Cómo hablar con fluidez (si tus palabras no salen bien)

¿Sientes que tus palabras se quedan atrapadas en tu cabeza cuando quieres comunicarte con los demás? ¿Te da vergüenza hablar en público o crees que tu falta de fluidez verbal te hace quedar mal? No te preocupes, no estás solo en esta situación. Hablar con fluidez es una habilidad que se puede desarrollar y en este artículo te daremos algunos consejos prácticos para lograrlo. Descubre cómo superar tus miedos y mejorar tu capacidad para expresarte de manera clara y efectiva.

¿Te cuesta hablar con claridad? ¿Tus palabras salen mal, confusas o sientes que no puedes pensar en palabras cuando hablas?

Si es así, no estás solo. A muchas personas les cuesta mezclar palabras al hablar o que sus palabras salgan mal, especialmente cuando están bajo presión o se sienten inseguras o nerviosas.

Este artículo lo ayudará a aprender más sobre los problemas del habla, incluido cómo superar la ansiedad del habla, convertirse en un mejor orador y comunicarse de manera más clara y efectiva.

anuncios

Ansiedad: una causa común de problemas del habla

Los problemas del habla y la ansiedad social a menudo van de la mano.[1, 2] Estar nervioso y ansioso en situaciones sociales puede dificultar la comunicación fluida y clara. Desafortunadamente, esto puede crear un círculo vicioso, con cada error poniéndote más nervioso y menos fluido.

Estos son algunos problemas comunes del habla relacionados con la ansiedad:[3, 4, 5]

Si puede hablar con fluidez y sin vacilación en conversaciones con amigos cercanos y familiares, pero no en el trabajo, en grupos, en citas o con extraños, es más probable que la causa sea la ansiedad.

En estas interacciones de alta presión, muchas personas experimentan una mayor ansiedad, lo que puede dificultar pensar y hablar con claridad. Según la investigación, el 90 % de las personas experimentarán ansiedad social en algún momento de sus vidas, lo que hace que este sea un problema increíblemente común.[6]

anuncios

Si tiene dificultades para no poder pensar o hablar con claridad, puede usar estos consejos para superar los problemas con el flujo del habla, la tartamudez o la tartamudez. Estas estrategias pueden ayudarlo a reducir su ansiedad y mejorar sus habilidades para hablar. Con la práctica regular, a menudo es posible convertirse en un mejor orador y comunicarse con mayor fluidez y claridad.

1. Relájate y suelta la tensión

Cuando la gente se pone nerviosa, se tensa. Su cuerpo, postura e incluso sus expresiones faciales se vuelven mucho más rígidas y tensas.[4] Al relajar intencionalmente los músculos y encontrar una postura cómoda y relajada, puede reducir su ansiedad y sentirse más seguro.

Use estas habilidades para trabajar en ser menos rígido y tenso con los demás:[5, 7]

  • Relaja tu rostro bostezando, aflojando y abriendo la mandíbula, guiñando los ojos e incluso haciendo muecas. Al igual que los estiramientos mejoran la fuerza y ​​la flexibilidad, estos ejercicios pueden facilitar la expresividad.
  • Ejercicios de respiración también puede ayudarlo a relajarse y soltar la tensión. Una técnica sencilla es la técnica 4-7-8, que consiste en inhalar durante 4 segundos, sostener durante 7 segundos y exhalar durante 8 segundos.
  • Relajación muscular progresiva consiste en tensar un grupo de músculos y sostenerlo durante unos segundos antes de exhalar y relajarlo. Comience con el área de su cuerpo donde tiene más tensión (es decir, sus hombros, cuello, estómago o pecho) y practique contraer y sostener este músculo durante 5 a 10 segundos y luego soltarlo mientras exhala.

2. Practica la atención plena

Si lucha con la ansiedad social, es posible que a menudo piense demasiado en cada interacción. Esto aumenta su ansiedad y lo hace más consciente de sí mismo, lo que dificulta la comunicación abierta y libre.[6] Puedes revertir este hábito nervioso saliendo de tu propia cabeza y enfocándote en algo en el presente.

Esta práctica se llama atención plena e implica cambiar su enfoque lejos de sus pensamientos y se puede hacer de varias maneras. En los estudios, se ha demostrado que los ejercicios de atención plena reducen la ansiedad social y la atención centrada en uno mismo.[8]

Trate de usar la atención plena al:

  • Usar tus 5 sentidos para concentrarte en lo que puedes ver, oír, oler, saborear o tocar
  • Centra toda tu atención en otra persona y en lo que está diciendo.
  • Tarea única al dar toda su energía y atención a una tarea a la vez

3. Imagínate hablando con fluidez

Cuando está nervioso, puede tener una tendencia a preocuparse por todas las formas en que podría avergonzarse en una conversación. Si puede aprender a usar su imaginación de una manera más positiva, es posible reducir los sentimientos de ansiedad. Esto facilita la comunicación de una manera clara y efectiva.

