Cómo evitar convertirte en lo que odias: 7 consejos altamente efectivos

¿Alguna vez has sentido que te estás convirtiendo en alguien que detestas? Ya sea que estés pasando por un momento difícil o simplemente estés lidiando con tus propios demonios internos, es importante recordar que siempre hay una salida. En este artículo, te presentaremos 7 consejos altamente efectivos que te ayudarán a evitar convertirte en lo que odias. ¡No te lo pierdas!

Divulgación: esta página contiene enlaces de afiliados para seleccionar socios. Recibimos una comisión si elige realizar una compra después de hacer clic en ellos.

Habla con un terapeuta acreditado y experimentado para que te ayude si te preocupa convertirte en lo que odias. Simplemente haga clic aquí para conectarse con uno a través de BetterHelp.com.

A menos que seas un monje o una monja con una capacidad extraordinaria para la compasión, el perdón y la comprensión, es probable que haya varias cosas que desprecies.

Algunos de ellos pueden ser tangibles, como la textura de las claras de huevo líquidas en la boca. Otros son rasgos y comportamientos que exhiben otras personas, cosas que te devastaría encarnar a ti mismo.

Por ejemplo, un joven con tendencias políticas muy izquierdistas puede despreciar las ideas y conductas conservadoras de sus padres o abuelos. Y viceversa, para el caso.

Ciertos comportamientos también pueden ser desagradables, desde la condescendencia y la arrogancia hasta los chismes y las críticas.

Entonces, ¿qué sucede cuando te sorprendes diciendo o haciendo algo que siempre has despreciado?

¿Escuchaste una frase salir de tu boca y te horrorizaste al darte cuenta de que sonabas como tu padre?

¿O tal vez, en una situación particular, sintió una ola de emoción y se preocupó de que estaba siendo tan arrogante, crítico o incluso racista como alguien a quien odiaba en el pasado?

Si es así, no estás solo. Estos son sucesos comunes con los que la mayoría de las personas se enfrentarán en algún momento de su vida.

Veamos de dónde pueden surgir estas reacciones o aversiones y cómo frenarlas.

¿Qué es exactamente lo que odias?

El autoanálisis es fundamental para el crecimiento personal, y esta situación no es diferente.

Cuando se trata de analizar por qué tiene pensamientos apetitivos o aversivos, es crucial volver al origen de estas preferencias y aversiones. Sé honesto contigo mismo acerca de por qué detestas las cosas que haces, incluso si eso significa enfrentar algunas verdades brutales.

Además, es esencial diferenciar entre odiar algo específicamente y despreciarlo por una persona que sentías que encarnaba algo integral.

Digamos que te criaron en un hogar religioso muy estricto. Uno de los principios centrales de la fe en la que creciste fue no juzgar a los demás. Sin embargo, todos los que te rodean pueden haber considerado horriblemente a los demás por no seguir la misma religión. Es posible que hayas sido muy consciente de ese tipo de hipocresía y lo detestas, pero ahora, años después, te encuentras exhibiendo una actitud crítica similar hacia los demás.

Además, es fundamental reconocer si te sientes negativo hacia algo debido a un trauma que experimentaste.

Tomemos, por ejemplo, a una persona que amaba una religión en la que se crió pero fue abusada por alguien en una posición de poder en su comunidad de fe. Pueden desarrollar un odio por su religión porque está directamente asociada con su abusador.

Este tipo de situación puede ser insoportable, ya que la persona traumatizada termina perdiendo un sistema de apoyo que significa mucho para ella. Estarán llenos de emociones que van desde la ira y la traición hasta el dolor por la pérdida. Todos esos sentimientos juntos pueden manifestarse como «odio» cuando, de hecho, es una vorágine de una docena de traumas diferentes para superar.

Sea muy específico acerca de sus emociones y lo que las causó.

Escribe con precisión lo que sientes acerca de absolutamente todo. Comience desde el principio, por ejemplo, cuando se dio cuenta por primera vez de la hipocresía y el juicio que tanto le desagradaban. Toma nota de cómo te hizo sentir, tanto acerca de ti mismo como de las personas que escuchaste ser tan críticas (e hipócritas).

Luego, determina qué te hizo comportarte de manera crítica con otra persona. ¿Hubo algún detonante en particular que lo detonó? ¿Se sintió moralmente superior en ese momento? ¿O hubo un deseo sincero de “ayudar” a la otra persona porque pensó que podría sacarla de su situación actual?

Puede descubrir que sus acciones están arraigadas en el miedo porque está teniendo una crisis de fe y está proyectando sus dificultades en los demás.

