo pueden incluir:

– Descuido. Tanto físico como emocional.

– Abuso. Sexual, físico, verbal o emocional.

– Pérdida de un padre. Divorcio, muerte o prisión.

– Abuso de sustancias. Alcoholismo o abuso de drogas.

– Enfermedad. Enfermedad en la que uno de los padres no puede brindar el apoyo parental adecuado al niño, u obligar al niño a asumir el papel de cuidador de otros niños.

– Familias enredadas. Una familia enredada es un tipo de unidad familiar donde los límites son borrosos.

A menudo sucede entre un padre y un hijo cuando el padre no establece los límites apropiados.

Pueden hacer cosas como adorar a un niño en particular a expensas del resto, ser el mejor amigo del niño, confiarle secretos y estar demasiado involucrado en los logros y actividades del niño.

Las familias enredadas a menudo parecen ser amorosas y solidarias, pero tienden a tener problemas importantes con el establecimiento de límites, el cumplimiento de los límites, la independencia y la intimidad.

– Experiencias traumáticas. Las experiencias traumáticas, particularmente con figuras de autoridad, pueden moldear la capacidad de confiar y conectarse con otros dentro y fuera de la familia.

– Experiencias de relaciones negativas. Las relaciones que una persona tiene a lo largo de su vida también pueden fomentar y reforzar el miedo a la intimidad.

– Desorden de personalidad evasiva. El trastorno de la personalidad por evitación también se conoce como trastorno de ansiedad en la intimidad y se cree que afecta en algún lugar en la región de 1.5% – 2.5% de la población.

Las personas con trastorno de la personalidad por evitación a menudo evitan las situaciones sociales por miedo a la humillación, al juicio y a una hipersensibilidad a las críticas. Pueden ser tímidos, torpes y tener baja autoestima.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Síntomas de un miedo a la intimidad

El miedo a la intimidad puede verse diferente según el tipo de relación.

A menudo, el miedo puede parecer el comportamiento opuesto de lo que una persona está tratando de lograr.

Una persona que quiere entablar una relación romántica puede sabotear deliberadamente su propio progreso en la formación de esa relación apresurando las cosas, siendo demasiado pegajosa, no respondiendo mensajes de texto o llamadas, o poniendo a prueba las emociones de la otra persona dentro de la relación.

Los comportamientos incluyen:

1. Citas en serie

Una persona con miedo a la intimidad a menudo puede funcionar en el nivel superficial de las relaciones.

Incluso podrían disfrutar la fase de conocerse cuando ambos aún no han mostrado las partes más profundas de quiénes son.

Evitan conectarse en un nivel íntimo con las personas con las que están saliendo y saltan de persona a persona porque está dentro de su zona de confort. Pueden tener muchas relaciones superficiales a corto plazo.

Puede parecer que tienen miedo al compromiso en la superficie, pero en realidad es un miedo a la intimidad lo que les impide comprometerse.

2. Sabotear las relaciones

Sabotear una relación puede tomar muchas formas. Puede ser cualquier cosa, desde ser fantasma durante diferentes períodos de tiempo hasta ser demasiado crítico y combativo con su pareja.

La persona puede actuar de forma sospechosa continuamente y acusar regularmente a su pareja de hacer cosas que no ha hecho.

También pueden tratar de parecer desagradables al actuar con hostilidad o crueldad para tratar de obligar a la otra persona a dejarlos para poder convencerse de que son desagradables e indignos.

3. Contacto físico

Es posible que una persona con miedo a la intimidad no evite el contacto físico, aunque eso puede suceder.

También pueden esforzarse por tener demasiado contacto físico, necesitando constantemente estar tocando o dentro del espacio de su pareja.

4. Perfeccionismo

El perfeccionismo puede ser un método de sobrecompensación para una persona que se siente indigna de amor, apoyo y respeto.

Pueden trabajar demasiado o mantener un hogar inmaculado para demostrar que son dignos.

