Cómo dejar de presumir: ¡6 consejos sin tonterías!

¿Sientes que siempre estás tratando de impresionar a los demás con tus logros y posesiones? ¿Te das cuenta de que tus amigos y familiares ya no disfrutan de pasar tiempo contigo? Quizás sea hora de dejar de presumir. Pero no te preocupes, en este artículo te presentaremos seis consejos prácticos y efectivos para dejar de presumir sin tonterías. Así que sigue leyendo y descubre cómo mejorar tus relaciones personales y disfrutar de la presencia de los demás.

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Presumir es un comportamiento humano natural. Casi todo el mundo quiere sentirse reconocido, importante y recibir atención de vez en cuando.

De hecho, es normal querer mostrar a otras personas lo que ha logrado y tal vez recibir una palmadita en la espalda por su trabajo.

Además, casi todos se sentirán orgullosos de lograr una meta en la que trabajaron duro.

No tiene nada de malo lucirse en dosis limitadas. Todos lo hacen.

Presumir se convierte en un problema cuando se trata de algo más que buscar una palmadita ocasional en la espalda por un trabajo bien hecho.

Para empezar, es probable que las personas que presumen mucho descubran que sus relaciones se resienten por ello. Pocas personas quieren pasar tiempo engreyendo a alguien que pasa todo su tiempo buscando la atención y la validación de las personas que los rodean. Es agotador y alienante.

La persona que hace alarde probablemente encontrará que muchas de sus relaciones son superficiales y superficiales.

Pero eso no significa que una persona que se exhibe sea mala. Lejos de ahi. Es probable que la persona que presume solo esté lidiando con cosas que aún no entiende. Primero debes entender el problema y de dónde viene para dejar de presumir.

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude a superar tu necesidad de presumir ante los demás. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

¿Por qué la gente se exhibe?

Inseguridad.

La inseguridad es el mayor motivador para presumir. Las personas que luchan por sentirse seguras de sí mismas a menudo necesitarán aprobación externa. Por lo general, tratan de convencerse a sí mismos de que son valiosos porque les falta algo en esa parte de ellos. Sienten la necesidad de lucirse.

Las personas seguras no sienten la necesidad de presumir. Confían en sus habilidades, entienden que son valiosas o no les importa. La idea de que a una persona puede no importarle puede parecer extraña si usted es alguien a quien le cuesta mucho preocuparse.

No es que esta persona sea tan diferente a ti. Es más que este tipo de persona se dé cuenta de que la vida no tiene por qué ser una competición. Una persona que se siente cómoda consigo misma no siente la necesidad de presumir.

Experiencias de la infancia.

Muchas cosas en la infancia dan forma a cómo interactuamos con el mundo como adultos. Algunos presumen porque eso es lo que aprendieron cuando eran niños de los adultos en su vida.

Por ejemplo, a un niño se le enseña que tiene que presumir cuando solo se le da amor y cariño cuando hace algo bueno. Entonces, desarrollan el hábito de presumir porque presumir conduce directamente a la atención y al amor.

Ese es un hábito que puede continuar hasta la edad adulta. A la persona se le ha enseñado que no es valiosa a menos que sea digna de atención. Como adulto, eso se traduce en buscar validación y elogios al presumir ante otras personas.

Soledad.

Una persona que presume puede sentirse sola. Eso puede convertirse en un ciclo que se perpetúa a sí mismo. La persona se siente sola, por lo que se jactan para tratar de llamar la atención para la socialización, lo que aleja a la gente de ellos. Es difícil estar cerca de alguien que constantemente necesita la aprobación de las personas que lo rodean. La gente simplemente no puede mantenerse al día con la energía emocional que requiere.

No ayuda que las personas que presumen no presten el mismo tipo de atención. La ostentación puede conducir fácilmente a un ciclo de soledad que refuerza el comportamiento, especialmente si la persona que hace la ostentación atrae una atención malsana.

Por ejemplo, si Steve muestra su dinero, los buitres que quieren usar a Steve por su dinero comenzarán a dar vueltas. Los buitres pueden confundirse fácilmente con amigos o personas que se preocupan.

Autoengaño.

La vida no siempre va tan bien. A veces, nos cuesta aceptar el problema que tenemos delante. Puede ser que un negocio no vaya bien, una relación se esté desmoronando o la vida no vaya bien.

Una persona puede presumir como una forma subconsciente de demostrar a los demás que todo está bien para que puedan convencerse a sí mismos de que todo está bien.

Después de todo, el fracaso de un negocio o el desmoronamiento de una relación es doloroso y difícil. La vida que no va tan bien puede desgastarte con el peso que cae sobre tus hombros. A veces es más fácil tratar de montar el espectáculo para demostrar que todo está bien para el mundo.

El problema, por supuesto, es que eso no funciona a largo plazo. Tarde o temprano, la realidad viene a colapsar, lo quieras o no.

¿Cómo dejo de presumir?

Ahora que hemos establecido algunas razones por las que las personas se jactan, podemos comenzar a buscar formas de frenar el comportamiento.

