Cómo mantenerse enfocado en sus objetivos: ¡9 consejos sin tonterías!

¿Te cuesta mantener el enfoque en tus objetivos? No te preocupes, es algo muy común. A veces, la falta de concentración y motivación puede hacernos perder el rumbo y desviarnos de nuestras metas. Pero si estás decidido a alcanzar lo que te propones, estás en el lugar indicado. En este artículo te presentamos 9 consejos sin tonterías para que puedas mantener el enfoque en tus objetivos y lograr el éxito que mereces. ¡No te lo pierdas!

Si parece que la vida te distrae de tus objetivos cada vez que puede, ¡felicidades, tu percepción es acertada!

Todo, desde el trabajo hasta la familia y tu vida amorosa, parece estratégicamente diseñado para evitar que alcances el nirvana de la consecución de objetivos.

Tener la oportunidad de enfocarse totalmente en una meta y avanzar hacia ella es una bendición sin medida y una rareza.

Para la mayoría de nosotros, alcanzar una meta es un juego de rayuela, no una carrera de velocidad. Con todos los saltos y retrasos de nuestras vidas agitadas y exigentes, ¿cómo no solo mantenemos la vista en las metas, sino que también evitamos perder el interés en ellas?

1. Darse cuenta de que las metas no son puntos fijos

Los objetivos no son inmutables. De hecho, deberían cambiar a medida que nosotros cambiamos y crecer a medida que nosotros crecemos.

Nada más en nuestras vidas, a pesar de lo que esperamos, es estático, por lo que hay muy poca lógica en mantener una meta en un estándar tan poco realista.

Permitir que sus objetivos evolucionen y crezcan los hace vibrantes y resistentes.

La mutabilidad mantiene una meta como parte orgánica de tu vida, en lugar de una bandera fijada en concreto hacia la que tienes que correr precipitadamente.

2. Mantente al tanto

No importa el objetivo, partes de los componentes que lo rodean se volverán obsoletos. Una forma de mantenerse enfocado en una meta es educarse continuamente al respecto.

Para algunos objetivos, el estudio es obligatorio, como el derecho o las ciencias. Pero, ¿y si el objetivo es perder peso?

Tal vez estudie sobre el metabolismo y la fisiología básica en lugar de esforzarse a través de las miles de dietas «revolucionarias» que se ofrecen. Cuanto más familiarizado esté con lo que hay debajo de su «chasis», mejor mecánico será cuando llegue el momento de repararlo.

Otros objetivos pueden requerir que sepa quién es quién en un campo elegido; cómo son los patrones climáticos en ciertas regiones (objetivos de viaje); qué plantas se complementan entre sí y cuándo es mejor plantarlas (permacultura); o incluso algo tan personal y básico como cómo reaccionas ante el estrés (relaciones interpersonales).

Saber lo que necesita saber acerca de cómo alcanzar su meta le da un sentido interno de cuándo podría alcanzar esa meta, lo que la mantiene firme y fresca en la mente.

3. Visualiza la recompensa

Con cualquier objetivo, hay un objetivo concurrente. Si el objetivo es convertirse en un novelista muy leído, tener los medios financieros y el tiempo para dedicarse efectivamente a escribir va al mismo tiempo con dicho objetivo.

Visualizar la parte concurrente ayuda a que una meta no se convierta en una tarea cuestionable y desagradable.

Si (nuevamente, como ejemplo) la pérdida de peso es una meta, no trates de verte más delgado. Mírate pasando menos tiempo vistiéndote para el trabajo o salidas divertidas sin preguntarte si algo te queda bien.

Incluso un objetivo pequeño, como ordenar un jardín, se beneficia de la visualización. No veas ordenar como «Bueno, finalmente lo habré hecho». Míralo como relajarte en un espacio al aire libre hermoso y limpio para ti solo.

Tenemos la necesidad de ver que hay una razón para todo el trabajo que hacemos. ¿Qué mejor motivo que mejorar las condiciones para ti?

4. Evite el salto de objetivos

En muchos casos, perdemos el enfoque de nuestras metas debido a un contratiempo. A veces, estos contratiempos son tan desalentadores que inmediatamente abandonamos una meta y ponemos la vista en otra.

El problema aquí es que nunca alcanzar una meta se convierte en la meta.

Podemos sentirnos cómodos llamando a este salto «movimiento», cuando «evitación» es su verdadero nombre.

Concéntrese en una meta sabiendo que lo pondrá a prueba, y encontrará que le faltan más de lo que probablemente se sienta cómodo, pero eso está bien. Una meta no requiere perfección de tu parte, requiere persistencia.

Así que la próxima vez que escuches esa vocecita interior diciendo que no querías hacer eso de todos modos y animándote a alejarte de un salto, responde con sencillez y firmeza: «Sí, lo hice».

También te puede interesar (el artículo continúa a continuación):

5. Definir el objetivo

Esto puede parecer evidente, pero ¿cuántos de nosotros decimos que tenemos una meta en mente cuando en realidad todo lo que tenemos es una vaga sensación de que algo nos gustaría que sucediera? Mi mano ciertamente sube en eso.

Definir un objetivo requiere investigación, auto-reflexión honesta y tiempo. El tiempo es crucial.

