Cómo desarrollar una mentalidad de ‘calidad sobre cantidad’

¿Te has encontrado alguna vez en una situación en la que te enfocas más en la cantidad de trabajo que tienes que hacer, en lugar de preocuparte por la calidad del mismo? Si es así, este artículo es para ti. En este blog, descubrirás cómo desarrollar una mentalidad de ‘calidad sobre cantidad’ y cómo esto puede llevarte a alcanzar tus objetivos de manera más efectiva y satisfactoria. ¡No te lo pierdas!

«Calidad sobre cantidad.» Es una frase bastante común que habla de una forma particular de vivir tu vida.

La idea es que es mejor centrarse en la profundidad que en el ancho; apuntar a menos cosas que traigan más a tu vida en lugar de muchas cosas que traigan menos.

La calidad sobre la cantidad es la respuesta implícita a preguntas como:

¿Es mejor tener diez amigos casuales o un mejor amigo?

¿Es mejor comer muchos alimentos poco saludables o una cantidad menor de alimentos nutritivos que te satisfagan?

¿Es mejor trabajar en dos trabajos de baja calificación o enfocarse en adquirir las habilidades para construir una carrera?

La filosofía de la calidad sobre la cantidad se puede aplicar a varias partes diferentes de la vida, desde las relaciones hasta los pasatiempos, desde las habilidades hasta el entretenimiento.

Incluso puede extenderse a las cosas que compra: puede costar $ 250 por un par de botas de trabajo de calidad, o puede comprar un par de menor calidad por $ 50. Las botas de calidad durarán años si se cuidan bien. Pero un par de botas de trabajo de $ 50 se usarán, dañarán y estarán listas para reemplazarse después de seis meses. Los $250 son una inversión mayor, pero no tendrás que comprar botas nuevas cada seis meses.

¿Por qué elegir calidad sobre cantidad?

La calidad suele ser la mejor opción porque durará y proporcionará beneficios más significativos durante más tiempo.

Tampoco te estás perdiendo a los derrochadores de tiempo superficiales que escogen y escogen los minutos de tu día.

¿Esas botas de trabajo de $50? Tienes que tomarte el tiempo para darte cuenta de que necesitas botas nuevas, pedir otro par, esperar a que lleguen, amoldarlas y desgastarlas nuevamente en seis meses para repetir el proceso.

Pero alejémonos del material por un momento.

¿Qué pasa con la amistad? Todo ese tiempo y energía que se dedica a conocer a una persona, aprender quiénes son, compartir quién eres tú, tratar de averiguar qué tan bien encajan ustedes dos. Luego tienes todo el proceso de citas, que es un campo minado completamente diferente en sí mismo.

Se necesita mucha energía emocional y tiempo para pasar por todo eso.

Y el tiempo es, con mucho, la principal razón para centrarse en la calidad sobre la cantidad.

Lo que pasa con el tiempo es que solo tienes veinticuatro horas en tu día, ni más ni menos. Ese tiempo simplemente se ha ido cuando se ha ido. Entonces, ¿por qué derrocharlo?

Al centrarse en la calidad, conserva sus recursos más preciados: tiempo y energía, sin mencionar el dinero.

Usar la calidad sobre la cantidad en tu vida.

La parte difícil de usar la calidad sobre la cantidad en tu vida es tomar las decisiones que ayudarán a reforzar el hábito.

Es fácil volver a caer en viejos patrones de comportamiento negativo cuando no presta mucha atención a sus elecciones.

Los siguientes ejemplos son algunos pasos prácticos que puede tomar para adoptar una mentalidad de calidad sobre la cantidad.

1. Aprende a decir “no” con más frecuencia.

La capacidad de elegir lo que es correcto para tu vida a menudo se reduce a tu capacidad de decir «no».

Siempre hay algo que hacer, siempre hay algo que hacer, siempre hay alguien que necesita ayuda y la gente hará fila para quitarte tu valioso tiempo si no puedes decirles que no.

