Cómo evitar forzar una amistad

¿Alguna vez te has sentido obligado a mantener una amistad que ya no te aporta nada positivo? ¿Te sientes forzado a aceptar planes y salir con personas que ya no te interesan? No te preocupes, mantener una amistad no tiene que ser una tarea difícil y tediosa. En este artículo te enseñaremos cómo evitar forzar una amistad y cómo liberarte de aquellas personas tóxicas que solo te hacen perder tiempo y energía.

“Tengo un amigo al que realmente no me siento cercano. Es una amistad sin sentido porque no tenemos mucho de qué hablar. No tenemos una conexión real. Pero conozco a esta persona desde hace mucho tiempo y me siento reacio a sacarla de mi vida. ¿Cómo sabes cuándo renunciar a una amistad?

Si tienes un amigo al que ves solo porque sientes que es tu deber o porque te sientes culpable si no te mantienes en contacto con él, estás en una amistad forzada.

Por ejemplo:

  • Se siente obligado a llamar o salir con un ex colega regularmente porque solían ser buenos amigos en el trabajo, a pesar de que dejó la empresa hace dos años.
  • Te sientes obligado a salir a cenar con tu viejo amigo de la escuela secundaria cada vez que están en la misma ciudad, aunque hoy en día no tienen mucho en común.

O puede que estés del otro lado de una amistad forzada. Tal vez estés tratando de agradar a alguien más, pero en el fondo sospechas que no se está esforzando mucho. Tal vez te preguntes: “¿Solo me ven por lástima? ¿Es esto solo una amistad por obligación?

anuncios

En esta guía, aprenderá cómo desarrollar amistades más equilibradas y mutuamente satisfactorias.

1. Permítales iniciar conversaciones y hacer planes

Si siempre dedicas mucho más tiempo y esfuerzo que tu amigo, es posible que estés forzando la amistad. Es posible que haya notado que siempre está tomando la iniciativa al iniciar conversaciones y hacer planes.

Si tu amigo es tímido o socialmente ansioso, es posible que se muestre reacio a comunicarse porque no está seguro de qué decir o porque no quiere ser una molestia. O pueden valorar que aún tengas poco o ningún tiempo para socializar. Por ejemplo, pueden estar en medio de un curso universitario exigente o ajustándose a la vida como padres primerizos.

Pero como regla general, alguien que quiera ser tu amigo querrá hablar contigo y pasar tiempo contigo.

Si eres la única persona que impulsa la amistad, da un paso atrás. Envíales mensajes de vez en cuando para hacerles saber que estás pensando en ellos, pero no te hagas responsable de hacer los arreglos. Dile a tu amigo que si quiere pasar el rato, estarás feliz de verlo. Si su amistad es sana y equilibrada, harán un esfuerzo.

anuncios

2. Tómate tu tiempo para conocer a alguien

Si estás demasiado desesperado por convertir a alguien de un conocido en un amigo cercano, es posible que parezcas demasiado ansioso. La otra persona también podría sentir que estás forzando la amistad.

Es natural estar emocionado cuando conoces a un nuevo amigo potencial, pero las investigaciones muestran que se necesitan alrededor de 50 horas para formar un vínculo estrecho.[1] Trate de ser paciente y permita que la amistad se desarrolle naturalmente.

Nuestra guía sobre cómo pasar de «hola» a pasar el rato contiene consejos sobre cómo entablar una amistad.

3. Aprende a ser feliz en tu propia compañía

Si mantienes una amistad forzada porque te sientes solo, aprende a disfrutar de tu propia compañía. Cuando puedes estar contento contigo mismo, es menos probable que termines en relaciones forzadas o poco saludables.

Tú podrías:

  • Toma un nuevo pasatiempo
  • Aprende una nueva habilidad o estudia para obtener un título
  • Pruebe la meditación, las prácticas de atención plena o dedique tiempo al desarrollo espiritual.
  • Hacer un viaje o vacaciones solo

Si tiene dificultades con la autoaceptación, nuestro artículo sobre cómo desarrollar la autoestima como adulto puede ser de ayuda.