Si no nos permitimos la gracia del tiempo suficiente para conocer una meta, relegamos nuestro estatus con esa meta a uno de relación fallida.

6. Bitácora del capitán

Escribir en un diario puede parecer una palabra extraña de una era pasada, pero cuando se trata de la rendición de cuentas hacia la meta de uno, es difícil superar esta táctica probada y verdadera.

Llevar un diario de esfuerzo, progreso y contratiempos superados le da a una meta una sensación de épica, y ¿quién no querría considerar que una meta alcanzada es algo épico y maravilloso digno de reflexión y canción?

Ni siquiera tiene que ser un diario, pero debe ser un diario regular: el propósito es proporcionar una narración constante de sus esfuerzos, lo que indica que es constante en sus esfuerzos del mundo real. Responsabilidad, responsabilidad, responsabilidad!

Puede ser una contabilidad seria, basada en los hechos; puede ser divertido. Eso depende completamente de tu sensibilidad. Pero para ser un motivador, debe ser veraz y regular.

7. Toma descansos

El enfoque es genial. Centrarse en la exclusión de todo lo demás no es genial, es desastroso en muchos sentidos y un libro completo de autoayuda sería simplemente arañar la superficie.

Aléjate de “la meta” para divertirte, diversificarte, involucrar los músculos mentales y emocionales, o simplemente para soltar un gran suspiro de relajación.

Hay una diferencia entre un objetivo y una obsesión. Versión corta: las metas no hacen que tu amante te deje; las obsesiones sí.

8. Date una banda sonora

La música motiva. Período. No me importa cuál sea tu objetivo, te garantizo que hay música para apoyarlo.

Encuentra esta música. Haz una lista de reproducción.

Cuando sienta que su enfoque se desvanece o los eventos conspiran para sacudirlo, saque su Playlist O’ Inspiration.

Disfruta de esta lista de reproducción. Air-guitar como un dios a esta lista de reproducción. Luego, reagrupe sus esfuerzos, vuelva a enfocarse y vuelva a establecer su objetivo en el camino señalado.

¿Necesitas un poco de inspiración para empezar? Mira estas canciones.

9. Sea real

Centrarse en un objetivo no es una tarea enorme cuando en realidad sabemos cuál es ese objetivo.

La claridad es una cosa maravillosa en todos los aspectos de la vida, y cuando sabemos cuáles son nuestras metas, los beneficios de lograrlas y por qué queremos o necesitamos dichos beneficios en primer lugar, las metas dejan de ser metas y son, en cambio, nuestro día a día. forma de vida, que alivia toneladas de presión.

Yo diría que la mayoría de nosotros tenemos bastante presión para manejar.

Entonces, si su objetivo es hacer todas las cosas, hágalo por todos los medios… siempre que recuerde que debe concentrarse en ellas una por una.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Cómo mantenerse enfocado en sus objetivos: ¡9 consejos sin tonterías!

  1. Define tus objetivos con claridad: Si no sabes qué es lo que quieres lograr, te será muy difícil mantenerte enfocado. Define tus objetivos con claridad y escríbelos en un papel. Esto te ayudará a tener una visión más clara de lo que quieres lograr.
  2. Establece plazos realistas: Una vez que tienes tus objetivos definidos, establece plazos realistas para lograrlos. Esto te ayudará a no procrastinar y te dará un sentido de urgencia para trabajar en ellos.
  3. Prioriza tus tareas: Identifica cuáles son las tareas más importantes para lograr tus objetivos y dales prioridad a ellas. Esto te ayudará a ser más eficiente con tu tiempo y a no perder el tiempo en tareas menos importantes.
  4. Elimina las distracciones: Las distracciones son el enemigo número uno de la concentración. Identifica qué te distrae y trata de eliminarlo. Si trabajas en una oficina, por ejemplo, puedes poner tu teléfono en silencio o cerrar las redes sociales en tu computadora.
  5. Concéntrate en una tarea a la vez: Tratar de hacer varias tareas al mismo tiempo solo te llevará a la mediocridad. Concéntrate en una tarea a la vez y hazla lo mejor que puedas.
  6. Descansa cuando lo necesites: Si trabajas demasiado tiempo sin descansar, te cansarás y perderás tu concentración. Tómate unos minutos para descansar y recargar tus energías.
  7. Mantén una actitud positiva: Una actitud positiva es clave para mantenerse enfocado en tus objetivos. Mantén una mentalidad positiva y trabaja en la construcción de tu autoestima y confianza.
  8. Celebra tus logros: No te olvides de celebrar tus logros, aunque sean pequeños. Esto te ayudará a mantener tu motivación y te hará sentir bien contigo mismo.
  9. Búscate un aliado: Tener un amigo o un compañero que te apoye y te anime puede ser muy útil para mantener tu enfoque en tus objetivos. Busca a alguien que comparta tus objetivos y trabaja juntos para lograrlos.

Conclusión

En general, mantenerse enfocado en tus objetivos requiere de una combinación de disciplina, claridad, priorización y actitud positiva. Trabaja en estos aspectos y estarás en un buen camino para alcanzar tus metas.

Deja un comentario