Cómo dejar de cosificar a las mujeres: ¡15 consejos sin tonterías!

En la era del movimiento #MeToo y de la lucha por la igualdad de género, es importante reconocer que la cosificación de las mujeres sigue siendo una práctica destructiva y sexista. Todos somos culpables de ello en algún momento u otro, ya sea consciente o no. Por eso, en este artículo presentamos 15 consejos prácticos y claros para dejar de cosificar a las mujeres, sin rodeos ni excusas. ¡Acompáñanos en este camino hacia una sociedad más justa y respetuosa!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Si un hombre cosifica a una mujer, no la valora como algo más que un objeto de deseo sexual.

En términos simples, él no la ve como a una igual. Él piensa que está bien valorarla por su apariencia en lugar de por su forma de pensar, y que tiene derecho a verla de esa manera.

Esta forma de pensar es despectiva, irrespetuosa y anticuada. No es saludable porque está disminuyendo la importancia de una mujer como algo que no sea para verse «sexy» o «caliente» para el placer de un hombre.

Ninguna mujer es nada menos que un hombre; todos tenemos cerebros, intereses, gustos y disgustos. Somos mucho más que la forma en que nos vestimos o nos vemos.

Es posible que ni siquiera te des cuenta de que estás cosificando a las mujeres. Pero si alguna vez has silbado a una mujer, has pensado en ella solo como «caliente», la calificaste de 10, o incluso te reíste y comentaste sobre el cuerpo de una mujer con tus amigos, entonces eres culpable de cosificación.

Cada vez que hablas con tus amigos sobre una chica basándote únicamente en su apariencia, o deslizas el dedo en una aplicación de citas solo por las fotos de perfil de alguien, estás manteniendo viva la insalubre y fea realidad de la desigualdad.

Cuando creces pensando que está bien pensar de cierta manera, puede ser difícil romper el hábito y comenzar a ser un defensor del cambio. Pero si desea una relación feliz y duradera, debe comenzar a valorar más que la atracción sexual para encontrar lo que está buscando en una pareja.

La base de una relación se basa en la compatibilidad total, no solo en el dormitorio. Necesitas un compañero que esté ahí para ti cuando necesites apoyo, cuando estés estresado o pasando por un momento difícil, y cuando necesites reírte. Quieres a alguien que pueda hacer que tu familia se enamore de ellos, se mantenga firme con tus amigos y haga que cada día sea mejor solo porque estás con ellos.

Parece que se desvanece, pero si elige a la persona adecuada, su relación solo mejorará con el tiempo a medida que estén más en sintonía entre sí.

Si te acercas a una mujer solo por su apariencia, nunca encontrarás este tipo de relación. Las mujeres quieren una relación igualitaria y verán a través de tu coqueteo y se darán cuenta de que no las estás viendo por la persona que realmente son. Si no comienzas a hacer cambios en la forma en que ves a las mujeres, podrías estar perdiendo la oportunidad de encontrar la perfecta para ti.

Está bien admitir cuando te equivocas a veces y que te vendría bien un poco de ayuda para evitar cosificar a las mujeres. Saber que podrías estar haciéndolo sin darte cuenta es el primer paso, y querer saber cómo parar es el siguiente. Si desea dejar de cosificar a las mujeres para poder abrirse más a la relación correcta, siga leyendo para conocer nuestros mejores consejos.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a dejar de cosificar a las mujeres. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

1. Conócela.

Hay más en una mujer que solo cómo se ve y la forma de darse cuenta de eso es conociéndola.

Si te encuentras mirando a una mujer y juzgándola por su forma de vestir o su figura, ¿por qué no tener una conversación con ella para saber quién es en realidad?

Una vez que te acuerdes de que también hay un cerebro en su cabeza, pronto comenzarás a verla como algo más que una cara bonita y un cuerpo para admirar. Si se ha olvidado de ver a una mujer como persona y la está cosificando como algo que le gusta mirar, hablar con ella, averiguar sobre ella y escuchar lo que piensa pronto lo pondrá en un estado de ánimo diferente.

2. Preste atención a lo que está pensando y haciendo.

Cosificar es equiparar a una mujer con un objeto, olvidando que es un ser humano capaz y reflexivo. ¿Por qué no la ves como una persona con pensamientos y sentimientos en lugar de una imagen bonita o una figura atractiva?

Si crees que ves a hombres y mujeres como iguales, permitirte mirar a una mujer de arriba abajo y verla como algo menos que tú mismo es completamente contrario a esto.

