Cómo hablar en grupos (y participar en conversaciones grupales)

¿Te cuesta hablar en grupos y te sientes incómodo cuando participas en conversaciones grupales? ¡No te preocupes más! En este artículo te daremos algunos consejos prácticos y efectivos para que puedas expresarte con confianza en cualquier situación en grupo. Aprenderás algunas estrategias útiles para no perder el hilo de la conversación y aportar valor en las discusiones. ¡Comencemos!

“Puedo tener conversaciones uno a uno, pero cada vez que trato de unirme a una conversación grupal, parece que no puedo decir una palabra. ¿Cómo puedo unirme a una conversación grupal sin ser ruidoso, interrumpir o hablar por encima de alguien?

Las personas extrovertidas tienen una ventaja natural en las conversaciones grupales. Si eres tímido, callado o reservado, puede ser difícil iniciar una conversación con una persona, y mucho menos unirte a una conversación grupal. Si bien puede requerir salir de su zona de confort, es posible mejorar en la socialización, incluso en grupos grandes.

Si no sabes cómo no estar callado en grupos, cómo hablar más o qué decir, este artículo es para ti. En este artículo, aprenderá las reglas tácitas de las conversaciones grupales y los consejos para ser incluido.

Secciones

¿Te estás excluyendo en grupos?

Puede haber ciertas formas en las que, sin saberlo, te excluyas de las conversaciones grupales. Cuando las personas se sienten nerviosas o inseguras, a menudo confían en «comportamientos de seguridad» para disminuir el riesgo de decir algo incorrecto o ser criticados o avergonzados. Los comportamientos de seguridad en realidad pueden empeorar la ansiedad, al mismo tiempo que lo mantienen callado y reservado. De esta manera, las reglas innecesarias que tienes pueden evitar que te unas a una conversación grupal y pueden hacer que te sientas excluido.[1]

anuncios

Estos son algunos ejemplos de reglas innecesarias que pueden hacerte sentir como un extraño en las conversaciones grupales:

  • Nunca interrumpas a alguien
  • no hables de ti
  • Edita y ensaya todo lo que dices
  • No estés en desacuerdo con la gente.
  • Mantén tu distancia
  • Llegar tarde y salir temprano
  • Ser demasiado burbujeante o positivo
  • No hables a menos que te hablen
  • ser visto pero no escuchado
  • Mantén tus emociones fuera de esto

Cómo hablar en grupos

A veces, sentirse excluido de las conversaciones grupales es el resultado de no entender dónde, cuándo o cómo incluirse. A continuación se presentan algunas de las mejores formas de participar en una conversación grupal. Pueden ayudarlo a sentirse incluido en un grupo grande o pequeño. Puede usar estas habilidades para saber cómo hablar en un grupo de amigos, compañeros de trabajo o personas que acaba de conocer.

1. Saludar al grupo

Cuando ingrese por primera vez a una conversación grupal, asegúrese de saludar a las personas. Si están hablando en grupo, puedes dirigirte a todos a la vez diciendo «¡Hola a todos!». o, «Hola chicos, ¿qué me perdí?» Si participan en conversaciones paralelas, puede saludar a las personas individualmente haciendo las rondas y saludando, dándose la mano y preguntando cómo están las personas. Saludar a las personas de manera amistosa ayuda a establecer un tono positivo para la conversación y hace que sea más probable que las personas quieran incluirte.

anuncios

2. Habla temprano

Cuanto más espere para intervenir, más difícil puede ser hablar.[1, 2] La anticipación puede convertirse en ansiedad e incluso puede mantenerlo en silencio. Puede interrumpir esto hablando temprano, aproximadamente dentro del primer minuto de unirse a una conversación. Esto ayuda a generar impulso, lo que hace que sea más probable que continúe hablando durante la conversación. Si no sabes cómo hacerte oír en un grupo, la mejor estrategia es proyectar tu voz y hablar de forma alta y clara.

3. Sea un oyente comprometido

Si bien puede pensar que la única forma de participar en grupos es hablar, escuchar es igualmente importante. Ser un oyente activo significa prestar toda su atención a la persona que está hablando y demostrar interés haciendo contacto visual, asintiendo con la cabeza, sonriendo y repitiendo partes clave de lo que dijo. Al prestar más atención a los demás que a ti mismo, es posible que te sientas menos nervioso y cohibido.[3, 4]

4. Anime al orador

Otra forma de incluirse en una conversación grupal es animar o estar de acuerdo con el orador haciendo contacto visual, asintiendo con la cabeza, sonriendo o usando indicaciones verbales como «sí» o «ajá». Las personas responden bien a este tipo de aliento o apoyo y es más probable que le hablen más directamente o le ofrezcan la oportunidad de hablar.[3, 5]

5. Desarrollar sobre el tema actual

Cuando ingresa a una conversación por primera vez, es mejor aprovechar la conversación actual que está teniendo lugar en el grupo en lugar de cambiar el tema. Ser demasiado rápido para cambiar de tema puede parecer agresivo o amenazante para otras personas en el grupo. En su lugar, escuche lo que se dice y trate de encontrar una manera de aprovechar el tema actual. Por ejemplo, si están hablando de un partido de baloncesto, pregúntales «¿Quién ganó?». o decir: «Ese fue un juego increíble».

