Cómo manejar a un esposo que quiere sexo todo el tiempo (15 consejos)

¿Alguna vez te has sentido abrumada por la libido desenfrenada de tu esposo? ¿Te ha resultado difícil manejar las demandas excesivas de tu pareja en cuanto a sexo se refiere? Si es así, no estás sola. Muchas mujeres se enfrentan a esta situación y no saben cómo manejarla sin herir los sentimientos de su pareja. Pero no te preocupes, estás en el lugar correcto. En este artículo, te presentamos 15 consejos útiles para manejar a un esposo que quiere sexo todo el tiempo. Así que sigue leyendo para encontrar la solución a este problema común en muchas relaciones.

Muchas parejas tienen problemas con la falta de intimidad en una relación a largo plazo.

En tu matrimonio, es todo lo contrario. Tu marido quiere acostarse contigo todos los días, o en cualquier momento que lo desee.

Pero, ¿quieres tener sexo tan a menudo?

Cuando alguien te presiona sexualmente, debes establecer límites claros. Sin embargo, el sexo es parte de la mayoría de las relaciones saludables.

Entonces, ¿un esposo que demanda sexualmente es una buena señal o una mala señal?

Bueno, eso depende. ¿El problema es solo que él te quiere todas las noches, o se siente con derecho a tu cuerpo e incluso te usa sexualmente?

Hable con un entrenador de relaciones certificado y experimentado para que lo ayude a encontrar un equilibrio mejor y más saludable en su vida sexual. Es posible que desee probar hablando con alguien a través de RelationshipHero.com para obtener consejos de relación empáticos, específicos y genuinamente perspicaces en su forma más conveniente.

Contenido

¿Es normal que un hombre quiera sexo todos los días?

Si estás con alguien que está obsesionado con el sexo, es posible que tenga una libido alta y que se sienta atraído por ti. Es normal que un hombre (o una mujer) desee tener sexo todos los días; sin embargo, es posible que las parejas no compartan el mismo deseo por este tipo de intimidad.

En algunos casos, esto conduce a un problema que debe abordarse a través de la terapia de pareja. Puede convertirse en un abuso sexual absoluto a pesar de que estás en una relación sexual.

¿Por qué los hombres quieren sexo con tanta frecuencia?

Los hombres tienden a tener impulsos sexuales más altos en general, pero ¿por qué?

Aquí están todas las razones por las que muchos hombres quieren tener sexo con más frecuencia:

1. Mayor impulso sexual.

Los hombres generalmente tienen un mayor deseo sexual y es muy posible que la libido de tu pareja no coincida con la tuya. Quieres sexo con menos frecuencia, mientras que él está dispuesto a hacerlo todo el tiempo. Si esto se debe a un mayor deseo sexual, debe intentar encontrar un compromiso y llegar a un punto medio mientras expresa afecto físico de otras formas además del sexo.

2. Tener una conexión.

Tu pareja quiere sentir una conexión contigo y usa el sexo para lograrlo. Si bien esta es una forma de sentir que se está uniendo, ciertamente hay muchas otras formas que pueden lograr el mismo efecto. Por lo tanto, intente comunicarse mejor y explíquele cómo puede vincularse y sentirse conectado sin tener relaciones sexuales.

3. Aumento del ego.

La confianza y la autoestima de un hombre pueden depender de su vida sexual. Necesita complacerte sexualmente para sentirse bien consigo mismo. Elogie sus habilidades en el dormitorio, pero hágale saber que no debe confiar en eso para tener un sentido de autoestima y que hay mucho más que sexo que tiene para ofrecer.

4. Lenguaje de amor

Hay cinco lenguajes de amor: contacto físico, regalos, actos de servicio, palabras de afirmación y tiempo de calidad. Para muchos hombres, el contacto físico es el principal lenguaje de amor que entienden y utilizan para expresar y recibir amor. ¿Cuál es tu lenguaje de amor? Debe informar a su pareja al respecto y ampliar la forma en que se comunica a través del contacto físico tocando sin tener relaciones sexuales.