O tal vez siente una inmensa compasión por las consecuencias de las acciones de esta persona y hay un deseo sincero de ayudar a mejorar las cosas para esa persona. Simplemente no sabes cómo hacerlo, así que tu primer instinto es juzgar y condenar.

Una vez que descubras de dónde vienen estos pensamientos y sentimientos, tendrás una idea más clara de cómo manejarlos y revertirlos.

¿Quién te dice que te estás convirtiendo en lo que odias?

Mientras haces este tipo de introspección introspectiva, ten en cuenta de dónde vienen las acusaciones de ser lo que odias.

¿Es esto una auto-observación? Por ejemplo, ¿notaste que dijiste o hiciste algo que sinceramente te desagrada de otras personas? ¿O es un compañero o un hermano quien te dice que te estás volviendo como tu padre?

Si es tu observación, eso muestra una inmensa cantidad de conciencia personal y deseo de crecimiento personal, y eso es increíble de tu parte. Por el contrario, si es un compañero o un hermano quien te dice eso, examina sus motivaciones para hacerlo.

Por un lado, pueden sentirse heridos y confundidos al escucharte decir (o verte hacer) algo que odiabas y temías cuando eras pequeño. Por otro lado, al decirte que te estás comportando de una manera que saben que no te gusta, podrían estar tratando de controlar tu comportamiento.

Algunas personas tratan de manipular a otros para que actúen de cierta manera avergonzándolos para que lo hagan.

“Lo que resistes persiste.”

O, dicho de otro modo, tendemos a caer en la dirección hacia la que nos inclinamos. Si sientes mucho desprecio por las personas frías y distantes, es posible que te obsesiones con ese tipo de comportamiento. Entonces, cuando estás en una posición en la que estás tratando con otras personas, puedes estar tan absorto en tus pensamientos que terminas siendo frío y distante con ellos.

Sin siquiera tener la intención de hacerlo, has caído en los mismos patrones de comportamiento que no te han gustado.

Del mismo modo, algunas personas pueden encontrarse haciéndose eco de las mismas críticas hacia otros que se les infligieron en el pasado.

Digamos que una mujer creció en un entorno donde se comentaba regularmente el peso y la apariencia de otras personas. Podría rebelarse contra este tipo de comportamiento crítico y convertirse en una firme luchadora por una imagen corporal positiva. Entonces, un día, se encuentra con alguien que no ha visto en años, y su primera respuesta es pensar que se han “dejado llevar” y ganado mucho peso.

Instantáneamente se horroriza por su respuesta, especialmente porque le recuerda las mismas cosas con las que creció y contra las que se rebeló. Eso no significa que sea una mala persona, sino que aquello con lo que fue criada se convirtió en parte de su charla mental subconsciente.

Si experimentas algo como esto, sé amable contigo mismo y con la persona a la que estás juzgando. En ese momento, reconozca que sí, este fue un pensamiento que vino espontáneamente, pero lo va a dejar ir con compasión y perdón a sí mismo. Luego dile algo positivo a la persona a la que juzgaste mentalmente. Hágales saber lo maravilloso que es verlos, elogie algo que estén usando, brinde sus mejores deseos a su familia.

No le des fuerza a este comportamiento insistiendo en el lapsus. Solo reconócelo como una oportunidad para superarte y seguir adelante.

El eco genético es real pero puede ser alterado.

El eco genético en este sentido se centra más en los rasgos físicos que en los emocionales. No se equivoque, ambos son difíciles de manejar.

Es increíblemente frustrante cuando y si ves manierismos en ti mismo que viste en una persona que despreciaste. Por ejemplo, si creciste con padres horribles y abusivos, pero ahora escuchas un eco de la risa de tu madre en tu risa, o te ves a ti mismo en el escaparate de una tienda y te estremeces porque caminas como lo hizo tu padre.

Algunos rasgos genéticos se van a manifestar en nuestra apariencia y comportamiento simplemente porque están codificados en nosotros. Pero eso no significa que no se puedan cambiar con un poco de fuerza de voluntad y diligencia.

Llegar a un acuerdo con su eco genético es enorme, y una vez que lo posee, puede cambiarlo.

Usemos los dos ejemplos mencionados anteriormente. Si no te gusta cómo suenas cuando te ríes, puedes entrenarte para reírte de otra manera. Lo mismo con la forma de caminar; Sea consciente de cambiar su postura y su forma de andar natural. Solo se necesitan unas pocas semanas para cambiar un comportamiento arraigado, e incluso una diferencia sutil lo liberará del patrón en el que está nervioso por estar encerrado.

Lo mismo ocurre con tu apariencia. Siempre puedes cambiar el color de tu cabello (incluso el color de tus ojos con lentes de contacto, si lo deseas), afeitarte la cabeza o hacerte una cirugía plástica si quieres ir a medidas largas.

