Cómo dejar atrás los errores del pasado y los recuerdos vergonzosos

¿Te ha pasado que un mal recuerdo del pasado te impide avanzar en la vida? ¿Te gustaría aprender cómo superar esos errores que te atormentan y dejar atrás los recuerdos vergonzosos? En este artículo te daremos algunas claves para que puedas liberarte de ese peso y seguir adelante con más fuerza y determinación. ¡No te lo pierdas!

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si realiza una compra a través de nuestros enlaces, podemos ganar una comisión.

Todos cometemos errores. Eso es un hecho de la vida. Pero las personas difieren en cuánto tiempo nos aferramos a nuestros errores, cómo los percibimos y cuán torturados estamos por ellos.

Algunas personas ven los errores como oportunidades para aprender y crecer. Todo fracaso es una posibilidad de cambio. Otros se niegan a considerar que han cometido un error y prefieren distraerse del dolor. Y algunas personas se quedan despiertas por la noche repasando recuerdos vergonzosos de hace diez años. La lista de fracasos parece imposiblemente larga. Puede ser un desafío concentrarse en cualquier otra cosa.

anuncios

¿Te identificas con ese último grupo de personas? ¿Son difíciles de olvidar los recuerdos dolorosos de encuentros incómodos? Puedes aprender a dejar ir los pequeños errores. Lo ideal es que sigas estos pasos para lograr los mejores resultados: perdonarte a ti mismo y seguir adelante.

1. Concéntrate en tu respiración para ayudarte a mantener la calma

Cuando tenemos recuerdos o pensamientos desafiantes, un problema es que somos arrastrados por ellos o tratamos de luchar contra ellos.

Digamos que recuerdas esa vez que no estabas preparado para una conferencia en el trabajo, tartamudeabas frente a todos y no podías responder las preguntas correctamente. La mayoría de las personas actúan de una o ambas formas reactivas: ya sea repasando los detalles del evento mientras se regañan a sí mismos o diciéndose a sí mismos que dejen de pensar en ello.

Ninguno de estos métodos nos deja sintiéndonos mejor.

En su lugar, trata de concentrarte en tu respiración. Los estudios muestran que las técnicas de respiración lenta pueden mejorar significativamente las medidas de ansiedad.[1] Una práctica fácil es respirar por la nariz mientras cuenta lentamente hasta cuatro. Siente el aire, siente tu vientre. Contenga la respiración por un momento y luego exhale lentamente, nuevamente contando hasta cuatro.

Cuando aparezcan pensamientos, simplemente vuelve a centrar tu atención en tu respiración. No luches contra tus pensamientos, pero tampoco te dejes atrapar por ellos. Este tipo de práctica es la base de lo que se conoce como práctica de atención plena.

2. Fíjate en lo que sientes en tu cuerpo

Después de que su cuerpo comience a sentirse un poco más relajado después de algunas rondas de respiración, es hora de dar el siguiente paso.

Explore lentamente su cuerpo e intente prestar atención a cualquier sensación que sienta. Comienza desde los pies y recorre lentamente el resto de tu cuerpo. Puedes usar un meditación de audio guiada para ayudarte a concentrarte.

A medida que explora su cuerpo, puede notar que algunas regiones de su cuerpo se tensan al pensar en su error pasado o momento vergonzoso. Sus manos pueden sentir como si quisieran apretarlas, o puede notar que su corazón late más rápido.

A veces surgen cosas sorprendentes. Puede haber un color o una forma que surja cuando enfocas tu cuerpo. Trate de no juzgar sus pensamientos. Déjalos ir y venir.

3. Déjate sentir tus emociones

Cuando pensamos en errores del pasado, tendemos a quedar atrapados en la historia.

“Debería haber actuado de otra manera. ¡Soy tan estúpido! Ella debe pensar que soy un idiota. No es de extrañar que no pueda permanecer en una relación a largo plazo”.

Y seguimos y seguimos.