5. Desconocimiento de otras formas de expresar la intimidad física.

El sexo es solo una de las formas en que puedes expresar amor a través del contacto físico. No subestime el poder de abrazar, besar, besarse, tomarse de la mano, acurrucarse y usar otras formas de experimentar y construir intimidad. Usa estas formas con más frecuencia sin esperar que esos toques te lleven al sexo.

6. Sentirse necesitado.

¿Por qué necesitas un hombre? El sexo es una de las razones, pero recuérdale a tu hombre todas las demás. Si quiere sexo solo para sentirse necesitado, haz que se sienta así pidiéndole ayuda y opinión con más frecuencia. Inclúyelo en la toma de decisiones importantes y recuérdale que lo necesitas diciéndole eso.

7. Sentirse deseado.

También podrías decirle que lo deseas, pero que necesita sentirse querido, no solo saberlo. Recuérdale que se ve muy bien, hazle cumplidos y habla de lo atraída que te sientes por él. Anímelo a trabajar en la superación personal si eso lo ayudará a sentirse bien en su propia piel. Lo más importante es explicarle que no querer tener sexo todo el tiempo no es lo mismo que no quererlo a él. También puedes desearlo cuando no estás teniendo sexo.

8. No inicias la intimidad.

Si no eres de los que inician el sexo, es posible que tu hombre sienta que necesita hacerlo. Como lo hace todo el tiempo, ni siquiera tienes la oportunidad de iniciarlo tú mismo. Hágale saber cuándo está de humor y ayúdelo a aprender que puede disfrutar de la intimidad sin esperar que conduzca al sexo.

9. Alivio del estrés.

El sexo ayuda a aliviar el estrés y, para algunos hombres, es tan simple como eso. Saben que se siente bien y esa es una razón suficiente para querer sentirse así constantemente. Si su esposo quiere aliviar el estrés, debe aprender a encontrarlo fuera del dormitorio (practicando deportes, haciendo ejercicio, etc.). También podrías darle un masaje sin que eso conduzca al sexo.

Cómo lidiar con una pareja que quiere sexo más que tú

Tener un esposo que te quiere todo el tiempo suena como un gran matrimonio, pero, en realidad, podría ser un problema o un síntoma de un problema subyacente. Si te encuentras en una situación como esta, hazte estas preguntas:

(Recomendamos el asesoramiento de relaciones varias veces en esta sección porque es probable que sea su mejor apuesta en términos de encontrar una solución a este problema en particular. Un buen lugar para obtener ayuda es el sitio web Héroe de las relaciones – aquí, podrá conectarse con un consejero de relaciones certificado por teléfono, video o mensaje instantáneo).

1. ¿Tienes problemas de intimidad?

La intimidad no se trata sólo de sexo. Tal vez a su esposo le resulte difícil expresar la intimidad de otras maneras. Si este es el caso, podrías mostrarle otras formas de ser físicamente cariñoso además de tener sexo. No siempre tienen que ir hasta el final para que eso signifique que se quieren.

Por otro lado, tal vez usted tenga problemas de intimidad, no su esposo. Si generalmente no está interesado en el sexo, o incluso en otras muestras de intimidad, es posible que esté lidiando con un problema médico o esté luchando con su historial sexual.

La gran pregunta es, ¿usted y su esposo muestran intimidad de otras maneras además del sexo?

Besarse, tocarse, abrazarse, tomarse de la mano o incluso besarse podría ser lo que le falta a su matrimonio. Si tu esposo está demasiado concentrado en el sexo, anímalo a explorar otras formas de mostrar y expresar la intimidad sin esperar nada a cambio.

Si sus problemas de intimidad continúan, independientemente de la causa y de qué se trate exactamente, es recomendable hablar con un terapeuta.

2. ¿Lo encuentras atractivo?

Tal vez pienses que tu esposo se ve bien, pero ¿te atrae lo suficiente como para desearlo? ¿Te excita o simplemente espera sexo de ti porque está casado contigo? Hágale saber cómo podría seducirlo y ponerlo de humor.

Si ya no te sientes atraída por tu esposo, considera por qué y qué puedes hacer al respecto. Tal vez han estado juntos por mucho tiempo y las cosas se han vuelto aburridas. Considere experimentar con cosas nuevas y explorar sus cuerpos en lugar de tener relaciones sexuales.