La buena noticia es que puedes hacer algunas cosas relativamente fáciles para comenzar a hacer ese cambio. Por supuesto, requerirá algo de trabajo y es probable que te equivoques de vez en cuando, pero se convertirá en un mejor hábito con el tiempo.

Veamos algunos consejos sobre cómo dejar de presumir.

1. Permítete estar orgulloso de las cosas.

“Presumir” es ser excesivamente orgulloso. Estar orgulloso de un logro o de algo por lo que trabajaste duro no es intrínsecamente malo. Solo se vuelve malo cuando lo haces en exceso, para obtener aprobación externa o para derribar a la gente.

No mucha gente tendrá un problema con «¡Estoy tan feliz de poder comprar el auto de mis sueños!» De hecho, es muy probable que sus amigos y familiares celebren con usted si se los permite. Así que comparte tu felicidad y tus sentimientos de logro con las personas cercanas a ti.

Pero limite eso a una o dos veces. Recuerde, excesivo es la palabra clave. Una o dos veces no es excesivo.

Evite hacer esto con personas que no conoce bien o en una empresa que de otro modo podría estar celosa. Las personas celosas usarán el «presumir» para derribar a las personas que muestran algún tipo de positividad hacia sí mismas debido a sus propios sentimientos negativos sobre sí mismas. Si solo has demostrado orgullo una o dos veces y te «presumes», lo más probable es que sean ellos y no tú.

2. Eleve a otras personas.

Busque maneras de elevar los logros de otras personas. No estarás tan enfocado en la autopromoción si, en cambio, estás pensando en cómo puedes impulsar a alguien por su logro.

Esta es otra cosa que es mejor hacer con moderación. Una o dos veces está bien. Desea evitar verse arrastrado a un ciclo similar con otra persona que pueda tener problemas similares. No querrás terminar convirtiéndote en su batería de apoyo emocional.

Otra forma de acercarse a elevar a otras personas es tratar de indicar con precisión su contribución a un proyecto. Por ejemplo, supongamos que es un líder de equipo que logra alcanzar un objetivo importante en el trabajo.

Un líder egocéntrico que presume dirá: “Hice esto. Pudimos lograr esto debido a mi liderazgo y habilidad”. ¿Y sabes qué? Hasta cierto punto, eso podría ser cierto. Pero lo que también es cierto es que eran solo un miembro del equipo. No hicieron todo el trabajo.

Un mejor enfoque que eleve a los demás sería más como: “El equipo hizo un gran trabajo para lograr este objetivo. John y Jane fueron particularmente útiles con la tarea X. Becky realmente cumplió con el trabajo X”.

3. Usa mantras de autoaceptación.

Muchas personas que presumen lo hacen porque se sienten inseguras consigo mismas. Usar algunos mantras de autoaceptación puede ayudarlo a entrar en un mejor espacio mental para evitar hacer eso.

Si siente la necesidad de presumir o presumir, deténgase, tómese un momento para respirar y repítase un mantra hasta que la situación pase. ¡Aquí hay un par de sugerencias, o siéntase libre de pensar en algo que tenga sentido para usted!

“Yo no soy mis logros o cosas. Soy digno.»

“No necesito presumir para ser querido o aceptado. Soy valioso.

Corto y dulce es generalmente el mejor enfoque para un mantra.

4. Permítete ser vulnerable.

Hemos discutido que las personas suelen presumir porque se sienten inseguras o mal consigo mismas. Incluso pueden sentir que son malos si no están logrando cosas y recibiendo elogios por esos logros.

Una forma de cambiar tu perspectiva es permitirte ser vulnerable acerca de algo en lo que no tuviste éxito.

El acto de intentar significa que eventualmente no tendrás éxito en algo. Esa es la naturaleza de intentarlo. Nadie hace todo bien todo el tiempo. ¿Y adivina qué? La gente que dice que miente. Así no es como funciona la vida o el mundo.

El esfuerzo no siempre conduce al éxito, ¡y eso está bien! De hecho, ¡es de esperarse! Sin embargo, eso no significa que no seas lo suficientemente bueno o que carezcas de valor como persona.

A veces, nuestra incapacidad para tener éxito no tiene nada que ver con nosotros y todo que ver con circunstancias externas fuera de nuestro control. En ese caso, es posible que te sientas mal por ello, pero claramente no es culpa tuya.

¿Y aunque sea tu culpa? Esta bien. Sucede. Nadie es perfecto, aunque eso sea lo que quieren que creas.

5. Acepta tu realidad.

Algunas personas se jactan porque tratan de convencerse de que la vida va mejor de lo que realmente es. A veces, solo necesitas dar un paso atrás, mirar una situación y aceptarla tal como es. Siempre es doloroso cuando termina una relación, se pierde un trabajo o las cosas no funcionan.

El problema es que siempre es más doloroso evitar lo inevitable. Así que no desperdicies años de tu vida tratando de hacer que funcione una relación que claramente no está funcionando. A veces solo tienes que tirar del enchufe.