6. Interrumpir cortésmente si es necesario

A veces, no podrá pronunciar una sola palabra a menos que interrumpa. Si no tiene la oportunidad de hablar, está bien interrumpir, siempre que sea cortés al respecto. Por ejemplo, decir «Solo quería agregar una cosa» o «Eso me hizo pensar en algo» es una forma simple y efectiva de unirse a una conversación. Asegúrate de hablar y proyectar tu voz para que todos en el grupo puedan escucharte.

7. Usa una señal de giro

Los gestos no verbales son excelentes formas de comunicarse y tienden a ser menos intrusivos que interrumpir a alguien o hablar sobre ellos. Debido a que la persona que habla tiene el poder de dar turnos a los demás, intente levantar un dedo o una mano mientras hace contacto visual con la persona que está hablando para hacerle saber que tiene algo que decir.[4, 6] Si reciben la señal, a menudo te darán un turno una vez que terminen de hablar. También puede usar señales de giro para redirigir a un grupo a un tema específico o para cambiar de tema.

8. Encuentra puntos de acuerdo

En los grupos, la gente está obligada a tener diferentes opiniones e ideas. A veces, estas diferencias pueden generar conflictos o, a menudo, personas, por lo que es mejor intervenir cuando estás de acuerdo con alguien que cuando no estás de acuerdo. Las personas se unen más por sus similitudes y no por sus diferencias, por lo que centrarse en los puntos en común también puede ayudarlo a relacionarse y conectarse con las personas.[5] Si a menudo se siente excluido de una conversación grupal, encontrar puntos de acuerdo puede ser una excelente manera de sentirse más incluido.

9. Aumenta la energía en un 10%

Los grupos se alimentan de energía, por lo que ser entusiasta puede ayudarte a aumentar la energía del grupo. Ser entusiasta también es una forma comprobada de atraer personas con energía positiva. Trate de leer la energía de un grupo y aumentarla en un 10%.[2] Puede aumentar la energía hablando con más pasión, entusiasmo y siendo más expresivo. El entusiasmo es contagioso, por lo que usar la pasión y la energía es una excelente manera de causar una impresión duradera y contribuir a un grupo de manera positiva.

10. Sigue las señales sociales

Es importante recordar que un grupo consta de varias personas individuales, cada una con sus propios sentimientos, inseguridades e incomodidades. Cuando una persona muestra signos de incomodidad (es decir, evita el contacto visual o se cierra), es importante que los demás miembros dirijan la conversación en una dirección diferente. Apunte a temas que parezcan hacer que la mayoría de las personas hablen y participen, y aléjese de los temas que aíslan a las personas, silencian las cosas o hacen que las personas desvíen la mirada. Mejorar en la lectura de las señales sociales te ayudará a saber qué decir y qué no decir en grupos.[4, 5]

11. Mantente fiel a ti mismo

Ser fiel a ti mismo es importante para tu autoestima y es la única forma de construir relaciones significativas. Si bien puedes sentirte presionado para estar de acuerdo con todos y convertirte en un camaleón social, esto no permitirá que otras personas realmente te conozcan. Si tu objetivo es hablar sin hablar de ti mismo, esto puede prepararte para una interacción que no se siente auténtica. Al ser fiel a sus sentimientos, creencias y preferencias, será más fácil unirse a las conversaciones grupales sin sentir que tiene que cambiar para encajar.

12. Comparte una historia

Las historias son excelentes formas de compartir más sobre ti sin que las personas se aburran o se desconecten. Las buenas historias son aquellas que tienen un comienzo, un punto de inflexión y un final. Si algo en la conversación te recuerda una experiencia divertida, interesante o inusual que tuviste, considera compartirlo con el grupo. Las buenas historias dejan un impacto duradero en las personas e incluso pueden incitar a otros miembros del grupo a abrirse y compartir algunas de sus propias experiencias.

