Cómo lidiar con un amigo controlador (+ señales de advertencia)

¿Tienes un amigo que siempre quiere tener el control de todo y no te deja tomar tus propias decisiones? Puede que estés lidiando con un amigo controlador. En este artículo, te presentamos señales de advertencia para identificar este comportamiento y te damos algunos consejos para lidiar con un amigo así sin dañar la amistad. ¡No te lo pierdas!

Las amistades sanas se basan en el respeto mutuo. Desafortunadamente, a algunas personas les resulta difícil tener relaciones equilibradas. Pueden tratar de decirles a los demás qué hacer y siempre suponer que saben más. Es difícil tener un amigo controlador; puede sentirse molesto, sofocado o incluso intimidado.

En este artículo, aprenderá cómo detectar comportamientos controladores, cómo manejarlos y cómo saber cuándo es el momento de alejarse de la amistad.

1. Aprende las señales de un comportamiento controlador

Las personas controladoras a menudo intentan usar múltiples estrategias para influir en usted o cruzar sus límites. Algunos son evidentes, pero otros son más sutiles.

anuncios

Aquí hay algunos signos a tener en cuenta:

  • Demandas y solicitudes directas sin consideración por sus necesidades o sentimientos
  • Ultimátums: por ejemplo, «Puedes ser mi amigo o amigo de X».
  • Chantaje emocional: por ejemplo, “Si realmente te importara, siempre contestarías el teléfono”.
  • Falta de respeto por la privacidad: Por ejemplo, leer tus mensajes de texto sin tu permiso.
  • Agresión pasiva: por ejemplo, pueden decir: «Oh, está bien», pero usan un tono de voz sarcástico o ponen los ojos en blanco para mostrar que no están contentos.
  • Incapacidad para respetar la palabra “No”
  • Una incapacidad para asumir la responsabilidad de sus acciones o decir «lo siento»
  • Hacer favores no deseados y luego esperar que les corresponda: por ejemplo, pueden pedir prestado su automóvil e insinuar que debe decir «Sí» porque le compraron el almuerzo la semana pasada (incluso si no se lo pidió).
  • Dar consejos y luego enojarse si no los sigue
  • Diciéndote cómo debes sentirte: por ejemplo, pueden decirte que «no debes ofenderte» con sus comentarios crueles o sus chistes ofensivos.
  • Comportamiento posesivo, por ejemplo, intentar sabotear tus otras amistades.
  • Tratar de cambiar sus opiniones o creencias: es normal que los amigos hablen sobre opiniones o creencias, pero si su amigo menosprecia sus puntos de vista o pasa mucho tiempo tratando de convencerlo de que está «equivocado», esto puede ser una señal de conducta controladora.

2. Comprender por qué las personas tratan de controlar a los demás

Es posible que te confunda el comportamiento de tu amigo. Puede parecer extraño que digan que les gustas o que incluso son tus mejores amigos mientras te hacen la vida más difícil. Puede ser útil saber por qué algunas personas sienten la necesidad de controlar a los demás.

Una causa común de estos comportamientos es la ansiedad. Las personas ansiosas a veces intentan controlar su entorno, incluidas las acciones de otras personas.[1]

Otras causas posibles incluyen:

  • Trastornos de la personalidad, como Trastorno de personalidad narcisista.[2]
  • Ser criado en un hogar con padres o cuidadores que a menudo se comportaban de manera controladora. Algunas personas crecen asumiendo que el control y la manipulación son normales en las relaciones porque es lo que vieron cuando eran niños.[2]

Sin embargo, es importante recordar que una infancia difícil, la ansiedad u otros problemas psicológicos no son excusa para controlar conductas. Como adultos, todos somos responsables de nuestras acciones.

anuncios

3. Practica decir “No”

Si tu amigo te hace una solicitud o demanda irrazonable, trata de decir “No” directamente sin dar una explicación larga. No tiene que justificar su razón para negarse.

Por ejemplo:

  • “No, eso no funciona para mí”.
  • “No, eso no es posible.”
  • «No, no puedo hacer eso».

Es posible que deba repetir su respuesta. Usa las mismas palabras y el mismo tono de voz. La mayoría de las personas dejarán de intentar hacer una demanda si escuchan una respuesta negativa idéntica varias veces.

