Cómo dejar de ser tan terco en 5 simples pasos

¿Alguna vez te han dicho que eres terco y que debes ser más flexible en tus opiniones? A veces puede ser difícil admitir que estamos equivocados o que hay otras opciones aparte de las que hemos elegido. Pero ser terco no solo puede generarnos problemas de relaciones interpersonales, sino que también nos impide aprender y crecer. En este artículo te presentamos 5 simples pasos para dejar de ser tan terco y abrir tu mente a nuevas posibilidades. ¡No te lo pierdas!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

El equilibrio es la clave del éxito en tantas áreas de la vida…

No quieres ser demasiado duro, pero tampoco quieres ser demasiado blando.

Debe tener confianza en sus propias habilidades y conocimientos, pero también debe poder reconocer cuándo está equivocado y reconocer a alguien que puede saberlo mejor.

La mayoría de las grandes cosas no se construyen solos, son un esfuerzo de equipo. Amistades, relaciones, negocios, cualquier esfuerzo colaborativo en realidad; se forman cuando las personas se unen y trabajan juntas.

La lección es clara: ¡no permita que su terquedad se interponga en el camino de un progreso significativo!

Pero trabajar para reducir la terquedad no significa que debas permitir que te pisoteen o abusen de ti. A veces es necesario mantenerse firme cuando sabes que tienes razón.

La clave es encontrar el equilibrio; saber cuándo mantenerse firme y saber cuándo dejar ir las cosas o permitir que alguien más se salga con la suya.

El objetivo por el que luchar es garantizar que cualquier impacto negativo en su vida o bienestar se calcule en su proceso de toma de decisiones como parte de su consideración.

¿Por qué?

Porque a veces te sentirás afectado por el espíritu de compromiso y trabajo conjunto, particularmente en las relaciones personales. Otras personas también lo harán.

La terquedad puede volverse bastante tóxica en diferentes áreas de la vida porque las personas tercas tienden a no considerar las emociones de las personas que los rodean. Esto hace que esas personas sientan que sus emociones o pensamientos no son importantes.

Esa es una forma rápida y eficiente de destruir por completo la confianza y recuperar cualquier progreso que hayas logrado.

¿Cómo una persona deja de ser tan terca?

Bueno, mucho de eso depende de por qué eres terco.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a llegar a la raíz de tus obstinaciones para que puedas superarlas. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

¿Por qué soy una persona testaruda?

Hay algunas personas que tienen un punto de vista completamente egocéntrico. Simplemente no ven a las personas que los rodean como capaces o capaces de desempeñarse según los estándares que desean.

¡Miran una acción o las elecciones de la otra persona y deciden que pueden hacerlo mejor ellos mismos! Creen que son perfectos. Infalible.

¿Por qué molestarse en tratar de trabajar o comprender el punto de vista de otra persona cuando de todos modos no lo van a entender bien?

Este extremo de terquedad puede indicar algunos problemas de personalidad en la persona, como el narcisismo.

Pero… esta no es la gente más terca.

La mayoría de las personas testarudas no son tan egoístas como para no poder trabajar con nadie más.

Muchos no son tercos todo el tiempo, solo en momentos específicos cuando ese rasgo en particular se activa en ellos.

Puede estar ligado a la autoimagen de esa persona. Es posible que no cambien las cosas porque sienten que eso es lo que son. Es posible que necesiten hacer las cosas de cierta manera porque sienten que así es como deben hacerse.

Algunas personas sienten que la terquedad es la única forma de obtener lo que quieren o necesitan de la vida.

Se niegan a trabajar con otros porque ven el compromiso como una debilidad en lugar de la fuerza que es.

Esa persona puede haber sido aprovechada o pasada por alto por sus contribuciones pasadas, por lo que llega al extremo para asegurarse de que no vuelva a suceder.

Y luego tienes a las personas que simplemente necesitan sentir que tienen el control. Eso puede indicar una serie de problemas diferentes, como desconfianza, inseguridad o ansiedad general.

La falta de control puede resultar molesta porque se relaciona con un proceso mental que inconscientemente intentan eliminar ejerciendo control sobre la situación o su entorno.

¿Cómo puedo dejar de ser una persona terca?

Realmente le recomendamos que busque la ayuda profesional de uno de los terapeutas de BetterHelp.com, ya que la terapia profesional puede ser muy eficaz para ayudarlo a cambiar su forma de pensar y ver las situaciones y las personas de manera diferente.

1. Reserva de juicio sobre la otra persona o curso de acción.

Las personas tienden a saltar de inmediato a una conclusión sobre lo que sienten que traerá un resultado positivo o negativo. Mucha gente no se da cuenta del poder de la tercera opción, reservándose su juicio.

En lugar de llegar a una conclusión positiva o negativa, simplemente tome la información y considérela. Eso evitará que saltes inmediatamente a una respuesta emocional.

La humildad no se trata de ser inferior a otra persona. Se trata de mantener a todos al mismo nivel, incluyéndote a ti mismo.

Al hacerlo, puede dejar de hacer juicios instantáneos sobre los pensamientos de otra persona, su competencia, su elección de acciones o cómo vive su vida.

Pueden tener buenas razones para tomar las decisiones que toman. Razones que quizás no conozcas. Razones que no has considerado.

