Cómo hablar de la muerte en diferentes situaciones

En algún momento de nuestras vidas, todos nos encontramos con la difícil tarea de hablar sobre la muerte. Ya sea con amigos, familiares, compañeros de trabajo o incluso desconocidos, puede ser abrumador e incómodo. Pero la muerte es una parte inevitable de la vida y aprender a abordarla de manera efectiva es importante para nuestras relaciones y bienestar emocional. En este artículo, exploraremos cómo hablar sobre la muerte en diferentes situaciones para que puedas sentirte más preparado y confiado cuando te enfrentes a estos momentos difíciles.

Muerte.

Muriendo.

Esas dos palabras tienden a hacer que la mayoría de las personas se apaguen y retrocedan con incomodidad, posiblemente incluso con ansiedad y/o miedo también.

Las personas tienden a evitar hablar de temas que les molestan, y ¿qué tema es más molesto que uno asociado con el dolor, el sufrimiento y la pérdida?

Aquí en Occidente, la muerte es prácticamente un tema prohibido. Pocas personas quieren siquiera pensar en la muerte, y mucho menos hablar de ella: hay un aura de miedo sobre el tema, y ​​ciertamente no es algo de lo que se hable en compañía «educada».

Hacer eso inevitablemente resultará en acusaciones de ser morboso, y aquellos que se sienten cómodos hablando de la muerte son vistos con sospecha.

Esto es bastante triste, ya que es un tema que nos afecta a todos, desde tratar de explicarle a un niño por qué su pez dorado se menea en la parte superior de la pecera, hasta enfrentar la inevitable muerte de nuestros padres y abuelos.

Mientras escribo esto, la abuela de mi esposo se está deteriorando en un hospital después de sufrir un derrame cerebral masivo, y mi propia tía acaba de morir después de una larga enfermedad. A decir verdad, este artículo está atrasado debido a estas situaciones, así que me baso en mi experiencia personal mientras escribo esto.

La cuestión es que la muerte nunca es solo un asunto personal; afecta prácticamente todos los aspectos de la vida de una persona

Si hay una muerte en la familia que debe ser atendida, ya sea porque está organizando el funeral y arreglando los asuntos de la persona, o si necesita tiempo libre para un funeral o asesoramiento por duelo, deberá hablar sobre la situación. con otras personas.

Esto puede ser desalentador, doloroso, incluso incómodo o vergonzoso, dependiendo de cómo proceses tus emociones, y los diferentes escenarios requieren una variedad de enfoques diferentes.

Cómo hablar de la muerte con los moribundos

Como se mencionó anteriormente, el tema de la muerte molesta y perturba a muchas personas, y puede ser muy difícil pasar tiempo con alguien que está en transición hacia el final de su vida.

Muchas personas tratan de ignorar el tema, incluidos algunos profesionales de la salud. A una persona mayor en el hospital cuyo cuerpo obviamente se está apagando, es probable que le receten antidepresivos y le digan, con una gran y alegre sonrisa, ¡que estará bien y que nos sobrevivirá a todos!

Esto puede ser increíblemente frustrante para una persona que está tratando de aceptar y superar su próximo fin.

Igualmente frustrante es cuando una persona moribunda quiere hablar sobre lo que está experimentando, o sobre cuáles son sus preferencias sobre la muerte misma, su funeral, etc. y la persona con la que está hablando cambia de tema o dice cosas como: “ Oh, no hables así”, o “No quiero ni pensar en perderte”.

No es sobre ti.

La idea de perder a esta persona que amas puede ser increíblemente difícil, pero cuando estás con ellos, pasando tiempo con ellos mientras se acercan al final, no es el momento ni el lugar para buscar consuelo en ellos.

Necesitas tener espacio para ellos.

Si necesita o quiere hablar de cosas que le han estado dando vueltas en la cabeza, déjelo hablar y escuche sin juzgar.

Algunas personas se vuelven muy religiosas o espirituales hacia el final de la vida, ocasionalmente en direcciones que sus familiares no habrían esperado.

Si usted y su familia siempre han seguido una fe religiosa específica y de repente sus padres o cónyuge adoptan algo totalmente diferente al enfrentar su muerte, no es el momento de recordarles en qué creen: es el momento de escucharlos y apoyarlos incondicionalmente. .

Necesitan consuelo y fuerza, y cualquier creencia que sea necesaria para garantizarles que la paz debe ser respetada.

Si hay cosas que sientes que necesitas sacar de tu pecho, como secretos o sentimientos guardados desde hace mucho tiempo, pregúntales si tienes permiso para abordar esos temas. Es posible que no tengan los medios emocionales para poder procesar algo pesado: respételo.

En última instancia, déjelos tomar la iniciativa con respecto a lo que les gustaría o no hablar. A veces, lo único que pueden desear es sentarse en silencio, en la presencia cómoda y tranquila de alguien que los ama y los acepta tal como son.