Cuanto más imagine y visualice una conversación positiva, más seguro se sentirá al acercarse a las personas, conversar y tener interacciones. Imaginar superar un bloqueo del habla también puede ayudarlo a sentirse más seguro, incluso si termina tropezando. En estudios, se demostró que las técnicas de visualización positiva ayudan a las personas a reducir su ansiedad al hablar.[9]

Usa tu imaginación para visualizar resultados positivos como:

  • Personas que te dan una ovación de pie después de un discurso o presentación.
  • Alguien sonriendo, asintiendo y muy interesado en lo que tienes que decir.
  • Personas que te dicen que disfrutaron hablar contigo.
  • Tomando a la ligera una palabra que sale mal o confusa

4. Prepárate para una conversación

A veces, la razón por la que puede estar tropezando con las palabras o perdiendo el hilo de una conversación es porque está saltando demasiado rápido. Cuando le da pavor hablar, es posible que desee «acabar de una vez», lo que puede hacer que hable antes de haber pensado realmente en lo que quiere decir. Cuando está apurado y presionado, es más probable que sus palabras salgan mal o mezcladas.

Está bien tomarse un tiempo para calentar una conversación antes de hablar, especialmente si estás muy nervioso. Aquí hay algunas maneras de ganar tiempo y ‘calentarse’ lentamente para una conversación:

  • Saluda a la gente y pregúntales cómo han estado.
  • Haga preguntas que hagan que otras personas hablen de sí mismas.
  • Dedique tiempo a escuchar a otras personas para tener una idea de lo que les interesa discutir antes de iniciar una conversación.
  • Al unirse a una conversación grupal, tómese un tiempo para escuchar para comprender de qué están hablando.

5. Practica leer en voz alta

El habla fluida suele ser el resultado de mucha práctica. Si bien hablar con la gente y tener más conversaciones te brinda esta práctica, también puedes practicar por tu cuenta leyendo en voz alta. Si eres padre, podrías hacer una rutina de leer cuentos a tu hijo. Incluso si está solo, puede practicar la lectura en voz alta para mejorar su habilidad para hablar.

Aquí hay algunos consejos sobre cómo mejorar su forma de hablar a través de la práctica:[5]

  • Practique usando diferentes ritmos para encontrar un ritmo que se sienta cómodo/natural
  • Practique hacer pausas y cambiar su tono para enfatizar ciertas palabras.
  • Proyecta tu voz para que sea alta y clara
  • Considere grabarse a sí mismo para obtener más información sobre su estilo y patrones de habla.

6. Reduzca la velocidad, respire y encuentre su voz natural

Muchas personas comienzan a hablar más rápido y no respiran cuando están nerviosas durante un discurso o incluso una conversación normal.[5] Al reducir la velocidad, hacer pausas y recordar respirar, sus palabras pueden fluir de manera más natural y sus conversaciones se sentirán menos forzadas.

Hacer una pausa e ir más lento también brinda otros beneficios, que incluyen:

  • Dándote más tiempo para pensar
  • Ayudándole a ser más intencional sobre lo que dice
  • Dar a otros la oportunidad de digerir lo que está diciendo
  • Invitar a las personas a responder y hacer que la conversación sea menos unilateral.

Cuando busca mejorar sus habilidades para hablar, quiere trabajar para encontrar y desarrollar una voz efectiva para hablar. Una voz eficaz para hablar es aquella que:[5]

  • Refleja tu personalidad
  • es agradable y cálido
  • Puede captar la atención de las personas (incluso sin gritar)
  • Puede reflejar muchos matices de emoción y entusiasmo.
  • Es fácil de escuchar y entender.

7. Ten más conversaciones telefónicas

Las conversaciones telefónicas brindan una gran práctica para las personas que luchan contra la ansiedad del habla o incluso para las personas que quieren mejorar al hablar con la gente. Si eres alguien a quien le cuesta leer las señales sociales, las conversaciones telefónicas pueden ser menos abrumadoras que las conversaciones en persona, lo que te permite concentrarte solo en hablar y escuchar.

Si tiene la costumbre de enviar mensajes de texto o correos electrónicos a amigos, familiares o compañeros de trabajo, intente levantar el teléfono y llamarlos en su lugar. Incluso si está ordenando una pizza, llame a la tienda en lugar de hacer un pedido en línea. Cada llamada telefónica le permite obtener una práctica valiosa para tener una variedad de conversaciones y lo ayuda a mejorar su forma de hablar de manera clara y concisa.

8. Conoce tu mensaje

Saber lo que se quiere comunicar es también la clave para comunicar de forma fluida y clara. Por ejemplo, es posible que desee presentar una idea o compartir comentarios durante una reunión. Cuando puede identificar su mensaje con anticipación, puede mantenerlo claramente en su mente o incluso puede escribirlo como un recordatorio. De esa manera, es mucho menos probable que abandone la reunión sin haber dicho lo que pretendía decir.

Incluso las conversaciones casuales a menudo tienen un mensaje o un punto. Por ejemplo, podrías hacerle una visita a un amigo cuando esté pasando por un momento difícil con la intención de hacerle saber que estás ahí para ayudarlo, o quizás quieras llamar a tu abuela solo para decirle que estabas pensando en ella.