Decir que sí a menudo se siente bien para las personas complacientes porque piensan que la amabilidad ayuda a reforzar y fortalecer sus relaciones, lo que a veces puede ser cierto.

También puede no ser cierto. Es posible que otras personas te hayan catalogado como alguien que no dirá que no o que puede sentirse culpable de hacer cosas que no quiere hacer, lo que te convierte en un recurso conveniente y menos en un amigo valioso.

Hay muchos problemas con este tipo de comportamiento, pero en el contexto de este artículo, es difícil desarrollar algo de calidad si su tiempo es desperdiciado constantemente por personas que no tienen en mente sus mejores intereses.

Las personas que realmente te valoran y se preocupan por ti no quieren que te esfuerces demasiado por ellas. Quieren que seas feliz y saludable. Es posible que quieran ayuda, pero no quieren desarraigar y arruinar lo que está pasando en el proceso. Respetan un “no”.

2. Limpiar el desorden.

Cosas: tenemos muchas. Hay cosas por todos lados. Cosas en cajas, cosas en almacenamiento, cosas en el ático o sótano, cosas en armarios. Cosas físicas, cosas digitales. Todo tipo de cosas que ya no se utilizan o que tienen algún interés actual real.

¡Desaste de eso!

Cuantas más cosas tengas, más tiempo, esfuerzo y energía tendrás que dedicar a gestionarlas.

Si no lo ha usado en cinco años, probablemente ya no lo necesite. Dona las cosas que no vas a usar a una organización benéfica o dáselas a un amigo que las usará para que alguien más pueda beneficiarse de ellas.

Y no solo reemplaces esas cosas con más cosas. Tenga en cuenta las compras que realiza y lo que elige llevar a su hogar.

¿Es esto algo que usará regularmente? ¿Es de buena calidad? No compres cosas por comprar cosas.

Lo mismo es cierto para el entretenimiento también. Ese juego parece divertido, pero ¿realmente vas a jugarlo o simplemente va a acumular polvo virtual en tu disco duro?

3. Audita tus amistades y relaciones.

Hay muchos consejos genéricos, no bien pensados, sobre cómo auditar las amistades y las relaciones de uno.

La pieza más significativa de ese consejo es que todas las amistades y relaciones de alguna manera deben ser estos arreglos súper profundos de andar o morir para que sean valiosos. Y si no son de esa calidad profunda, ¡entonces no deben valer la pena! ¡Patea a esa persona a la acera!

Pero eso no refleja muy bien la vida, y es una buena manera de terminar solo si no tomas las decisiones correctas.

La realidad es que la mayoría de tus amistades no van a ser de vida o muerte. Nos estamos moviendo continuamente a través de la vida y rozando a la gente a medida que avanzamos. A veces esas personas están allí por sólo un minuto. Otras veces estarán presentes por un tiempo.

Lo importante al auditar tus círculos sociales es que todos valoren esas relaciones de la misma manera.

Es posible que ese compañero de trabajo con el que te llevas bien en el trabajo no esté interesado en una amistad fuera del trabajo, y eso está bien siempre que todos lo entiendan.

Pero también puedes tener a alguien con quien sientas un profundo parentesco, pero por alguna razón, nunca responde tus llamadas o solo aparece cuando quiere un favor. Esa es una relación desequilibrada.

Tal vez tengas un círculo de amigos con los que simplemente sales y te diviertes, pero en realidad no son las personas a las que llamarías en caso de una emergencia. No hay nada de malo en eso.

Lo que está mal son las relaciones enfermizas o destructivas. No puedes estar cerca de personas que te causan daño, consumen tu tiempo y te dejan con emociones negativas.

Si no puede eliminarlos, al menos puede minimizar la cantidad de tiempo que pasa con ellos.

4. Abraza la gratitud y utilízala como guía.

La gratitud es una herramienta poderosa para encontrar la paz y centrarte en un momento. Es una forma de alejar la vista de las luces brillantes y las distracciones del mundo para concentrarte en las cosas más importantes de tu vida.