Si estás comprometida con tu esposo, necesitas aceptarlo y amarlo tal como es. Parte de ese amor es el deseo, así que si eso es lo que falta, trata de encontrarlo de nuevo.

Ambos pueden trabajar en sí mismos si la chispa se ha ido o han descuidado la superación personal en el matrimonio. Anime a su esposo a convertirse en la mejor versión posible de sí mismo haciendo lo mismo y dando ejemplo.

3. ¿Respeta tus límites?

Tu esposo no tiene derecho a tu cuerpo solo porque estás casada. Si no respeta tus límites sexuales, incluso podría ser abusivo. Asegúrate de establecer límites claros y habla con alguien al respecto si te sientes utilizado sexualmente. Podría hablar con un ser querido de confianza o con un terapeuta.

Es posible que tu esposo no falte el respeto a tus límites hasta el punto de que te sientas abusada. Sin embargo, sientes que sigue empujándolos y presionándote sexualmente. Tal vez tu esposo siempre te está tocando. Este también es un problema que no debe tomarse a la ligera. Habla con él al respecto y deja que alguien sepa lo que está pasando.

También podría intentar hablar con un terapeuta para establecer límites claros cuando se trata de sexo. Sin embargo, considera si tu esposo está realmente obsesionado con el sexo o si el problema real es que ya no quieres tener sexo con él.

Es posible que su esposo desee tener relaciones sexuales con frecuencia porque ha estado ocultando la intimidad, especialmente la intimidad sexual, durante una cantidad significativa de tiempo. Si este es el caso, y persiste en retener la intimidad, sin duda tendrá un gran problema que debe abordarse.

4. ¿Se puede hablar de sexo?

¿Te sientes cómodo hablando sobre sexo? El primer y más importante paso para tratar con un esposo que quiere sexo todo el tiempo es hablar con él al respecto.

Explícale tus razones para no querer tener sexo en ese momento y muéstrale intimidad de otra manera, por ejemplo, besándolo. Si empuja tus límites, ponlos de nuevo y apégate a ellos comunicándote al respecto. Habla si no te sientes cómodo con algo.

Sin embargo, considere comunicarse sobre el sexo de diferentes maneras también. Sextear o hablar sucio podría hacer que te sientas más cómodo hablando de sexo y al mismo tiempo darle a tu pareja el tipo de intimidad que está buscando.

Más importante aún, ¿su esposo le comunica sus necesidades sexuales o le impone físicamente sus necesidades? ¿Puede respetar tus límites si los vocalizas?

Comunicar sobre todo. Si esa no es una opción, incluya a una tercera persona en la conversación hablando juntos con un consejero de relaciones.

La comunicación es la clave más importante para un matrimonio feliz, y no se detiene una vez que ingresas al dormitorio.

5. ¿Te parece halagador?

¿Podrías encontrar halagador el comportamiento de tu esposo al reconocer cuánto te desea? ¡Quizás simplemente estás fumando caliente! Si tu esposo te ve de esa manera, podría ser una de las razones por las que quiere tener sexo todo el tiempo.

Si no encuentra halagador su comportamiento, puede encontrarlo necesitado, prepotente o francamente agresivo. Sugerir asesoramiento siempre es una buena manera de presentar su problema a una tercera persona, y un terapeuta está capacitado para ayudarlo.

Si encuentra que el comportamiento de su esposo es insultante en lugar de halagador, es algo de lo que debe estar consciente lo antes posible. Alternativamente, la forma en que reaccionas a sus avances sexuales podría tener más que ver con tus propios problemas de intimidad.

Por ejemplo, tal vez no te sientas cómodo con las demostraciones públicas de afecto, mientras que él insiste en el comportamiento sexual en público. En cambio, podría estar interesado en el sexo mientras alguien más está en la casa, cuando tienes mucho trabajo que hacer o simplemente cuando no te sientes de humor. No lo encuentra halagador porque no respeta sus necesidades en ese momento y empuja sus límites.

