Cómo escapar del triángulo dramático de Karpman

¿Te has sentido alguna vez atrapado en un círculo vicioso de drama y conflicto constante en tus relaciones personales o profesionales? Si la respuesta es sí, entonces es posible que estés atrapado en el triángulo dramático de Karpman. Pero no te preocupes, en este artículo te daremos las claves para escapar de este patrón destructivo y mejorar tus relaciones. ¡Sigue leyendo y descubre cómo liberarte del drama!

El conflicto es una parte inherente de la experiencia humana…

Es la forma en que manejamos esos conflictos inevitables lo que nos ayuda a definir quiénes somos y nuestras relaciones con los demás.

Hay formas saludables y no saludables de manejar el drama, el conflicto y los problemas que surgen en la vida.

Las personas que no tienen mecanismos de afrontamiento saludables o la capacidad de participar en conflictos tienen más probabilidades de sufrir repercusiones a largo plazo en la salud mental, estrés y relaciones tumultuosas.

En 1968, el Dr. Stephen Karpman creó el Triángulo Dramático de Karpman para modelar las interacciones sociales que podrían ocurrir en conflictos excesivos y destructivos entre personas. La distinción de “excesivo, destructivo” es clave.

El Dr. Karpman eligió el «triángulo del drama» en lugar del «triángulo del conflicto» porque el modelo no estaba destinado a definir una víctima literal y real.

Más bien, está destinado a modelar el comportamiento de una persona que se siente o se percibe a sí misma como una víctima.

El Triángulo Dramático de Karpman tampoco está destinado a abarcar desacuerdos o discusiones saludables, solo un comportamiento excesivo y destructivo que es dañino para los participantes.

El Triángulo de Karpman se compone de tres puntos con tres actores respectivos: El Perseguidor, la Víctima y el Rescatador.

el perseguidor

El Perseguidor es la persona que se cree que es el villano.

Se puede percibir que esta persona está echando la culpa a la Víctima. Pueden estar enojados y opresivos, controladores, rígidos, demasiado críticos, pesimistas o rígidos.

Pueden ser engreídos, sentir que son superiores a la Víctima, o trabajar para hacer que la Víctima se sienta como si fueran menos que el Perseguidor.

Sus motivaciones pueden o no ser claras. Puede ser tan simple como aprovecharse y utilizar a otra persona o puede tratarse de algún otro problema más profundo en el trabajo.

La víctima

La Víctima se percibe a sí misma como perdida sin remedio y sin poder hacer nada, completamente impotente para promulgar cualquier cambio significativo para sí misma por su propia cuenta.

Se revolcan en la autocompasión y rechazan cualquier intento de ayudarse a levantarse o tomar decisiones. A menudo huyen de sus problemas en lugar de buscar formas de abordarlos.

Pueden sentirse avergonzados e impotentes, convenciéndose de que no tienen los medios o la capacidad para resolver sus problemas, mientras que al mismo tiempo no hacen nada para intentarlo.

La Víctima que actualmente no está siendo perseguida puede buscar un Perseguidor y un Rescatador para continuar con su propio ciclo de autocompasión.

el salvador

El Salvador no es una persona buena o noble en el Triángulo de Karpman. El Salvador es un facilitador.

Ofrecen la percepción de querer ayudar salvando a la Víctima de sus propias malas decisiones o inacción.

Este es a menudo un mecanismo de autodefensa que les permite evitar sus propios problemas mientras se convencen de que están progresando al salvar a la Víctima del Perseguidor.

También pueden estar buscando crédito social al ser un Salvador y un ayudante. Esto se disfraza como preocupación por el bienestar de la Víctima, pero sirve para permitir su comportamiento de autocompasión, ya que le da permiso a la Víctima para fallar y no la responsabiliza por sus propias elecciones y su vida.

El triángulo de Karpman en acción

No todos los conflictos darán como resultado la formación de un Triángulo Dramático, pero un triángulo puede desarrollarse cuando alguien asume el papel de Víctima o Perseguidor.

La Víctima o el Perseguidor entonces intentarán involucrar a otras personas en el conflicto. Si es un Perseguidor, buscará una Víctima. Si es una Víctima, pueden buscar un Perseguidor (si no está presente) y un Rescatador.

Estos roles no son estáticos y cambiarán a lo largo del drama.

No es inusual que la Víctima se vuelva contra el Salvador, lo que le permite a la Víctima percibir al Salvador como otro Perseguidor y perpetuar su ciclo de auto-victimización.

