Cómo dejar una relación tóxica y terminarla para siempre: 6 pasos cruciales

En muchas ocasiones las relaciones comienzan de forma idílica, pero con el tiempo pueden volverse tóxicas y dañinas para nuestra salud emocional y bienestar. Cuando una relación no nos hace feliz, puede ser un gran desafío lograr dejarla definitivamente. En este artículo te mostraremos 6 pasos cruciales para poner fin a una relación tóxica y comenzar a sanar. ¡No te pierdas esta valiosa información!

Una relación tóxica no se limita únicamente al dominio del romance. Es posible tener relaciones tóxicas con amigos, familiares y, a veces, con personas con las que solo estás parcialmente conectado.

“Tóxico” se usa como una palabra general para describir muchas relaciones disfuncionales y/o abusivas.

En términos generales, una relación tóxica es enfermiza y dañina de alguna manera para los participantes.

Distanciarte de esas relaciones tóxicas es esencial para crear una vida saludable y plena. Simplemente no puedes sanar las heridas que llevas y crecer como persona sin salir de esas relaciones tóxicas que te lastiman.

¿Cómo haces eso?

1. Busque ayuda de un profesional certificado en salud mental.

Salir de una relación tóxica puede ser difícil, especialmente si es abusivo.

Supongamos que vas a intentar terminar una relación tóxica o abusiva. En ese caso, primero debe hablar con un consejero de salud mental certificado para que lo ayude a planificar su salida.

La violencia doméstica es común cuando una persona está tratando de escapar de una relación tóxica y abusiva. Por su seguridad, es mejor obtener información profesional antes de hacer nada.

La seguridad no es la única razón para buscar ayuda profesional. Hay razones por las que estuviste involucrado en una relación tóxica y decidiste permanecer en ella tanto tiempo como lo hiciste. Esas razones a menudo tienen sus raíces en cosas dolorosas como una historia traumática o poca confianza en sí mismo.

Estos no son problemas que cualquiera pueda chasquear los dedos y solucionar. Realmente necesitas llegar a la raíz de por qué estabas en la relación tóxica en primer lugar para que puedas arreglar cualquiera que sea la causa.

Puede que tampoco sea algo descarado. Considera una relación romántica. Conoces a alguien, te llevas bien, ¡son geniales! ¡Y son geniales durante mucho tiempo!

Pero poco a poco, dejan de ser tan geniales. Comienzan a criticarte, juzgarte y tratar de controlarte. Antes de que te des cuenta, estás tratando de mantener tu cabeza por encima de la disfunción y toxicidad de la relación.

Es posible que hayas decidido darle a esa persona el beneficio de la duda en tantas cosas que solo te estás inventando excusas sobre cómo te trata. No es nada de lo que avergonzarse. Le puede pasar a cualquiera.

Un profesional puede ayudarte a identificar estas cosas y más mientras te guía para salir de la relación tóxica.

2. Organice y exprese sus sentimientos sobre el comportamiento tóxico.

Hablar de conductas tóxicas es la mejor manera de dar a conocer que tienes un problema con la forma de actuar de la persona.

En una relación saludable, debes poder plantear tus preocupaciones y hacer que la otra persona las respete. La forma en que la otra persona responda a tus sentimientos te dirá mucho sobre si la relación es salvable.

Si se niegan a escucharte o responden con ira o amenazas, entonces es una buena señal de que la relación no será salvable.

También querrá tener cuidado con el cambio de culpa. En lugar de aceptar la responsabilidad de sus acciones, intentarán dejártelas a ti.

Por otro lado, es posible que puedas volver a intentarlo con la persona si acepta que hay un problema y está dispuesta a esforzarse para solucionarlo.

Con toda probabilidad, necesitarán la ayuda externa de un consejero porque la mayoría de las personas no podrán corregir ese tipo de comportamiento por sí mismas.

3. Corta la comunicación con la persona.

Suponiendo que decidas que es necesario terminar con la relación tóxica, el siguiente paso es cortar o limitar la comunicación con la persona.

Cuanta más comunicación tengas, más tiempo te llevará recuperarte de la relación y seguir adelante.

Cortar totalmente la comunicación no siempre es posible. Puede tener hijos, estar conectado a través de la familia o tener responsabilidades conjuntas que requieren que se comunique con ellos.

Si es así, puedes usar el Método de la Roca Gris. En resumen, manténgalo profesional, breve y al punto. No se deje involucrar en discusiones ni se entretenga con «qué pasaría si» de la otra persona.

Si se trata de una relación romántica, no coquetees ni participes en actividades sexuales con ellos. Mantenga una distancia entre ustedes para que ambos puedan tener el tiempo adecuado para sanar.

4. Date tiempo y permiso para sanar.

No saltes directamente a otra relación desde una tóxica.