4. Deje que las personas resuelvan sus propios problemas

A veces, nos sentimos obligados a seguir siendo amigos de alguien porque siempre parece necesitar ayuda. Por ejemplo, si conoces a alguien que siempre tiene problemas de pareja o sigue perdiendo su trabajo, puede ser tentador desempeñar el papel de terapeuta.

Pero con el tiempo, es posible que te vuelvas resentido y solo les hables porque crees que te necesitan. O pueden permanecer en contacto contigo solo porque les facilitas la vida. Cuando dejas en claro que no los rescatarás cada vez que necesiten ayuda, es posible que descubras que la amistad ha terminado.

Si te preocupas profundamente por la otra persona, puedes orientarla hacia profesionales y servicios que la ayudarán. Por ejemplo, si a menudo se quejan de su caótica vida amorosa, sugiérales que vean a un consejero o que lean juntos libros de autoayuda sobre relaciones. Pero no puedes obligar a alguien a cambiar, y si sus problemas comienzan a agotarte, puede ser hora de reducir el tiempo que pasan juntos.

5. Establece límites firmes

“Necesito aprender a arreglar una amistad forzada cuando me gusta la otra persona pero no quiero pasar mucho tiempo con ella. Me siento tan incómoda cuando alguien quiere pasar el rato y prefiero hacer otra cosa”.

Si tiendes a seguir los planes a pesar de que preferirías estar haciendo otra cosa, es posible que termines pasando tiempo con las personas por un sentido de obligación. O si permite que alguien confíe en usted, puede tener la impresión de que son amigos, incluso si prefiere mantener la distancia.

Con el tiempo, es posible que te quedes atrapado en una amistad forzada. Esto se puede prevenir si practica establecer límites y dejar claras sus preferencias.

Por ejemplo:

  • “Gracias por pensar en mí, pero estoy muy ocupado estos días y no tengo mucho tiempo para socializar”.
  • «Me halaga que sientas que puedes confiar en mí, pero no creo que sea la mejor persona para preguntar».

Consulte nuestro artículo sobre cómo dejar de ser un felpudo para obtener más consejos sobre cómo establecer límites y decir «no».

6. Acepta que no gustarás a todo el mundo

A veces parece que dos personas deberían ser amigos en el papel, pero cuando pasan el rato, simplemente no se conectan. En estas situaciones, no importa cuánto tiempo pases con la otra persona, es poco probable que alguna vez sean compatibles como amigos.

Si has intentado salir con alguien dos o tres veces y no sientes una conexión, sigue adelante. No te quedes y trata de ganarte su amistad.

También te puede interesar comprobar si hay señales de que no le agradas a la gente.

7. Mantén tus expectativas realistas

Algunas amistades funcionan bien en un entorno específico, pero no en otros. Por ejemplo, puede pasar un buen rato con alguien cuando pasan tiempo juntos haciendo un pasatiempo compartido, pero en otros entornos, la amistad se siente forzada. Está bien tener “amigos escaladores”, “amigos del club de lectura” y “amigos del trabajo”.

Disfruta cada amistad por lo que te puede ofrecer. Si alguien solo quiere pasar el rato en un lugar, no lo presiones para que pase más tiempo contigo.

8. Conoce los signos de una amistad enfermiza

“No sé cuándo renunciar a una amistad. ¿Cuáles son los signos a tener en cuenta?

Aquí hay algunos indicadores de que es hora de alejarse de una amistad:

  • A menudo te sientes negativo o cansado después de salir con tu amigo.
  • Das apoyo y ayuda a tu amigo y no obtienes nada a cambio.
  • Tus conversaciones a menudo se sienten incómodas.
  • Siempre tienes que ser tú quien haga planes
  • Usted o su amigo han cambiado (por ejemplo, en términos de opiniones políticas o elecciones de estilo de vida) y sus diferencias están causando fricciones.
  • Siempre tienes que ser tú quien inicie el contacto
  • No les importan los eventos que son importantes para ti.

Esta lista de señales de que estás en una amistad tóxica también podría ayudar.

Si el comportamiento de tu amigo te molesta, tienes varias opciones.

