Cómo dejar de compararse con los demás

¿Eres de esas personas que constantemente se comparan con los demás? ¿Sientes que tu vida no es tan interesante o exitosa como la de los demás y te hace sentir mal? La comparación con los demás puede ser muy dañina para nuestra autoestima y bienestar emocional. Afortunadamente, existe una manera de dejar de hacerlo y enfocarte en tu propio camino y felicidad. En este artículo te daremos algunos consejos prácticos para superar esa tendencia a compararte y enfocarte en ti mismo. ¡No te lo pierdas!

La comparación-itis es uno de los complejos mentales más comunes que existen. Ocurriendo a menudo junto con otras condiciones como la ansiedad o la depresión, puede significar un desastre para quienes la padecen.

Compararnos con los demás es un rasgo de carácter que muy pocos de nosotros podemos decir que no poseemos. La mayoría de nosotros somos culpables de mirar a los que nos rodean y sentir que no estamos a la altura.

Ya sea en el trabajo, el amor, las finanzas, la apariencia, las posesiones materiales, las relaciones familiares o cualquier otro aspecto de la vida humana, la comparación-itis se cuela espontáneamente y pesa en nuestras mentes.

A menudo comienza a una edad temprana, tal vez cuando estamos en la escuela y miramos la mochila de nuestro amigo que está mucho más de moda que la nuestra, o vemos su serie de ‘novios’ o ‘novias’ y nos preguntamos por qué no tenemos una cola de admiradores

Continúa en nuestra vida adulta cuando llega la clásica crisis del cuarto de vida y vemos que todas las personas que conocemos son ascendidas, se casan, quedan embarazadas o se suben a un avión, mientras todavía luchamos por levantarnos de la cama por la mañana. .

Incluso una vez que teóricamente tenemos nuestros patos en fila y somos ‘adultos’ en toda regla, a menudo somos culpables de comparar la forma en que vivimos con las personas que conocemos. Aunque esta tendencia se desvanece gradualmente para algunos, la comparación no es algo a lo que todos nos volvamos inmunes cuando crecemos.

Compararnos con los demás puede ser lo que nos impide dar saltos de fe y tratar de mejorarnos a nosotros mismos. Convencidos de que nunca seremos tan buenos como los que nos rodean, no hacemos ese viaje, no hacemos ese movimiento, no empezamos ese hobby, no invitamos a salir a esa persona…

¿Por qué lo hacemos?

Se cree que nuestro impulso de compararnos es parte de un deseo muy básico que tenemos de entendernos a nosotros mismos y nuestro lugar en la esfera social. Nos ayuda a agregar contexto al mundo y comunicarnos mejor con quienes nos rodean.

El problema con las comparaciones

Compararnos con los demás no siempre es algo negativo. Siempre que se haga con la mentalidad adecuada, incluso puede inspirarnos y motivarnos.

Por otro lado, puede ser combustible para la envidia y la baja autoestima. Desafortunadamente, la mayoría de las veces, estas comparaciones nos impedirán probar algo nuevo o tomar riesgos, destruyendo nuestra confianza en nosotros mismos.

Nunca nos damos la más mínima oportunidad de ganar cuando nos comparamos con los demás, ya que enfrentamos mentalmente nuestros peores rasgos con los mejores rasgos que imaginamos que tienen otras personas.

Eso significa que no tenemos nada que ganar como resultado de las comparaciones; sin valor ni sentido. Sin embargo, podemos perder una buena cantidad, incluido nuestro orgullo o nuestro impulso.

Si estás leyendo esto, no me importaría apostar a que compararte con los demás es un problema importante para ti. Si sumaras la cantidad total de tiempo que dedicas a reflexionar sobre la vida de otras personas en lugar de centrarte en la tuya propia (que, por cierto, es la única vida en la que realmente puedes marcar una diferencia), te sorprendería la cantidad de número de días que has desperdiciado, absolutamente sin fin.

No pretenda que el día que logre el éxito dejará este patrón de comportamiento. Siempre habrá alguien o algo que no tienes y que alguien más tiene. ¡Así es la vida!

¿Un problema moderno?

Los humanos se han estado comparando con sus pares desde el principio de los tiempos. No es un fenómeno moderno. El mismo Theodore Roosevelt observó que “la comparación es la ladrona de la alegría”.

Sin embargo, en el pasado, no era tan fácil para nosotros revolcarnos en la autocompasión. Instagram no era una cosa. Aunque las redes sociales son una bendición en muchos sentidos, también son una maldición.

Ninguno de nosotros es honesto en Instagram, o cualquiera que sea nuestro canal de redes sociales de elección. Todos formamos una imagen cuidadosamente curada de nuestras vidas y compartimos las cosas buenas. Presentamos las fotos tomadas desde un buen ángulo o las vacaciones exóticas que pasamos.

No estamos tan interesados ​​en compartir cómo nos vemos a primera hora de la mañana o los interminables días que pasamos atrapados en una oficina lidiando con nuestro difícil jefe.

Aunque todos somos culpables de hacer esto, a menudo no recordamos que cuando vemos las fuentes de redes sociales aparentemente emocionantes y glamorosas de otras personas, no están contando toda la historia.

Empezamos a comparar cómo nos van las cosas con cómo parecen irnos las cosas, sin tener idea de cuál es el contexto en realidad, y rápidamente caemos en un agujero de comparación.

Como dice tan elocuentemente Steve Ferrick, esto nos hace sentir muy inseguros porque «comparamos nuestro detrás de escena con el carrete destacado de todos los demás».