9. Experimenta con énfasis cuando hablas

Cuando dices una palabra, puedes mantener el tono de voz plano o curvarlo. Ya sea que su inflexión suba, baje o permanezca plana, es importante transmitir el significado de sus palabras. Las inflexiones planas son más difíciles de entender (piense en esas voces en off de computadora en los videos de Youtube). Al cambiar el tono, el volumen y la inflexión de su voz, pone énfasis en ciertas palabras, lo que ayuda a transmitir su mensaje.

Observe cómo el énfasis de diferentes palabras en la siguiente oración cambia el significado:

  • “Yo no le robé las galletas” (Alguien más se las robó)
  • “No le robé las galletas” (Absolutamente, no le robé las galletas, punto).
  • “Yo no le robé las galletas” (simplemente las tomé prestadas…)
  • “Yo no le robé las galletas” (podría haber robado algo más…)
  • “Yo no le robé las galletas” (¡las robé para ella!)
  • “Yo no le robé las galletas” (se las robé a otra persona)

Poner énfasis en las palabras correctas es la clave para comunicar de manera clara, efectiva y precisa.[5] Cuando te equivocas en esto, es mucho más probable que los demás te malinterpreten.

10. Aprende a recuperarte de los errores

Incluso las personas que hablan profesionalmente a veces cometen errores, confunden sus palabras o hablan mal. Si su objetivo es ser perfecto, es probable que se quede corto y es mucho más probable que caiga en una espiral descendente si confunde, pronuncia mal o confunde una palabra. En lugar de dejar que estos pequeños errores lo desanimen, practique cómo recuperarlos sin problemas.

Aquí hay algunas maneras de recuperarse cuando habla mal:

  • Use el humor para aligerar el estado de ánimo diciendo: «¡Hoy no puedo hablar!». o “¡Acabo de inventar una nueva palabra!”. El humor hace que los errores parezcan menos importantes y te ayuda a superarlos más fácilmente.
  • Retrocede si sientes que la conversación no va en la dirección que deseas. Intente decir: «Déjame intentarlo de nuevo», «Déjame repetirlo» o «Rebobinemos…». Estas señales verbales te brindan una manera fácil de retroceder o comenzar de nuevo cuando cometes un error.
  • Haga una pausa, deje de hablar y tómese un minuto para ordenar sus pensamientos. Si nadie más está hablando, incluso puedes decir: «Déjame pensar por un minuto». Esto evita que el silencio se vuelva tenso o incómodo mientras te da algo de tiempo para pensar.

Pensamientos finales

Si a menudo sientes que tropiezas o te tropiezas con las palabras, es posible que tengas ansiedad social o ansiedad al hablar. Ambos son problemas muy comunes y es más probable que aparezcan en conversaciones de alto riesgo o cuando se sienta nervioso. Muchas personas luchan con estos problemas, pero existen muchas formas comprobadas de superar el problema.

Si bien su primer instinto puede ser evitar las conversaciones debido a su ansiedad y problemas del habla, la evitación tiende a empeorar ambos problemas. Al obligarte a practicar hablar más (tanto solo como con otros), te volverás menos ansioso, más seguro y mejor hablando. Con la práctica, puede fortalecer su voz y convertirse en un orador mejor, más claro y más fluido.

Algunos problemas del habla son signos de un trastorno del habla subyacente o incluso un problema de salud grave, como un derrame cerebral. Hable con un profesional médico si experimenta problemas habituales del habla, como tartamudeo, “palabras perdidas” o dificultad para hablar, o si estos los problemas del habla aparecen de repente.

Mostrar referencias +

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded




Cómo hablar con fluidez

No te rindas

Si tienes dificultades para hablar con fluidez, no te rindas. Aunque parezca difícil, puedes superar esta barrera. Aquí te enseñamos cómo.

Practica

La práctica es la clave para hablar con fluidez. Habla con amigos, familiares y compañeros de trabajo. Si eres tímido, comienza hablando contigo mismo actualizando una especie de monólogo. A medida que ganes confianza, habla en público y en grupos. Esta práctica te ayudará a ganar confianza y fluidez en el habla.

Controla tu respiración

La respiración es importante para hablar con fluidez. Es fundamental respirar correctamente mientras hablas. Respira profundamente antes de hablar y exhala lentamente. Mantén el ritmo de la respiración y evita respirar rápidamente.

Mejora tus habilidades lingüísticas

Lee en voz alta para practicar la pronunciación. Escucha música y repite las letras. Prueba juegos de palabras y adivinanzas para mejorar tu vocabulario y fluidez.

Relájate

La tensión y el estrés pueden afectar tu habilidad para hablar con fluidez. Aprende a relajarte. Prueba técnicas de relajación, como la meditación, ejercicios de respiración y yoga.

Conclusión

Hablar con fluidez no es un don, es algo que se puede aprender y mejorar con perseverancia y dedicación. Con estos consejos prácticos, puedes superar cualquier obstáculo y aprender a hablar con fluidez.

  1. Practica
  2. Controla tu respiración
  3. Mejora tus habilidades lingüísticas
  4. Relájate


Deja un comentario