Cuando mires a una mujer, asegúrate de que tu primer pensamiento no sea «ella es sexy», y si lo es, cállate. Recuerda no pensar en una mujer simplemente como “bonita” o “caliente”. Considera cómo podrías felicitarla de una manera que no esté tan enfocada físicamente.

Ella es más que algo a lo que mirar, es igual a ti porque puede pensar y sentir y tiene una personalidad propia. No te ves a ti mismo como un robot puesto aquí para el placer de otras personas, así que detente si comienzas a tratar a alguien más de esa manera.

3. Ponte en su lugar.

¿Te gustaría que alguien te mirara, pensando en ti solo como algo sexual o alguien a quien conquistar?

Si le resulta difícil ponerse en la posición de una mujer, intente imaginar si tuviera una hija o una hermana y un hombre las mirara de la misma manera que usted mira a una mujer ahora. ¿Te sentirías cómodo con ellos pensando en ella solo como un objeto sexual, sin importarle sus sentimientos, personalidad o lo que tiene para ofrecer?

Puede ser fácil ignorar la realidad de la objetivación si no te está pasando a ti. Al ponerse en la posición de alguien que está siendo cosificado, puede ponerlo en perspectiva para que pueda ver cuán peligroso y dañino puede ser.

Nunca querrías que alguien a quien amabas sintiera que está siendo calificado por su apariencia, con hombres pensando solo en lo que querrían hacer con ellos antes de pasar a otra persona. Así que no seas una de esas personas; ser un defensor del cambio contra los que lo son.

4. Si no está seguro de si algo es ofensivo, no lo diga.

Si no estás seguro de si algunos de los comentarios que haces se pasan de la raya o si ofenderás a alguien, entonces lo mejor que puedes hacer es simplemente no decirlos.

Si una pequeña parte de ti no se siente cómoda con lo que estás pensando, diciendo o haciendo, entonces sabes que podría haber algo mal con tus acciones.

Escuche la mejor mitad de usted mismo y tome la opción segura: evite comentar o actuar por un impulso que no está seguro de que vaya a salir bien.

Puede ser tan simple como una broma sexista o un silbido. Puede parecer inofensivo, pero si existe la posibilidad de que alguien responda negativamente, entonces es mejor que todos los involucrados no lo hagan.

Nunca sabes el daño emocional que algo que piensas que es una broma puede tener en otra persona. Podrías pensar que es inofensivo o gracioso comentar sobre cómo se ve una chica, pero ese comentario podría quedarse con ella y afectar cómo se ve a sí misma por el resto de su vida.

5. ¿Esperarías que le sucediera lo mismo a un hombre?

Puede ser difícil imaginar llamar a un hombre «sexy» o acercarte a él si no te gustan los hombres, pero aún se puede aplicar la misma regla. Si te parece raro que un hombre le diga a otro hombre lo mismo que le vas a decir a una mujer, entonces no la estás tratando por igual.

No importa a quién encuentres atractivo, si te gustaría que te valoren más que por tu cuerpo y piensas que sería raro que algunas chicas demasiado entusiastas te llamaran y no te dejaran en paz en una noche de fiesta. entonces no hay razón para tratar a una mujer de la misma manera.

Si sabe que no disfrutaría el tipo de atención que está a punto de brindar, entonces no la brinde. Si no puedes imaginar que un hombre sea tratado de la misma manera que te acercas a una mujer, entonces la forma en que las tratas no es con el nivel adecuado de respeto.

6. Concéntrese en sus otras cualidades.

Si te encuentras cosificando mucho a las mujeres y solo concentrándote en cómo se ven, entonces desafíate a ti mismo para concentrarte en sus otros atributos.

Puede ser que tengan un interés sobre el que desees aprender más, una gran ética de trabajo, un divertido sentido del humor o que sean muy amables.

No importa lo que sea, siempre y cuando no sea solo físico. Enséñate a mirar más allá de lo que tienes enfrente y comienza a darle más importancia a la personalidad de una mujer.

No solo la conocerás mejor, sino que comenzarás a apreciar la forma en que podría enriquecer tu vida y el tipo de persona que realmente es. Las mujeres no están en esta tierra solo para tu placer, así que trátalas con respeto y aprende más sobre ellas que solo lo que ves.

7. Dale toda tu atención.

No hay nada peor que sentir que alguien no te escucha cuando intentas hablar. Es degradante y grosero. Muestra que la persona que debe escuchar no tiene respeto ni interés en lo que tienes que decir.

Es aún peor si se trata de un hombre que obviamente no está escuchando y, en cambio, no puede dejar de mirar el pecho de una mujer o revisar la habitación.

Muestra que no tienen un interés genuino en lo que ella tiene que decir y da la impresión de que preferirían que dejara de hablar para poder ponerse físicos.