Esto es algo que también debe abordarse. Podría ser mejor hablar con un terapeuta en privado si tienes problemas de intimidad que hacen que evites su contacto.

6. ¿Estás en la fase de luna de miel?

Es bastante natural que las parejas estén uno encima del otro durante la fase de luna de miel. Si son recién casados ​​o no han estado casados ​​por mucho tiempo, no es raro que salten chispas por todos lados.

Considere simplemente ceder y disfrutar este período de su matrimonio si eso es con lo que se siente cómodo. Si te hace sentir incómoda, ¿se trata de no querer tener relaciones sexuales en general o se trata del comportamiento de tu esposo?

Si no puede quitarte las manos de encima, considera encontrarlo halagador, pero establece límites claros. Por ejemplo, si no te gustan las demostraciones públicas de afecto, comunica cuándo y por qué no quieres que te toquen. Considere usar la fase de luna de miel para explorar los cuerpos de los demás, y siempre puede hablar en lugar de hacerlo todo sobre el sexo.

7. ¿Quieres sexo?

¿El problema es que no quieres sexo o no quieres a tu marido? Si han estado juntos durante mucho tiempo, es posible que las cosas se hayan vuelto aburridas. Por otro lado, tal vez sí quieras sexo, solo que no en los momentos, en los lugares o bajo las circunstancias que él quiere.

Comunicar y establecer límites claros. Esto se ha repetido con frecuencia, pero debe enfatizarse si desea que su esposo comprenda cuándo retroceder.

Tal vez quieras sexo, pero no con tu marido. Si han estado juntos durante mucho tiempo, es posible que no te atraiga tanto como antes.

Esta es una oportunidad perfecta para invertir en la superación personal y alentar a su esposo a hacer lo mismo. Asegúrate de comunicar también las formas en que quieres ser amado y prueba cosas nuevas.

8. ¿Alguno de ustedes está haciendo trampa o pensando en ello?

Es posible que el aumento de la libido no se trate de ti en absoluto. Tu pareja podría estar pensando en otra persona o te ha estado engañando y se siente culpable por ello.

Tal vez te ha sido infiel o lo estás considerando en su lugar. Es probable que esté tratando de conquistarte y hacer que te quedes con él si ese es el caso.

De cualquier manera, querer sexo todo el tiempo puede estar relacionado con la infidelidad. Si esto sucede de la nada y no es típico en su matrimonio, alguien más podría estar presionando los botones o ya se ha convertido en parte de su matrimonio.

Si no quieres que esto termine con tu matrimonio, considera experimentar en el dormitorio y traer la emoción de alguien nuevo probando cosas nuevas.

9. ¿Respeta otras áreas de tu vida?

Tal vez tu esposo quiera tener sexo en momentos en los que necesitas concentrarte en otras cosas, como tu vida profesional o social, o simplemente en ti misma. Él no te da el tiempo y el espacio para concentrarte en tus necesidades; en cambio, a él solo le importa que satisfagas sus necesidades.

Esto no está bien, y deberías hablar con él al respecto. Explícale cuándo el sexo está fuera de discusión y que debería empatizar más contigo para entender por qué no estás de humor.

Por ejemplo, si está trabajando en un gran proyecto o organizando una despedida de soltera para su amigo, tal vez quiera concentrarse en estos días en lugar de tener sexo todo el tiempo.

No todo el mundo tiene la misma necesidad de sexo. Hable sobre las áreas de su vida en las que necesita concentrarse y exija tiempo a solas si eso es lo que necesita a veces.

10. ¿Quiere sexo en momentos en que te hace sentir incómoda?

Tal vez estés cocinando la cena perfecta, estés en medio de un giro increíble en la trama de tu libro, estés en un lugar público o tu hijo tenga amigos durmiendo en casa. Sea lo que sea, te incomoda expresar tus necesidades sexuales en este momento, y él no respeta eso.

Cíñete a tus límites y habla con él para explicarle cuándo su comportamiento te hace sentir incómodo. Además, comuníquele cuándo se sentiría cómodo con él iniciando el sexo y con qué frecuencia. Si no has tenido esta charla, considera a un terapeuta como alguien que puede ayudarte a comunicarte mejor sobre el sexo.