Cuando se trata de ecos genéticos, estos también pueden influir en los rasgos y preferencias de la personalidad. Algo así como si no te gustara el cilantro pero te encantaran las aceitunas (al igual que tu abuela), o te inclinarías naturalmente hacia géneros de entretenimiento, aromas e incluso estilos y tonos de ropa específicos.

Algunas personas encarnan patrones de comportamiento familiares que desprecian a través de la predisposición genética, mientras que otros lo hacen debido a los traumas que experimentaron. Por ejemplo, una persona que quedó devastada al descubrir que uno de sus padres engañó al otro puede llegar a engañar a su cónyuge.

La cuestión es que estas acciones son decisiones conscientes, no inevitables. Claro, nuestros genes influyen en muchas cosas, y los traumas específicos pueden empujarnos a repetir ciclos no saludables. Aún así, la gran mayoría de nuestros comportamientos, especialmente en la edad adulta, se eligen conscientemente.

Como resultado, puedes tomar las decisiones que quieras para romper estos ciclos y evitar que te conviertas en lo que desprecias.

Perdona y deja ir el odio.

Esto puede sonar trillado, pero una de las mejores formas de evitar convertirte en lo que odias es no llevar el odio dentro de tu corazón. Puede burlarse de eso o descartarlo como parte de una mentalidad de «solo buenas vibraciones», pero eso está lejos de la verdad.

Cuando examinamos los malos comportamientos de otras personas, podemos desentrañar esas acciones para descubrir de dónde provienen en primer lugar. Los comportamientos reprensibles que puede haber visto en sus amigos, amantes y familiares pueden ser el resultado de siglos de trauma generacional. Se comportan como lo hacen porque están profundamente heridos, no simplemente porque son idiotas.

Una persona podría haber crecido desanimada y deprimida debido al cinismo de sus padres y la ira general hacia el mundo. A su vez, deciden que van a hacer todo lo que esté a su alcance para no acabar así. Pero luego, las circunstancias de la vida los golpean y rompen sus corazones, y un día, se despiertan y descubren que son personas cínicas y enojadas que se quejan literalmente de todo. Se han convertido en la misma persona que despreciaban cuando eran niños.

La buena noticia es que esta conciencia brinda la oportunidad de que ocurra un cambio real. En esos momentos de autoconciencia, existe la posibilidad de tomar medidas para cambiar la perspectiva y el comportamiento. Incluso el ajuste más pequeño puede resultar en diferencias genuinas y duraderas.

Tome notas y haga pequeños cambios día a día.

Mantenga un diario al lado de su cama y reserve media hora para escribir en él todas las noches.

En él, escribe las cosas que sucedieron de las que no estabas orgulloso, así como las pequeñas victorias que experimentaste. Si pudiera trascender o cambiar un comportamiento que le disgusta inmensamente, entonces tómese el tiempo para reconocer cuán enorme es eso. ¡Ese es un cambio masivo hacia ser la persona que quieres ser y de la que vale la pena estar orgulloso!

Por el contrario, si hiciste algo que te hizo sentir vergüenza, trata de perdonarte por el desliz. Todavía estás creciendo y evolucionando, y pasos en falso como estos son grandes oportunidades para que lo hagas mejor. Cada día te ofrece una nueva oportunidad para aprender a convertirte en la mejor versión de ti mismo.

Si sientes una ola de ira hacia alguien en tu pasado a quien desprecias y no quieres actuar o parecerte, respira hondo unas cuantas veces. Luego imagínalos mentalmente y di (ya sea en voz alta o para ti mismo): “Te perdono y te deseo felicidad”.

Es posible que se sorprenda al ver cómo su profundo odio puede disiparse cuando se enfoca en el perdón y la bondad en lugar de aferrarse al dolor y al resentimiento.

Intenta dejar de lado el odio y, en lugar de una reacción violenta e instintiva cada vez que te opongas a algo, da un sutil paso al costado para cambiar de dirección. Vea esto como mover el volante suavemente para evitar algo en el camino. Una acción suave lo ayudará a prevenirlo, pero un movimiento brusco brusco probablemente lo estrellará contra un árbol (o empujará a otra persona contra él).

Estos suaves reajustes te ayudarán a alinearte mejor en tu camino, y puedes dar un paso atrás conscientemente cada vez que te encuentres desviándote.

Todos somos capaces de una gran bondad y crueldad, pero esos ajustes conscientes asegurarán que tomes el primer camino en lugar del segundo.