Cualquier cosa que una mujer tenga que decir, merece ser escuchada y no solo contemplada como un objeto. Debes entablar una conversación para conocerla y definitivamente no hacer que sea tan obvio que la única razón por la que estás cerca de ella es por sus activos físicos.

No te pararías frente a un hombre y mirarías su entrepierna, así que no hagas el equivalente a una mujer. Trátala con la dignidad y el respeto que se merece y préstale toda tu atención.

8. Habla si tus amigos están equivocados.

Puede parecer vergonzoso o incómodo, pero si estás cerca de un grupo de hombres que claramente objetivan a una mujer, entonces es tu responsabilidad hablar.

La presión de grupo puede hacer que las personas hagan cosas que nunca harían en ninguna otra situación, pero eso no justifica su comportamiento. Si realmente quieres hacer un cambio y detener la cosificación de las mujeres, entonces debes comenzar cerca de casa.

Ten la confianza de hablar si ves que uno de tus amigos trata a una mujer de manera incorrecta. Hágase escuchar y dígales que no está bien. Es posible que tu amigo preste más atención si escucha que esto proviene de alguien cercano a él.

Incluso si no te escuchan, puedes tener más respeto por ti mismo defendiendo lo que es correcto en lugar de evitar decir algo cuando sabes que tus amigos están equivocados.

Fomenta una actitud mejor y más respetuosa entre tus amigos y las mujeres que conocen, y sé el ejemplo de cómo pueden cambiar para mejor.

9. Sea un defensor.

Podrías decir que quieres dejar de cosificar a las mujeres porque crees que está mal, pero hay más trabajo por hacer que solo contigo mismo.

Sea un defensor de la causa y hable si ve que algo malo sucede. No te quedes al margen si ves que una mujer está en problemas. Predique con el ejemplo y haga de estos hábitos y formas más positivas de acercarse a las mujeres una característica constante en su vida.

Infórmate, rodéate de personas que puedan contarte más, poner en práctica hábitos más positivos y animar a otros a que también lo hagan. Sea un defensor de las razones correctas y sea el cambio que todos queremos ver.

10. Edúcate a ti mismo.

Está bien no hacer todo bien de inmediato. Desaprender los hábitos tóxicos que te han enseñado a ver a las mujeres de manera despectiva toma tiempo y es un proceso.

Tomará tiempo educarse para comprender no solo lo que está bien y lo que está mal, sino también por qué debe ser un defensor en contra de la objetivación.

Aprovecha la oportunidad de leer literatura feminista o escuchar algunos podcasts conversacionales para entender la vida desde una perspectiva femenina y poner tus acciones en contexto.

Puede haber cosas que creas que están bien, que siguen siendo microagresiones que pueden estar causando daño emocional a una mujer. Educarte a ti mismo puede ayudarte a identificar en qué hábitos necesitas trabajar, cómo acercarte mejor a una mujer y por qué es importante que replantees la forma en que tú, y tal vez incluso tus amigos, valoran a las mujeres en la sociedad.

11. Piensa más allá del presente.

Cuando conoces a una mujer y te atrae su apariencia, ¿alguna vez consideras cómo sería un futuro con ella?

Puede que no sea lo primero que piense, ya que se necesita tiempo para desarrollar una atracción inicial en una relación potencial, pero gradualmente, debe equiparar su valor con algo más que su atractivo sexual.

Como posible pareja, debes pensar en algo más que si se ve bien a tu lado. Nuestra apariencia cambia con el tiempo; es la personalidad y los valores de una persona los que permanecen constantes y serán la base de su relación.

Debe comprender si son compatibles a nivel emocional e intelectual en lugar de solo sexual; de lo contrario, su relación no tendrá una base lo suficientemente sólida como para seguir adelante.

12. Conozca a sus modelos femeninos a seguir.

Todo el mundo los tiene. Podría ser tu mamá, abuela, hermana, buena amiga, incluso una maestra que realmente valoraste en la escuela. Sean quienes sean tus modelos femeninos a seguir, piensa en ellos cuando quieras saber por qué deberías dejar de cosificar a las mujeres.

Probablemente no veas a estas mujeres en la misma esfera que las chicas que conoces y que piensas que son «sexy». Pero hay hombres por ahí que podrían estar haciendo exactamente lo mismo que tú con estas mujeres que valoras tanto y por las que te preocupas.

Si quiere saber cómo se siente ser cosificada como mujer y cómo puede ayudar a detener este comportamiento, hable con las mujeres en su vida que respeta. Cuando ya valoras tanto a alguien, es más probable que tomes en serio lo que tiene que decir. Podrías aprender cómo transferir la forma en que respetas a estas mujeres a la forma en que te acercas a las mujeres que no conoces.

