Cómo hablar sobre ser empático

¿Alguna vez has pensado en cómo hablar sobre la empatía? Aunque esta habilidad social es fundamental para las relaciones humanas, no siempre es fácil de definir o explicar. En este artículo, descubrirás cómo comunicar el concepto de la empatía en distintos contextos y cómo fomentar su práctica en tu día a día. ¡No te pierdas estos consejos para ser un mejor comunicador empático!

«Así que… soy un empático».

«¡¿Eres un qué?!»

«No importa.»

¿Suena familiar?

“Salir del armario” nunca es fácil: solo pregúntale a cualquiera que alguna vez haya tenido problemas para admitir su verdadera naturaleza a quienes los rodean.

Somos afortunados, al menos, de que la aceptación de diferentes orientaciones sexuales, géneros y relaciones haya mejorado exponencialmente durante la última década más o menos.

Después de todo, con la excepción de ciertos tipos de mente cerrada, es difícil discutir con una persona cuando te dice que se siente atraída por alguien del mismo género, o que no se identifica con el género que se le asignó en ese momento. nacimiento.

Estos son problemas muy tangibles que enfrentan innumerables personas y, con suerte, obtienen más apoyo y comprensión a diario.

Es un poco diferente cuando les dices que puedes sentir lo que sienten, incluso a distancia.

Este es un concepto más intangible y abstracto, y la mayoría de las personas tienen dificultad para relacionarse con circunstancias que no han experimentado de primera mano.

Profundicemos en lo que significa ser empático y cómo explicar nuestras experiencias a aquellos en nuestros círculos sociales.

Con suerte, al iniciar un diálogo y tratar de disipar el miedo y el escepticismo, podemos trabajar hacia un mayor grado de comprensión y aceptación.

¿Qué significa ser empático?

En términos más simples, ser empático significa que tenemos la capacidad de sentir las emociones de otras personas.

Ahora, el espectro empático es amplio, por lo que diferentes personas tendrán diferentes habilidades.

Por ejemplo, una persona puede tener un “sentimiento visceral” cuando alguien con quien está hablando está molesto, incluso si está actuando con normalidad.

Otro podría sentirse abrumado por una abrumadora sensación de tristeza o rabia y no saber de dónde viene, solo que alguien cercano a ellos está experimentando un dolor emocional extraordinario.

…y todo lo demás.

Algunos experimentan tanta empatía que asumen lo que sienten como si fueran sus propias emociones.

Esta es una de las razones por las que muchos empáticos trabajan desde casa o tienden a ser personas solitarias que no salen de casa con demasiada frecuencia.

Piense en cuántas personas podría cruzarse en la calle o en un vagón de metro repleto. O bulle a tu alrededor cuando caminas por un centro comercial.

Ahora imagina sentir casi todas sus emociones cuando pasan a tu lado. Cientos, incluso miles de emociones, golpeándote desde todas las direcciones, en ondas superpuestas (e increíblemente confusas).

Puede sentir miedo en una persona y euforia en otra. Es posible que experimente punzadas de ansiedad o ira que luego chocan con la emoción o el amor desenfrenado.

Es básicamente el equivalente emocional de agitarse en el océano, tratando de mantener la cabeza fuera del agua mientras los vientos azotan todas las olas a tu alrededor para que no puedas recuperar el aliento.

La empatía intensa también puede manifestarse físicamente. Asumir las emociones de otras personas significa que también puede asumir su ansiedad, depresión o incluso psicosis.

Algunos empáticos se sienten tan abrumados por todo lo que sienten que desarrollan enfermedades autoinmunes por puro agotamiento y tributación física/emocional.

Como tal, la mayoría de los empáticos requieren mucho tiempo de descompresión y cuidado personal. Los espacios tranquilos, la soledad, los alimentos curativos y el tiempo que se pasa en la naturaleza son absolutamente vitales, no solo útiles.

Todo esto hace que ser empático suene realmente horrible, pero eso está lejos de ser el caso.

También hay muchos beneficios para habilidades empáticas tan intensas. Muchos son consejeros dotados, especialmente si han aprendido a protegerse para no sentirse abrumados.

Ser empático también es de gran beneficio a la hora de comunicarse con la pareja, los niños e incluso con los animales.

Aquellos que tienen dificultad para expresarse verbalmente pueden sentirse entendidos instantáneamente sin tener que decir una sola palabra, simplemente porque la otra persona puede sentir lo que están sintiendo y responder de la misma manera.

¿Cuál es la mejor manera de acercarse a las personas con esta información?