Puedes intentar hablar con tu amigo. Explique cómo se siente y pídales que cambien. Por ejemplo, si usted es siempre el que inicia los planes, puede pedirles que tomen la iniciativa al menos ocasionalmente cuando se trata de reunirse. Esto puede funcionar si ambos están involucrados en la amistad. Sin embargo, no está garantizado que funcione; tu amigo puede ponerse a la defensiva.

Alternativamente, intente alejarse de la amistad y amplíe su círculo social. Mantente en contacto con tu amigo, pero concéntrate en conocer gente nueva. Si tu viejo amigo elige volver a tu vida, eso es una ventaja.

Finalmente, si alguien se ha vuelto abusivo, está bien cortarlo por completo. Por ejemplo, si han sido abiertamente agresivos, puede ser mejor bloquearlos y negarse a participar. Dejar a los amigos puede ser difícil, pero en ocasiones es necesario por el bien de tu salud mental.

9. Sepa que las amistades forzadas le cuestan tiempo

Las amistades sin sentido tienen un costo. En lugar de salir con personas que no te agradan, podrías invertir ese tiempo en hacer nuevos amigos que enriquecerán tu vida. La mayoría de nosotros no tenemos mucho tiempo libre para socializar, especialmente a medida que envejecemos, así que trata de priorizar las amistades que te hacen feliz.

También puede ser útil recordar que al pasar menos tiempo con amigos con los que solo habla desde un lugar de culpa u obligación, los está liberando para encontrar amigos que realmente quieran y les guste su compañía. Sume las horas que ha pasado recientemente en una amistad forzada; puede ser una prueba útil de la realidad.

Mostrar referencias +

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo evitar forzar una amistad

¿Por qué es importante evitar forzar una amistad?

Las relaciones humanas son muy importantes en nuestras vidas. Sin embargo, a veces nos sentimos obligados a forzar una amistad con alguien que no nos atrae o con quien no tenemos una conexión auténtica. Esto puede generar estrés y malestar emocional, además de consumir energía y tiempo que podríamos usar para cultivar relaciones más significativas.

Consejos para evitar forzar una amistad

  1. Se honesto contigo mismo: ¿Realmente quieres ser amigo de esa persona o solo te sientes obligado por alguna razón? A veces nos dejamos influir por las expectativas de los demás o por la idea de que «debemos» llevarnos bien con todos. Asegúrate de que realmente sientes afinidad por la otra persona antes de intentar establecer una amistad.
  2. No ignores tus instintos: A veces intuimos que alguien no es de fiar, aunque no tengamos una razón clara para sentirlo. Aprende a confiar en tus instintos y no te fuerces a tener una relación de amistad con alguien si te sientes incómodo o desconfiado.
  3. Busca puntos en común: Si quieres conocer a alguien mejor, puedes intentar encontrar intereses o aficiones que compartan. A través de actividades o conversaciones sobre temas de mutuo interés, pueden llegar a conocerse mejor y a establecer una conexión más genuina.
  4. No te sientas obligado a responder: Si alguien intenta establecer una amistad contigo pero tú no sientes lo mismo, no te sientas obligado a responder a sus llamadas o mensajes. Es importante que respetes tus propios límites y que no te fuerces a tener relaciones que no te hacen sentir bien.
  5. Recurre a la empatía: A veces no entendemos por qué alguien no quiere ser nuestro amigo. Si te sientes rechazado o ignorado por alguien, trata de ponerte en su lugar y pensar en sus razones. No todo tiene que ver contigo, y es posible que la otra persona tenga sus propias razones para no querer establecer una amistad contigo.
  6. Sé amable pero firme: Si tienes que rechazar una oportunidad de amistad con alguien, es importante que lo hagas con amabilidad pero también con firmeza. No te sientas obligado a dar explicaciones detalladas, pero trata de ser claro y directo en tu respuesta.

Conclusión

Forzar una amistad puede generar más problemas que beneficios. Es importante ser honesto contigo mismo, confiar en tus instintos y buscar puntos en común para establecer relaciones auténticas y significativas. Si alguien no quiere ser tu amigo, no te lo tomes como algo personal y busca otras oportunidades para cultivar relaciones que te hagan sentir bien.

Deja un comentario