Pueden ayudarlo a ver desde una perspectiva personal por qué es importante que deje de cosificar a las mujeres y comience a tratarlas a todas con el respeto que tiene por aquellos a quienes ya ama.

13. Piensa en cómo te acercas a las mujeres.

¿Eres culpable de coquetear o piropear persistentemente? Si es así, ¿alguna vez has pensado en cómo se siente estar del otro lado de eso?

Puedes pensar que es divertido o inofensivo llamar a una mujer, o atraparla en un club para bailar, pero ¿qué esperas obtener de este comportamiento?

¿Qué te hace pensar que tienes derecho a gritarle a una mujer al otro lado de la calle solo por su apariencia? ¿Qué crees que debería hacer en respuesta a esto? Si ella no puede responder, entonces no solo la estás cosificando, sino que podrías estar asustándola o avergonzándola solo por tu propio entretenimiento.

Del mismo modo, si estás fuera y una mujer dice que no a tu coqueteo oa tus intentos de llamar su atención, ¿qué te hace pensar que está bien seguir persiguiéndola? Desde su perspectiva, eres un completo extraño que no la dejará en paz. No estás respetando sus límites y estás forzando tu atención en ella.

Ninguna de estas formas es apropiada para acercarse a una mujer. Son tácticas de intimidación, basadas en la objetivación. Piensa en cómo sería mejor acercarte a una mujer si quieres hablar con ella. Dale su espacio, sé respetuoso y escúchala si te dice que no.

14. Realice una prueba de sesgo inconsciente.

Puede pensar que no es tan malo cuando se trata de cosificar a las mujeres, pero se sorprendería de cómo podría ser inconscientemente más parcial de lo que cree.

La mejor manera de entenderte mejor a ti mismo es realizar una prueba de sesgo inconsciente. Es posible que se sorprenda de los resultados y de lo poco que contribuyen a la cosificación de las mujeres los pequeños comportamientos de los que no pensaba nada. Estas pruebas están diseñadas para que usted responda con autenticidad, sin poder adivinar el enfoque correcto, y brinde una visión general honesta de cómo se siente realmente hacia las mujeres.

Es una buena manera de identificar pequeñas acciones en las que puedes trabajar que te ayudarán a tratar a las mujeres de una manera más igualitaria y respetuosa. No puede discutir con los resultados de una prueba, y puede mostrarle que su patrón de pensamiento tiene muchos más prejuicios de lo que creía, con más en lo que trabajar en usted mismo de lo que nunca esperaba.

Continúe trabajando en usted mismo y registrándose, tomando pruebas de vez en cuando para ver si, una vez que sepa cómo y en qué trabajar, está haciendo una diferencia positiva.

15. No seas condescendiente.

Parte de la objetivación es la idea de que, de alguna manera, eres mejor que las mujeres que conoces, porque las ves como nada más que un objeto sexual; mientras que te ves a ti mismo como más que eso.

Hablarle a una mujer, asumiendo que ella no sabe algo que tú sabes, es una parte tan importante de la objetivación como silbidos o comentarios sobre la apariencia de una mujer. Estás simplificando lo que tienes que decir para que pueda entenderte mejor. Al hacerlo, estás asumiendo una posición de poder sobre ella.

Incluso si estás hablando de un tema que ella no sabe mucho, no significa que no pueda entender si le hablas de la misma manera que le explicarías a un hombre. Puede que no sepa mucho sobre este tema en este momento, pero eso no quiere decir que no tenga la capacidad mental para aprender. Sin mencionar que ella podría saber más que tú sobre muchas otras cosas. Ella no necesita que le simplifiques las explicaciones, necesita que le hables como a un igual.

Si no entiende, hará más preguntas. Pero no simplifiques inmediatamente lo que tienes que decir solo porque piensas que es demasiado bonita para tener mucho cerebro. Nunca se sabe, ella podría estar siguiéndole la corriente; ella podría saber más sobre el tema que tú.

No cosificar a una mujer no significa que no puedas apreciar si es atractiva. Gran parte de una relación todavía se basa en si sientes o no esa química sexual con tu pareja. Pero eso no es lo único de lo que debería tratarse una relación.

Reconocer que una mujer es atractiva es diferente de pensar que una mujer es atractiva y no preocuparse por nada más. Se trata de darse cuenta de que una mujer es más que su apariencia y apreciarla por su belleza física, así como por todo lo demás que la hace única.

