Cómo la práctica de las Siete Virtudes Celestiales puede transformar tu vida

¿Alguna vez has sentido que necesitas un cambio en tu vida? ¿Te has preguntado cómo podrías alcanzar una mayor felicidad y satisfacción? Si es así, probablemente te interesará conocer las Siete Virtudes Celestiales. Esta práctica milenaria promete transformar tu vida y ayudarte a alcanzar la paz y la prosperidad que siempre has buscado. En este artículo, te explicaremos en detalle qué son las Siete Virtudes Celestiales, cómo practicarlas y cómo pueden beneficiar tu vida de una manera significativa. ¡No te lo pierdas!

La idea de las siete virtudes celestiales se deriva de una larga línea de pensamiento filosófico y religioso inclinado hacia los valores católicos.

En la culminación de su desarrollo, se decía que eran las armas utilizadas para combatir los siete pecados capitales.

Algunos fueron tomados de filósofos griegos como Platón y Aristóteles, mientras que el resto provino de fuentes teológicas como la Santa Biblia y el clero.

Pero, este artículo no es sobre el catolicismo.

En cambio, estamos buscando herramientas que otros hayan usado de manera efectiva para transformar sus vidas para mejor.

Las siete virtudes celestiales (prudencia, templanza, justicia, coraje, fe, esperanza y caridad) pueden proporcionar una base sólida sobre la cual comenzar a construir una vida mejor, incluso si no eres religioso o espiritual.

¿Cómo pueden ayudar exactamente?

Justicia – Construyendo Mejores Relaciones

¿Qué te viene a la mente cuando escuchas la palabra “justicia”?

¿Son cuestiones legales y una sala de audiencias?

¿Quizás la retribución por algún desaire o herida que ha sido infligido?

La definición de justicia incluye estas cosas, pero en un sentido filosófico, la palabra se relaciona con la forma en que interactuamos, vemos y tratamos a nuestros semejantes.

Actuar con un sentido de justicia es luchar por la equidad, el equilibrio y la igualdad en las acciones de uno. Es ejercer el poder que tienes sobre otras personas de una manera justa y respetuosa con todos los involucrados.

Nos encontramos en una posición de poder sobre otras personas regularmente, en nuestra vida cotidiana. El mayor ejemplo es cuando compramos en una tienda o queremos adquirir un servicio. Como consumidor, tenemos mucho poder sobre el empleado que solo está tratando de ayudarnos a hacer nuestra compra.

Sin embargo, muchos optan por tratar mal a estas personas.

La justicia es importante porque demuestra al mundo quién eres como persona. Si se sabe que eres un idiota, las personas no querrán ayudarte, estar cerca o trabajar contigo. En cambio, te evitarán.

Sin embargo, las personas se dan cuenta cuando tratas de actuar de manera justa y justa, incluso si no pueden expresarlo con palabras. Si saben que no vas a tratar de joderlos, son mucho más indulgentes y comprensivos.

Prudencia – Evitar el despilfarro sin sentido

Somos una sociedad derrochadora. Abrazar la prudencia es entender que tenemos una cantidad finita de recursos y debemos hacer el uso más eficiente de lo que tenemos.

Debemos apreciar lo que tenemos, incluso si no es tanto, incluso si nos esforzamos por obtener más. Simplemente nunca se sabe cuándo puede encontrarse deprimido y sin nada que mostrar por todo el esfuerzo que ha realizado.

Podemos practicar la prudencia al presupuestar, para que podamos ser conscientes de cómo gastamos nuestro dinero, cuidar nuestras pertenencias para que duren más y no tratar como desechables las cosas que no lo son.

A su vez, querremos menos, lo que trae menos estrés y ansiedad para tratar de seguir el ritmo de expectativas poco realistas.

Templanza – Ser una isla de calma en la tormenta

La ira es una emoción justa y válida. Demasiados gurús y libros de autoayuda promueven la idea de que cualquier tipo de ira es negativa. Que no es. La ira es solo una emoción. Se puede utilizar como combustible para promulgar cambios o impulsar cosas mejores.

Pero, es realmente fácil caer en una justificación farisaica y darle demasiada importancia a nuestro enojo, alimentándolo y dejándolo crecer. Eso es malo porque podemos perder de vista el panorama general y actuar precipitadamente.

Actuar con templanza es abordar los problemas con razón, aunque tengan asociada mucha intensidad.

La templanza nos permite identificar más claramente un problema y trabajar hacia una solución beneficiosa, en lugar de ceder a las demandas torpes para aplacar nuestro ego enojado.

No todas las emociones que sentimos son correctas, aunque estén justificadas. A veces no tenemos toda la información, o nos falta una perspectiva importante. No significa que estés equivocado, pero tampoco significa que tengas razón.

La templanza, la calma, actuar con razón y racionalidad es la forma más eficaz de evitar conflictos innecesarios.

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

Coraje – Mirando fijamente a la cara de lo desconocido

El valor es el factor más importante en cualquier cambio significativo en la vida. ¿Por qué? Porque el cambio da miedo.

¿Es aplicar a un nuevo trabajo? ¿Invitar a salir a esa persona atractiva? ¿Decidir volver a la escuela?

¿O es más profundo que eso? ¿Es tratar de mirarte a ti mismo a través de ojos imparciales, la forma en que piensas y miras el mundo, buscando las dificultades y desafíos que aún pueden estar afectándote negativamente hoy?

Hay que armarse de valor para transformar una vida. Al tratar de hacerlo, miramos fijamente a lo desconocido, sin tener idea de lo que resultará de nuestro esfuerzo o si lo lograremos.

Pero debemos intentarlo. De lo contrario, estamos condenados a vivir una vida de estancamiento en cualquier rutina en la que nos encontremos.