Algunas reflexiones finales:

Hay un adagio en los círculos de terapia que dice que si estás preguntando si has perdido la cabeza, no es así. Son las personas que están convencidas de que están perfectamente cuerdas y bien equilibradas las que no lo están.

Del mismo modo, aquellos que se pintan a sí mismos como justos, nobles, morales y «despertados» tienden a ser polos opuestos.

¿Por qué mencionamos esto? Simplemente porque si te preocupa convertirte en lo que odias, entonces las posibilidades de que lo hagas son escasas. Ya tienes aversión a este tipo de cosas, por lo que estarás muy atento a no repetirlas o encarnarlas tú mismo.

Es como una persona que es testigo de la crueldad animal y se convierte en un vegano diligente que dirige un santuario. Esa persona puede estar aterrorizada de abusar de un animal, pero sus acciones diarias y elecciones de vida aseguran que nunca lo harán.

No tienes que preocuparte por convertirte en lo que odias porque eres consciente de tus acciones, palabras y tomas medidas regulares para mantenerte en línea. Este tipo de conciencia simple asegurará que no te conviertas en lo que ellos son.

Con suerte, eso te ayudará a tener un poco de paz a medida que avanzas en este viaje.

¿Todavía no estás seguro de cómo no convertirte en lo que odias? Habla hoy con un terapeuta que pueda guiarte a través del proceso de entrar y permanecer en un camino diferente y mejor. Simplemente haga clic aquí para conectarse con uno de los terapeutas experimentados en BetterHelp.com.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Cómo evitar convertirte en lo que odias: 7 consejos altamente efectivos

Consejos para evitar convertirte en lo que odias

A todos nos ha pasado alguna vez que nos damos cuenta de que estamos actuando como la persona que detestamos. Es algo que puede pasarnos sin que nos demos cuenta, pero existen ciertos consejos que te pueden ayudar a evitarlo. A continuación, te presentamos 7 consejos altamente efectivos:

1. Sé consciente de tus comportamientos

La mayoría de las veces actuamos impulsivamente, sin reflexionar sobre las consecuencias de nuestros actos. Por eso es importante que te tomes unos minutos para pensar antes de actuar. Identifica qué comportamientos son los que te disgustan de los demás y asegúrate de no cometerlos tú mismo.

2. Escucha a los demás

Si quieres evitar convertirte en lo que odias, debes aprender a escuchar a los demás. Esto significa estar abierto a las opiniones y perspectivas de otros, incluso si no estás de acuerdo con ellos. Escuchar a los demás te ayudará a desarrollar un sentido de empatía que te permitirá ser más tolerante y comprensivo con los demás.

3. No juzgues a los demás

Si quieres evitar convertirte en lo que odias, debes dejar de juzgar a los demás. A menudo juzgamos a los demás sin saber nada sobre sus vidas o sus situaciones, lo cual puede hacer que tengamos una imagen errónea de quiénes son realmente. En lugar de juzgar, intenta entender y empatizar con los demás.

4. Intenta siempre ser amable

La amabilidad es una de las formas más efectivas de evitar convertirte en lo que odias. Si intentas ser amable en todo momento, es menos probable que te encuentres actuando de manera desagradable y menospreciando a los demás. Intenta siempre poner en práctica el dicho «trata a los demás como te gustaría ser tratado».

5. Practica la gratitud

El odio y la desaprobación son emociones negativas que pueden llevar a comportamientos poco saludables. En lugar de centrarte en lo que no te gusta, intenta centrarte en las cosas por las que estás agradecido. Practicar la gratitud te hará sentir más positivo y te ayudará a evitar la negatividad.

6. Aprende a perdonar

El rencor y el resentimiento son emociones negativas que pueden llevarte a comportarte de manera desagradable. En lugar de aferrarte a esos sentimientos, trata de aprender a perdonar a los demás. El perdón te ayudará a dejar atrás sentimientos negativos y te permitirá ser más compasivo y tolerante.

7. Crea una rutina de meditación o mindfulness

La meditación y el mindfulness son formas efectivas de controlar tus emociones y evitar respuestas impulsivas. Si practicas la meditación o el mindfulness regularmente, serás más consciente de tus emociones y podrás evitar reacciones impulsivas que te lleven a comportarte como la persona que odias.

  1. Sé consciente de tus comportamientos
  2. Escucha a los demás
  3. No juzgues a los demás
  4. Intenta siempre ser amable
  5. Practica la gratitud
  6. Aprende a perdonar
  7. Crea una rutina de meditación o mindfulness

Si sigues estos consejos, tendrás más probabilidades de evitar convertirte en lo que odias. Recuerda que siempre es importante trabajar en ser la mejor versión de ti mismo y hacer un esfuerzo consciente por mejorar tu comportamiento.


Deja un comentario