Los diferentes participantes suelen pasar de un rol a otro, aunque cada persona normalmente tendrá un rol predominante en el que a menudo se encuentra.

El Dr. Karpman creía que este papel se formula en el desarrollo de la primera infancia dentro de la dinámica familiar.

Cada persona en el Triángulo Dramático obtiene algún tipo de satisfacción poco saludable de su interacción.

A veces, la codependencia puede desempeñar un papel entre el Salvador y la Víctima.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Liberarse del triángulo dramático

Una persona puede liberarse del ciclo del Triángulo Dramático al comprender que se está involucrando, en qué rol encaja, por qué está participando y qué pasos puede tomar para cambiar su percepción y acciones en esta dinámica.

No todos los conflictos son dañinos e insalubres. Las personas tendrán desacuerdos, discutirán, necesitarán ayuda y necesitarán ayuda de vez en cuando.

Los problemas surgen cuando estas cosas se hacen a un nivel insalubre o destructivo.

¿Te encuentras involucrado en el drama regularmente? Considere los conflictos en los que ha estado involucrado con otras personas o situaciones de la vida.

Hay momentos en que el Perseguidor es en realidad una circunstancia externa en lugar de una persona.

Como ejemplo, una persona puede perder su trabajo, por cualquier motivo, y asumir el papel de Víctima como si el universo estuviera alineado contra él, dándose permiso para revolcarse en la autocompasión.

Pueden culpar a su jefe por ser despedido cuando fueron sus propios errores los que provocaron su despido.

como el perseguidor

El Perseguidor, como persona, a menudo busca culpar a cualquiera ya todo lo que no sea él mismo por sus desgracias y problemas.

Llega un momento en que uno necesita detenerse y preguntarse si no son ellos, en realidad, la razón de sus propios fracasos y desgracias.

Tendrán que dejar de buscar a alguien más a quien culpar por su infelicidad, desgracia o problemas y buscar formas más saludables de lidiar con su estrés.

como el salvador

El Rescatador busca constantemente salvar a otras personas a costa de su salud mental y bienestar.

Pueden sentir que todo saldrá mal si de alguna manera no están involucrados, ignorando por completo el hecho de que las cosas seguirán adelante con o sin ellos.

El Salvador puede sacrificar mucho, hasta el punto de causarle daño o problemas en su vida, para tratar de salvar a la Víctima de sí mismo.

El individuo que se encuentra en un rol de Rescatador a menudo necesita explorar la construcción de límites saludables y aprender que no puede salvar el mundo y que martirizarse a sí mismo no es un esfuerzo noble.

como la victima

La Víctima prospera al sentir que no tiene control en la vida. Les encanta sentir que están completamente fuera de control, que las cosas simplemente les suceden independientemente de las acciones que tomen.

Sí, ciertamente hay momentos en que la vida nos dará una mala mano y solo tenemos que sufrir lo que nos viene.

Pero, la mayoría de las veces, hay acciones que podemos tomar para aliviar los golpes, asumir la responsabilidad de nuestra propia vida y felicidad, y continuar construyendo el tipo de vida que queremos.

Una transición a la dinámica de empoderamiento (TED)

En 2009, David Emerald publicó un libro titulado “El poder de TED* (*La dinámica de empoderamiento)”.

El libro de Emerald buscaba capacitar a las personas para escapar de este ciclo de conflicto negativo al cambiar cada rol en una dirección más positiva con ideas y comportamientos más saludables.

La Víctima cambia al Creador, el Perseguidor cambia al Desafiador y el Rescatador cambia al Entrenador.

De víctima a creador

El cambio de Víctima a Creador se basa en dos características clave.

1. El Creador debe poder responder a la pregunta: “¿Qué quiero?” y mejorar su capacidad para encontrar un camino hacia su objetivo final.

El cambio de perspectiva le permite al Creador pasar de una mentalidad de insistir en el problema y cómo los afecta a un papel de empoderamiento de ser un pensador orientado a soluciones.

El enfoque en un resultado le devuelve el poder al Creador, permitiéndole encontrar su equilibrio y progresar contra sus problemas.

2. El Creador debe aprender a elegir sus respuestas a los problemas que la vida les presenta.

Todos van a enfrentar dificultades que van desde pequeñas hasta trágicas. Lo único sobre lo que realmente tenemos control es cómo elegimos reaccionar ante ellos.

Ahora bien, eso no es para menospreciar a nadie que sea víctima o sobreviviente de una situación traumática. El objetivo es no caer en la trampa del Victimismo, donde la persona se atrapa a sí misma en un ciclo negativo de cuán indefensa y desesperada es.