Concédeles eso.

Acercamiento a familiares y amigos de los afligidos

Este es complicado.

Casi todos nosotros hemos sido testigos de una persona que se presenta en un funeral o servicio conmemorativo, aullando de manera inapropiada y organizando su propia fiesta de lástima.

Gente como esta tiende a usar las pérdidas de las personas como una oportunidad para ganarse la simpatía de los demás. Se subirán al carro de la pérdida, lamentarán la pérdida del que murió, incluso si no lo han visto ni hablado con él en años, y actuarán como un desastre llorón.

No seas esa persona. Por favor.

Si eras cercano a la persona que murió, ofrece tu ayuda a alguien de la familia inmediata.

En lugar de la declaración general «si necesita algo, estoy allí», sugiera algunas maneras en las que puede ayudar. Esto puede variar desde organizar un tren de comidas hasta cuidar a los niños si es necesario.

Cuando las personas están en medio del duelo, tener a otra persona que se haga cargo de las cosas específicas que deben hacerse puede ser de gran ayuda.

Si no estabas cerca de la persona, esta no es una oportunidad para que te acerques a sus amigos y familiares. Incluso si realmente desea recuperar el tiempo perdido y expresar saludos sinceros, una efusión de emoción y esfuerzo ahora, después del hecho, parecerá egoísta y poco sincero.

Se apreciará mucho más acercarse a ellos con una sinceridad tranquila y elegante.

Si asistes al funeral, bastará con un apretón de manos o un abrazo: no les llames demasiado la atención, ya que se desgarrarán en mil direcciones diferentes.

Si te apetece, envía una tarjeta de condolencias con un sentimiento como: «X era una persona maravillosa y lo extrañaremos mucho».

Si lo desea, puede escribir sobre un recuerdo específico que tenía de la persona fallecida, siempre que sea conciso y amable.

Si la familia ha solicitado una donación a una organización benéfica específica, puede hacerlo y hacerles saber (nuevamente, de manera sucinta) que ha donado en nombre de su ser querido.

Si los miembros de la familia y los amigos desean forjar una conexión más fuerte contigo, déjalo en sus términos, cuando estén listos para hacerlo.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Hablar con los niños sobre la muerte

Por favor, POR FAVOR hagas lo que hagas, nunca le digas a los niños que la persona que ha muerto se ha «ido a dormir», está «descansando» o «se ha ido».

Las asociaciones con frases como estas pueden resultar en una seria ansiedad del sueño en niños pequeños y sensibles que terminarán temerosos de que si se quedan dormidos, nunca más se despertarán, o que un padre que se fue de viaje de negocios se haya ido para siempre.

Si sus propios hijos le hacen preguntas sobre una muerte reciente, sea lo más honesto posible con ellos.

Es posible que te busquen a ti para obtener todas las respuestas, pero está bien que les hagas saber si no estás seguro de algo. Aprecias la honestidad y la sinceridad de los demás, y los niños también.

Además, asegúrese de que las respuestas que dé sean apropiadas para la edad y el desarrollo emocional de su hijo.

Recuerde que los niños en edad preescolar y los que están en grados anteriores probablemente pensarán en la muerte como algo temporal: necesitarán que les recuerden varias veces que el abuelo o el tío tal y tal se han ido para siempre. Lo mismo puede ocurrir con los niños que tienen autismo o retrasos en el desarrollo.

Una cosa que es difícil de manejar es la edad y la enfermedad, cuando se trata de alguien que ha muerto.

Es fácil asociar la muerte con la vejez, pero ¿y si se trata de un compañero de clase que ha muerto de leucemia pediátrica? ¿O el padre de un amigo, muerto en un accidente automovilístico?

En situaciones como esta, la tranquilidad y la calma son de suma importancia, ya que el niño puede desarrollar ansiedades graves por estar enfermo o perderte.

Podrían asustarse si se resfrían o tienen gripe, pensando que morirán como lo hizo su compañero de clase… o llorarán cuando te vayas a algún lado, creyendo que nunca volverás, como mamá o papá.

Cuando se trata de sus miedos, es importante preguntar qué es exactamente lo que les preocupa, y escuchar con atención, activamente, sin juzgar.

Si tienen miedo de que estar enfermos signifique que van a morir, asegúrales que lo que tienen es solo un poco de resfriado, y que solo las personas REALMENTE enfermas mueren a causa de su enfermedad.

Si su preocupación por su muerte es que no haya nadie cerca para cuidarlos, asegúreles que están a salvo y amados, y en caso de que algo le suceda, hay muchas otras personas que los aman y lo cuidarán. cuidar de ellos

Mencione nombres específicos, ya sean parientes, padrinos o tutores asignados, para que sepan que tienen un grupo de cuidadores de respaldo y que están a salvo.

