Cómo detectar cuando se está proyectando sobre los demás

La proyección es una estrategia inconsciente que utilizamos para atribuirle a otra persona nuestros propios sentimientos y pensamientos. A menudo, esto sucede sin que nos demos cuenta y puede causar conflictos y malentendidos en nuestras relaciones interpersonales. En este artículo, te enseñaremos a detectar cuando estás proyectando sobre los demás y cómo evitarlo para mejorar tus relaciones y comunicación. ¡No te lo pierdas!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

¿Conoces el concepto psicológico de proyección?

Si es así, probablemente ya esté al tanto de los problemas que muchas personas tienden a proyectar en los demás en lugar de tratarlos ellos mismos.

Lo que es un poco más difícil de navegar es la conciencia de cuándo podríamos estar haciéndolo.

A veces es posible mirar hacia atrás sobre una situación con suficiente distancia mental y perspectiva para identificar instancias en las que se ha proyectado en otros; donde puede agregar algo de objetividad retrospectiva a su vista.

Sin embargo, es mucho más difícil mantener esta misma conciencia en el momento presente.

Más difícil… pero no imposible.

Aquí hay algunos consejos para ayudarlo a identificar cuándo podría estar proyectando sentimientos en otras personas.

Habla con un terapeuta acreditado y con experiencia para que te ayude a dejar de proyectar tus sentimientos en los demás. Es posible que desee intentar hablar con uno a través de BetterHelp.com para obtener atención de calidad en su forma más conveniente.

Reacciones poderosas

Si descubre que tiene una reacción instintiva ante el comportamiento de alguien, o si siente emociones fuertes que parecen surgir de la nada, tómese un descanso y una galleta y vea si puede ser objetivo. sobre sus propios pensamientos y reacciones.

¿Te sientes enojado porque tu pareja está perdiendo el tiempo y siendo perezoso?

De acuerdo, analízalo por un momento: ¿es porque hay trabajo doméstico que hacer y sientes que estás haciendo más de lo que te corresponde para compensar su supuesta pereza?

¿O es porque se están tomando un tiempo de inactividad muy necesario y no te das permiso para hacer lo mismo cuando lo necesitas, por lo que estás actuando por resentimiento?

A menudo atacamos a las personas por comportamientos que no nos gustan, pero también podemos perder nuestra m*erda con ellos si están participando en algo que nos gustaría hacer, pero no nos lo permitimos. entregarse a.

Un ejemplo de esto podría ser condenar a un amigo por comer helado cuando estamos tratando de seguir una dieta.

Puede ser difícil retraerse emocionalmente y tratar de analizar de dónde vienen nuestras reacciones.

Pero si puede ser realmente honesto consigo mismo acerca de por qué de repente se ha llenado de ira y frustración, puede disiparlo con autocompasión y comprensión.

Toma nota de tu cuerpo

A menudo proyectamos cosas sobre los demás cuando hemos reprimido la ira, la culpa, la vergüenza u otras emociones que nos hemos convencido de que son «malas» y que no tienen derecho a existir.

En lugar de reconocer estos sentimientos y tratarlos de una manera saludable y productiva, los reprimimos.

El problema de hacerlo es que esas emociones tragadas no desaparecen simplemente cuando dejamos de prestarles atención.

Los alejamos, en el fondo del vacío de nuestro inconsciente, y dado que no se les permite liberarse de manera saludable, se manifiestan de maneras menos agradables.

Es posible que le duelan el cuello y los hombros por la tensión y la mandíbula apretada, o puede tener un dolor de cabeza persistente que simplemente no se alivia.

Use las yemas de los dedos y compruebe si hay tirantez en la frente o alrededor de los ojos.

¿Sientes dolor o sensibilidad allí? Es posible que estés frunciendo el ceño mientras duermes y ni siquiera te des cuenta de que lo estás haciendo.

¿Ha tenido problemas estomacales o intestinales? El estrés retenido en el abdomen puede causar todo tipo de consternación en el vientre.

Insomnio, contracciones/espasmos musculares, pérdida de la libido, cálculos renales… Cualquier número de problemas físicos puede ser causado por una emoción reprimida.

Si ha estado sufriendo de cualquiera de estos, es posible que desee tomarse un tiempo y ser realmente consciente de lo que puede estar causándolos.

Los problemas de salud no surgen de la nada: todos tienen causas, y si puede descubrir los desencadenantes emocionales o mentales de ellos, puede mejorarlos a su vez.

Una persona que se siente atraída por alguien que no sea su pareja puede acusar a dicha pareja de coqueteo o infidelidad, mientras lidia con un bajo deseo sexual o incomodidad con la intimidad.

Alguien que condena a otro por sus hábitos alimenticios puede tener problemas gastronómicos.

Es sorprendente descubrir cómo el estrés emocional y mental puede anidar en nuestros cuerpos de innumerables formas diferentes y hacer que todo empeore.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Pregúntate si realmente son ellos o tú

Digamos que estás peleando con tu pareja y la acusas de ser pasivo-agresiva o manipuladora.

Cuando las emociones se calientan, las acusaciones pueden lanzarse en todas direcciones, por lo que es importante salir a caminar, ducharse o hacer algo para calmarse.

Entonces podrá negociar la situación con calma y respeto.

Mientras te tomas un tiempo para ti, sé muy honesto acerca de por qué los acusaste de un comportamiento en particular.