Fe: saber que podemos manejar lo desconocido

La fe es otra palabra que apasionadamente significa diferentes cosas para diferentes personas.

Puede ser una declaración religiosa, puede ser la esperanza de que las cosas mejoren, pero también puede tratarse de nosotros mismos.

Debemos tener fe en nosotros mismos de que podemos navegar por lo desconocido que se avecina si queremos transformar nuestras vidas.

Pero… ¡no necesitas saberlo todo! No puedes saberlo todo.

Manejar una situación o un desafío imprevisto también puede significar abrazar la humildad y pedir ayuda a personas más informadas. Podemos aprender mucho al estudiar los caminos de las personas que nos precedieron.

En algún lugar, alguien ya ha logrado hacer lo que estás tratando de hacer. No tienes que seguir exactamente su camino o creer todo lo que ellos creen. Puedes tomar prestado de él, aprender y usarlo para forjar tu propio camino.

Esperanza: una luz parpadeante en una noche oscura

La esperanza es un poderoso catalizador para el cambio. Puede llevar a las personas a grandes alturas, inspirar y alentar.

La esperanza es algo que debemos tener a la vista mientras trabajamos para mejorar nuestras vidas o realzar aquello en lo que creemos.

Es saber que sí, tenemos el poder y la capacidad de cambiarnos a nosotros mismos oa la vida que estamos viviendo actualmente; saber que no estamos condenados.

Puede ser difícil encontrar esperanza en la turbia negrura de la depresión o la enfermedad mental. Lo importante a tener en cuenta es que la esperanza es a menudo un faro o un símbolo. Puede llevarte en una dirección particular, pero aún tendrás que recorrer el camino y pelear las batallas que se te presenten.

Necesitamos objetivos concretos a los que aferrarnos, perseguir y marcar a medida que avanzamos. La llama de la esperanza morirá sin el combustible de las acciones para mantenerla viva y bien.

Caridad: para elevar a los que están debajo de nosotros

Las personas, en general, son generalmente buenas, aunque sí, hay personas negativas y malas en el mundo.

Podemos ver la bondad en acción en la caridad que las personas brindan a quienes son menos afortunados o tienen vidas más difíciles que ellos.

No tiene que ser gestos grandiosos o llamativos. A veces es algo pequeño o simple que no necesariamente necesitamos, de lo que alguien más puede beneficiarse.

Practicar la caridad no solo hace que la carga de otra persona sea más liviana, sino que también genera humildad si podemos reflexionar sobre lo que tenemos y los desafíos que enfrentan otras personas.

Hay muchas personas por ahí que sienten que se han quemado al practicar un acto de caridad o compasión por otra persona que no lo apreció, o tal vez se aprovechó de su bondad.

Debemos evitar internalizar los comportamientos de los demás. Lo que eligen hacer con esa caridad a menudo es un reflejo de la vida que han llevado o de problemas de los que quizás no estés al tanto.

Incluso si alguien se aprovecha de la bondad, ser el elegido para poner la bondad y la caridad en el mundo es mucho más poderoso y saludable para ti si dejas que sea más fuerte que tu ira.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo la práctica de las Siete Virtudes Celestiales puede transformar tu vida

¿Qué son las Siete Virtudes Celestiales?

Las Siete Virtudes Celestiales son un conjunto de valores morales que se han practicado desde la antigüedad y que continúan siendo relevantes hoy en día. Estas virtudes son: humildad, caridad, castidad, paciencia, diligencia, templanza y amistad.

¿Cómo pueden las Siete Virtudes Celestiales transformar tu vida?

La práctica de estas virtudes puede tener un efecto transformador en nuestra vida. Al vivir de acuerdo con estos valores, se puede experimentar una mayor paz interior y una sensación de satisfacción en la vida. A continuación se detallan las formas en las que cada una de estas virtudes puede afectar positivamente a tu vida:

  1. Humildad : La humildad te ayuda a ser más tolerante y compasivo con los demás, lo que a su vez te hace más accesible y te ayuda a construir relaciones más sólidas y satisfactorias.
  2. Caridad : La caridad se refiere a la generosidad y al amor hacia los demás. Al practicar la caridad, uno se siente más satisfecho con su vida y aumenta la probabilidad de tener relaciones más satisfactorias y significativas.
  3. Castidad : La castidad te ayuda a tener un mayor control sobre tus deseos y emociones, lo que te permite ser más disciplinado y orientado a tus objetivos.
  4. Paciencia : La paciencia te ayuda a ser más tolerante y comprensivo con los demás, lo que te ayuda a construir relaciones más fuertes y a manejar situaciones difíciles con más facilidad.
  5. Diligencia : La diligencia implica la dedicación y la perseverancia a la hora de lograr tus objetivos. Al ser diligente, eres más propenso a tener éxito en los proyectos que te propongas.
  6. Templanza : La templanza se refiere a la moderación en la búsqueda del placer y la satisfacción. Al practicar la templanza, eres más capaz de controlar tus impulsos y ser más disciplinado en tu vida.
  7. Amistad : La amistad se trata de la bondad y la lealtad hacia los amigos. Al cultivar amistades sólidas y verdaderas, te rodearás de personas que te apoyen en tu camino hacia una vida más satisfactoria.

Conclusión

La práctica de las Siete Virtudes Celestiales puede tener un efecto positivo en tu vida, ya que te ayudan a desarrollar habilidades y valores que te permiten tener una vida más satisfactoria y significativa. Escoge una de estas virtudes y comienza a practicarla en tu vida diaria. Verás cómo puedes transformar tu mundo y cambiar tu perspectiva.

Deja un comentario