4. Pídele a tu amigo que cambie su comportamiento

Cuando te sientas más cómodo diciendo “No”, puedes pasar al siguiente paso: pedirle a tu amigo que cambie su comportamiento controlador.

Usa esta fórmula:

  • lo que estas sintiendo
  • Cuando te sientes de esa manera
  • Lo que te gustaría que sucediera en el futuro

Por ejemplo:

  • “Cuando tratas de decirme qué comida debo pedir cuando salimos, me siento condescendiente. De ahora en adelante, me gustaría que dejaras de comentar mis comidas”.
  • “Cuando me envías mensajes de texto varias veces en una noche preguntándome con quién estoy y qué estoy haciendo, me siento sofocado. En el futuro, me gustaría que dejes de enviarme mensajes de texto si no recibes una respuesta”.

Si tu amigo insiste en que tus sentimientos no son correctos o que no eres razonable, recuerda que nadie tiene derecho a decirte cómo debes pensar o sentir. Dígales: “Pero así es como me siento” o “Sé cómo me siento y te lo estoy haciendo saber”.

Si tu amigo sigue desestimando tus sentimientos, quizás sea momento de reevaluar la amistad. Los verdaderos amigos tratan de entender tu punto de vista en lugar de exigirte que estés de acuerdo con ellos.

5. Deja tus límites claros

Controlar a las personas a menudo no respeta tus límites. Puede ser útil explicar exactamente lo que hará y lo que no hará o tolerará.

Estos son algunos ejemplos de límites:

  • “No respondo a los mensajes de texto después de las 10 p. m. de lunes a viernes, a menos que sea una emergencia”.
  • “No hablo con gente que me insulta”.
  • “No le presto dinero a la gente”.
  • “Solo abrazo a mis familiares y a mi pareja”.

La primera vez que un amigo cruza un límite, explicárselo. Si lo vuelve a cruzar, pídale que cambie su comportamiento. Si eso no funciona, decida cuáles serán las consecuencias si siguen ignorando su límite.

Explique las consecuencias únicamente si está preparado para cumplirlas.

Por ejemplo:

  • “Si vuelves a insultarme frente a tus amigos, me iré de esta fiesta”.
  • “Si tratas de decirme qué ropa debo y no debo comprar, no volveré a ir de compras contigo”.

Nuestra guía sobre qué hacer si lo tratan como un felpudo tiene más consejos sobre cómo establecer y mantener límites.

6. Practica la comunicación no verbal asertiva

Es más probable que tu amigo respete lo que dices si usas un lenguaje corporal asertivo cuando hablas.

  • Hacer contacto visual; te hace parecer más confiado.[3]
  • Siéntese o póngase de pie. Una buena postura puede hacerte parecer más asertivo. Si tienes mala postura, consulta este video de ejercicios de postura.
  • No te inquietes, ya que esto puede hacerte lucir nervioso.
  • No se esconda detrás de los objetos. Por ejemplo, no uses tu bolso como escudo.

7. Acepta que no puedes obligar a tu amigo a cambiar

Algunas personas no son conscientes de que son autoritarias, agresivas y controladoras.[1] Si su amigo encaja en esta categoría, una conversación honesta sobre los límites, tal vez con algunos recordatorios amables, podría ser suficiente para resolver el problema.

Pero si tu amigo no acepta o no puede aceptar que su comportamiento no es apropiado, probablemente no cambiará. Tendrás que decidir si las mejores cualidades de tu amigo son suficientes para compensar su comportamiento controlador.

8. Sepa cuándo es el momento de irse

Si sientes que las cualidades positivas de tu amigo superan sus rasgos de control o que su comportamiento está mejorando, tal vez quieras mantener la amistad. Pero no todas las amistades pueden o deben continuar.

En general, podría ser hora de distanciarse de su amigo si:

  • Has tratado de establecer límites, pero tu amigo no te escucha o no entiende lo que necesitas.
  • Se siente física o emocionalmente inseguro.
  • En resumen, la amistad hace que tu vida sea más difícil, no más placentera.
  • Tu amigo dice o hace cosas que te hacen cuestionar tu inteligencia o cordura; esta es una señal de una forma grave de abuso conocida como gaslighting. Healthline tiene una línea útil guía para gaslighting y como manejarlo.

Puedes leer más sobre las señales de amistades poco saludables en nuestro artículo sobre las señales de una amistad tóxica.