Algunas personas tienen la mala costumbre de saltar de una relación a otra porque tienen miedo de estar solos o se sienten incompletos cuando no están en una.

Este tipo de comportamiento puede ser la razón por la que entras y toleras una relación tóxica en primer lugar.

Después de que termine cualquier relación, necesitarás tiempo para permitirte sanar. Muchas personas que se encuentran en relaciones tóxicas también sienten que pierden el contacto con quienes son o con lo que es importante para ellas. Tómate un tiempo para volver a familiarizarte con quién eres, qué valoras y qué te brinda felicidad.

También es un excelente momento para retomar viejos pasatiempos u otros aspectos de ti mismo que podrías estar descuidando debido a la relación tóxica.

5. No te detengas en la relación.

Insistir en la relación abre la puerta a una recaída. Cuanto más te detengas en ello, más posibilidades le das a tu cerebro de recordar todas las cosas positivas de la otra persona y pasar por alto las negativas.

Nuestros cerebros tienen la mala costumbre de hacer eso. Queremos recordar las cosas positivas que nos acercaron a la persona, pero al mismo tiempo minimizamos las negativas.

No te dejes llevar por la relación tóxica, cómo eran las cosas o cómo deberían haber sido. Todo lo que importa ahora es que has tomado la decisión de distanciarte y sanar. Concéntrate en eso.

Si es necesario, comuníquese con amigos, familiares o apoyo cuando encuentre que su determinación vacila.

También puede hacer frente a esos sentimientos escribiendo o escribiendo en un diario. Muchos consideran que escribir una carta a la persona y luego destruirla es una forma terapéutica de procesar sus emociones.

6. Sustituye la relación tóxica por una positiva.

Una vez que haya tenido algo de tiempo para crecer y sanar sus heridas, puede concentrarse en completar su experiencia humana con relaciones más positivas.

Es posible que desee emprender algunas actividades sociales o encontrar nuevos pasatiempos que lo ayudarán a conocer a más personas positivas y hacer crecer sus círculos.

Cuanto menos tiempo pierdas en el agotamiento emocional y mental de una relación tóxica, más tiempo tendrás para ti y para las relaciones positivas.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo dejar una relación tóxica y terminarla para siempre: 6 pasos cruciales

¿Qué es una relación tóxica?

Una relación tóxica es aquella que no te hace feliz, te hace sentir inseguro o insatisfecho con la relación y/o contigo mismo. Se caracteriza por la falta de confianza, el control, la manipulación, los celos excesivos, el abuso verbal y/o físico, y el poco respeto hacia la persona que la sufre.

Paso 1: Reconoce que estás en una relación tóxica

Lo primero que debes hacer es reconocer y aceptar que estás en una relación tóxica y que necesitas salir de ella por tu salud física y emocional. Si tienes dudas, habla con un amigo o un profesional de la salud mental.

Paso 2: Habla con tu pareja

Si crees que tu relación tiene una oportunidad de mejora, habla con tu pareja y dile cómo te sientes. Juntos podrán buscar una solución o buscar ayuda profesional si es necesario. Si tu pareja no está dispuesta a cambiar o si no te sientes seguro hablando con ella, entonces es tiempo de tomar acción.

Paso 3: Toma la decisión de terminar la relación

En este paso debes tener en cuenta que no será fácil, pero es importante que te mantengas firme en tu decisión. No te dejes convencer por tu pareja o por sentimientos de culpa. Recuerda que tu salud mental y física son lo más importante.

Paso 4: Define tus límites

Define tus límites y comunícalos claramente a tu pareja. Si necesitas tiempo para ti mismo, si no quieres hablar con ella o si no quieres verla, es importante que lo comuniques de manera clara y respetuosa.

Paso 5: Busca apoyo

Busca el apoyo de amigos y familiares que te apoyen en tu decisión. Si lo necesitas, busca ayuda profesional para superar la ruptura.

Paso 6: Mantén tu decisión

No caigas en la tentación de volver con tu pareja. Mantén tu decisión de cortar la relación y sigue adelante con tu vida. Recuerda que mereces ser feliz y tener una relación sana y amorosa.

Conclusión

Salir de una relación tóxica no es fácil, pero es importante para tu salud emocional y física. Sigue estos 6 pasos cruciales para dejar una relación tóxica y verás cómo, con el tiempo, recuperas tu bienestar emocional y empiezas a disfrutar de una vida más plena y feliz.

  1. Reconoce que estás en una relación tóxica
  2. Habla con tu pareja
  3. Toma la decisión de terminar la relación
  4. Define tus límites
  5. Busca apoyo
  6. Mantén tu decisión

Recuerda que nunca es tarde para buscar ayuda profesional y superar los efectos emocionales que pueden surgir tras una relación tóxica.

Deja un comentario