Pero la gratitud también puede servir como una herramienta poderosa para ayudarlo a identificar en qué vale la pena invertir su tiempo y energía.

El lenguaje común en torno al tema es estar «agradecido por las bendiciones que tenemos». Bueno, ¿qué pasa si miras una “bendición” pero te das cuenta de que no es una bendición en absoluto?

¿Qué pasa si no es algo que puedas encontrar o por lo que sientas gratitud porque sientes que no te pertenece?

¿Y qué hay de las cosas nuevas que quieres traer a tu vida? ¿Se siente como algo por lo que puedes estar agradecido en el futuro?

Si la respuesta es sí, entonces acéptalo.

Si la respuesta es no, entonces tal vez no sea para ti. O tal vez es solo temporal para que experimentes y dejes ir. No todo lo que experimentarás en la vida está destinado a ti, ¡y eso está bien!

Una vez que aprenda a identificar y no invertir demasiado en la cantidad de vida, pasará más tiempo desarrollando la calidad de vida.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo desarrollar una mentalidad de ‘calidad sobre cantidad’

  1. Evalúa tus prioridades: es importante reflexionar sobre aquello que valoras en tu vida y determinar cuáles son tus objetivos a largo plazo. ¿Qué actividades y proyectos contribuyen a alcanzarlos? Enfócate en ellas y desecha aquellos que no aporten valor.
  2. Céntrate en la excelencia: en lugar de hacer muchas cosas a medias, dedica tu tiempo y esfuerzo a aquellas tareas que sabes que puedes hacer bien. Busca la excelencia en lo que haces y no te conformes con resultados mediocres.
  3. Aprende a decir ‘no’: es importante aprender a rechazar proyectos o tareas que no encajen con tus objetivos a largo plazo o que no te aporten nada positivo. Decir ‘no’ puede resultar difícil al principio, pero es importante aprender a priorizar.
  4. Reduce la multitarea: aunque a veces parece que ser capaz de hacer varias cosas al mismo tiempo es una habilidad deseable, lo cierto es que la multitarea reduce la calidad de nuestro trabajo. En lugar de hacer muchas cosas a la vez, enfócate en una tarea y dedica todo tu tiempo y atención a ella.
  5. Busca la retroalimentación: para mejorar en tus habilidades y proyectos, es importante contar con la retroalimentación de otras personas. Aprende a recibir críticas constructivas y utiliza esta información para mejorar en futuros proyectos.

Beneficios de la mentalidad de calidad sobre cantidad

Desarrollar una mentalidad de calidad sobre cantidad puede aportarnos una gran cantidad de beneficios, tanto en nuestra vida personal como en nuestra carrera profesional. Algunos de ellos son:

  • Mejora en la calidad de nuestro trabajo: al enfocarnos en lo que realmente importa y buscar la excelencia en lo que hacemos, nuestra calidad de trabajo mejorará notablemente.
  • Mayor productividad: al reducir la multitarea y centrarnos en una tarea a la vez, podemos aumentar nuestra productividad a largo plazo.
  • Reducción del estrés: al enfocarnos en lo que realmente importa, podemos reducir el estrés que supone tener muchas cosas pendientes sin tiempo para abordarlas todas.
  • Construcción de relaciones de calidad: al centrarnos en proyectos y tareas que realmente nos interesen, podemos construir relaciones de calidad con personas que compartan nuestros intereses y valores.
  • Crecimiento personal y profesional: al buscar la retroalimentación y mejorar en nuestras habilidades y proyectos, podemos crecer tanto personal como profesionalmente.

Conclusion

Desarrollar una mentalidad de calidad sobre cantidad requiere de reflexión, compromiso y práctica, pero los beneficios incluso superan a los costos. Al enfocarnos en lo que realmente importa, buscar la excelencia y construir relaciones de calidad, podemos mejorar tanto en nuestra vida personal como en nuestra carrera profesional.

Deja un comentario