Partiendo de mi propia experiencia, el mejor momento para hablar sobre tu naturaleza empática parece ser cuando experimentas alguna emoción compartida en persona.

Esto funciona especialmente bien con personas que normalmente son muy escépticas sobre el tema.

Te daré un ejemplo.

Hace años, trabajé con alguien que era completamente escéptico acerca de cualquier cosa, incluso remotamente espiritual.

De hecho, pasó del escepticismo al desprecio e incluso a la burla cada vez que alguien sacaba a relucir un tema en el que no creía.

Era muy estoico y era casi imposible saber en qué estado de ánimo se encontraba de un día para otro.

En esta ocasión en particular, conversamos brevemente durante el almuerzo y me di cuenta de que algo lo estaba preocupando profundamente.

Superficialmente, parecía estar bien: su yo normal y desapegado… pero seguí adelante y le pregunté si estaba bien.

Pareció un poco sorprendido por la pregunta, dijo que estaba bien y me preguntó por qué había preguntado.

Le dije que estaba emitiendo oleadas de ira y desesperación y que yo estaba allí si tenía ganas de hablar.

Su respuesta fue quedarse muy callado, y luego se alejó sin decir una palabra…

Me evitó durante unos días y finalmente me envió un correo electrónico haciéndome saber que él y su prometida se habían separado poco antes de que él y yo hubiéramos hablado.

Lo había desconcertado mucho al preguntarle, ya que se enorgullecía de poder mantener una fachada tranquila en todo momento.

Como estaba sumido en la ruptura, no tenía la energía para procesar la experiencia y tratar de darle sentido a través de los ojos de un científico, y yo respetaba eso.

Mantuvimos una pequeña charla e incluso nos evitamos para minimizar la incomodidad, y poco después me fui para tomar otro trabajo.

Le tomó años comunicarse conmigo sobre esa experiencia, y aunque todavía tenía dificultades para creer en las habilidades empáticas, no podía negar que lo había impactado y lo había llevado a reconsiderar su postura sobre muchas cosas.

He discutido las habilidades empáticas con muchas personas a lo largo de los años, y siempre me ha ido mejor cuando puedo plantearlas en base a una experiencia tangible, en lugar de soltarlas al azar mientras tomo un café. (Eso puede sacarse de contexto y volverse realmente incómodo).

Una cosa que probablemente debería mencionarse es que hay momentos geniales y menos que ideales para hablar sobre ser empático.

Llamar a alguien cuando sabes que te está mintiendo cae en la última categoría.

Puede ser muy difícil morderse la lengua cuando sabe que alguien le está mintiendo en la cara porque puede sentir la deshonestidad proveniente de ellos en oleadas, pero hay una manera correcta y una manera incorrecta de abordar eso.

Decir «Sé que me estás mintiendo porque soy empático y puedo sentir lo que sientes» probablemente resultará en una actitud defensiva y hostil.

Un enfoque que es más como, «Tengo la sensación de que dices eso para no herir mis sentimientos, pero espero que sepas que siempre puedes ser honesto conmigo, incluso si es difícil» es menos acusatorio y les da espacio para dar un paso. arriba.

Cuando tenga dudas sobre cómo hablar de estos temas con alguien, recurra a su experiencia con esa persona hasta el momento y trate de hacerse una idea de cómo preferiría que se le abordara.

Entonces confía en tu intuición.

Otra lectura empática esencial (el artículo continúa a continuación):

¿TENGO que decirle a la gente que soy empático?

Al igual que cualquier otra información muy personal, si admite o no sus habilidades empáticas ante los demás, depende totalmente de usted. No tienes ninguna obligación de hacerlo.

Si te sientes incómodo con la perspectiva de contarle a la gente sobre este aspecto tuyo, entonces no lo hagas.

No hay reglas sobre si debes o no contarle a la gente lo que experimentas: la historia de cada uno es propia y es tu elección cómo te gustaría que se desarrollara.

Hay, por supuesto, ventajas y desventajas en contarles a los demás en lugar de guardarte esta información para ti.

Mucho depende de si se encuentra en un entorno que tiene el potencial de ofrecerle apoyo y comprensión, o si puede condenarlo al ostracismo por su honestidad.