A medida que nos enfocamos en la historia, ignoramos nuestros sentimientos. Después de centrarte en las sensaciones de tu cuerpo, trata de dar un nombre a la emoción asociada con el recuerdo.

Puede sentirse frustrado, confundido, avergonzado, culpable, triste, aterrado, inseguro o disgustado. Todos estos sentimientos (o cualquier otra emoción que pueda tener) son normales.

Tenga en cuenta que cosas como «estúpido», «incorrecto», etc., no son emociones sino juicios. Son parte de las historias que nos cuenta nuestra mente. Las historias pueden ser interesantes y pueden decirnos mucho sobre nosotros mismos y el mundo en el que vivimos. Pero es importante recordar que son solo historias y no una verdad objetiva.

4. Entender lo que salió mal

Después de dar espacio a tus emociones, ahora puedes repasar el evento con más calma y examinarlo.

Trate de no castigarse por su error. En su lugar, examine los eventos que condujeron a ello. ¿Quien dijo que? ¿Qué estaba pasando a tu alrededor? Considere lo que estaba pensando y sintiendo en ese momento.

Rellenar los espacios en blanco le ayudará a encontrar explicaciones. ¿Quizás pensó que la persona con la que estaba hablando estaba bromeando y se perdió las señales de que estaba buscando apoyo? Tal vez estabas cansado, hambriento y distraído. Es posible que te hayas perdido las señales sociales. Examinar la situación sin juzgar puede ayudarte a aprender de ella.

5. Imagina qué harías diferente

Después de haber considerado por qué reaccionó de la manera que lo hizo, puede tratar de imaginar cómo podría haber respondido de manera diferente. Encontrar mejores soluciones hace que sea menos probable que repita el mismo error en el futuro.

Y una vez que su mente considere que el asunto está “resuelto”, no necesitará seguir mencionando este mismo evento. Si es así, puede recordarse a sí mismo: “Eso fue en el pasado y he aprendido de ello”.

Si necesita ayuda para imaginar cómo reaccionar ante situaciones incómodas en el momento, lea nuestra guía: lidiar con situaciones embarazosas e incómodas.

6. Recuerda que hiciste lo mejor que pudiste

Cuando te encuentres culpándote por los errores del pasado, puede ser útil hablarte amablemente a ti mismo.

Cuando>

En lugar de decirte estas cosas duras a ti mismo, trata de decirte a ti mismo:

  • No sabía nada mejor.
  • Hice mi mejor esfuerzo con el conocimiento que tenía.
  • Cometí un error.
  • No sabía nada mejor.
  • Aprendí mucho.

El diálogo interno positivo no es una excusa para evitar aprender nuevas habilidades. Pero castigarnos a nosotros mismos no es un método efectivo para lograr que cambiemos. Se ha demostrado que los elogios y el refuerzo positivo son más efectivos para lograr el cambio y no tienen un efecto negativo en nuestra motivación interna para el cambio.[2]

7. Recuerda tus éxitos

No eres solo una persona que cometió un error. Tienes muchas otras cualidades positivas y no hay nada de malo en recordarlas.

Puede serle útil mantener una lista continua de los logros y las cualidades positivas que tiene. Cuando hagas algo que te haga sentir bien, anótalo en un cuaderno. Puede ser el hecho de que obtuviste una de las mejores calificaciones en un examen, que tu compañero de trabajo te hizo un cumplido o que ayudaste a un vecino haciéndole la compra cuando estaba enfermo. Escribe tantas cosas como puedas, pequeñas y grandes.

Cuando te encuentres golpeándote a ti mismo, repasa este cuaderno y recuerda los buenos momentos de tu vida. Esto te ayudará a perdonarte a ti mismo y seguir adelante.

8. Haz un plan y empieza a hacer cambios

Después de considerar lo que salió mal, piense en cómo puede evitar cometer errores similares en el futuro.

¿Estabas distraído porque estabas tratando de hablar y enviar mensajes de texto al mismo tiempo? Cuelgue el teléfono cuando hable con otras personas en el futuro.

