Cómo animar a alguien a probar cosas nuevas cuando se resisten

En la vida hay que estar dispuestos a probar cosas nuevas para crecer y desarrollarnos como personas, pero ¿qué pasa cuando alguien se resiste a la idea de salir de su zona de confort?. Si eres de los que busca motivar y animar a alguien cercano a probar cosas nuevas sin éxito, ¡no te preocupes! En este artículo te daremos algunos consejos para lograrlo de manera efectiva.

La sensación de estar al borde de algo nuevo es estimulante y emocionante. Eso no siempre es bueno. Algunas personas no responden bien a lo estimulante y emocionante.

Esos sentimientos pueden dar paso al miedo, la ansiedad y la intimidación al mirar lo que sea que sea esta cosa nueva.

El miedo a probar algo nuevo e interesante hace que muchas personas se avergüencen y prefieran una ruta más segura o tranquila.

Otros no quieren arriesgarse a hacer olas o salir de su zona de confort, por temor a que suceda algo inesperado.

El miedo es una respuesta natural a lo desconocido, pero podemos alentar a las personas a través de su miedo a nuevas experiencias y a perseguir las cosas que pueden resultar intimidantes.

¿Como hacemos eso?

Identifique el motivo de la resistencia de la persona y enfréntelo con hechos.

Una conversación amistosa puede ayudar a aclarar la perspectiva de la otra persona sobre la experiencia. Una parte importante de la escucha activa es no imponer tus emociones o percepciones a la otra persona.

Uno necesita ser receptivo, no minimizar sus sentimientos y escuchar lo que dice, en lugar de imponer nuestro punto de vista en sus palabras.

Su miedo o vacilación puede no parecer racional o razonable para lo que realmente es la experiencia, pero no debemos emitir un juicio.

Emitir un juicio es una forma rápida de hacer que una persona se ponga firme y se ponga a la defensiva, lo que cerrará efectivamente cualquier posibilidad de persuasión.

Escuche las preocupaciones de la persona y trate de abordarlas con hechos.

Como ejemplo, si una persona tiene miedo de las consecuencias de la acción, puede reconocer el miedo de esa persona como una posibilidad real. Sí, este miedo que tienes es válido y podría suceder, pero luego lo contrarrestas con hechos y perspectiva adicionales.

Puede presentar los beneficios y las posibilidades positivas de tomar la acción para que la persona también pueda considerarlos (porque es posible que ni siquiera se les haya pasado por la mente temerosa).

Rara vez experimentará el éxito tratando de intimidar o manipular a alguien para que adopte un curso de acción. Es mucho mejor ofrecerlo como una sugerencia útil que pueden aceptar para experimentar algo positivo.

La gente puede interpretar centrarse en los aspectos positivos como manipulador, pero no lo es. Y la razón por la que no lo es es porque el miedo a la pérdida suele ser más pesado que el peso de los beneficios potenciales. Estas cosas deben ser vistas por igual. No hay nada de malo en introducir una perspectiva equilibrada.

Debe evitarse la manipulación real. Si rompes la confianza de alguien, es posible que nunca la recuperes.

Realice la actividad con ellos, para ayudarlos a aliviar su incomodidad.

Una manera fácil de convencer a una persona para que pruebe algo nuevo o diferente es participar en la actividad con ella.

Esto funciona para una amplia gama de actividades que van desde lo mundano hasta lo serio. Eso puede ser cualquier cosa, desde «¡Oye, vayamos a este nuevo restaurante que acaba de abrir al otro lado de la ciudad!» hasta brindar apoyo moral acompañando a un familiar a una cita médica.

La presencia es una herramienta increíblemente poderosa. Hay muchos ejemplos en la vida en los que las palabras simplemente te van a fallar.

Buscamos esas palabras, tratando de encontrar la combinación adecuada que convenza al oyente de cambiar su forma de pensar o sentir, pero a veces esas palabras no existen.

A veces, el mejor enfoque es simplemente caminar hacia adelante con una cálida sonrisa y decirle a la persona: “Oye, voy a hacer esto. ¿Por qué no vienes conmigo?”

Las personas dudan menos en dar un paso adelante si sienten que no están solas en lo que están haciendo.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Divida la actividad en partes manejables y menos intimidantes.

La vacilación y la resistencia de una persona a un curso de acción podrían tener sus raíces en la intimidación.

A veces, algo que tenemos que hacer puede parecer tan grande, tan desalentador que nos abruma la posibilidad de tratar de asumirlo.

Una persona puede ser más agradable al realizar una acción si se divide en partes más pequeñas y menos intimidantes. Esto también puede funcionar para tratar de promocionarse para abordar una tarea grande o intimidante.