Ventajas potenciales:

  • Es posible que descubra que otros en su círculo social también son empáticos, ya que ahora se sienten lo suficientemente «seguros» para abrirse a otros sobre las experiencias compartidas.
  • Un mayor grado de comprensión por parte de quienes te rodean: ahora que saben lo que sientes de forma constante, estarán en una mejor posición para ofrecerte el apoyo que necesites.
  • Mayor cortesía en el lugar de trabajo. Es posible que tu empleador pueda darte tu propio espacio de oficina y tus compañeros de trabajo pueden abstenerse de descargarte emocionalmente sin preguntarte primero.
  • Hacer que otros reconozcan y aprecien sus habilidades.
  • Abriendo nuevos niveles de intimidad y compañerismo en tus relaciones personales.

Contras potenciales:

  • Tener tus experiencias trivializadas o descartadas como si fueras demasiado dramático o buscas atención.
  • Alienando potencialmente a aquellos que no serán capaces de entenderte y prefieren distanciarse de ti “por si acaso” te entrometes en sus vidas personales.
  • Ser considerado emocional o mentalmente inestable por aquellos que no creen en los empáticos o se niegan a reconocer siquiera la posibilidad de que estés diciendo la verdad.

Puede elegir decirles solo a algunas personas de confianza que es un empático, o puede preferir guardarse eso para usted por el momento.

Puede haber una situación en la que tenga la fuerte sensación de que debe abrirse al respecto, momento en el que es bueno seguir ese instinto.

Otros solo expresan esas cosas de forma anónima, en blogs o cuentas de Twitter, y eso también está bien.

Me tomó más de 40 años abrirme a *la mayoría* de las personas sobre mis propias habilidades, con pleno conocimiento de que hay algunas personas que nunca lo entenderán.

Lo entiendo y lo respeto.

En última instancia, todo se reduce a qué tan cómodo te sientes con la mayoría de las personas que te rodean sabiendo esta verdad muy personal, y potencialmente divisiva, sobre ti.

¿Qué pasa si no me creen? (¿Incluso terapeutas?)

No te voy a mentir: siempre existe el riesgo de que no te crean.

La clave aquí es negociar una línea saludable entre aceptar/respetar la incredulidad de otras personas y asegurarte de que estás en un espacio donde te toman en serio.

Si su terapeuta no cree en sus experiencias empáticas, la respuesta es bastante simple: busque otro terapeuta.

Hay pocas cosas tan desmoralizadoras, incluso desgarradoras, como un profesional de la salud que no te cree.

Mereces que te escuchen, que te escuchen y que validen tus experiencias.

Tu terapeuta puede ser increíble, pero si invalida tu verdad o trata de hacerte pensar que estás equivocado porque tus experiencias no encajan con sus percepciones, entonces es probable que hayas superado su atención.

Hay muchos consejeros, psicólogos, psiquiatras y psicoterapeutas que creen en las habilidades empáticas.

Además, muchos de esos terapeutas son empáticos ellos mismosque pueden haber contribuido a sus trayectorias profesionales elegidas.

Ya es bastante difícil navegar en un mundo que es demasiado emocionalmente abrumador sin tratar de invertir una tonelada de energía para convencer a otras personas de que sus experiencias son reales y válidas.

Si tiene los medios mentales y emocionales para hacerlo, siéntase libre de darles un montón de enlaces a Artículos científicos eso apoyar las habilidades empáticas. Luego déjelos hacer su propio trabajo.

Aunque puede ser tentador tratar de convencer y educar a otros sobre su experiencia, realmente no es su trabajo hacerlo.

Es completamente agotador tratar de que otros entiendan si no están dispuestos a poner energía en hacerlo.

Esto se aplica a los terapeutas, miembros de la familia, socios, amigos, compañeros de trabajo y casi todas las demás personas con las que puede interactuar regularmente.

¿Qué pasa si no son de apoyo?

Para ampliar el punto anterior, existe una posibilidad muy real de que algunas personas no simpaticen tanto con nuestra causa.

Es posible que tengamos que aceptar que algunas de las personas más cercanas a nosotros, a quienes más queremos, no podrán brindarnos el apoyo que necesitamos, cuando lo necesitamos.

Esto a menudo se debe a sus propios prejuicios e incluso a sus miedos. Cuando alguien no puede relacionarse con una situación, a menudo intentará silenciar a los demás o alejarlos para que sus zonas de confort no se vean comprometidas.

Sí, esto es extremadamente frustrante, pero también es importante tener compasión por lo que podría estar pasando.

Aquellos que tienen dificultades para aceptar sus habilidades empáticas pueden estar pasando por una intensa agitación espiritual, o tener innumerables otros problemas personales que no conocemos.

Si te enfrentas a este escenario, la clave es encontrar tu tribu.

