Cómo lidiar con una pareja que te trata como a un niño

«Tener una relación sentimental en la que uno de los miembros de la pareja seas tratado como un niño puede ser frustrante y limitante. Es normal que en una relación existan dinámicas en las que uno de los miembros se encargue de cuidar al otro, pero ¿qué sucede cuando ese cuidado se convierte en un comportamiento controlador y dominante? En este artículo te daremos algunos consejos para lidiar con una pareja que te trata como a un niño y recuperar tu propia autonomía dentro de la relación.»

En una relación ideal, ambos socios son individuos que se unen para ser participantes iguales en la unidad.

Desafortunadamente, lo ideal no siempre sucede.

La dinámica de poder puede desequilibrarse de una manera que socava la relación o la salud mental de los participantes.

Una persona que trata a su pareja como un niño es una de esas dinámicas poco saludables.

Sesga fuertemente el poder en la relación con la persona que está actuando de manera controladora.

Eso puede tener más consecuencias, ya que esa persona puede estar tomando decisiones sobre cómo su pareja debe conducir su vida, lo que puede no beneficiar a esa persona.

Ambos socios deben ser capaces de valerse por sí mismos como participantes en una relación amorosa e igualitaria.

Hable con un entrenador de relaciones certificado y experimentado para que lo ayude a lidiar con una pareja que lo trata como a un niño. Es posible que desee probar hablando con alguien a través de RelationshipHero.com para obtener consejos de relación empáticos, específicos y genuinamente perspicaces en su forma más conveniente.

¿Por qué mi pareja me trata como a un niño?

“Enseñamos a otras personas cómo tratarnos”. es una frase común que simplifica demasiado la interacción social y no hace un gran trabajo al comunicar la idea detrás de ella.

Lo que dice la oración es que usted determina cómo lo tratan otras personas al permitir o rechazar un comportamiento particular.

Permitir el comportamiento le dice a la otra persona que estás de acuerdo con eso.

En una relación sana, eso debería incluir un comportamiento positivo, conflictos civiles y resolución de problemas.

No permitir que el comportamiento resalte los límites de uno le comunica a la otra persona que no está dispuesto a ser tratado de una manera particular.

Demuestra que el comportamiento en cuestión es inaceptable, que no está dispuesto a tolerarlo y que habrá algunas repercusiones por esa acción.

Esas repercusiones pueden variar desde el conflicto hasta alejarse de esa interacción social.

Cuando una persona trata a su pareja como a un niño, a menudo es porque la pareja ha demostrado que está de acuerdo con ese trato.

Es posible que no tengan un fuerte sentido de sí mismos, límites apropiados o se sientan seguros en conflicto con la otra persona.

El comportamiento también puede haber pasado desapercibido lentamente hasta que finalmente se vuelve perceptible.

Ese es un problema que debe abordarse porque no puede confiar en que otras personas tengan en mente sus mejores intereses, incluso las personas que dicen amarlo.

La mayoría de las veces, optarán por lo que es mejor para ellos porque las personas tienden a interesarse más en sí mismas que en cualquier otra cosa.

¿Entonces, qué puede hacer usted al respecto?

Establecer límites e igualdad.

Hay un par de maneras diferentes de establecer límites y trabajar en su sentido de sí mismo.

Puede ser útil comenzar con un enfoque suave al hablar con su pareja y decirle algo como:

“He notado que he sido extremadamente pasivo en nuestra relación y me gustaría su ayuda para cambiar eso”.

Suponiendo que la relación no sea abusiva y que la persona no sea controladora, esto debería ser suficiente para que tu pareja se una a ti y te ayude a superar ese cambio.

Es de esperar que estén de acuerdo y que ustedes dos puedan formular mejores formas para que adopten una postura igualitaria en la relación cuando se trata de tomar decisiones, hacer lo que quieren hacer y cómo quieren hacerlo.

En una relación poco saludable o potencialmente abusiva, es probable que su pareja retroceda con fuerza contra sus intentos de ejercer más control sobre su vida.

La razón es que los abusadores necesitan que sus víctimas cumplan. Para que usted cumpla, un abusador puede usar la violencia, el abuso verbal o emocional para que usted dependa de él en diferentes niveles.

Algunas personas se van a los extremos; para otros, puede parecer un comportamiento de control más superficial.

Si sus intentos de establecer cierta identidad e igualdad en la relación se encuentran con hostilidad e ira, sería mejor que busque la ayuda de un terapeuta que pueda ayudarlo a navegar la situación de manera segura (es decir, no intente las sugerencias en la sección abajo).

Un controlador abusivo puede intensificar su comportamiento si siente que se le está escapando de las manos, lo que puede ponerlo en peligro.

Suponiendo que sea seguro para usted hacerlo, puede comenzar a asumir más responsabilidades y procesos de toma de decisiones de la relación.

Si tu pareja te apoya, esto debería ser más fácil. No debería tener que afirmar dónde están sus límites con regularidad.

Si eso falla, adopte un enfoque más firme.

No todas las personas controladoras son abusivas, pero a veces es difícil para un controlador apagarlo.

Una persona que va a trabajar liderando un equipo grande puede necesitar mantener el control sobre ese equipo durante jornadas laborales de 12 horas y luego tener dificultades para apagarlo cuando llega a casa.