Los pequeños cambios a veces pueden marcar la mayor diferencia. Comience por revisarse mentalmente cada vez que se acerque a una mujer. Piensa, ¿estoy siendo respetuoso? ¿Me comportaría así con alguien más? ¿Qué puedo hacer para conocerla mejor?

Comience por ser un defensor de sus propias acciones y ayude a erradicar el comportamiento obsoleto, injusto y dañino que nos impide a todos tener un futuro mejor.

¿Aún no sabes cómo dejar de cosificar a la mujer? Hablar con alguien realmente puede ayudarlo a hacer los cambios que desea ver. Es una gran manera de sacar tus pensamientos de tu cabeza para que puedas resolverlos.

Realmente le recomendamos que hable con un terapeuta en lugar de un amigo o familiar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarlo a explorar por qué piensa y actúa de la manera en que lo hace con las mujeres y brindarle consejos personalizados sobre cómo puede modificar esos pensamientos y acciones.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando tus relaciones o tu vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Ya has dado el primer paso con solo buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer ahora mismo es nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es implementar todo lo que ha aprendido en este artículo usted mismo. La decisión es tuya.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Cómo dejar de cosificar a las mujeres: ¡15 consejos sin tonterías!

¿Qué es la cosificación?

La cosificación es el acto de tratar a una persona como si fuera un objeto. Cuando cosificamos a alguien, lo reducimos a su apariencia física o a su valor sexual, en lugar de reconocer su humanidad y la totalidad de su ser.

¿Por qué es importante dejar de cosificar a las mujeres?

Las mujeres han sido objeto de cosificación durante siglos, y esto ha llevado a la discriminación y la violencia de género. Al tratar a las mujeres como objetos, estamos fomentando una cultura que tolera el acoso, la falta de respeto y la desigualdad de género.

15 consejos para dejar de cosificar a las mujeres

  1. Deja de juzgar a las mujeres por su apariencia física: Las mujeres no son su cuerpo y no deben ser juzgadas por su apariencia física. En lugar de comentar sobre su ropa o su figura, enfócate en lo que tienen que decir.
  2. No uses lenguaje sexista: El uso de lenguaje sexista refuerza las ideas estereotipadas sobre los roles de género, lo que puede llevar a la cosificación de las mujeres.
  3. Escucha y valora las opiniones de las mujeres: Las mujeres tienen tanto para ofrecer como cualquier otra persona, así que escucha y valora lo que tengan que decir.
  4. No presupongas la falta de habilidades de las mujeres: El género no determina la habilidad, así que no asumas que las mujeres no son capaces de hacer algo.
  5. Ayuda a cambiar las normas culturales: Las normas culturales tienen un gran impacto en la forma en que vemos a las mujeres, así que ayuda a cambiarlas al hablar con amigos y familiares sobre la cosificación de las mujeres.
  6. Promueve la igualdad de género: La igualdad de género es esencial para reducir la cosificación de las mujeres, así que promueve la igualdad en todos los aspectos de la vida.
  7. Trata a las mujeres con respeto: Trata a las mujeres con el mismo respeto y consideración que tratarías a cualquier otra persona.
  8. No uses la sexualidad para hacer comentarios tontos: Los comentarios sexualizados pueden parecer divertidos, pero solo perpetúan la cosificación de las mujeres.
  9. No compares a las mujeres entre sí: Comparar a dos mujeres en función de su apariencia puede ser dañino y perpetua la idea de que las mujeres son objetos para ser juzgados.
  10. No uses a las mujeres para tu propio beneficio: No uses a las mujeres para mejorar tu propia imagen o para conseguir algo que quieres.
  11. Respeta los límites personales: Es importante respetar los límites personales de las mujeres y no tratar de presionarlas en situaciones incómodas.
  12. Aprende de la experiencia de las mujeres: Las mujeres tienen experiencias únicas y valiosas que pueden ser aprendidas.
  13. Apoya a las mujeres en su lucha por la igualdad de género: Apoya a las mujeres y únete a la lucha por la igualdad de género.
  14. No toleres la violencia de género: La violencia de género es un problema grave que a menudo tiene sus raíces en la cosificación de las mujeres. No toleres la violencia de género en ninguna forma.
  15. Reconoce tu propia cosificación de las mujeres: Todos hemos cosificado a las mujeres en algún momento, pero es importante reconocerlo y trabajar para cambiar nuestros propios comportamientos.

Conclusión

Dejar de cosificar a las mujeres es esencial para reducir la discriminación y la violencia de género. Todos podemos hacer nuestra parte para ayudar a cambiar la cultura y fomentar la igualdad de género.


Deja un comentario