¿Realmente lo exhibieron?

¿O te sientes culpable porque así es como los has estado tratando, así que lo estás proyectando en su dirección en lugar de reconocer tus propias deficiencias?

Una punzada de culpa en el estómago que proviene de decir algo que sabes que no es verdad, puede ser un buen indicador de que estás proyectando tu propia basura en la otra persona.

Por lo general, cuando hablamos de algo relacionado con la Verdad, nos sentimos completos y seguros de lo que estamos discutiendo.

Se siente correcto mencionarlo, y después de discutirlo con otra persona, sentimos una sensación de “corrección” o un alivio del espíritu.

Por el contrario, cuando hablamos de algo que en el fondo sabemos que no es honesto, puede surgir una especie de amargura.

Esto puede manifestarse como una opresión en la garganta, un tic furtivo o cualquier tic personal que reconozcas que exhibes cuando mientes y si lo haces.

Es muy difícil reconocer la deshonestidad, incluso si no es intencional, especialmente si te sientes particularmente vulnerable o angustiado emocionalmente.

Pero si te preocupas por la persona con la que estás interactuando, sería bueno respetarla lo suficiente como para reconocer ese comportamiento y hacerte cargo de tu propia basura en lugar de arrojarla en su dirección.

Estar presente y atento puede ser de gran ayuda cuando se trata de proyección: cuando y si te encuentras enloqueciendo por algo, vuelve a centrar tu atención en el momento presente.

Concéntrese en su respiración y, una vez que se sienta más conectado a tierra, intente determinar, honestamente, de dónde podrían haber venido esos pensamientos.

Intenta hacerlo con delicadeza y compasión, y perdónate por la pérdida momentánea.

Todos salimos del paso lo mejor que podemos, pero ser honestos con nosotros mismos acerca de nuestras reacciones y comportamientos puede ayudarnos a evolucionar exponencialmente hacia los asombrosos y brillantes unicornios en los que todos somos capaces de convertirnos.

¿No estás seguro de cómo dejar de proyectarte en los demás? Hablar con alguien realmente puede ayudarte a manejar cualquier cosa que la vida te depare. Es una excelente manera de sacar sus pensamientos y preocupaciones de su cabeza para que pueda resolverlos.

Un terapeuta suele ser la mejor persona con la que puede hablar. ¿Por qué? Porque están capacitados para ayudar a las personas en situaciones como la tuya. Pueden ayudarlo a identificar cuándo y por qué se proyecta en los demás y brindarle técnicas para detenerlo.

Un buen lugar para obtener ayuda profesional es el sitio web BetterHelp.com: aquí podrá conectarse con un terapeuta por teléfono, video o mensaje instantáneo.

Si bien puede tratar de resolver esto usted mismo, puede ser un problema mayor que el que puede abordar la autoayuda. Y si está afectando su bienestar mental, sus relaciones o su vida en general, es algo importante que debe resolverse.

Demasiadas personas intentan salir del paso y hacer todo lo posible para superar los problemas que realmente nunca logran resolver. Si es posible en sus circunstancias, la terapia es 100% el mejor camino a seguir.

Aquí está ese enlace nuevamente si desea obtener más información sobre el servicio que brinda BetterHelp.com y el proceso para comenzar.

Ya has dado el primer paso con solo buscar y leer este artículo. Lo peor que puedes hacer ahora mismo es nada. Lo mejor es hablar con un terapeuta. Lo siguiente mejor es implementar todo lo que ha aprendido en este artículo usted mismo. La decisión es tuya.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo detectar cuando se está proyectando sobre los demás

Proyectar nuestras emociones y pensamientos en los demás es una tendencia que todas las personas pueden tener en algún momento. A veces, sin siquiera darnos cuenta, podemos culpa a otros de lo que nos sucede a nosotros, e incluso, puede llegar a ser perjudicial para nuestras relaciones interpersonales.

¿Qué es la proyección?

La proyección es un mecanismo de defensa psicológica que consiste en atribuir a otros nuestras propias actitudes, sentimientos, deseos y pensamientos. Se trata de una forma de evadir la responsabilidad de nuestros propios sentimientos, asignándolos a los demás. Con este comportamiento, pretendemos aliviar nuestra ansiedad y tensiones emocionales.

¿Cómo detectar la proyección en nosotros mismos?

  1. Autoevaluación: Es importante detenernos y reflexionar sobre nuestras actitudes, sentimientos y pensamientos. Siempre que ocurra algo que nos haga sentir mal, debemos preguntarnos si estamos proyectando nuestras emociones en los demás.
  2. Escucha activa: Debemos darnos cuenta de lo que decimos y cómo lo decimos. Si estamos constantemente criticando y juzgando a otras personas, debemos preguntarnos si esto no es una forma de proyectar nuestros propios defectos en los demás.
  3. Pasar tiempo a solas: A veces, es necesario alejarnos de las situaciones que nos involucran en exceso. Esto nos ayuda a reflexionar y a tener una perspectiva más clara de la situación. Si estamos siempre enojados, tristes o ansiosos, es probable que estemos proyectando estos sentimientos en los demás.

Conclusión

La proyección puede ser perjudicial para nuestras relaciones interpersonales, incluso llegando a destrozarlas. Es importante estar conscientes de nuestros sentimientos y pensamientos, de manera que podamos evitar proyectarlos en los demás.

Deja un comentario