¿Perdiste un trabajo? Eso es terrible. Es. Pero todo lo que realmente puede hacer es reducir sus gastos hasta que pueda hacer algo más. Sacar el máximo de sus tarjetas de crédito o pedir préstamos para mantener las apariencias para la validación social lo enterrará en una deuda que puede tardar años en salir.

Cuanto antes pueda abrazar su realidad, más rápido podrá comenzar a moverse hacia una resolución y algo mejor. No pierdas el tiempo presumiendo ante los demás para convencerte de que todo está bien. Está bien no estar bien. Está bien luchar y pasar un mal rato.

Cualquiera que diga lo contrario no vale la pena escucharlo porque simplemente no está siendo honesto.

6. Consulta con un terapeuta.

La verdad es que muchas personas que luchan por presumir lo hacen debido a una necesidad muy arraigada que no está siendo atendida. A veces esa necesidad no es saludable.

Como hemos discutido, a veces este tipo de comportamiento proviene de un deseo infantil de ser amado y aceptado por las personas que se suponía que debían darle amor y aceptación al niño.

Superar un problema como ese no es algo que pueda hacer a través de la autoayuda o usted mismo. En cambio, necesitará un consejero que lo ayude mejor a navegar ese trauma, sanar y reemplazar sus hábitos negativos por otros positivos. Los consejos que le hemos dado aquí pueden ayudarlo a cambiar su forma de pensar, pero no curarán el trauma.

La buena noticia es que este es un objetivo razonable y realizable. Puedes trabajar para crear relaciones más felices y sanas con personas en las que no sientas la necesidad de competir o presumir para sentirte bien contigo mismo.

¿Aún no sabes cómo dejar de presumir? Hablar con alguien realmente puede ayudarte a manejar cualquier cosa que la vida te depare. Es una excelente manera de sacar sus pensamientos y preocupaciones de su cabeza para que pueda resolverlos.

Realmente le recomendamos que hable con un terapeuta en lugar de un amigo o familiar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarlo a llegar al fondo de su necesidad de presumir y luego brindarle consejos personalizados para abordar esos problemas subyacentes.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o su vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Ya has dado el primer paso con solo buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer ahora mismo es nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es implementar todo lo que ha aprendido en este artículo usted mismo. La decisión es tuya.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo dejar de presumir: ¡6 consejos sin tonterías!

¿Eres un presumido?

Presumir es uno de los peores comportamientos que podemos tener. Algunas personas creen que al hacerlo, pueden demostrar que son superiores a los demás y que merecen respeto. Pero en realidad, lo único que logran es alejar a las personas y generar antipatía.

Si eres de esas personas que siempre quiere destacar, y que cada vez que abre la boca menciona todo lo que ha logrado, es el momento de dejar de presumir. Aquí te dejamos 6 consejos sin tonterías para que puedas lograrlo:

1. Aprende a escuchar

En lugar de hablar sobre ti todo el tiempo, trata de escuchar a los demás. Muestra interés en lo que dicen y hazles preguntas sobre los temas que a ellos les interesa. De esta manera, lograrás establecer vínculos más profundos con las personas que te rodean.

2. Evita hablar de tus logros

Trata de no hablar sobre tus logros en todo momento. No hay nada malo en celebrar tus éxitos, pero hay que hacerlo de forma balanceada y sin exagerar. Recuerda que las personas no necesitan saber todo lo que has hecho para respetarte.

3. Sé humilde

La humildad es una de las virtudes más valoradas en la sociedad. Aprende a reconocer tus errores y aceptar las críticas sin ponerte a la defensiva. De esta manera demostrarás que eres una persona que se preocupa por mejorar en lugar de solo querer parecer perfecta.

4. Deja de compararte con los demás

Compararse constantemente con los demás solo te llevará a querer demostrar que eres mejor. En lugar de eso, trata de aceptarte a ti mismo tal y como eres y apreciar tus logros sin importar si son mayores o menores que los de los demás.

5. Trata de ser más empático

La empatía es la capacidad de ponernos en el lugar de los demás y entender sus emociones y necesidades. Trata de ser más empático con las personas que te rodean y trata de ayudarlas en lo que puedas. De esta manera lograrás ser una persona más querida y respetada.

6. Aprende a disfrutar de la compañía de los demás

En lugar de querer ser siempre el centro de atención, trata de disfrutar de la compañía de los demás. Comparte momentos agradables con las personas que te rodean y aprende a disfrutar de la vida en compañía de los demás. Recuerda que la vida no se trata solo de ti, sino que también involucra a los demás.

  1. Aprende a escuchar
  2. Evita hablar de tus logros
  3. Sé humilde
  4. Deja de compararte con los demás
  5. Trata de ser más empático
  6. Aprende a disfrutar de la compañía de los demás

Si sigues estos consejos, lograrás dejar de presumir y ser una persona más querida y respetada. Recuerda que no necesitas presumir para demostrar que eres valioso, sino que tus acciones y tus palabras hablarán por ti. ¡Aprende a ser una persona más humilde y no te arrepentirás!

Deja un comentario