Si está interactuando con los hijos de otra persona, es importante hablar con los padres sobre cómo eligen hablar sobre la muerte con sus hijos.

Es posible que se encuentre en una situación en la que su sistema de creencias varíe mucho del de ellos, y es mejor no confundir a los niños diciéndoles cosas que entren en conflicto con la forma en que sus padres eligen tranquilizarlos.

Sus padres podrían haberles dicho que la abuela se fue al cielo, lo que puede no estar en la misma página que tu creencia en la reencarnación. O viceversa. Sea lo que sea que creas, guárdatelo cuando se trata de calmar y calmar a los más pequeños.

Hay mucho tiempo para que exploren varios caminos espirituales una vez que tengan la edad suficiente para hacerlo por su cuenta.

Respecto a Colegas y Conocidos Casuales

Como se mencionó anteriormente, un aspecto de lidiar con la muerte es la necesidad de decírselo a las personas con las que interactúa regularmente. Si la persona que falleció era cercana a ti, te afectará, y eso puede manifestarse de varias maneras diferentes.

Independientemente de cuál sea su relación con su jefe, es importante hacerle saber lo que está pasando.

Sé honesto y auténtico. Dígales que ha sufrido una pérdida, que necesitará algo de tiempo libre para el funeral (y asesoramiento según sea necesario) y que hará todo lo posible para continuar trabajando a su potencial, pero puede necesitar un poco de compasión y comprensión si titubeas un poco.

Si no se siente cómodo contándoles a todos en la oficina lo que está pasando, puede decirle a su jefe que está de acuerdo con que le cuenten a su superior inmediato, pero que si alguien le pregunta por qué tiene que irse temprano o si parece estar holgazaneando, que hay un asunto personal que estás atendiendo.

Si eres un profesional independiente, puedes informar a tus clientes por correo electrónico. Expréselo de la forma en que se sienta más cómodo, dependiendo del tipo de relación que tenga con cada cliente.

En última instancia, mantener las cosas sucintas, tranquilas y profesionales es el camino a seguir. Entrar en gran detalle sobre cómo murió la persona o lo que sufrió hará que todos se sientan incómodos, así que apégate a los hechos y permíteles darte el espacio que necesitas para sanar.

cafés de la muerte

Para aquellos de ustedes que deseen hablar sobre la muerte en un entorno abierto y de apoyo, busquen un poco para averiguar si hay un Death Cafe cerca de ustedes.

Interactuar con profesionales que trabajan en los campos de la muerte y el morir puede tranquilizar muchos de sus propios temores, ya que tratan los mismos temas que podrían preocuparle.

Confíe en que si tiene dificultades para procesar los problemas relacionados con la muerte, no es el único.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo hablar de la muerte en diferentes situaciones

Enfermedad de un familiar

Cuando se sabe que un ser querido está enfermo y la muerte es una posibilidad, es importante ser sincero con ellos y demostrar amor y afecto. Es importante hablar con la persona enferma de manera abierta y dejar que ella exprese sus propios sentimientos. También es esencial cuidar de uno mismo en una situación como esta, buscando apoyo en amigos y familiares y no tener miedo de hablar sobre la muerte abiertamente.

Muerte de alguien conocido

Si alguien cercano ha fallecido, es importante mostrar respeto y empatía hacia las emociones de los demás, siendo sensible y compasivo. Considere si la persona que está hablando ha tenido un contacto cercano con la persona fallecida. Si es así, ofrecer palabras de consuelo y apoyo puede ayudar. Si la persona en duelo no está hablando y necesita tiempo para procesar sus sentimientos, simplemente estar disponible y presente puede ayudar.

Final de la vida

En el final de la vida de uno mismo o de un ser querido, es esencial hablar abiertamente y sinceramente. Pregúntele a la persona cómo quiere pasar el tiempo restante y cómo quiere ser recordado. Tómese el tiempo para despedirse y pasar tiempo de calidad juntos. Tenga en cuenta que la persona en cuestión puede tener necesidades específicas o preocupaciones, y es importante hacer todo lo posible para ayudarlos a satisfacer esas necesidades.

En resumen

En cualquier situación que implique hablar de la muerte, es imperativo ser sincero, abierto y sensible a los sentimientos de los otros. A veces, la mejor manera de hacerlo es simplemente estar presente y escuchar, mientras que otras veces se necesitan palabras específicas para ofrecer consuelo y apoyo. Cualquiera que sea la circunstancia, es importante recordar que hablar sobre la muerte de manera abierta y honesta puede ayudar a las personas a procesar sus emociones y avanzar en su proceso de duelo.

  1. Sé sincero y abierto.
  2. Demuestra amor y afecto.
  3. Ofrezca palabras de consuelo o simplemente esté presente.
  4. Pregunte cómo quieren pasar su tiempo y ser recordados.
  5. Sea sensible a las necesidades y preocupaciones de la persona en cuestión.

Deja un comentario