Si no puedes evitar por completo a tu amigo controlador, por ejemplo, si van juntos a la escuela o trabajan en el mismo lugar, mantente cortés y civilizado, pero no interactúes con él a menos que sea absolutamente necesario. Cíñete a los temas ligeros y discúlpate lo antes posible si tienes que tener una pequeña charla y no estás de acuerdo en salir con ellos.

Preguntas comunes

¿Por qué atraigo amigos controladores?

Las personas controladoras pueden sentirse atraídas por ti porque pueden ver que tienes límites débiles y que puedes ser manipulado. Por ejemplo, si por lo general estás de acuerdo con lo que los demás quieren, incluso si realmente no quieres, una persona controladora puede ver que no te defiendes. Podrían pensar que no desafiarás sus comportamientos irrazonables.

Pero a veces, la respuesta es un poco más complicada. El problema puede no ser que atraigas a personas controladoras sino que ignores las señales de advertencia de que son tóxicas. En lugar de distanciarte, puedes optar por pasar por alto sus comportamientos controladores o seguir dándoles la oportunidad de cambiar.

Puede caer en esta trampa si no confía en su propio juicio. Por ejemplo, puedes pensar: “Parece un poco crítico, pero tal vez yo soy demasiado sensible. Debería darle una oportunidad”.

Lea nuestra guía sobre cómo distinguir a los amigos falsos de los verdaderos y dése permiso para alejarse de la amistad o distanciarse de un nuevo conocido si reconoce señales de alerta. También puede ser una buena idea desarrollar tu autoestima para que no estés demasiado ansioso por hacerte amigo de alguien que se interese por ti.

¿Puede un fanático del control cambiar?

Sí, pero sólo si ellos quieren. Puede comunicarse abiertamente sobre el comportamiento de alguien y pedirle que actúe de manera diferente, pero no puede controlar cómo responde. Si no cambian, puede ser mejor distanciarse de ellos si es posible.

¿Cómo me mantengo alejado de los amigos controladores?

Cuando esté conociendo a un nuevo amigo, esté atento a cualquier signo de comportamiento controlador, como exigir favores o verificar repetidamente su ubicación. Prepárate para retirarte de la amistad si te hace sentir incómodo en lugar de quedarte y esperar que cambie.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo lidiar con un amigo controlador

Señales de advertencia

  1. Siempre quieren tomar decisiones por ti sin tu consentimiento.
  2. No respetan tus opciones o preferencias y siempre tratan de imponer las suyas.
  3. Muestran celos y envidia cada vez que te relacionas con otras personas que no sean ellos.
  4. Siempre esperan que cumplas con sus expectativas y no toleran ningún error o cambio en tus decisiones.
  5. Te culpan constantemente por cosas que no están bajo tu control.
  6. Te hacen sentir inferior cuando comparan tus logros con los suyos.

Si alguna vez te has encontrado en una de estas situaciones, entonces es probable que tengas un amigo controlador. El hecho de tener un amigo que busca tener poder y control sobre ti puede llegar a ser estresante y agotador tanto física como emocionalmente.

Consejos para lidiar con un amigo controlador

1. Comunica tus límites: Es importante que hables con tu amigo acerca de cómo te sientes en su compañía. Hazles saber que aprecias su amistad, pero que necesitas más espacio para tomar tus propias decisiones. No es fácil hablar de esto, pero es esencial si deseas tener una relación amistosa saludable.

2. Establece límites claros: Siéntete libre de expresar lo que estás dispuesto a hacer y lo que no estás dispuesto a aceptar. No tengas miedo de decir no a las cosas que no te hacen sentir cómodo.

3. Busca apoyo externo: A veces es difícil hablar con alguien que está muy cerca de nosotros. Considera buscar apoyo de un profesional de la salud mental si necesitas ayuda para lidiar con un amigo controlador.

4. Aprende a decir no: No tengas miedo de decir no. Si algo no te hace sentir cómodo o si te está haciendo sentir incómodo, no tengas miedo de expresar tus sentimientos.

5. Dale el beneficio de la duda: En algunos casos, la necesidad de control es simplemente una forma de inseguridad. Siempre es importante tomar en consideración el punto de vista del otro.

Si bien es importante tener amigos cercanos y confiar en los demás, también es importante poner límites saludables en una amistad. No tengas miedo de hablar con tu amigo controlador y establecer límites claros que te permitan llevar una relación amistosa saludable.

Deja un comentario