2. Recuérdate a ti mismo que eres un ser humano y que no siempre tienes la razón.

Un control del ego debería ser algo humillante. Una persona necesita recordar que no es más que una mente en un mar de miles de millones.

Hay muchos otros puntos de vista y perspectivas, así como personas que han dedicado su vida a comprender ciertos temas.

No siempre vas a tener razón y eso está bien.

Nadie nunca lo es.

Es por eso que la colaboración y la retroalimentación externa pueden ser tan útiles en su vida.

Tienes derecho a tu perspectiva y opiniones, pero también lo tienen todos los demás.

3. Utilice pequeños pasos para generar confianza con otras personas.

El acto de utilizar pequeños pasos para generar confianza con otras personas le brinda la oportunidad de ver qué tipo de persona es antes de realizar una inversión significativa.

Hay algunas personas que dejan que cualquier cantidad de libertad o poder se les suba directamente a la cabeza. Por lo general, son bastante fáciles de detectar cuando se les da suficiente margen de maniobra para demostrar quiénes son en realidad.

Este es un buen primer paso si ha tenido problemas con personas que abusaron de su confianza en el pasado.

No es necesario, ni siquiera una buena idea, simplemente abrir las puertas y confiar en alguien de todo corazón sin ningún tipo de control. Eso solo hará que personas tóxicas o destructivas se aprovechen de ti.

4. Deje que las personas se salgan con la suya en asuntos de importancia para ellos que no sean negativos para usted.

El compromiso es una habilidad. A veces significa dejar que una persona se salga con la suya en algo que considera importante.

No tiene que ser el principal decisor o conductor detrás de cada decisión. Además, brinda el beneficio adicional de permitir que otras personas se sientan involucradas en lo que sea que esté tratando de lograr.

La capacidad de compromiso fomenta relaciones más cercanas y una confianza más profunda.

No acepte el abuso o que se aprovechen de usted, pero deje que otras personas se salgan con la suya en ciertas cosas, incluso si eso significa no hacer las cosas tan eficientemente como le gustaría.

Es útil que las personas aprendan haciendo, y eso se aplica a renunciar al control y dejar que otra persona tome la iniciativa.

La clave es considerar primero qué tan importante es una decisión o tarea para usted. Le resultará difícil renunciar a las riendas de las cosas que le importan mucho.

Así que deje que otras personas se encarguen de asuntos más intrascendentes en los que no sentirá el ardiente deseo de intervenir y hacer que lo hagan a su manera.

Después, considere cómo se sintió dejar que la otra persona se hiciera cargo. Considere los beneficios que tuvo, como no tener que dedicar tanto tiempo a pensar o planificar.

¿Fue realmente tan malo o tan difícil como pensabas que sería?

5. Sea paciente y amable consigo mismo mientras se esfuerza por hacer estos cambios.

El cambio no ocurre de la noche a la mañana. Es desafiante, requiere tiempo y requiere un esfuerzo constante para alterar una parte central de su personalidad. La terquedad no es diferente.

Probablemente cometerás errores y te equivocarás. Vas a tomar malas decisiones y las cosas no saldrán bien. Vas a clavar los talones cuando debas soltarte y soltarte cuando debas mantenerte firme.

Aunque está bien. Todo es parte del proceso general de superación personal.

Perdónate y vuelve a intentarlo si te equivocas. Cuanto más lo hagas, más fácil te resultará con el tiempo y la práctica. Eventualmente, su terquedad evolucionará hacia una asertividad saludable y específica para cada caso.

¿Todavía no sabes qué hacer para dejar de ser tan terco? Hable hoy con un terapeuta que pueda guiarlo a través del proceso. Simplemente conéctese con uno de los terapeutas experimentados en BetterHelp.com.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

CÓMO DEJAR DE SER TAN TERCO EN 5 SIMPLES PASOS

1. Sé consciente de tu terquedad

La primera clave para dejar de ser tan terco es ser consciente de que lo eres. Si no aceptas que eres un poco testarudo, no podrás realizar cambios en tus actitudes.

2. Practica la empatía

Practicar la empatía es una herramienta poderosa para dejar de ser tan terco. Es fundamental ponernos en el lugar del otro y tratar de entender su punto de vista.

3. Escucha activamente

Escuchar activamente a las personas que te rodean es primordial para dejar de ser tan terco. Escuchar no solo significa oír, sino también entender y aceptar otra perspectiva.

4. Adapta tus ideas

Otro paso importante es adaptar tus ideas a la situación. No siempre podemos mantener nuestra postura a toda costa, y debemos estar abiertos a nuevas formas de pensar y soluciones.

5. Pide disculpas

Siempre es importante reconocer cuando te has equivocado y pedir disculpas si es necesario. Dejar de lado la terquedad y reconocer nuestros errores es fundamental para mejorar la relación con los demás.

  1. Resumen: La terquedad puede ser un gran obstáculo en nuestras relaciones interpersonales. Siguiendo estos simples pasos, podrás dejar de ser tan terco y mejorar los vínculos con los demás.
  2. Conclusión: Si deseas mejorar tus relaciones interpersonales, es importante dejar de ser terco. Siguiendo estos cinco simples pasos podrás lograr una mayor empatía con los demás y mejorar la comunicación.

Deja un comentario