Esto podría significar encontrar nuevos grupos de amigos con los que interactuar, nuevos profesionales de la salud que lo tomen en serio e incluso un nuevo trabajo si su empleador es una de esas personas que no pueden/no quieren creerle o apoyar su verdad.

Ya es bastante difícil luchar durante un día en la oficina cuando estás lidiando con emociones abrumadoras de todas las direcciones, sin importar también tener que defender tu agotamiento ante un jefe que cree que te lo estás inventando todo.

Algunas personas cuyas familias son muy conservadoras o religiosas pueden tener miedo no solo de que no se les crea, sino de que se les acuse de estar equivocados, equivocados o incluso malvados si se presentan y expresan lo que sienten.

En esos casos, podría ser una buena idea hablar con un asesor de confianza que sepa que eres empático, que crea y te apoye, y pídele consejo sobre cómo acercarte a tus seres queridos de una manera que no los asuste. o alienarlos.

Si me creen, ¿qué pueden hacer para apoyarme?

Si aceptan lo que les has dicho, ya han dado un gran paso para apoyarte, y eso es maravilloso.

Ahora puede ocurrir un crecimiento real en todos los lados.

En primer lugar, asegúreles que, a pesar de sentido8 – NO los sientes teniendo sexo, ni lees sus mentes como si revisaran un correo electrónico.

Recuerda que aquellos que no han experimentado el tipo de conexiones empáticas que tú experimentas, es posible que no entiendan realmente de lo que eres (o no eres) capaz.

Aunque pueden tener dificultades para relacionarse con las habilidades empáticas, eso no significa que no puedan ser una línea de apoyo y defensa para ti. Aquí es donde entra en juego una comunicación clara.

Cada empático tiene necesidades diferentes, por lo que aquí no hay una solución única para todos. Es importante que determine qué necesita de quién, para sentirse tranquilo y seguro.

Por ejemplo, una persona puede necesitar que su pareja sea una línea de defensa para ayudarlo a protegerse de la negatividad o la crueldad en películas, programas de televisión o libros.

Otro podría necesitar que sus amigos o familiares lo ayuden a cuidar a sus hijos cuando están abrumados por todo lo que sucede a su alrededor.

Determine cuáles son sus puntos débiles, cómo puede cultivar el cuidado personal y cómo pueden ayudar aquellos que lo aman.

Entonces hágales saber.

¿Recuerdas lo ansioso que estás por ayudar a los que amas? Sin duda, ellos sienten lo mismo por ti.

Dales la oportunidad de ser asombrosos y es posible que te sorprendan.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded





Artículo: Cómo hablar sobre ser empático

Cómo hablar sobre ser empático

¿Qué significa ser empático?

Empatía es un término que se refiere a la capacidad de comprender y compartir los sentimientos de otra persona. Ser empático es ser capaz de ponerse en el lugar de otra persona y comprender su perspectiva y sentimientos.

¿Por qué es importante hablar sobre la empatía?

La empatía es una habilidad clave para las relaciones saludables. Cuando somos empáticos, somos capaces de entender mejor a los demás y establecer lazos más fuertes con ellos. Además, la empatía es fundamental para la resolución de conflictos y la construcción de comunidades más justas y equitativas.

¿Cómo podemos fomentar la empatía en nuestras conversaciones?

  1. Escuchar activamente: Prestar atención a lo que la otra persona dice sin juzgarla ni interrumpirla. Asegurarse de que comprendemos lo que nos está diciendo.
  2. Hacer preguntas clarificadoras: Preguntar para obtener más información y clarificar lo que la otra persona está diciendo. Esto también demuestra interés y preocupación por su perspectiva.
  3. Validar los sentimientos de la otra persona: Reconocer los sentimientos de la otra persona y hacerle saber que nos importan. Esto ayuda a la otra persona a sentirse comprendida y valorada.
  4. Evitar comparaciones y minimizaciones: No es útil decir cosas como «Yo sé exactamente cómo te sientes» o «No es para tanto». Cada persona experimenta y siente las cosas de manera diferente, y minimizar o comparar puede hacer que la otra persona se sienta incomprendida o juzgada.
  5. Expresar empatía y compasión: Si bien no podemos resolver todos los problemas de la otra persona, podemos demostrar que nos importa y que queremos hacer lo que esté en nuestras manos para ayudar.

Conclusión

En resumen, la empatía es una habilidad fundamental para establecer relaciones saludables, resolver conflictos y construir comunidades más justas y equitativas. Fomentar la empatía en nuestras conversaciones puede ser de gran ayuda para abordar y solucionar problemas de manera efectiva.


Deja un comentario