El problema es que el perfeccionismo se interpone en la forma de vivir la vida. Y muy pocas personas pueden estar a la altura de los estándares que espera el perfeccionista, por lo que, sin darse cuenta, alejan a otras personas.

5. Dificultad con la comunicación

Una persona que se siente indigna puede no comunicar sus necesidades a su pareja, por lo que sus necesidades comienzan a quedar insatisfechas.

No comunican sus necesidades porque no quieren causar interrupciones y potencialmente hacer que su pareja los deje.

Eso provoca resentimiento y conflicto que aumenta porque no se satisfacen las necesidades de uno de los socios.

La persona con miedo a la intimidad está resentida con su pareja, diciéndose a sí misma que no debe ser merecedora de amor y apoyo si su pareja no está tratando de satisfacer estas necesidades, aunque no le haya hecho consciente de tales necesidades.

Eso puede conducir a una ruptura si no se aborda.

¿Qué pasa si mi pareja tiene miedo a la intimidad?

Concéntrese en desarrollar y fomentar líneas de comunicación con su pareja.

Pregúnteles qué los hará sentir amados y seguros.

Pregunte qué les ayudará a sentirse cómodos en la relación.

Y anímelos a buscar ayuda de un profesional.

El miedo a la intimidad a menudo proviene de un lugar frágil y crudo que debe navegarse con cuidado.

El proceso de superar el miedo a la intimidad es difícil y probablemente habrá contratiempos. La paciencia y la amabilidad son una parte importante del apoyo a un ser querido durante su recuperación.

Cometerán errores y, a veces, pueden pasar períodos de tiempo sin mejorar. La parte más importante de ese éxito es que siguen intentándolo y trabajando para lograrlo.

Superar el miedo a la intimidad

El diagnóstico y el tratamiento del miedo a la intimidad dependerán de qué tan grave sea y por qué está experimentando ese miedo.

Dado que este miedo a menudo proviene de experiencias dolorosas y traumáticas, es mejor consultar con un profesional de salud mental certificado sobre cómo trabajar y superar el miedo.

Abordar el por qué, la causa raíz de su miedo a la intimidad, es esencial para realmente sanar y recuperarse del problema. Si no arregla los cimientos, entonces el resto de la estructura que construya encima no será sólida.

Es posible que continúes teniendo problemas adicionales con la intimidad que pensarías que se resolverían, pero no lo son, porque esa base aún no es sólida.

Así que hable con un consejero de salud mental certificado al respecto si tiene problemas con la intimidad. Están mejor equipados para ayudarlo a encontrar la raíz del problema y solucionarlo.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded



Causas, signos y cómo superar el estrés

Causas del estrés

El estrés puede tener diversas causas, entre las principales se encuentran:

  1. Presión en el trabajo o en la escuela
  2. Problemas personales o familiares
  3. Enfermedades o dolencias físicas
  4. Situaciones traumáticas o de alto impacto emocional

Signos de estrés

Los signos de estrés pueden ser diversos y varían según la persona, pero algunos de los más comunes son:

  • Dolores de cabeza
  • Problemas para dormir
  • Irritabilidad o enfado fácil
  • Falta de apetito o comer en exceso
  • Fatiga o cansancio constante
  • Problemas digestivos

Cómo superar el estrés

Existen diversas estrategias para superar el estrés, entre ellas se encuentran:

  1. Realizar actividad física regularmente
  2. Mantener una alimentación saludable y equilibrada
  3. Bajar la intensidad del trabajo o reducir las responsabilidades
  4. Practicar técnicas de relajación como yoga o meditación
  5. Hacer planes con amigos y seres queridos para tener momentos de distracción y alegría

Es importante aprender a identificar los signos de estrés y tomar medidas para afrontarlo. Si el estrés persiste, se recomienda buscar ayuda profesional.

Deja un comentario