¿Parece que eres grosero debido a tu tono y lenguaje corporal? Lea y practique cómo lucir más accesible y cómo sentirse cómodo haciendo contacto visual en una conversación.

Si su ansiedad social o depresión se interponen en sus interacciones sociales, tome medidas para encontrar un terapeuta o grupo de apoyo.

9. Pide disculpas si es necesario

Mencionar viejos errores puede ser realmente intimidante. Después de todo, queremos que los demás se olviden de ellos.

Pero cerrar los eventos que te molestan hace que sea menos probable que sigan surgiendo.

Puedes decir algo como “He estado pensando en esa vez que me hablaste de tu miedo a las alturas. Me doy cuenta de que era bastante insensible al respecto en ese entonces. Lo siento por cómo reaccioné. Entiendo que te hayas sentido sin apoyo”.

Su amigo probablemente apreciará su reconocimiento. Es posible que descubras que la otra persona en realidad no recuerda tu error. En cualquier caso, una disculpa no es solo para ellos, también es para ti.

Por supuesto, no hay necesidad de sacar a relucir todos los recuerdos vergonzosos que se te ocurran. No hay necesidad de contactar a alguien con quien no has hablado en 20 años para disculparte por robarle su juguete en el jardín de infantes.

Preguntas comunes sobre dejar ir los errores

¿Cómo dejo de preocuparme por los errores?

Recuerda que tarde o temprano cometerás errores. Así como te pueden gustar las personas aunque cometan errores, no vales menos cuando cometes errores. Permítete aprender de tus errores en lugar de castigarte.

Mostrar referencias +

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo dejar atrás los errores del pasado y los recuerdos vergonzosos

1. Reconoce el error

El primer paso para dejar atrás un error del pasado es reconocerlo. Aceptar que cometiste un error y que no hay nada que puedas hacer para cambiarlo, es el primer paso para superarlo.

2. Aprende de tus errores

Después de reconocer tu error, piensa en lo que podrías haber hecho diferente y cómo puedes evitar cometer el mismo error en el futuro.

3. Encuentra apoyo

Si estás luchando para dejar atrás tus errores, encuentra a alguien en quien puedas confiar y hablar sobre tus sentimientos. Compartir lo que estás sintiendo con alguien de confianza puede ayudarte a liberarte del peso de tus errores.

4. No te culpes a ti mismo

No te culpes a ti mismo por cometer errores en el pasado. Todos cometemos errores y es importante recordar que los errores son experiencias de aprendizaje.

5. Cambia tus pensamientos negativos

Cuando piensas en un error vergonzoso del pasado, es fácil caer en pensamientos negativos. En lugar de permitir que esos pensamientos te consuman, cámbialos por pensamientos más positivos y útiles.

6. Perdónate a ti mismo

Perdónate a ti mismo por cometer errores. Asumir la responsabilidad de tus errores y perdonarte a ti mismo es la clave para dejar el pasado atrás.

7. Aprende a vivir en el presente

A veces es difícil dejar el pasado atrás porque nos aferramos a él. Aprende a vivir en el presente y a disfrutar de cada momento de la vida.

8. Busca ayuda profesional

Si estás luchando por dejar atrás tus errores y recuerdos vergonzosos, busca ayuda profesional. Hablar con un psicólogo o terapeuta puede ayudarte a encontrar formas efectivas para superar esos sentimientos negativos.

  1. Reconoce el error
  2. Aprende de tus errores
  3. Encuentra apoyo
  4. No te culpes a ti mismo
  5. Cambia tus pensamientos negativos
  6. Perdónate a ti mismo
  7. Aprende a vivir en el presente
  8. Busca ayuda profesional
    1. No permitas que los errores del pasado y los recuerdos vergonzosos te controlen. Aprende de tus errores, perdónate a ti mismo y sigue adelante con tu vida. Si necesitas ayuda para superar esos momentos difíciles, no dudes en buscar ayuda profesional.

Deja un comentario