Cómo entablar una conversación con un introvertido

Los introvertidos pueden resultar un reto a la hora de socializar, ya que no suelen comunicarse tan abiertamente como los extrovertidos. Sin embargo, esto no significa que no disfruten de la compañía de los demás o que no deseen establecer relaciones cercanas. En este artículo, te damos algunos consejos prácticos para entablar una conversación con un introvertido y hacer que se sienta cómodo en tu compañía. ¡Sigue leyendo para descubrir cómo sacar lo mejor de la personalidad callada de tus amigos o conocidos!

No.

Bromeando, bromeando… pero con toda seriedad, entablar una conversación al azar con un introvertido total puede ser difícil de navegar. Aunque los introvertidos suelen ser personas muy inteligentes y encantadoras que son excelentes amigos, entablar una conexión con uno puede ser bastante desalentador.

Los introvertidos tienden a vivir mucho en sus propias cabezas, y pueden ser tímidos para abrirse a nuevas personas, o simplemente increíblemente incómodos para hacerlo. Eso no significa que no les guste conocer a otros, sino que les toma un tiempo dejar caer sus paredes y dejar entrar a otras personas. Esto a veces lleva a otros a asumir que los introvertidos son fríos, distantes o incluso groseros, cuando en realidad, solo están dudando entre protegerse emocionalmente y esperar no ahogarse con su bebida o decir algo tan mortificante que los perseguirá para siempre.

Aprende a reconocer a los introvertidos a tu alrededor

Si aún no ha descubierto el placer de observar a la gente cuando está fuera de casa, pruébelo alguna vez. Solo observa a los demás cuando estés en una cafetería o pub, o en cualquier otro lugar donde los humanos tiendan a congregarse.

Probablemente notará que hay una gran diferencia entre cómo los extrovertidos naturales y los introvertidos interactúan con los demás. Obviamente, aquí no hay absolutos, ya que la escala de introversión/extroversión es enorme y tiene muchas variables diferentes, pero en la mayoría de los casos podrás notar ciertos patrones de comportamiento comunes al introvertido promedio.

Cuando se sienta solo en un café, un extrovertido puede ubicarse en un lugar central, mirar hacia arriba con frecuencia y relacionarse con quienes lo rodean. Pueden estar inquietos, pateando o golpeando con los dedos sobre la mesa, y no tienen reparos en hablar con extraños al azar que pueden sentarse cerca de ellos. Lo más probable es que si están solos en una cafetería, solo estén esperando a que uno u ocho amigos se reúnan con ellos, momento en el que se unirán a una animada discusión juntos.

Los introvertidos, por otro lado, se sienten más cómodos con la soledad y la quietud. Pueden acurrucarse en una silla cómoda en la esquina y quedar totalmente absortos en un libro que están leyendo, o concentrarse tan intensamente en lo que sea que estén trabajando que apenas se dan cuenta de su entorno. Interrumpir este ensueño con una línea de apertura fuerte puede asustarlos de una manera no muy agradable. Te encontrarás con una expresión de «ciervo en los faros» cuando la persona con la que estás hablando intente decidir si arrojarte su bebida antes de salir corriendo hacia la puerta, o simplemente esconderse debajo de la mesa hasta que te vayas.

Del mismo modo, si vas a una fiesta en la casa de alguien, lo más probable es que un par de introvertidos pasen el rato en la cocina, sonriendo brevemente cuando entren otras personas, pero centrándose mucho más en hacerse amigo del gato de la casa.

Publicaciones relacionadas (el artículo continúa a continuación):

Di algo neutral

Al entablar una conversación con un introvertido, es mejor evitar un cumplido directo sobre él. No les digas lo calientes que son, o que no pudiste evitar notarlos desde el otro lado de la habitación, bla, bla, porque eso se verá inmediatamente como la línea de recogida aburrida que es. La excepción a la regla de «no halagar» es si está usando algo realmente genial o si hay un objeto en algún lugar cerca de esa persona que despierte tu curiosidad. Por ejemplo, si usa zapatos espectaculares, puede comentar sobre su genialidad y preguntar dónde los consiguió.

Sé humano y no les hables con insípidas charlas triviales. Si está leyendo un libro, considere preguntarle al respecto con sinceridad y educación. Decir algo como “Parece que realmente te gusta ese libro. ¿Esta bien?» es un enfoque neutral y no amenazante que abre una puerta a la conversación sin hacer que nadie se sienta cohibido o incómodo. Si no has leído el libro, no pretendas que lo hayas hecho: una simple pregunta sobre lo que piensas sobre el personaje X o una brecha en la trama particularmente irritante revelará tu enfoque de mierda y no los convencerás de decir una palabra más.

Pedir su opinión es una excelente manera de abrir la puerta a una conversación más interesante porque la mayoría de los introvertidos pasan mucho tiempo pensando en las cosas. Siga el ejemplo de algo que están haciendo, o una de sus posesiones. Si están leyendo un libro sobre jardinería, siempre puedes preguntarles si tienen un huerto propio. Si es así, pregunta qué cultivan, infórmate sobre las diferentes variedades que crecen en tu región. El interés sincero los alentará a abrirse un poco, y es posible que se sorprenda gratamente de lo entusiastas que pueden llegar a ser sobre un tema que les encanta.