El victimismo es una mentalidad de aflicción continua como yo, que no es lo mismo que alguien que fue perjudicado por otra persona o circunstancia.

De perseguidor a retador

El Desafiador es una persona o situación que se impone al Creador. Esto puede no ser una persona. Podría ser un problema de salud o una circunstancia externa que se impone al Creador independientemente de sus elecciones.

Como persona, un Challenger puede ser una influencia negativa o positiva. La diferencia estará en las motivaciones del Challenger.

Una persona negativa en el papel de Desafiador puede tratar de mantener y establecer el control sobre el Creador.

A menudo lo hacen por razones egoístas, para evitar ser ellos mismos una víctima, o porque están trasladando sus propios problemas al Creador.

Una persona positiva en el papel de Desafiador puede ayudar a crear nuevas oportunidades y fomentar el crecimiento de un Creador al desafiarlo de maneras que no sean destructivas.

Una persona altruista en un papel de Challenger puede proporcionar una motivación significativa que inspirará al Creador a mayores alturas.

De socorrista a entrenador

La diferencia entre un Rescatador y un Entrenador está en su relación con la Víctima o el Creador.

El Entrenador entiende que no tiene poder real para arreglar a nadie más que a sí mismo. Trazan límites saludables, pueden proporcionar motivación y orientación, pero no se esfuerzan por cargar con el peso emocional de las batallas del Creador.

Mantendrán límites saludables y no se dejarán enredar en el conflicto que está ocurriendo entre el Creador y el Desafiador.

Hacer cambios significativos en las relaciones personales

La capacidad de tener y mantener relaciones personales sanas con otras personas se basa en la comprensión de uno mismo.

Uno debe entender por qué están haciendo las cosas que están haciendo, por qué sienten las cosas que sienten, si esperan desbloquear su potencial y crecer como personas.

Casi todo el mundo quiere una vida feliz y pacífica. Para tener una vida feliz y pacífica, uno debe poder tener conflictos y resoluciones saludables.

Todos los experimentarán, y todos pueden mejorar su capacidad para relacionarse con el mundo y lograr sus objetivos personales.

Abrazar el deseo de mejorar uno mismo y trabajar para mejorar nos ayuda a alcanzar nuestra felicidad y paz mental.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo escapar del triángulo dramático de Karpman

El triángulo dramático de Karpman es un concepto que describe los patrones de comportamiento disfuncionales que se dan en las relaciones interpersonales en las que hay un rol de víctima, perseguidor y salvador. Si no se identifica y se aborda, puede perpetuarse y tener consecuencias negativas en la salud emocional y mental de las personas involucradas. Aquí te presentamos algunas estrategias para escapar del triángulo dramático.

Identifica tu rol

Lo primero que tienes que hacer es empezar a reconocer en qué lugar del triángulo te encuentras. ¿Te sientes víctima de una situación o de alguien más? ¿Estás asumiendo el papel de salvador de alguien más? ¿Estás tratando de controlar o castigar a alguien más? Identificar tu rol es importante para poder salir de la dinámica y tomar responsabilidad por tu propia vida.

Comunica tus necesidades

Si te encuentras en el rol de víctima, es importante que empieces a comunicar tus necesidades de forma clara y directa. Si evitas la comunicación abierta, es probable que el problema se perpetúe. En el caso de los roles de perseguidor o salvador, es importante tener una comunicación empática y de escucha activa con la otra persona para entender sus necesidades y buscar soluciones efectivas.

Redefine tu relación

Si has identificado que tienes una relación disfuncional con una persona específica, es importante que empieces a modificar los patrones que se dan. Siempre es posible tomar la iniciativa y proponer cambios en la relación, establecer límites y nuevas formas de interacción que sean más saludables para ambas partes.

Busca ayuda profesional

Si te encuentras en una dinámica difícil y no sabes cómo salir de ella, es importante que busques ayuda profesional. Un terapeuta o psicólogo te podrá ayudar a identificar los patrones disfuncionales en la relación, a descubrir tus necesidades emocionales y a desarrollar estrategias concretas para mejorar la calidad de tus relaciones interpersonales.

Conclusión:

Salir del triángulo dramático de Karpman no es fácil, requiere de compromiso y constancia para identificar y modificar patrones disfuncionales. Sin embargo, es posible liberarse de estas dinámicas y establecer relaciones más saludables y satisfactorias. El primer paso siempre es reconocer tu rol y buscar la ayuda necesaria para procesar emociones difíciles y tomar decisiones conscientes.

Deja un comentario