11. ¿Con qué frecuencia inicia la intimidad?

Tal vez tu esposo quiera tener sexo todo el tiempo porque tú nunca lo haces. Si nunca o muy raramente inicias la intimidad, podría ser por eso que él la inicia con tanta frecuencia. Probablemente se alegrará de saber cuándo estás de humor y probablemente desee que lo demuestres con más frecuencia.

Si tiene problemas para iniciar la intimidad, considere explorar otras formas de intimidad física además del sexo. Simplemente acurrúquese con su esposo y vea a dónde van las cosas.

Besar, abrazar, tocar, besarse… Vea si se siente cómodo con eso, y si no, busque asesoramiento para mejorar la intimidad en su matrimonio. Tus problemas de intimidad podrían estar impidiendo que tengas el tipo de matrimonio que deseas.

12. ¿Puedes encontrar un compromiso?

Si tu esposo simplemente te quiere todas las noches, considera encontrar un compromiso. Por ejemplo, podrías tener sexo una vez a la semana o durante el fin de semana cuando estés relajado. Hable de ello y encuentre una manera de hacer que funcione para ambos.

El educador sexual Michael Castleman incluso sugiere programar citas sexuales para que ambos sepan de antemano cuándo tendrá lugar el sexo. Alivia la presión sobre ambos al dar certeza a la situación.

Nuevamente, deberá establecer límites y apegarse a ellos. Si definitivamente no eres alguien cuya libido exige sexo todas las noches, tu esposo debe respetar eso y comprenderte.

Tal vez podrías iniciar el sexo con más frecuencia si él retrocede un poco y deja de iniciarlo. Conformarse con otras formas de intimidad física por un tiempo, sin esperar que conduzca a nada más. Este es también uno de los compromisos que podrías hacer.

13. ¿Estás poniendo límites?

¿Sabes cómo hablar por ti mismo cuando no estás de humor para el afecto físico? ¿Estás estableciendo límites claros con tu esposo o sientes que te usa sexualmente?

Tal vez te cosifique si está obsesionado con el sexo. Un terapeuta puede ayudarte a aclarar tus límites, pero ten en cuenta que eres tú quien debe apegarse a ellos.

¿Tiene problemas para establecer límites con la gente en general? Hablar con un terapeuta en privado puede ayudarte a aprender a comunicar tus necesidades.

14. ¿Se ha convertido esto en un gran problema en su matrimonio?

Si la intimidad sexual se interpone en su camino para ser una pareja feliz, haga algo al respecto. Hablen entre ustedes y vean si pueden probar algunos de los consejos escritos aquí dependiendo de su situación, pero no se detengan ahí.

La consejería es una forma efectiva de abordar un problema que no puede comunicar. Si respetar los límites es un problema, un terapeuta puede ayudar.

15. ¿Puedes hablar con alguien al respecto?

Cuéntale a un amigo cercano por lo que estás pasando si te sientes utilizado o incluso abusado. La vida sexual a menudo se mantiene mejor en privado entre la pareja, pero si su esposo repetidamente cruza sus límites después de que le dijeron que no lo hiciera, dígaselo a alguien.

Si le parece un gran problema, hable con un terapeuta y encuentre una manera de resolverlo, incluso si su esposo no quiere. Podría aprender a decir que no y establecer límites más claros o enfrentar sus propios problemas de intimidad si ese es el problema con el que está lidiando.

Por otro lado, tal vez solo desees poder explicar mejor cómo se siente no estar de humor. Si el problema no te hace sentir incómodo pero sí te irrita un poco, trata de hablar con un terapeuta juntos.

Si no ha logrado resolver el problema a través de las habilidades de comunicación, el asesoramiento puede hacer que se sienta más cómodo hablando de las cosas.

Realmente le recomendamos que busque ayuda profesional de uno de los expertos en Héroe de las relaciones ya que el asesoramiento puede ser muy eficaz para ayudar a las parejas a comunicarse y lograr un equilibrio en cuanto a la cantidad de sexo que tienen.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo manejar a un esposo que quiere sexo todo el tiempo: 15 Consejos

1. Comunica tus necesidades y tu límite de manera clara

Es importante que expreses cómo te sientes y cuál es tu límite sin culpar a tu pareja. Háblale de tus necesidades y pídele que respete tus límites.