13. Haz una conexión personal

En un evento social, no dudes en iniciar una conversación paralela con alguien con quien sientas que tienes mucho en común. Considere acercarse a alguien que también parece sentirse excluido o excluido, y que también podría estar luchando por encontrar una manera de ingresar al grupo. Acercarse a ellos y comenzar una conversación puede hacer que se sientan más cómodos. Si eres introvertido, iniciar una conversación uno a uno también te coloca en un territorio más cómodo.[5]

14. Observar, orientar, decidir y actuar

El enfoque OODA fue desarrollado por un militar como un modelo de toma de decisiones que usó en situaciones de alto riesgo, pero también puede usarse en cualquier situación estresante. Si se siente intimidado o estresado por grandes grupos de personas, este modelo puede ser una herramienta útil para ayudarlo a encontrar el camino hacia una conversación grupal.[2]

Utilice este modelo por:

  • Observe al grupo tomándose un momento o dos cuando se una por primera vez para evaluar cómo se sientan las personas, si el grupo está participando en una conversación o en varias conversaciones paralelas.
  • Oriéntese eligiendo dónde ubicarse en el grupo. Considere tomar un asiento libre en el círculo o un asiento junto a alguien que le resulte familiar o que parezca acogedor.
  • Decida si desea saludar a todo el grupo (si hay una conversación) o hablar con miembros individuales (si hay varias conversaciones paralelas).
  • Actúe saludando al grupo oa una persona oa una pequeña parte del grupo de forma amistosa o presentándose.

15. Destacados de la pista

Las personas con ansiedad social o habilidades sociales deficientes tienden a reproducir su rollo social blooper después de una conversación, pero esto puede empeorar la ansiedad.[7] Cuando solo resalta las partes de la conversación que se sintieron incómodas, es más probable que vaya a lo seguro en futuras conversaciones o incluso que evite tenerlas. Las conversaciones regulares son la clave para mejorar tus habilidades sociales. En lugar de repetir los errores, trata de pensar en los aspectos más destacados de la conversación. Esto puede ayudarlo a sentirse más seguro y al mismo tiempo ayudarlo a realizar un seguimiento de su progreso.

Pensamientos finales

Las conversaciones grupales pueden ser difíciles, especialmente si eres callado, introvertido o tímido con otras personas. Una de las maneras más rápidas de superar su nerviosismo y mejorar su participación en conversaciones grupales es practicar con regularidad. Tener más conversaciones puede ayudarlo a superar la ansiedad social, hablar con más confianza y construir relaciones más cercanas con los demás.

También es importante recordar que el flujo de una conversación es tan importante como el contenido. Puede seguir el flujo de una conversación turnándose para escuchar y hablar, y encontrando caminos para incluirse a sí mismo.

Mostrar referencias +

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo hablar en grupos (y participar en conversaciones grupales)

Introducción

Participar en conversaciones grupales puede resultar intimidante para muchas personas. A menudo, uno puede sentirse abrumado por la cantidad de personas que están hablando y la rapidez con que las conversaciones avanzan. Sin embargo, hablar en grupos es una habilidad importante que puede ayudarte a conectarte mejor con las personas y tener éxito tanto en tu vida personal como profesional. Aquí te presentamos algunos consejos para ayudarte a participar en conversaciones grupales de una manera efectiva y sin intimidarte.

1. Escucha activamente

Si quieres participar en una conversación de grupo, primero debes escuchar activamente lo que los demás están diciendo. Escuchar te ayudará a entender el flujo de la conversación, las ideas que se están compartiendo y los temas que las personas están discutiendo. Además, muestra respeto hacia los demás participantes y demuestra que estás interesado en lo que tienen que decir.

2. Haz preguntas

Formular preguntas es una excelente manera de participar en la conversación y continuarla. Esto demuestra que estás interesado en la discusión y también te permite obtener más información sobre el tema discutido. Asegúrate de hacer preguntas agudas y específicas, siempre que sea necesario.

3. Tómate el tiempo para pensar

A veces, cuando se está hablando en un grupo grande, es natural sentir la necesidad de hablar inmediatamente y hacer tu contribución. Sin embargo, a menudo es mejor tomarse un momento para reflexionar y asegurarse de que la respuesta que das es adecuada.

4. Sé respetuoso y habla con claridad

Al hablar en grupos, es importante ser respetuoso con los demás participantes. Asegúrate de no interrumpir a los demás mientras hablan, y evita hacer comentarios o críticas negativas. Además, intenta hablar de una manera clara y concisa para que los demás te entiendan bien.


  1. Escucha activamente

  2. Haz preguntas

  3. Tómate el tiempo para pensar

  4. Sé respetuoso y habla con claridad

Conclusión

Participar en conversaciones grupales puede ser una habilidad desafiante, pero con práctica y paciencia, es algo que puedes dominar. Al seguir estos consejos, podrás hablar con confianza en un grupo grande y tener éxito en tus discusiones. Recuerda escuchar activamente, hacer preguntas agudas, tomarte tu tiempo para pensar y ser respetuoso y claro al hablar. ¡Buena suerte!

Deja un comentario