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Pero, ¿cómo puedes dejar el hábito?

Incluso después de toda una vida comparándose negativamente con los demás, todavía hay formas en que puede interrumpir el proceso de pensamiento y cambiar la forma en que piensa sobre las cosas para mejor.

Se trata de hacer un esfuerzo para alterar la forma en que opera su mente subconsciente y las creencias que la dominan para que, eventualmente, ya no sea tan propenso a hacerse el flaco favor de compararse constantemente con quienes lo rodean.

Aquí hay algunos ejercicios que puede probar y algunas cosas en las que concentrarse que ayudarán a cambiar la forma en que percibe las comparaciones.

1. Reflexiona sobre el daño que la comparación ha hecho en tu vida

¿Hay algún riesgo que no corriste como resultado de tu baja autoestima? ¿Cómo podría haber sido diferente tu vida si nunca te hubiera afectado la comparaciónitis?

Si tiene esto claro en su mente, encontrará la motivación para evitar cometer los mismos errores en el futuro.

2. Dése crédito a sí mismo cuando el crédito es debido

Claro, las comparaciones pueden haberte hecho tropezar aquí y allá, pero hay mucho que celebrar.

Quienquiera que seas y hagas lo que hagas, eres único, especial y tienes un increíble conjunto de dones.

Has logrado cosas increíbles en tu vida. Haz una lista de las cosas que has logrado, ya sean tangibles o intangibles, y utilízalo como tu motivación.

Si debe compararse con alguien, compare el USTED de hoy con el USTED del pasado y maravíllese de lo lejos que ha llegado.

3. Reduzca su tiempo en las redes sociales

Hazte un favor y raciona el tiempo que pasas en las redes sociales. Date diez minutos al día para revisar tus cuentas. Quita las aplicaciones de tu teléfono. Dejar de seguir a aquellas personas que desencadenan pensamientos de comparación.

4. Concéntrese en las cosas y las personas que importan

Tendemos a compararnos con personas que realmente no conocemos muy bien y cuyas vidas solo vemos atisbos en las redes sociales.

Deja de darles a esas personas tanta atención y tanta influencia sobre tus pensamientos y tu vida. En su lugar, vuelva a concentrarse en sus amigos cercanos y familiares; estar más presente en sus interacciones con ellos.

Salga, haga ejercicio, lea o inscríbase en esa clase que deseaba comenzar. Cuanto más ocupado esté, menos tiempo tendrá para preocuparse por lo que hacen los demás.

Trátate bien, come alimentos que te nutran y tómate un tiempo para relajarte. Tratarte a ti mismo con respeto le dará un impulso a tu autoestima y autoestima.

5. Cuando te sorprendas comparando, pregúntate…

Vencer la comparación-itis es un proceso que lleva tiempo. No podrá simplemente parar de la noche a la mañana. Cuando te encuentres mirando con envidia a los demás, haz estas preguntas:

¿Es importante para mí? ¿De verdad quieres lo que esa persona tiene? ¿Un auto flash? ¿Una boda cara? ¿Un viaje de mochilero alrededor del mundo? Porqué lo quieres?

¿A dónde voy? ¿Se ajustaría a tu plan de vida? Es posible que tus amigos salgan todas las noches, pero si estás ahorrando para un plan a largo plazo, recuerda tu enfoque cuando te sientas celoso.

¿Qué tan lejos he llegado? Recuérdese esa lista de éxitos que anotó. Deséales lo mejor a los demás, aceptando que sus éxitos no restan valor a los tuyos, y sigue labrando tu propio surco.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Los peligros de compararse con los demás

Uno de los mayores desafíos para muchas personas es dejar de compararse constantemente con los demás. La comparación puede ser útil en cierta medida, como cuando usamos a alguien más como un modelo a seguir para motivarnos a alcanzar nuestras metas. Sin embargo, cuando nos comparamos de manera constante y poco saludable, puede tener efectos negativos en nuestra autoestima, nuestra felicidad y nuestra salud mental.

Identifica tus propias fortalezas

En lugar de centrarnos en las habilidades o logros de los demás, es importante que nos enfoquemos en nuestras propias fortalezas. Haz una lista de tus habilidades, logros y cosas que te gustan de ti mismo. Una vez que tengas una idea clara de tus fortalezas, será más fácil apreciarte a ti mismo y no compararte tanto con los demás.

Aprende a reconocer las diferencias

Es importante recordar que todos somos únicos y que tenemos diferentes habilidades, fortalezas y debilidades. En lugar de compararte con alguien que es mejor que tú en algo, aprende a apreciar las diferencias y a valorar las cosas que te hacen único y especial.

No te rindas por pequeños fracasos

Compararnos con los demás puede llevarnos a sentirnos inferiores y a dudar de nosotros mismos. Es importante recordar que todos experimentamos fracasos en algún momento de nuestras vidas, y que estos fracasos son parte del proceso de aprendizaje y crecimiento. En lugar de compararte con alguien que ha tenido más éxito que tú, piensa en los pasos que puedes dar para superar tus propios obstáculos y lograr tus propias metas.

Conclusión

Dejar de compararnos con los demás puede ser un proceso difícil, pero es importante para nuestra autoestima y nuestra felicidad. Al centrarnos en nuestras propias fortalezas, apreciar las diferencias y aceptar nuestros fracasos, podemos dejar de compararnos con los demás y comenzar a sentirnos mejor con nosotros mismos.

  1. Identifica tus propias fortalezas
  2. Aprende a reconocer las diferencias
  3. No te rindas por pequeños fracasos

Deja un comentario