También puede ser una persona independiente que está acostumbrada a tomar decisiones con regularidad y simplemente a hacer lo que tiene que hacer.

Por otro lado, y lo que es más probable, es que la persona sea emocionalmente inmadura y no tenga un buen entendimiento de la empatía.

Es posible que no se den cuenta de que sus acciones son dañinas o poco saludables porque eso es todo lo que saben.

No han tenido la oportunidad o el tiempo de crecer y mejorar como personas o de entender lo que se necesita para ser una pareja de calidad en una relación sana y amorosa.

Ninguna de estas cosas es un problema de «usted». Ese es un problema de «ellos» en el que tendrán que trabajar y tratar de mejorar si esperan tener una relación saludable.

En una situación en la que una pareja es controladora, pero no necesariamente abusiva, es posible que deba recordarle sus límites a medida que se acostumbra a este cambio en la relación.

Use un lenguaje firme y directo sobre la situación, como:

“Gano mi propio dinero. Puedo decidir cómo gastarlo”.

“No necesito que me digan cómo o cuándo lavar los platos”.

“Soy un adulto. No necesito tu permiso para hacer cosas XYZ”.

Debe esperar un poco de ida y vuelta mientras su compañero trata de averiguar dónde están las nuevas líneas y cómo proceder.

Y generalmente lo harán presionando un poco para ver dónde está el borde de la resistencia.

Con suerte, encontrarán rápidamente estos nuevos límites y los aceptarán como parte de la relación.

Esté preparado para romper si llegara a eso.

En un mundo ideal, su deseo de ser un participante igualitario en su relación sería recibido con amor y comprensión.

Pero no vivimos en un mundo ideal. Vivimos en un mundo complicado y desordenado donde las personas toman decisiones malas o egoístas todo el tiempo.

La verdad del asunto es que si eres una persona complaciente con tus amigos o pareja romántica, esas relaciones pueden cambiar drásticamente cuando dejas de ser tan dócil.

Cambian porque la persona realmente no te amaba ni se preocupaba por ti; solo les importaba cómo podrían usar su cumplimiento para su beneficio.

Al establecer sus límites, es posible que su pareja termine alejándose porque la relación ha cambiado de una manera en la que no necesariamente quiere ser parte.

Eso puede ser algo saludable o no saludable, aunque la mayoría de las veces no es saludable.

No querrás depender completamente de tu pareja. Quiere tener la libertad de tomar decisiones que sean adecuadas para usted.

Trabaje si puede, tenga algunos ahorros y busque opciones en caso de que las cosas no salgan bien.

Y si, por alguna razón, siente miedo o la situación comienza a empeorar cuando intenta hacer cambios, ¡busque ayuda profesional antes de hacer cualquier otra cosa!

¿Todavía no estás seguro de qué hacer con tu pareja y la forma en que te trata? Chatea en línea con un experto en relaciones de Relationship Hero que puede ayudarte a resolver las cosas.

También te puede interesar:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo lidiar con una pareja que te trata como a un niño

Tener una pareja que te trata como a un niño puede ser difícil de manejar. Puede parecernos que no somos tomados en serio o que se nos desvaloriza. Si estás pasando por esta situación, no te preocupes, hay formas de lidiar con ella. Aquí te traemos algunos consejos:

Habla con tu pareja de forma tranquila

Lo primero que debemos hacer es hablar con nuestra pareja. Explícale que no te gustan las formas en que te trata y cómo te hace sentir. Intenta hacerlo con calma y escuchando sus argumentos. Quizás no se da cuenta de lo que está haciendo o por qué lo hace. Es importante comunicar nuestras necesidades y expectativas de forma clara.

Establece tu independencia

Es importante que nos mostremos independientes y autónomos, si queremos que nuestra pareja nos tome en serio. Se trata de hacer cosas por nosotros mismos, tomar nuestras propias decisiones, ser responsables y maduros.

No le faltes el respeto

Aunque nuestra pareja nos trate como a un niño, no debemos hacer lo mismo con ella. Recuerda que el respeto es fundamental en una relación. Los insultos, las descalificaciones o los gritos no van a solucionar nada. Al contrario, pueden empeorar la situación.

Establece límites

Es importante que establezcamos límites claros en nuestra relación. Debemos decirle a nuestra pareja qué es lo que nos molesta y qué no estamos dispuestos a aceptar. Si no establecemos límites, nuestra pareja pensará que puede seguir tratándonos como a un niño y esto puede afectar nuestra autoestima.

Busca ayuda profesional

Si sientes que no puedes manejar la situación por ti mismo o que no estás avanzando con tu pareja, busca la ayuda de un profesional. Un terapeuta de pareja puede ayudarles a entenderse mejor y a trabajar en los conflictos que hayan surgido.

En resumen, lidiar con una pareja que te trata como a un niño puede ser complicado. Sin embargo, es importante que hablemos, establezcamos límites, nos mostremos independientes y respetuosos. Si aún así no podemos avanzar, busquemos la ayuda de un profesional.

  1. Habla con tu pareja de forma tranquila
  2. Establece tu independencia
  3. No le faltes el respeto
  4. Establece límites
  5. Busca ayuda profesional

Deja un comentario