2. Identifica la causa detrás del deseo sexual de tu esposo

Pregunta: ¿Hay algo que esté causando que tu esposo quiera sexo con tanta frecuencia? ¿Está lidiando con estrés o ansiedad? ¿Hay algo en su pasado que lo esté afectando?

3. Dedica tiempo para estar juntos sin que se trate de ir directamente al sexo

Es importante pasar tiempo juntos que no necesariamente tenga que ver con tener relaciones sexuales. Pueden ir al cine, cocinar juntos, ir de paseo, hacer actividades que los alejen de la cama.

4. Explora nuevas formas de conectarte

Busca formas de conectarte con tu esposo que no involucren sexo, como tomarse de la mano, abrazarse o simplemente sentarse juntos a ver televisión.

5. Mantengan una comunicación abierta

Es importante que el diálogo esté siempre presente en una pareja, no solo para hablar sobre sexo. Habla abiertamente sobre tus necesidades emocionales, mentales y espirituales.

6. Evalúa si el exceso de sexo es un problema de adicción

Si el deseo sexual de tu esposo está afectando su vida diaria, puede ser necesario buscar la ayuda de un profesional para lidiar con una posible adicción sexual.

7. Crea límites saludables

Es importante establecer límites en tu relación para que puedan tener una vida sexual saludable. Asegúrate de que ambos se sientan cómodos con cualquier actividad sexual y establezcan límites desde el principio.

8. Practica una comunicación positiva

Utiliza un lenguaje positivo cuando hables con tu esposo. En lugar de decir «no quiero tener sexo», puedes decir «hoy me siento agotado, ¿podemos pasar la noche juntos sin tener relaciones sexuales?»

9. Explora tus propios deseos sexuales

Es importante que conozcas tus propios deseos sexuales y los comuniques con tu esposo. Descubre lo que te gusta y compártelo con él.

10. Identifica las diferencias sexuales

Cada persona tiene diferentes deseos y necesidades sexuales, por lo que es importante identificar cualquier diferencia que pueda tener tu esposo.

11. No te sientas presionada para tener relaciones sexuales

Si no te sientes cómoda con las situaciones sexuales, dilo. No te sientas presionado por tu esposo para tener relaciones sexuales si no te apetece.

12. Practica la paciencia

Es importante ser paciente con tu esposo y contigo misma mientras encuentran un equilibrio en su vida sexual.

13. Busca ayuda profesional

Si sientes que el problema es demasiado para manejarlo solo, busca ayuda profesional.

14. Comprende que la vida sexual es solo una parte de la relación

Aunque la vida sexual es importante en una relación, no es lo único que la define. Asegúrate de que otros aspectos de tu relación estén funcionando.

15. Asegúrate de que estás lista para tener relaciones sexuales

Finalmente, asegúrate de que te sientas lista y cómoda antes de tener relaciones sexuales. No cedas a la presión de tu esposo si no estás preparada.

  1. Comunica tus necesidades y tu límite de manera clara
  2. Identifica la causa detrás del deseo sexual de tu esposo
  3. Dedica tiempo para estar juntos sin que se trate de ir directamente al sexo
  4. Explora nuevas formas de conectarte
  5. Mantengan una comunicación abierta
  6. Evalúa si el exceso de sexo es un problema de adicción
  7. Crea límites saludables
  8. Practica una comunicación positiva
  9. Explora tus propios deseos sexuales
  10. Identifica las diferencias sexuales
  11. No te sientas presionada para tener relaciones sexuales
  12. Practica la paciencia
  13. Busca ayuda profesional
  14. Comprende que la vida sexual es solo una parte de la relación
  15. Asegúrate de que estás lista para tener relaciones sexuales

Es importante comprender que una relación es un compromiso mutuo y que ambas partes deben estar satisfechas con su vida sexual. Sigue estos consejos para manejar adecuadamente a un esposo que quiere sexo todo el tiempo.

Deja un comentario