Otra forma de desglosar una tarea intimidante es organizarla en forma de un plan tipo lista de verificación. La persona que emprende la tarea puede responder mejor si tiene objetivos mucho más pequeños que puede marcar uno a la vez a medida que avanza hacia la tarea más grande que tiene entre manos.

Es preferible establecer metas más pequeñas para hacer las cosas, porque ayuda a fomentar la motivación y les da a los participantes una sensación de logro mientras esperan cada nueva meta.

Las personas pueden verse afectadas por la parálisis del análisis si hay demasiados detalles para navegar. Dependiendo de la situación, la persona que realmente necesita hacerlo puede que ni siquiera necesite todos los detalles para cumplir con su fin de acción.

Algunas personas quieren saber por qué, otras no. Saber cuál es cuál puede ayudar a suavizar el proceso general de lograr los objetivos más importantes.

Proporcionar incentivos para la realización de la actividad.

Los incentivos son una de las maneras más fáciles de hacer que alguien haga algo que no necesariamente quiere hacer.

Ese puede ser un empleado que se presenta a su trabajo por su cheque de pago o que llega a un compromiso con un ser querido para lograr algo en el hogar.

A veces, en lugar de intentar inspirar o engatusar, simplemente es más fácil ofrecer algo a cambio del tiempo, el conocimiento o la ayuda de una persona.

La clave es ofrecer un incentivo que sea significativo o importante, de lo contrario, es probable que la persona se sienta insultada o que su tiempo no sea valioso.

Sin embargo, crear un incentivo en torno a una actividad requiere equilibrio. Hay algunas cosas que simplemente tenemos que hacer en la vida, queramos o no.

No querrás enseñarle a la persona que merece una recompensa o reconocimiento por hacer cada pequeña cosa que se supone que debe hacer.

Por otro lado, puede ser una forma eficaz de fomentar la coherencia o eliminar varios objetivos pequeños en busca de uno más grande.

La persuasión es importante, pero también lo son los límites.

Existe una delgada línea donde cruzamos de la persuasión ética para hacer que las cosas sucedan, a la manipulación no ética para tratar de obligar a una persona a tomar un curso de acción que no es adecuado para ellos.

Intentar manipular a alguien sin ética generalmente va a estallar en la cara del manipulador tarde o temprano.

En algún momento, la persona se dará cuenta de lo que está pasando y empujará al manipulador. Puede destruir amistades, relaciones y respeto.

Hágase un favor y manténgase en el lado ético de la persuasión. Concéntrese en cómo se beneficiará la persona, si realmente se beneficiará.

Algunas personas sienten aprensión o se sienten intimidadas por el cambio. Otras personas simplemente saben cuándo algo está bien o mal para ellos. Y si determina que algo no es adecuado para ellos, déjalo pasar y sigue adelante.

La honestidad es un componente importante en la persuasión ética. Si una persona cree que no puede confiar en ti, no será fácil persuadirla con ninguno de tus argumentos. En su lugar, buscarán el ángulo en el que estás trabajando. Si llegas a ese punto, es mejor que ni siquiera te molestes.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo animar a alguien a probar cosas nuevas cuando se resisten

1. Escucha sus preocupaciones

Cuando alguien se resiste a probar algo nuevo, suele haber una razón detrás de ello. Pregúntales por qué se sienten así y escucha sus preocupaciones. A menudo, entender su perspectiva puede ayudarte a abordar específicamente las preocupaciones que tienen.

2. Habla de los beneficios

Si la persona se resiste a probar algo nuevo, puede ser porque no comprenden los beneficios de hacerlo. Discute los beneficios que tú ves y cómo podrían ser beneficiosos para ellos también. Si pueden ver cómo les beneficiará, pueden estar más dispuestos a probarlo.

3. Prueba juntos

Otra forma de animar a alguien a probar algo nuevo es hacerlo juntos. Esta es una excelente manera de mostrarles que no estás pidiéndoles que hagan algo que tú mismo no estás dispuesto a hacer.

4. Sé el ejemplo

Ser el ejemplo es otra forma de animar a alguien a probar algo nuevo. Si ven que tú estás haciendo algo y disfrutándolo, pueden estar más dispuestos a intentarlo también.

5. Sé paciente

Finalmente, sé paciente. El cambio no sucede de la noche a la mañana, y si la persona tiene muchas preocupaciones y miedos de probar algo nuevo, puede llevarles más tiempo de lo que esperas para estar listos para hacerlo. Sin embargo, si los apoyas y los alientas, es mucho más probable que prueben cosas nuevas al final.

  1. Escucha sus preocupaciones
  2. Habla de los beneficios
  3. Prueba juntos
  4. Sé el ejemplo
  5. Sé paciente

¡Anima a alguien a probar algo nuevo hoy! Con tiempo y paciencia, es posible que se diviertan, descubran nuevos intereses y disfruten de lo que antes creían que era imposible de hacer.

Deja un comentario