Este método funciona muy bien si también eres introvertido: solo considera cómo te gustaría que otra persona se acerque a ti y hazlo. Honestamente. Solo inténtalo.

Mantenga una distancia respetuosa

Pocas cosas asustarán tanto a un introvertido como acercarse demasiado a su espacio personal. A la mayoría le gusta tener un espacio agradable y amplio entre ellos y otras personas hasta que se sientan lo suficientemente cómodos como para dejarlos «adentro», por lo que si un extraño de repente se inclina hacia ellos, sonriendo como un tiburón voraz, entran en alerta máxima.

Incluso peor que acercarse demasiado físicamente demasiado rápido es el contacto físico no solicitado. El extrovertido promedio tocará a alguien con quien está hablando varias veces durante una conversación. Esto podría exhibirse como empujar a alguien con el codo, tocarlo en el antebrazo o tocarlo en la mano o la rodilla para establecer una conexión física mientras habla. (Si escucha con atención en este momento, es probable que pueda escuchar a media docena de introvertidos emitiendo algunos gritos agudos con solo pensar en esto).

Mantén tus manos para ti mismo y no las toques a menos que inicien el contacto contigo primero.

Permítales determinar el seguimiento

Si la conversación salió bien, bríndeles la oportunidad de continuarla en otro momento o por otro medio. No se limite a invitarlos a salir (vea «ciervos en los faros», mencionado anteriormente), pero hágales saber que le encantaría hablar más sobre el tema X más adelante.

Si tiene una tarjeta de presentación, siéntase libre de dársela para que puedan enviarle un correo electrónico o un mensaje de texto más tarde. Puedes preguntarles si les parece bien compartir un identificador de redes sociales contigo: solo asegúrate de dejar el poder de conectarse en sus manos.

No te ofendas si no quieren hablar

Los introvertidos solo tienen un límite de energía para repartir cuando se trata de socializar con los demás, y muy bien podría ser que la persona con la que estás interesado en hacerte amigo esté «agotada» por el día. Su aparente falta de interés es mucho más probable que se deba a una situación de agotamiento que de apatía, así que si no quiere hablar, sonríe y muévete a otra parte.

Tenga en cuenta que este último consejo no solo se aplica a los introvertidos, sino a cualquier persona que le gustaría conocer. Nadie existe para la conveniencia de los demás, y el hecho de que TÚ quieras hablar con ELLOS no significa que estén obligados a hacerlo para hacerte feliz. La cortesía es muy útil, y si te alejas de una interacción social para demostrar que respetas la autonomía de la otra persona, es muy posible que descubras que ella toma la iniciativa para conectarse contigo más tarde.

¿Eres un introvertido que odia esas incómodas primeras presentaciones? ¿El consejo anterior le parece correcto? Deja un comentario a continuación con tus pensamientos.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo entablar una conversación con un introvertido

Introducción:

Los introvertidos pueden parecer personas tímidas, reservadas o difíciles de conocer. Sin embargo, muchas veces sucede todo lo contrario, ya que pueden ser personas profundas, reflexivas y muy interesantes. En este artículo, te daremos algunos consejos para entablar una conversación efectiva con un introvertido.

1. Presta atención al entorno

A los extrovertidos les gusta tener conversaciones movidas, con mucha gente y en ambientes ruidosos. Con los introvertidos, lo mejor es buscar un lugar tranquilo y con pocas distracciones. Un ambiente en el que puedan tener contacto visual y escucharse mutuamente.

2. Haz preguntas abiertas y empáticas

Para que un introvertido abra su corazón, primero hay que ganar su confianza. Para ello, es fundamental hacer preguntas abiertas y empáticas. Deja que se exprese libremente, sin interrumpirlo ni juzgarlo. Escucha con atención y haz preguntas que inviten a la reflexión.

Ejemplo:

-«¿Cómo te ha ido en el trabajo últimamente?»
-«¿Qué te ha parecido la última película que viste?»
-«¿Qué hobbies tienes?»

3. Habla de temas que le interesen

Los introvertidos pueden parecer personas con poca pasión por la vida, pero nada más lejos de la verdad. La clave aquí es encontrar un tema que les apasione. Si un introvertido encuentra un tema que le interesa, puede convertirse en un verdadero experto y hablar de ello con gran pasión.

4. Sé paciente

Las conversaciones con los introvertidos suelen ser más pausadas y reflexivas. No te apresures a llenar los silencios incómodos, deja espacio para que la otra persona piense y hable con calma. Ser paciente te ayudará a profundizar en la conversación y a obtener información valiosa.

  1. Conclusión:
  2. No temas entablar conversaciones con los introvertidos, una vez que les ganas la confianza, se pueden abrir como un libro. Solo debes prestar atención al entorno, hacer preguntas abiertas y empáticas, hablar de temas que les interesen y, sobre todo, ser paciente. Recuerda que los introvertidos pueden ser personas profundas, reflexivas y muy interesantes que tienen mucho que ofrecer.

Deja un comentario